La Unidad del dolor de Hospital Quirónsalud Donostia está destinada al diagnóstico, investigación y tratamiento del dolor. Tiene como objetivo fundamental el alivio del dolor y sufrimiento asociado mediante todas las técnicas terapeúticas de las que dispone la ciencia hoy día.

Tratamiento avanzado del dolor crónico.
El dolor es una sensación inherente y necesaria, que aparece cuando sufrimos una enfermedad o lesión. En ocasiones no se puede curar la lesión o enfermedad causante el dolor, o se producen unos cambios en el sistema de detección del dolor que hacen que éste se vuelva crónico. En estos casos, el dolor pierde su utilidad como señal de alarma y se convierte en una enfermedad en sí mismo. Su médico llegará a un diagnostico del origen del dolor y le propondrá un tratamiento, y/o le dirigirá al especialista que considere oportuno. Si el dolor persiste le debe remitir o puede consultar con un especialista en el tratamiento del dolor.

Los tratamientos o técnicas utilizadas en el tratamiento del dolor persiguen aliviar una situación de dolor persistente que se da en muchas enfermedades en las que la causa no puede ser tratada o no existe tratamiento, o este no está indicado en ese momento. A menudo el enfoque del problema debe ser multidisciplinar, con la colaboración de diferentes especialistas y el concurso de la rehabilitación.

SERVICIOS:

Valoración del dolor.

Origen, localización, naturaleza e intensidad del dolor. Propuesta de tratamiento.

Tratamiento farmacológico.

A menudo la primera opción es tomar medicamentos que mitiguen el dolor. Se deben tomar los adecuados al tipo de dolor y a la intensidad de este, el tratamiento deberá ser mantenido en el tiempo, (mientras haya dolor), siempre bajo control médico, para comprobar la eficacia, evitar los efectos adversos y situaciones de abuso.

Estimulación eléctrica transcutánea (TENS).
Colocación de electrodos sobre la piel, conectados a un aparato de electroestimulación transcutánea, para mitigar el dolor. Al paciente se le suministra un dispositivo para su uso personal.

Bloqueos nerviosos.
Inyección de anestesia local, y en ocasiones de otros medicamentos, en la proximidad de los nervios, para bloquear el dolor.

Esteroides epidurales.
Inyección de un corticoide (potente antiinflamatorio), en la columna, como tratamiento del dolor provocado por hernia discal, ciática y estenosis de canal (artrosis).

Técnicas de radiofrecuencia.
Aplicación de calor o de campos electromagnéticos en la cercanía de los nervios, casi siempre en quirófano y bajo control radiológico (rayos X), para bloquear el dolor.

Neuroestimulación medular.
Colocación de un electrodo en el espacio epidural, conectado a un generador subcutáneo, que mediante electricidad alivia el dolor.

Infusión espinal.

Implante de dispositivos para infundir medicamentos (normalmente morfina) en la medula, para mitigar el dolor.