Las modernas técnicas de implantología se basan en la inserción en los huesos maxilares de implantes de titanio, que se osteointegran en dichos huesos. En caso de defecto óseo, disponemos de técnicas de injertos que posibilitan la reconstrucción de los huesos maxilares y su preparación para la colocación de los implantes.