• ¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son un conjunto de venas localizadas en la última porción del tubo digestivo. Es decir, en el ano y en el canal anal. No son una enfermedad en sí ya que todo el mundo tiene hemorroides en menor o mayor cuantía. Cuando aumentan patológicamente de tamaño o se deslizan hacia el exterior provocan molestias y sintomatología: picor, escozor, dolor o sangrado. Se estima que el 50% de la población en algún momento de su vida tiene molestias de índole hemorroidal.

  • Tipos distintos de hemorroides y su clasificación.

Existen dos tipos de hemorroides en función de su localización en el ano. Las hemorroides externas son aquellas venas localizadas en la parte del ano recubierta de piel. Quedan en la parte "visible" del ano. Es lo que se conoce como trombosis hemorroidal. Es muy raro que una hemorroide externa sangre ya que la piel que las recubre se lo impide. Solo en casos de trombosis muy agudas, la presión del hematoma provoca una ulceración de piel con salida del coágulo y sangrado.Las hemorroides internas en cambio quedan en la porción interna del ano no siendo visibles en condiciones normales. Están recubiertas de mucosa, no de piel, luego son mucho mas vulnerables al roce y la presión. Su principal manifestación es el sangrado o la sensación de "pesadez". Con el paso de los años, van deslizándose hacia el exterior quedando expuestas al roce externo. Entonces se erosionan y sangran.

  • Tratamientos y técnicas.

El tratamiento para los casos más leves consiste en llevar una buena alimentación y seguir el tratamiento farmacológico recomendado por el especialista. Para casos en los que es necesario un tratamiento médico específico, aquellos guiados por sonda doppler son la alternativa más innovadora actualmente, concretamente la técnica con sonda doppler HAL-RAR, sus ventajas son varias:

  • No hay corte, ni heridas abiertas.
  • Procedimiento ambulatorio y de corta duración.
  • Técnica mínimamente invasiva.
  • Rápida recuperación

En la operación se utiliza un pequeño dispositivo que detecta el flujo sanguíneo de las hemorroides mediante eco-doppler. Con el mismo aparato se obstruye el flujo de sangre y las hemorroides se contraen, desapareciendo sus síntomas en pocos días.
Además, cuando éstas son grandes o están prolapsadas, se suturan y se elevan, recuperando su posición anatómica. Es especialmente efectiva para las hemorroides de grado II, III y IV, aquellas que salen al exterior y de mayor gravedad, y es uno de los métodos de tratamiento menos invasivos practicados actualmente.

Infórmese sin compromiso:
944 898 005 / atencioncliente.bil@quironsalud.es