Es un tratamiento de seis meses de duración, indicado para personas con obesidad leve o moderada -IMC entre 25 y 30 kg/m2-, que aumenta la sensación de saciedad y favorece la pérdida de peso al facilitar el seguimiento de una dieta personalizada. El balón es una estructura que se introduce mediante endoscopia en el estómago y que se llena de líquido para ocupar gran parte de su espacio. Se trata de un procedimiento sencillo, que se realiza por vía endoscópica y el paciente se habitúa a él en unos días, tras los que retoma su actividad cotidiana. La pérdida de peso que se puede alcanzar depende del seguimiento de una dieta adecuada y puede variar entre 10 y 20 kilos en seis meses.

Es fundamental que tras la retirada del balón el paciente conserve unos hábitos de vida saludables, especialmente a lo que la dieta alimenticia se refiere, para garantizar el mantenimiento de un peso adecuado.