Cirugía Mínimamente invasiva de la hiperplasia benigna de próstata

La hiperplasia benigna de próstata consiste en un crecimiento benigno de la glándula prostática que afecta a más del 50% de los varones mayores 50 años y cuya prevalencia aumenta con la edad. Los principales síntomas asociados a este trastorno son la necesidad de levantarse a orinar por la noche, aumento de la frecuencia miccional, urgencia y escapes ocasionales, unidos a una sensación de vaciado incompleto, lo que ocasiona múltiples molestias y una merma de la calidad de vida del paciente.

En la actualidad, existe un alto porcentaje de prescripción farmacológica para su tratamiento, frente a terapias más efectivas y menos costosas en el tiempo como los tratamientos quirúrgicos mediante técnicas mínimamente invasivas. El tratamiento farmacológico de la hiperplasia benigna de próstata va en detrimento de la calidad de vida y salud del paciente que padece este trastorno, ya que la medicación a largo plazo puede llegar a mitigar algunos de los síntomas pero en ningún caso puede evitar eventos asociados como serían infecciones, insuficiencia renal o la aparición de cálculos renales que mediante el uso de la cirugía mínimamente invasiva se podrían prevenir. Gracias a las técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas empleadas por los especialistas de Quirónsalud Alicante conseguimos minimizar los riesgos asociados a la cirugía tradicional como el sangrado o la impotencia, además de permitr una rápida recuperación del paciente y unos resultados clínicos duraderos