ENFERMEDADES QUE TRATAMOS

  • Tratamiento estético, médico y quirúrgico de las varices: Los pacientes con problemas de circulación venosa consultan por molestias muy diversas. Para cada tipo de varices se ha de ofrecer un tratamiento adecuado y personalizado.

- Tratamiento médico:
Indicado para la prevención de los problemas circulatorios y para calmar las
molestias que provocan. Se utiliza como tratamiento definitivo o como
complementario a otras terapias.
- Tratamiento quirúrgico:
Se utiliza en aquellas personas que presentan varices de tamaño medio o grande.
Se indica para evitar riesgos o como tratamiento de molestias o complicaciones.
- Tratamiento estético:
La terapia estética incluye aquellos procedimientos destinados a tratar las varices
que el paciente considera que afea su cuerpo. Se puede utilizar, entre otros, la
esclerosis líquida y la esclerosis con espuma. Se utiliza en venas de escaso calibre,
arañas vasculares, varículas y otras lesiones de origen vascular.

  • Enfermedad vascular del embarazo: La trombosis venosa profunda y su complicación más grave, el TEP (tromboembolismo pulmonar) es la primera causa de muerte de las embarazadas en el primer mundo ( 1 de cada 1000 aproximadamente). La mujer embarazada puede desarrollar varices propias del embarazo. En otros casos se agravan otras ya existentes. Tanto en un caso como en otro se debe realizar un control y valoración para reducir las posibles complicaciones derivadas del embarazo y/o parto.
  • Problemas arteriales: arterioesclerosis, aneurismas, enfermedad carotídea: Los problemas más frecuentes que afectan a las arterias son la arterioesclerosis y los aneurismas. Mientras que la primera es una degeneración de la pared de la arteria que tiende a ocluir el paso de sangre, la segunda tiende a dilatar o ensanchar las paredes de éstas.

- Arterioesclerosis:
La enfermedad arterioesclerótica (es decir, el estrechamiento progresivo del paso
de la sangre por las arterias) suele afectar más frecuentemente a las piernas, el
cuello y el corazón. Cuando afecta a las arterias de las piernas, se produce el
"Síndrome de isquemia crónica de extremidades inferiores", que puede provocar
desde una dificultad progresiva al caminar hasta heridas y gangrena en la pierna.
Cuando afecta a las arterias del cuello que van al cerebro puede provocar
episodios de enfermedad cerebrovascular.
Las lesiones de las arterias carotídeas, que irrigan el cerebro, deben sospecharse
siempre que haya una enfermedad de las arterias coronarias, aunque no suelen
dar sintomatología previa, por lo que su búsqueda es conveniente.

- Aneurismas:
La dilatación progresiva de las paredes de las arterias es un riesgo que depende del
tamaño que adquieren y de la localización de éstas. Los aneurismas más
frecuentes se producen en la arteria aorta (la más grande e importante de nuestro
organismo a nivel del abdomen) a partir de un tamaño concreto, tienen una alta
probabilidad de rotura y sangrado interno, lo que representa un problema muy
grave para la salud, con una mortalidad muy elevada. La segunda arteria más
frecuentemente afectada es la de la rodilla (arteria poplítea), que puede obstruir
el paso de sangre por acumulación de trombo, pudiendo provocar un déficit
circulatorio grave para la extremidad.


  • Trombosis venosas: Se trata de la formación de un coágulo en una vena del cuerpo. Su forma de presentación e importancia dependerá del tipo de vena afectada y su localización. La causa suele ser desconocida aunque, de forma personalizada, puede llegar a detectarse el motivo concreto.

- Trombosis venosa profunda:
Se denomina cuando un coágulo afecta a una vena "profunda" del cuerpo, es
decir, una vena situada dentro de las masas musculares. Las venas que más
frecuentemente se ven afectadas son las de la pierna, explicando el paciente un
edema o hinchazón brusco con molestia y pesadez. Si no se detecta y trata de
forma adecuada, puede provocar complicaciones graves como, por ejemplo, una
embolia pulmonar. A la larga puede dejar secuelas importantes en la pierna como
hinchazón, manchas en la piel o úlceras. El tratamiento va encaminado a evitar la
embolia pulmonar y las secuelas.


- Trombosis venosa superficial:
Afectan a las venas superficiales de la pierna, es decir, las que se sitúan bajo la piel.
Las más frecuentes son las debidas a varices (varicoflebitis) aunque se puede dar
en venas sanas. Puede dar, de forma brusca, inflamación en la piel (dolor, calor,
enrojecimiento) y puede aumentar su extensión con el tiempo. No suele dar
complicaciones y el tratamiento va encaminado a tratar molestias y evitar su
expansión a otras venas más importantes.


  • Edemas, problemas linfáticos, retención de líquidos: El hinchazón de las extremidades inferiores, la zona del cuerpo que más afecta, puede tener distintas causas. Es imprescindible un estudio personalizado para determinar posibles causas más frecuentes y graves, pudiendo de esta manera ofrecer un tratamiento adecuado y personalizado.

REALIZAMOS


  • Diagnóstico vascular:

Técnica basada en los ultrasonidos que nos permite:


- Estudio de la enfermedad venosa y arterial
- Chequeos arteriales en pacientes con factores de riesgo (Tabaquismo,
Hipoglucemia, Colesterol, Diabetes, etc.)
- Valoración de lesiones en otras arterias de los pacientes con arteriopatia
coronaria.


  • Terapéutica Vascular

- Enfermedad Venosa

- Tratamiento estético

Escleroris líquida
Esclerosis con espuma
Microespuma
Láser

- Tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo: Estrategia CHIVA , con o sin Radiofrecuencia

Se realiza un estudio detallado del recorrido y función de las varices de la pierna
para poder ofrecer un tratamiento personalizado y adaptado a las necesidades de
cada paciente. Esto nos permite curar las varices conservando las venas
principales, a través de una técnica menos agresiva, sin necesidad de anestesia
general ni epidural. Se realiza de forma ambulatoria, sin ingreso hospitalario. La
utilización de radiofrecuencia reduce todavía más su agresividad, evitando
cicatrices y mejorando el postoperatorio.
La estrategia CHIVA es una técnica conservadora y se puede ofrecer a todos los
pacientes con varices tributarias de tratamiento, incluso en las de mayor tamaño y
extensión.
Tras realizar la cirugía, el paciente sale caminando del quirófano y es animado a
caminar un par de horas tras la intervención, así como en los días posteriores. Es
una cirugía ideal para los pacientes que precisan una reincorporación rápida a su
vida habitual y/o profesional.


∙ Con un mínimo riesgo
∙ Sin ingreso hospitalario
∙ Anestesia local y sedación
∙ Sin dolor
∙ Mínimamente invasivo

- Enfermedad arterial:


a) Cirugía de los aneurismas

Endoprótesis vascular


b) Cirugía arterial periférica

By pass y stent periférico


c) Cirugía carotídea
Endacterectomía y stent carotídeo


d) Cualquier otro tipo de cirugía vascular