Estas técnicas están indicadas para pacientes con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 40 o entre 35 y 40 con enfermedades graves asociadas (diabetes, hipertensión). Estas técnicas de cirugía de la obesidad mediante laparoscopia son una solución para reducir el peso a valores normales.

La laparoscopia es una técnica quirúrgica que permite observar el interior del abdomen para establecer un diagnóstico y para realizar una operación. Para ello se realizan pequeñas incisiones en la pared abdominal y, a través de ellas, se accede al estómago sin necesidad de realizar una incisión completa del abdomen. Gracias a esta técnica se consigue una mejor y más rápida recuperación postoperatoria y de la función intestinal, una reducción del dolor y del tiempo de hospitalización. Cada paciente, según sus características, puede requerir un procedimiento u otro:

Sleeve o tubo gástrico

Esta operación, también denominada gastrectomía vertical, consiste en recortar el estómago hasta construir un tubo que logra limitar hasta en un 25% la capacidad del estómago sin realizar cambios en el intestino. Está indicada en pacientes con un IMC >40 o bien >35 que presenten comorbilidades y se alcanza una pérdida de peso <60 kg.

By pass gástrico

El by pass combina una restricción importante con una malabsorción discreta, mediante la sección del estómago en su parte superior. Se deja una pequeña cámara donde entran los alimentos y desde donde pasan directamente al intestino delgado. Con este procedimiento se obtienen unas pérdidas de peso >60kg y requiere de un IMC >40 o >35 con comorbilidades, en este último caso las enfermedades asociadas a la obesidad suelen remitir en cierto grado.

Cirugía metabólica

La Unidad de Obesidad del Hospital Quirónsalud Bizkaia aplica las ventajas de la técnica laparoscópica para abordar el tratamiento de la Diabetes Mellitus (Tipo 2) en pacientes con obesidad. Esta cirugía está indicada a aquellas personas que, además de padecer este tipo de diabetes, tengan un IMC igual o mayor de 35. El objetivo es que el paciente consiga unas cifras de glucosa en sangre sin necesidad de medicamentos.