La trombosis vena profunda ( TVP) es un proceso agudo que consiste en la formación de un coagulo en las venas profundas de las extremidades siendo más frecuente que se produzca en las extremidades inferiores ( femoral y poplitea habitualmente). El tratamiento adecuado de esta enfermedad evita que el trombo se movilice y llegue a la circulación pulmonar provocando una complicación potencialmente mortal: la embolia pulmonar.

Factores predisponentes

Las situaciones que provocan un enlentecimiento venoso, un daño en la pared vascular o un estado de hipercoagulabilidad ( mayor facilidad para formar trombos) son factores que favorecen la aparición de la TVP. Así se consideran factores de riesgo los siguientes: la inmovilización prolongada, la cirugía, el antecedente de vías o cateteres venosos, el embarazo y postparto, el càncer, el uso de anticonceptivos orales y las enfermedades denominadas trombofilias( especial tendencia a la trombosis) que pueden ser genéticas o adquiridas y entre las que se debe citar el déficit antitrombina III, el déficit de proteína C, el déficit de proteína S, el factor V Leiden, el factor II 20210, la hiperhomocisteinemia y el síndrome antifosfolípido.

Síntomas

Aunque la TVP puede pasar despercibida en muchos casos ( sobre todo, en pacientes encamados) los síntomas suelen ser el hinchazón de la extremidad, la pesadez, los cambios de coloración y el aumento de tamaño de las venas superficiales. La presencia de tos, fiebre, cansancio o dificultad respiratoria deben hacer sospechar una embolia pulmonar.

Diagnóstico

Una historia clínica completa que recoja los posibles factores predisponentes, el examen físico y la realización de una analítica que incluya el Dímero-D junto to con los síntomas pueden en muchos casos orientar el diagnóstico aunque la realización de un Ecodoppler venoso confirma o excluye el diagnóstico en casi todos los casos.

Tratamiento

El tratamiento de la TVP va encaminado a evitar la progresión de la trombosis y su complicación más grave la embolia pulmonar. En caso de hinchazón importante de la extremidad mantener reposo con la extremidad elevada mejora los síntomas, una vez se inicia la movilización se aconseja el uso de media o calcetín elástico. El tratamiento farmacológico son los anticoagulantes ( heparinas de bajo peso molecular/anticoagulantes orales) durante un periodo en general no inferior a los 3 meses, aunque la duración del tratamiento viene determinada por distintos factores.

Una vez finalizado el tratamiento anticoagulante debe realizarse un estudio analítico para descubrir posibles trombofilias.

Una posible secuela a medio y largo plazo de la TVP es el síndrome postflebítico: las válvulas que existen en las venas y que facilitan el retorno venoso disfuncionan como consecuencia de la trombosis y la pierna puede hincharse, doler y presentar alteraciones en la piel, llegando a veces a formarse ulceras de difícil tratamiento. El uso continuado de un calcetin elástico minimiza los síntomas y previene complicaciones como las anteriores.