En ocasiones el corazón pierde su capacidad de regular el ritmo de su latido. Este tipo de alteraciones es muy frecuente y ha dado lugar al nacimiento de equipos profesionales que las estudian, identifican su causa y la curan o plantean su tratamiento si ello no es posible. En la unidad de arritmias se realizan los siguientes procedimientos:

  • Estudios electrofisiológicos y ablación por radiofrecuencia
  • Test farmacológicos: Es una prueba diagnóstica para pacientes con sospecha de padecer síndrome de QT largo (test de adrenalina) o síndrome de Brugada (test de flecainida), que son enfermedades genéticas (también llamadas "canalopatías") de los canales iónicos de las células del corazón que predisponen a las personas afectadas a arritmias malignas que pueden provocar pérdida de la conciencia, una parada cardiaca e incluso la muerte súbita. Estos test farmacológicos permiten desenmascarar patrones electrocardiográficos del síndrome de QT largo y del síndrome de Brugada, principalmente en los casos de pacientes con algún familiar afectado por estos síndromes o con antecedentes familiares de muerte súbita.
  • Cardioversión eléctrica gracias a la cual se logra devolver al corazón su ritmo regular normal, suprimiendo la arritmia que tenía y sus consecuencias perjudiciales. Esto se realiza bajo sedación profunda, suministrando una o varias descargas eléctricas intensas pero muy breves con un desfibrilador, para intentar la reversión de la arritmia, con un éxito aproximado del 80-90% de las ocasiones.
  • Implante de marcapasos
  • Implante de desfibriladores automáticos (DAI)
  • Consulta de seguimiento de marcapasos y desfibriladores automáticos
  • Programa de monitorización remota de dispositivos de estimulación cardiaca que le permite al médico realizar el seguimiento y comprobar el correcto funcionamiento de los marcapasos y desfibriladores automáticos desde el domicilio de los pacientes