¿Para quién está indicada?

Si usted tiene un IMC de 40 o de 35 con enfermedades graves (diabetes, hipertensión), la cirugía de la obesidad se presenta como una solución eficaz y probada a medio y largo plazo para reducir el peso a valores normales.

Técnicas:

Cada paciente según sus características puede requerir un procedimiento u otro:

  • Bypass gástrico laparoscópico. El bypass gástrico combina una restricción importante con una malabsorción discreta, mediante la sección del estómago en su parte superior, dejando una pequeña cámara donde entran los alimentos y desde donde pasan directamente al intestino delgado, habiendo constituido un "bypass" de aproximadamente 150 cm. Con el bypass gástrico se obtienen unas pérdidas de peso algo mayores que con las técnicas restrictivas, y las enfermedades acompañantes a la obesidad suelen remitir en mayor grado.
  • Sleeve gastrectomy. Esta operación también denominada gastrectomía vertical, manga gástrica o tubo gástrico consiste en recortar el estómago hasta construir un tubo logrando limitar hasta en un 25% la capacidad del estómago sin realizar cambios en el intestino.

Las ventajas de realizarlos por laparoscopia son:

  • Rápida recuperación postoperatoria.
  • Rápida recuperación de la función intestinal.
  • Reducción del dolor.
  • Reducción del tiempo de hospitalización.

Seguimiento postoperatorio.

El seguimiento de la Cirugía de la Obesidad no finaliza con la intervención quirúrgica: requiere un seguimiento continuado, que controle la pérdida de peso y su estado nutricional. Esta cirugía requiere cambios en los hábitos alimentarios durante un periodo de adaptación y para ello contarán en todo momento con el asesoramiento de nuestros especialistas.