¿En qué consiste la técnica POSE?

Es la primera técnica para la reducción del estómago que se realiza sin incisiones, por lo que se reducen los riesgos y las molestias para el paciente. Se accede hasta el estómago por vía oral con un endoscopio específico que permite plegar una parte del estómago denominada fundus gástrico. El endoscopista digestivo sutura los pliegues reduciendo así el tamaño del estómago de forma permanente.

¿Qué efecto produce?

La reducción del estómago disminuye su capacidad para almacenar la comida y ralentiza la velocidad de su vaciado; además, al plegar el fundus gástrico, parece que baja la producción de la hormona grelina, lo que merma las ganas de comer, consiguiendo que la sensación de saciedad llegue antes.

¿Qué ventajas aporta?

Lo más innovador y beneficioso de esta técnica respecto a la cirugía convencional de la obesidad es que se realiza sin incisiones, por lo que los riesgos para el paciente son ínfimos. Además, tanto la intervención como la recuperación son más cortas y el paciente puede marcharse a su casa al día siguiente de la intervención y retomar sus actividades habituales un día después.

¿Quién puede beneficiarse de esta técnica?

Se recomienda a pacientes con un índice de masa corporal (relación entre el peso y la talla) de entre 28 y 45. Es adecuada para personas que ya han intentado adelgazar antes con distintas dietas o incluso con otros tratamientos, pero que con el tiempo han recuperado el peso perdido, y para quien desee un tratamiento permanente en primera instancia.

Para alcanzar un peso adecuado es fundamental que tras la intervención el paciente adquiera unos hábitos saludables, adaptando tanto la cantidad como la calidad de los alimentos ingeridos y también el nivel de ejercicio físico. Por eso, este tratamiento en Quirónsalud Bizkaia incluye el seguimiento médico y nutrucional durante un año.

Resultados.

Inmediatamente después de la intervención el paciente puede llegar a perder hasta dos kilos por semana sin poner en riesgo su salud. Gracias al desarrollo de la técnica POSE y a un adecuado seguimiento médico y apoyo al paciente, como el que realizan los profesionales que integran la Unidad de Obesidad de Quirónsalud Bizkaia, se pueden perder hasta 24 kilos durante los seis primeros meses.