El servicio de Oncología Médica Quirónsalud Zaragoza trata todos los procesos del enfermo oncológico con el fin de conseguir tres objetivos fundamentales: diagnóstico precoz, tratamiento integral multidisciplinar, y atención personalizada y humana.

Es la piedra angular del trabajo multidisciplinar que realizan los distintos servicios implicados en la lucha contra el cáncer en el Hospital de Día Quirónsalud Zaragoza.

Ofrece una atención integral y personalizada a los pacientes oncológicos gracias al trabajo multidisciplinar de los equipos médicos, volcados tanto en la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer (laboratorio de análisis y de anatomía patológica, diagnóstico por imagen, medicina nuclear, etcétera) como en su tratamiento, en el que trabajan los equipos quirúrgicos, así como los servicios de oncología médica y radioterápica, cuyas reuniones periódicas en comités interdisciplinarios permitirán realizar un abordaje integral de cada caso.

Por último, la atención integral al paciente oncológico se complementa con los servicios de apoyo, entre los que se encuentran las Unidades de Apoyo psicológico y de Cirugía Reparadora.

Cuenta con todo el equipamiento necesario para la prevención, diagnóstico y tratamiento de tumores, destinados en exclusiva a la lucha contra el cáncer y una dotación tecnológica puntera en Aragón.

La sala de tratamentos oncológicos de Hospital de Día Quirónsalud Zaragoza está dotada de siete puestos individuales y completa los espacios actualmente existentes. Estas instalaciones permiten tratar simultáneamente a diez pacientes que reciban quimioterapia, quienes, en función de su tratamiento o situación clínica, pueden ser atendidos en el lugar que mejor se ajusten a sus necesidades terapéuticas. La sala está acondicionada para que el paciente pueda estar acompañado, cuenta con la presencia permanente de personal de enfermería, y está equipada, entre otros elementos, con puestos individuales de tratamiento, camas, televisiones con auriculares, revistas y música ambiental.

Con este espacio se busca cuidar al máximo la calidad asistencial, eliminando, en la medida de lo posible, el ambiente hospitalario, de tal forma que los pacientes tengan una sensación de familiaridad y bienestar.