Unidad de Patología de Cérvix.

Se ocupa principalmente de la prevención y detección precoz del cáncer de cuello de útero.

El desarrollo de este tumor está relacionado con la presencia de un virus de transmisión sexual, el virus del papiloma humano (VPH), cuya presencia está aumentando debido al cambio de los hábitos sexuales, aunque la mayoría desconoce la importancia de detectarlo precozmente.

El virus del papiloma humano (VPH).

El VPH es el causante del desarrollo del cáncer de cuello de útero o cérvix, la parte del útero que conecta con la vagina. Es el segundo tumor más frecuente en España en mujeres jóvenes, después del cáncer de mama. También puede producir verrugas genitales, una patología benigna sin importancia, pero en la mayoría de los casos las defensas del organismo lo eliminan antes de que presente síntomas. Por eso muchas personas lo tienen y lo transmiten sin saberlo al mantener relaciones sexuales o contacto genital.

El 80% de las mujeres entra en contacto con el virus en algún momento de su vida pero sólo las infecciones persistentes, es decir, las que se mantienen a lo largo de varios años, pueden dar lugar a un cáncer que, es una complicación poco frecuente de una infección muy frecuente. Actualmente no existe ningún tratamiento contra el VPH, pero sí contra las alteraciones que produce y que pueden derivar en un tumor maligno.

Prevención y detección precoz. Citología en base líquida y test de VPH.

La mejor prevención contra el cáncer cervical es acudir periódicamente al ginecólogo, tanto si existe infección por VPH como si no, desde el inicio de la actividad sexual, para que realice el seguimiento oportuno en cada caso. La detección precoz de lesiones malignas es fundamental para garantizar un buen pronóstico. Por ello, en la revisión ginecológica habitual, los especialistas de Quirónsalud Donostia realizan una citología de forma periódica, para detectar posibles anomalías en las células y a partir de cierta edad, también el test de VPH. También contamos con a citología en base líquida, que permite detectar con mayor precisión las posibles alteraciones celulares producidas por el VPH mucho antes de que sean malignas.

El test de VPH permite determinar si existe infección por VPH y de qué subtipo se trata. Existen más de 100 variedades del virus, de los que sólo unos pocos están relacionados con el cáncer y ocho son responsables de más del 90% de los casos de cáncer de cuello de útero.

Prevención del cáncer de cuello de útero. Programa de vacunación.

Quirónsalud Donostia participa en el programa de vacunación contra el VPH, que protege contra los tipos de virus causantes del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero.

Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, actualmente la vacuna es la mejor manera de prevenir el VPH y por tanto el cáncer de cuello de útero. Su efectividad es mayor si se administra antes de comenzar a tener relaciones sexuales. Por ello, actualmente está incluida en el calendario nacional de vacunación y se administra a las púberes entre los 11 y los 14 años. Además, la SEGO recomienda vacunar a todas las mujeres hasta los 26 años, porque aunque exista infección por un subtipo del virus, la vacuna le protege contra otros.