La Unidad Integral de Obesidad de Hospital Quirónsalud Donostia brinda soluciones médicas personalizadas desde el sobrepeso hasta la obesidad extrema, con un enfoque multidisciplinar y sostenido en el tiempo. Está formada por un un equipo multidisciplinar que trabaja de manera coordinada para ofrecer a los pacientes obesos y/o diabéticos un estudio previo protocolizado, todas las opciones terapéuticas en un mismo centro, un seguimiento endocrinológico posterior y apoyo psicológico opcional, para garantizar una pérdida de peso saludable y mantenida en el tiempo.

Está integrada por los cirujanos Juanjo Martínez y Salud García, los doctores Eva Blázquez, endocrinóloga, y Julio Bernuy, especialista en aparato digestivo, y la psicóloga Itziar Moreno. Además, cuenta con el soporte de la Unidad de Cuidados Críticos Postoperatorios, dirigida por el doctor Javier Mainar y el servicio de anestesia, a cargo del doctor Javier Sanz.

Tras la realización de un estudio multidisciplinar protocolizado, se recomienda el tratamiento más adecuado a cada caso, con un seguimiento posterior adecuado a cada paciente.

Balón intragástrico.

Es un tratamiento de seis meses de duración, indicado para personas con obesidad leve o moderada -IMC entre 25 y 30 kg/m2-, que aumenta la sensación de saciedad y favorece la pérdida de peso al facilitar el seguimiento de una dieta personalizada. "El balón es una estructura que se introduce en el estómago a través de la boca y que se llena de líquido para ocupar gran parte de su espacio", indica el doctor Julio Bernuy, especialista en aparato digestivo. Se trata de un procedimiento sencillo, que se realiza por vía endoscópica y el paciente se habitúa a él en unos días, tras los que retoma su actividad cotidiana. La pérdida de peso que se puede alcanzar depende del seguimiento de una dieta adecuada y puede variar entre 10 y 20 kilos en seis meses.


Técnica POSE: reducción de estómago por vía oral.

Hospital Quirónsalud Donostia es pionero en el País Vasco en la aplicación de la cirugía primaria endoluminal de la obesidad (POSE, en sus siglas en inglés) y ha realizado más de 40 intervenciones desde su puesta en marcha, en 2012. Se trata de la primera técnica sin incisiones para la reducción definitiva del estómago, al que se accede desde la boca. Sus riesgos son mínimos y el paciente puede marcharse a su casa al día siguiente de la intervención y retomar sus actividades habituales 24 horas después. Se recomienda a pacientes con IMC entre 28 y 40 kg/m2; acompañado de un seguimiento médico, permite la pérdida de hasta 24 kilos durante los seis primeros meses.


pose_1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto¿En qué consiste?
Es la primera técnica para la reducción del estómago que se realiza sin incisiones, por lo que se reducen los riesgos y las molestias para el paciente. Se accede hasta el estómago por vía oral con un endoscopio específico que permite plegar una parte del estómago denominada fundus gástrico. El endoscopista digestivo sutura los pliegues reduciendo así el tamaño del estómago de forma permanente.

¿Qué efecto produce?

La reducción del estómago disminuye su capacidad para almacenar la comida y ralentiza la velocidad de su vaciado; además, al plegar el fundus gástrico, parece que baja la producción de la hormona grelina, lo que merma las ganas de comer, consiguiendo que la sensación de saciedad llegue antes.


pose_2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto¿Qué ventajas aporta?
Lo más innovador y beneficioso de esta técnica respecto a la cirugía convencional de la obesidad es que se realiza sin incisiones, por lo que los riesgos para el paciente son ínfimos. Además, tanto la intervención como la recuperación son más cortas y el paciente puede marcharse a su casa al día siguiente de la intervención y retomar sus actividades habituales un día después.


¿Quién puede beneficiarse de esta técnica?
Se recomienda a pacientes con un índice de masa corporal (relación entre el peso y la talla) de entre 28 y 40. Es adecuada para personas que ya han intentado adelgazar antes con distintas dietas o incluso con otros tratamientos, pero que con el tiempo han recuperado el peso perdido, y para quien desee un tratamiento permanente en primera instancia.

Para alcanzar un peso adecuado es fundamental que tras la intervención el paciente adquiera unos hábitos saludables, adaptando tanto la cantidad como la calidad de los alimentos ingeridos y también el nivel de ejercicio físico. Por eso, este tratamiento en Quirónsalud Donostia incluye el seguimiento médico y nutrucional durante un año.

Resultados.

Inmediatamente después de la intervención el paciente puede llegar a perder hasta dos kilos por semana sin poner en riesgo su salud. Gracias al desarrollo de la técnica POSE y a un adecuado seguimiento médico y apoyo al paciente, como el que realizan los profesionales que integran la unidad de Tratamiento de la Obesidad de Quirónsalud Donostia, se pueden perder hasta 24 kilos durante los seis primeros meses.


Cirugía de la obesidad.

Es el tratamiento de la obesidad mórbida más eficaz a largo plazo y reduce de manera significativa las patologías asociadas. Se trata de un procedimiento complejo que requiere un abordaje multidisciplinar experimentado y unas instalaciones quirúrgicas adecuadas, así como una unidad de cuidados intensivos con profesionales especializados.

El equipo de Juanjo Martínez, coordinador de la unidad, aplica cuatro técnicas quirúrgicas diferentes por vía laparoscópica, cuya elección depende del resultado del estudio del paciente. La cirugía bariátrica está indicada para pacientes con IMC a partir de 40 kg/m2 y en caso de enfermedades graves asociadas (hipertensión, cardiopatías, trastornos respiratorios, etc.) se realiza a partir de un IMC de 35.

El bypass gástrico es la técnica de referencia; permite pérdidas de entre un 60% y un 75% del exceso de peso, mantenidas a largo plazo. Su realización por vía laparoscópica reduce las complicaciones y la estancia hospitalaria postquirúrgica. Se trata de un método mixto, que combina la reducción de estómago con la disminución de la absorción de los alimentos ingeridos.

También se realizan la gastrectomía tubular (conocida como sleeve gastrectomy), y la banda gástrica, para pacientes de más edad y la plicatura de la curvatura mayor gástrica, estas dos últimas menos invasivas.

Todos estos tipos de cirugía, que en ocasiones se acometen consecutivamente o con técnicas endoscópicas, mejoran o resuelven las principales patologías asociadas a la obesidad, por lo que disminuyen las tasas de mortalidad.


Cirugía de la diabetes.

Se trata de una técnica pionera, indicada para pacientes con diabetes mellitus tipo II (90% de las diabetes),que presenten un difícil control de su enfermedad con el tratamiento farmacológico estándar (antidiabéticos orales y/o insulina), con obesidad –IMC superior a 30- y con "reserva pancreática de células beta", es decir, personas con diabetes mellitus II de corta evolución. La cirugía metabólica desarrolla técnicas de cirugía bariátrica, fundamentalmente el bypass gástrico, individualizando en cada paciente y en consenso con el endocrinólogo. La mejora de la diabetes tras este tipo de operaciones es temprana, prácticamente desde el postoperatorio inmediato, con independencia de la pérdida de peso, que es más progresiva y tardía.

Además, la unidad cuenta con un servicio de apoyo motivacional para aquellos pacientes que lo soliciten.