• Prescripción farmacológica, así como recomendaciones higiénico-dietéticas preventivas o conductuales oportunas para beneficio del paciente.
  • Elaboración de informe clínico, y si fuese necesario, derivación a especialidad quirúrgica o médica específica o servicio de urgencia hospitalario más cercano.