LA UNIDAD DE NEONATOLOGÍA: PARA BEBÉS QUE NACEN PREMATUROS O CON PROBLEMAS

La Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Dexeus también ofrece atención médica especializada a los bebés que nacen prematuros, con patologías médicas o que necesitan cirugía. Con una capacidad para 15-20 bebés, está dotada con los recursos humanos y tecnológicos propios de una unidad de nivel III. Las unidades de nivel III son las de máxima complejidad asistencial. Al mismo tiempo, se otorga también una gran importancia en los aspectos no puramente tecnológicos destinados a mejorar el bienestar y el neurodesarrollo de los bebés ingresados, a través de las nombradas Curas Centradas en el Desarrollo.

Esta unidad dispone de un servicio de fotografía gratuito para los padres.

 Documento PDF Consulta la información sobre el servicio de fotografía gratuito para los padres (1.2 MB) (2 páginas) 

¿Qué son las curas centradas en el desarrollo (CCD)?


Son un conjunto de actuaciones dirigidas a optimizar el entorno a las unidades de curas intensivas neonatales para que no se ejerza un impacto negativo sobre el desarrollo de los bebés. El sistema nervioso de los prematuros precisa de un entorno favorable para desarrollarse de manera organizada. Las CCD se basan en estos conceptos y en la interacción dinámica entre el bebé, el ambiente y su familia. Comprenden aspectos como macroambiente (luces, ruidos) y microambiente (posición del bebé, método canguro, manipulaciones, dolor). La implantación de las CCD en las unidades neonatales de todo el mundo se ha consolidado como una nueva manera de atender la medicina neonatal, más humana y con beneficios sobre el futuro de los pequeños pacientes que atendemos.

Los padres, partícipes activos


Durante el ingreso, el papel de la familia es esencial. Se fundamenta el vínculo efectivo entre los padres, que son los cuidadores naturales, y el bebé. La familia es el referente permanente y el bebé tiene derecho a que sus padres colaboren en sus cuidados. Por este motivo favorecemos la entrada libre a la unidad, con una participación activa de los padres, tanto en los cuidados como en la toma de decisiones.

Método canguro: alternativa a la incubadora


El método canguro favorece el vínculo efectivo entre los padres y el bebé, aumenta su bienestar y ayuda a disminuir la angustia de la separación del hijo ingresado. Entre los beneficios del bebé destacamos también:

  • Mejora el control de la temperatura corporal.
  • Favorece la estimulación táctil, olfativa, auditiva y visual del bebé.
  • Favorece la lactancia materna.
  • Disminuye el riesgo de contraer infecciones.


El ambiente contribuye en la organización del cerebro en desarrollo


El útero materno ofrece unas condiciones idóneas para el desarrollo del feto. Lo protege de los estímulos externos (no hay luz) y de los ruidos (internos, suaves y atenuados). Si el bebé nace prematuro, se desarrolla fuera del útero, y una estimulación sensorial excesiva en la unidad de neonatales puede producirle estrés e irritabilidad, interferir en su patrón de sueño, disminuir la ganancia de peso, etc.
Es importante mantener en la unidad neonatal un ambiente lo más parecido al útero materno. Por eso tenemos la sala en penumbra y las incubadoras de los bebés muy prematuros están protegidas con cobertores. Para disminuir el nivel de ruido, debemos hablar en voz baja y silenciar los teléfonos móviles. La incubadora es como una caja de resonancia, y cualquier ruido es percibido por el bebé como amplificado. Hay sistemas de alarma luminosa que nos avisan cuando superamos los decibelios recomendados.

La posición y la contención dentro de la incubadora ayuda la plasticidad


El mantenimiento de una postura adecuada ayuda el correcto desarrollo del sistema nervioso del bebé.
Utilizamos diferentes medidas de contención para que el bebé mantenga una postura lo más parecida posible a la que tendría dentro del útero materno:
De lado: Brazos y piernas flexionadas, manos cerca de la cara, pies que se puedan tocar, espalda flexionada con elementos de contención alrededor ("nidos", rodearlos con las manos, etc.).
Boca arriba: Manos hacia la línea media del cuerpo, piernas flexionadas, elementos de contención y cabeza ligeramente lateralizada.

¿Cómo se alimentan?


La leche materna es la idónea para los bebés, y sus ventajas se multiplican en prematuros: es más fácil de digerir, ayuda a poner en marcha la función intestinal inmadura, y protege contra infecciones. Cuando ingresa vuestro hijo, enseñamos a las madres a utilizar el sacaleches para extraer la leche des de las primeras gotas de calostro, y cómo funciona el circuito de almacenamiento y conservación. Hasta las 34-35 semanas, los prematuros no tienen la capacidad completa de comer por la boca, coordinando succión, deglución y respiración. Se alimentan mediante sondas que introducimos por la boca o por la nariz hasta el estómago. El entrenamiento para la futura alimentación por boca comienza a partir de las 29-32 semanas, y es progresivo e individualizado. La cavidad oral es una de las zonas más sensitivas del bebé, y se pueden hacer muchas acciones para favorecer el aprendizaje de la alimentación. Los padres participaréis activamente y os enseñaremos a hacerlo.

¿Qué hacemos para que no sufran dolor?


Durante la estancia de los bebés en la unidad neonatal, se realizan procedimientos necesarios para sus cuidados pero que pueden provocar dolor o disconfort: punciones para analítica, colocación de vías, exploraciones médicas, etc. Dependiendo del grado de dolor que el procedimiento haya de causar, usamos diferentes niveles de analgesia: el uso de sacarosa (azúcar disuelto en agua) y envolver el bebé con las manos, por ejemplo, son rutinarios para la realización de punciones analíticas, colocación de vías y colocación de pendientes en niñas. Cuando el dolor es más importante (intubaciones, colocación de drenajes, post intervenciones, bebés bajo ventilación asistida), pueden precisar sedo-analgesia con fármacos más potentes, siempre con dosis adaptadas a su situación.