Se realizan diagnóstico mediante biopsias guiadas por técnicas de imagen (Biopsia de mama, de hígado, punciones de tiroides, de pulmón, etc), donde se obtine una mínima muestra de tejido para después analizarla.

Algunas de estas técnicas pueden requerir soporte anestésico que es aplicado por los anestesiólogos del centro.