¿Cuáles son las pruebas necesarias para el diagnóstico de la alergia?

Para diagnosticar una alergia es fundamental la historia clínica del paciente, es decir, el paciente debe informar al Alergólogo sobre las condiciones ambientales que le rodean, los síntomas, antecedentes familiares de alergia, etc.

Los métodos más utilizados en el diagnóstico de la causa de la enfermedad alérgica son:

  • Pruebas cutáneas. Se basan en reproducir en la piel la respuesta inflamatoria alérgica. En algunas ocasiones podría ser necesario realizar otras pruebas complementarias, como análisis y radiografías.
  • Pruebas de provocación. Consiste en poner en contacto al paciente con la sustancia sospechosa de generar la alergia para que se reproduzcan los síntomas que afectan al paciente.
    Una vez conocido el diagnóstico, el Alergólogo podrá ofrecer al paciente toda la información necesaria para la cura de la alergia mediante la realización de un tratamiento personalizado que permitirá al paciente mejorar su calidad de vida.