La Unidad de Suelo Pélvico del Hospital Quirónsalud Donostia está integrada por los servicios de Ginecología, Urología, Cirugía general y Fisioterapia que conforman un equipo multidisciplinar para ofrecer una atención integral a los pacientes con patologías del suelo pélvico. Además, cuenta con los medios técnicos más modernos tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de estos trastornos y la experiencia de ser la primera unidad de estas características en Guipúzcoa, en activo desde 1996.

El suelo pélvico o perineo es la musculatura que rodea el aparato reproductor, urinario y ano-rectal, tanto en mujeres como en hombres y que sostiene y soporta todo el peso de los órganos internos de la cavidad abdominal. Sus trastornos, en diferentes grados, son especialmente frecuentes en las mujeres, pero también es un síntoma habitual de la cirugía de próstata, en caso de los hombres.

Origen y primeros síntomas.

Post-parto: El gran esfuerzo que realiza el suelo pélvico durante el parto puede provocar trastornos a corto o medio plazo. Se recomienda someterse siempre a una valoración del suelo pélvico tras el parto, independientemente de la aparición de síntomas, ya que la prevención es fundamental en este tipo de patologías. En la primera revisión tras el parto, también su ginecólogo puede sugerirle la necesidad de acudir al fisioterapeuta para la realización de unas sesiones de reeducación del suelo pélvico u otros tratamientos.

Incontinencia urinaria: Es una patología muy frecuente que afecta aproximadamente a un 40% de las mujeres en algún momento de su vida. Se recomienda acudir al especialista ante los primeros indicios de escape de orina, que pueden ser provocados por pequeños esfuerzos como toser o estornudar.

Otras patologías frecuentes que afectan al suelo pélvico son el cistocele- caída de la vejiga-, rectocele- caída del recto-, histerocele- caída del útero, dolores perineales, dolores en las relaciones sexuales, vaginismo…

Tratamientos de Fisioterapia:

  • Biofeedback: tratamiento activo que mide la calidad del suelo pélvico empleando complejos sistemas informáticos que monitorizan su actividad mediante la técnica.
  • Electroestimulación: estimulación pasiva interna de la musculatura perineal para conseguir una contracción de la misma.
  • Otras técnicas aplicadas para el fortalecimiento del suelo pélvico son los ejercicios de Kegel, las bolas chinas, técnicas manuales, hipopresivas, etc.

Resultados.
Las técnicas aplicadas en la Unidad del Suelo Pélvico son siempre conservadoras y los pacientes mejoran sus síntomas en el 90% de los casos. No hay que olvidar que la prevención es muy importante y asegura una mejor calidad del suelo pélvico a largo plazo.