El suelo pélvico o perineo es la musculatura que rodea el aparato reproductor, urinario y ano-rectal, tanto en mujeres como en hombres y que sostiene y soporta todo el peso de los órganos internos de la cavidad abdominal. Sus trastornos, en diferentes grados, son especial- mente frecuentes en las mujeres, pero también es un síntoma habitual de la cirugía de próstata, en caso de los hombres.

  • ¿En qué puede ayudar un especialista en suelo pélvico?

El objetivo principal de esta unidad es la prevención de problemas de suelo pélvico, tales como la incontinencia urinaria o fecal, la recuperación post-parto, urgencia miccional y fisuras anales, entre otros. Este tipo de patologías afectan tanto a hombres como a mujeres.

Post-parto: El gran esfuerzo que realiza el suelo pélvico durante el parto puede provocar trastornos a corto o medio plazo. Se recomienda someterse siempre a una valoración del suelo pélvico tras el parto, independientemente de la aparición de síntomas, ya que la prevención es fundamental en este tipo de patologías. En la primera revisión tras el parto, su ginecólogo puede sugerirle la necesidad de acudir al fisioterapeuta para la realización de unas sesiones de reeducación del suelo pélvico u otros tratamientos.

Incontinencia urinaria: Es una patología muy frecuente que afecta aproximadamente a un 40% de las mujeres en algún momento de su vida. Se recomienda acudir al especialista ante los primeros indicios de escape de orina, que pueden ser provocados por pequeños esfuerzos como toser o estornudar. Otras patologías frecuentes que afectan al suelo pélvico son el estreñimiento, incontinencias (urinarias, fecales/gases), embarazo, algias pelvi perineales, anismo, dispareunia, prolapsos uro genitales, cistocele -caída de la vejiga-, rectocele -caída del recto-, histerocele -caída del útero, dolores perineales, dolores en las relaciones sexuales, vaginismo.