Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Servicio de Oftalmología del Hospital Rey Juan Carlos

  • Novedades en el tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

    En este post comentaremos un interesante artículo publicado en la prestigiosa revista Ophthalmology, una de las referencias más importantes en el ámbito de las Ciencias de la Visión.

    2021 03 25 Novedades en el tratamiento de la DMAEImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 03 25 Novedades en el tratamiento de la DMAE

    El trabajo que vamos a comentar versa sobre el tratamiento de una de las enfermedades oftalmológicas más prevalentes, como es la degeneración macular asociada a la edad, de la que ya hemos hablado previamente en este blog. Se trata de una patología degenerativa de la mácula (la parte central de la retina), con un alto índice de discapacidad visual en nuestros mayores (es una enfermedad que típicamente aparece en pacientes mayores de 60 años). Es bien conocido que en esta enfermedad existen dos variantes, la "forma seca" y la "forma húmeda". Es esta última la que produce una mayor devastación en el órgano visual, y mayor repercusión puede tener sobre la visión de nuestros pacientes. Es por ello que una gran parte de la investigación oftalmológica actual se centra en el tratamiento de la citada patología, y el desarrollo de nuevos fármacos y regímenes de tratamiento, que permitan alcanzar la hasta ahora utopía de la curación de nuestros enfermos.

    En este contexto, el grupo investigador de la Dra. Spooner de la Universidad de Sidney en Australia ha publicado un reciente artículo en la revista OphthalmologyEste enlace se abrirá en una ventana nueva, en el que compara los resultados de los dos principales regímenes de tratamiento empleados en la actualidad para la degeneración macular asociada a la edad, el régimen pro-re-nata (o "a demanda"), y el treat and extend ("tratar y alargar"), con terapia intravítrea con fármacos antiangiogénicos. En los últimos 20 años la oftalmología se ha reinventado con el uso de estos fármacos, una suerte de moléculas diseñadas y desarrolladas según los últimos desarrollos en bio-ingeniería que, administrados en el interior del globo ocular mediante una sencilla inyección prácticamente indolora, permiten bloquear el desarrollo de las conocidas membranas neovasculares (la lesión retiniana típica de la degeneración macular húmeda), y "secar" la mácula para permitir devolverle su funcionalidad. El problema de estos medicamentos es que su efecto es temporal, y los pacientes precisan de inyecciones repetidas a lo largo del tiempo, lo cual supone un aumento exponencial de las visitas hospitalarias tanto de revisión, como para el procedimiento de la inyección. Es por eso que se han establecido los diferentes regímenes de tratamiento, siendo los dos mencionados anteriormente los más empleados en la actualidad. El régimen "a demanda" supone que, si en una de las revisiones oftalmológicas se detecta nueva actividad o "líquido en la mácula", se programa al paciente para una nueva inyección hasta conseguir su "secado", mientras que en el régimen de "tratar y extender" se programa al paciente para inyecciones periódicas, con una periodicidad progresivamente superior en el tiempo, independientemente de si existe o no nuevo líquido en la mácula. Los investigadores que publicaron el estudio al que hacemos mención en este post, detectaron que ninguno de los dos regímenes (en pacientes tratados durante 4 años) influyeron en el desarrollo de atrofia macular (pérdida total de la anatomía, y por tanto de la función visual de la región central de la retina), y que, si bien los pacientes que se sometieron al régimen de "tratar y extender" recibieron un mayor número de inyecciones en dicho periodo, los resultados visuales fueron superiores que los que recibieron el régimen "a demanda".

    Es conocido que el régimen de "tratar y extender" disminuye la carga asistencial, al precisar de un menor número de revisiones oftalmológicas en consulta, lo cual en la situación epidemiológica actual podría tratarse de un punto a favor, al reducir el número de veces que el paciente acude de forma presencial al hospital; por lo que asociado a los resultados del citado estudio en el que se detectaron resultados más favorables respecto a la agudeza visual, podría hacer que el paradigma futuro del tratamiento de la degeneración macular asociada a la edad húmeda, pasara por adoptar este protocolo de administración, junto con el desarrollo de fármacos con un mayor tiempo de duración de acción.

  • Avances en el manejo postoperatorio de los pacientes sometidos a cirugía periocular

    ¿Conoces a alguien a quien hayan operado recientemente de los párpados? Quizás incluso tú, lector, te has sometido recientemente a una cirugía palpebral o periocular. Algunos oftalmólogos nos dedicamos de una forma más o menos monográfica a la cirugía palpebral, orbitaria y de la vía lagrimal. Es lo que se conoce como Cirugía Oculoplástica, una subespecialidad oftalmológica que comparte área de actuación y conocimientos con otros especialistas, como los cirujanos maxilofaciales, cirujanos plásticos y otorrinolaringólogos, con el plus de partir de un amplio conocimiento del propio ojo y sistema visual, por lo que en nuestras intervenciones siempre vamos a proteger el más preciado de los sentidos de una forma muy exquisita.

    2021 02 25 Avances en el manejo postoperatorio de la cirugía periocularImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 02 25 Avances en el manejo postoperatorio de la cirugía periocular

    En la actualidad se realizan multitud de cirugías en este ámbito de actuación, desde la escisión de lesiones tumorales tanto benignas (quistes, nevus...), como malignas (carcinomas, melanomas...); cirugía correctora de la posición palpebral como realizamos ante la caída del párpado (ptosis palpebral), exceso de piel del párpado superior (dermatocalasia), o cuando las pestañas se dirigen hacia el globo ocular (triquiasis o entropión); o bien la cirugía clásica de derivación lagrimal o dacriocistorrinostomía externa.

    Habitualmente, para llevar a cabo este tipo de cirugías, se realiza una incisión en la piel palpebral o periocular, que solemos suturar al finalizar la cirugía, y que deja una pequeña cicatriz, que en la mayoría de los casos es casi imperceptible. Hace algún tiempo, nuestro grupo de trabajo demostró que el instrumental que utilizamos para realizar dicha incisión tiene escasa influencia en el aspecto final de la cicatriz, teniendo en general unos muy buenos resultados estéticos tanto a los ojos del paciente como del cirujanoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Sin embargo, existen dos posibles complicaciones de la herida quirúrgica que pueden hacer que el aspecto final de la cicatriz no sea tan estético como sería deseable. Estas complicaciones son la infección de la herida quirúrgica y la dehiscencia de la sutura ("que se suelten los puntos"). Por suerte, estas complicaciones son muy poco frecuentes, y respecto a la infección de la herida quirúrgica, existe controversia entre la comunidad de cirujanos oculoplásticos entre si es preciso aplicar un antibiótico tópico en el postoperatorio con fines preventivos, o si simplemente, en caso de aparecer tal complicación, aplicar el antibiótico que corresponda como tratamiento.

    A este respecto, la última aportación de la comunidad científica es la del grupo de Ashraf y colaboradores, de la Universidad de California, que han publicado este mes en la prestigiosa revista Ophthalmology, un trabajo en el que aleatorizaron a 401 pacientes sometidos a cirugía periocular a la administración de un ungüento antibiótico o una formulación de tipo vaselina sobre la herida en los días siguientes a la cirugía. Los investigadores observaron que, si bien la dehiscencia de la herida o la dermatitis de contacto fue similar entre ambos grupos de pacientes, tan solo hubo infecciones de la herida quirúrgica en el grupo de control con placebo, mientras que en el grupo de tratamiento no existió ninguna infecciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva. A pesar de que estos hallazgos aportarían evidencia a favor de usar antibiótico tópico de forma generalizada, la tasa de infección fue tan baja (tan solo de un 2,7%), que probablemente no se trate más que de un nuevo granito de arena para la discusión científica y la controversia, a la que incluso los propios editores de la revista hacen mención en un comentarioEste enlace se abrirá en una ventana nueva en el mismo número de la publicación.

    Probablemente no está todo dicho en el manejo peri y postoperatorio de los pacientes sometidos a cirugía palpebral al respecto del uso de antibióticos profilácticos, si bien, dado que la tasa de infección postquirúrgica permanece muy baja (y en general responde bien al tratamiento en caso de suceder), y el riesgo de resistencias a antibióticos podría generar problemas a largo plazo, es lógico pensar en que la tendencia a futuro será la de usar este tipo de terapia de forma muy marginal.

  • Recomendaciones para el cuidado de los ojos en verano

    A pesar de que este está siendo un verano muy atípico por el contexto pandémico mundial en el que estamos inmersos, muchos de vosotros estáis disfrutando de algunas de las actividades típicas del periodo estival para combatir el calor. En esta época, además de todas las medidas de seguridad que ya tenemos integradas para reducir el riesgo de contagio de la Covid-19, no debemos olvidarnos de la salud de nuestros ojos, y para ello os dejo en este post algunas de las principales recomendaciones de cuidados oculares en verano.

    2020 07 27 Recomendaciones para el cuidado de los ojos en veranoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2020 07 27 Recomendaciones para el cuidado de los ojos en verano

    1. Cuidado con el sol y los rayos UV

    El verano es la época de año en que existe una mayor exposición a la radiación ultravioleta (UV). Los rayos UV no solo producen quemaduras cutáneas, sino que también pueden dañar los ojos, pudiendo producir desde queratitis superficiales (quemaduras corneales), a acelerar la progresión de cataratas o lesiones conjuntivales (recuerda visitar nuestro post sobre la pinguécula y pterigium), o producir quemaduras en la retina (sobre todo por mirar directamente al sol). Las lesiones pigmentadas y tumores, además de en la piel (recordad que el párpado tiene una piel muy fina y sensible, y también nos preocupa a los oftalmólogos) también pueden aparecer en los ojos, siendo el melanoma coroideo el tumor ocular maligno primario más frecuente, relacionado estrechamente con la exposición solar, así como otros tumores palpebrales como el carcinoma basocelular o epidermoide.

    Para proteger tus ojos de la radiación UV recuerda no mirar nunca directamente al sol, incluso llevando gafas de sol. Evita la exposición solar en las horas de mayor radiación (horas centrales), y utiliza gafas de sol con filtros homologados que bloqueen el 100% de la radiación UV (si tienes dudas sobre si tus gafas tienen el filtro adecuado, consulta en tu óptica de confianza, cuyos profesionales podrán hacértelo saber con certeza). Esto es importante, ya que las gafas de sol sin adecuado filtro podrían ser incluso más peligrosas que no llevar nada, al dilatar las pupilas y permitir un mayor paso de radiación UV al "fondo de ojo". Recuerda que, si tienes graduación, y necesitas gafas para ver bien, las gafas de sol pueden ser graduadas, o puedes acoplar un suplemento de sol a tus gafas de ver, para estar adecuadamente protegido del sol. Una duda que os suele surgir es si los niños deben usar gafas de sol... ¡Efectivamente! Los ojos de los niños son incluso más sensibles al sol, por lo que también los niños deben usarlas.

    Los síntomas de una queratitis actínica (o quemadura solar corneal) son el enrojecimiento, escozor y fotofobia, por lo que ante su aparición tras una exposición solar continuada y sin protección, deberías consultar con tu oftalmólogo para realizar un tratamiento y prevenir posibles complicaciones.

    1. Cuidados con el agua y las piscinas.

    Es bastante frecuente en verano encontrar problemas oculares relacionados con las piscinas, fundamentalmente irritaciones e infecciones. Por un lado, los productos de desinfección del agua pueden tener un pH irritante que ocasione queratoconjuntivitis irritativas; por otro, los agentes microbianos que existen en el agua pueden ser fuente de infección ocular, siendo relativamente frecuente la transmisión de conjuntivitis infecciosas o, de forma menos frecuente, puede aparecer una infección relacionada con bacterias o amebas, potencialmente grave para el ojo. Estos cuadros más graves, se asocian sobre todo al uso de lentes de contacto durante el baño, por lo que la principal recomendación en este punto es evitar el uso de lentes de contacto en piscina y otros baños de agua dulce (jacuzzis, baños de vapor, ríos, lagos...). A pesar de que esto es menos frecuente en el agua salada del mar, existen otros problemas con el agua salada y las lentillas, como que estas pierdan su contenido acuoso y se adhieran a la superficie ocular y sean más difíciles de retirar, pudiendo causar erosiones corneales con su manipulación.

    Recomendamos el uso de gafas de natación en todos los casos en que sea posible, y si fuera necesario, estas gafas también pueden ser graduadas para permitirte ver bien con ellas en caso de que tengas miopía, hipermetropía o astigmatismo. Otras recomendaciones para evitar las infecciones en las piscinas son evitar tocarse los ojos con las manos sucias, evitar compartir toallas o gafas de sol con otras personas, y evitar el baño en zonas no acondicionadas para el mismo.

    1. Cuidado con los ambientes muy secos y el aire acondicionado

    En los meses estivales es frecuente que la mayoría de los lugares cerrados tengan el aire acondicionado encendido. Debe tenerse cuidado con el aire acondicionado, ya que reseca los ojos incluso más que la calefacción en invierno. Si a esto le sumamos además que las altas temperaturas y la escasa humedad en ciudades o pueblos de interior generan una sequedad ambiental significativa, existe un riesgo mayor de empeorar los síntomas de ojo seco, consistentes en picor, escozor, visión borrosa, fotofobia y sensación de cuerpo extraño persistente en el ojo.

    Por estos motivos es conveniente programar el aire acondicionado a temperaturas entre los 21-22ºC y los 25-26ºC durante el día, y evitar que esté encendido durante toda la noche (recomendable programar las primeras 1-2 horas de la inducción del sueño). Incluso sin síntomas, es recomendable el uso habitual de lágrimas artificiales, y en caso de usar lentes de contacto, no prolongar su uso de forma excesiva, y mantener una adecuada higiene de estas.

    Como resumen, te exponemos los principales cuidados que debes tener para que tus ojos lleguen al otoño en las mejores condiciones tras los meses de calor:

    • Evita la exposición solar incontrolada, y no mires directamente al sol, incluso con gafas de sol.
    • Utiliza gafas de sol con filtro UV adecuado y homologado.
    • En los baños en el mar y piscinas evita el uso de lentes de contacto y, si puedes, utiliza gafas de natación para evitar el contacto con irritantes y agentes infecciosos.
    • Recuerda que el aire acondicionado y la sequedad ambiental puede tener un efecto perjudicial para la superficie ocular. Úsalo con prudencia y lubrica tus ojos a diario con lágrimas artificiales.
    • Ante la aparición de cualquier síntoma o signo ocular anormal relacionado con cualquiera de los puntos que hemos comentado (exposición solar, baños, sequedad ambiental...), consulta con tu profesional de la visión para valorar las posibles lesiones causadas y aplicar el tratamiento que sea necesario.
  • Congresos virtuales en Oftalmología, ¿"futuro o nuevo presente"?

    Desde el inicio de la crisis sanitaria del nuevo coronavirus (SARS-CoV2), uno de los primeros acontecimientos que vimos desaparecer fueron los congresos médicos (y no solo médicos, muchos recordarán la cancelación del gran evento mundial que se celebraba en Barcelona en febrero, el Mobile World Congress...), en el formato al que todos estábamos acostumbrados: una sede física, en alguna ciudad de España o del mundo, asistentes presenciales que según la importancia del congreso podían rondar los 1.000 o 2.000 profesionales inscritos, una exposición comercial con hasta 30 o 40 casas comerciales que presentaban sus novedades a los visitantes, con hasta 10-12 representantes de las mismas y muchísimas interacciones diarias durante la duración del congreso...

    2020 05 19 Congresos virtuales en Oftalmología, futuro o "nuevo presente"Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2020 05 19 Congresos virtuales en Oftalmología, futuro o "nuevo presente"

    Uno de los congresos que se suspendió, unos días antes de declararse oficialmente el estado de alarma en nuestro país fue el congreso anual de la Sociedad Española de Retina y Vitreo (SERV), que este año se celebraba en la ciudad de Burgos, y contaba con unos 1.000 profesionales inscritos. En su programa se incluían comunicaciones sobre importantes novedades en su ámbito de trabajo, desde la retina médica (nuevas terapias con antiangiogénicos para la degeneración macular asociada a la edad o el edema macular diabético), a novedades en el ámbito quirúrgico (como la interposición de mallas de plasma rico en factores de crecimiento plaquetario en el manejo del agujero macular idiopático, o una nueva clasificación de las membranas epirretinianas basado en la tomografía de coherencia óptica). Los organizadores del evento tuvieron que plantear inicialmente una nueva fecha para su convocatoria que, dada la evolución tórpida de la pandemia y la situación sanitaria en nuestro país, finalmente tuvo que cancelarse.

    Llegada de los congresos virtuales

    Sin embargo, dadas las expectativas, y la importancia de los hallazgos y novedades que iban a comunicarse en el congreso, finalmente la SERV se decidió por ser pionera en Oftalmología en el desarrollo de un nuevo formato de congreso virtual, que finalmente ha tenido lugar el pasado sábado 16 de mayo. Gracias a una plataforma virtual en 3D, cada asistente (tanto ponente, como congresista, como incluso el staff de las principales casas comerciales), pudo crearse un "avatar" con el que interrelacionarse en el congreso, así como asistir a las diferentes presentaciones científicas o incluso a una exposición comercial que permitía un alto grado de interacción. Asimismo, y con el fin de poder contar con una mayor capacidad de asistentes virtuales sin riesgo de presentar problemas de conectividad, varias de las ponencias y mesas redondas más importantes se desarrollaron en un formato de streaming paralelo con capacidad de más de 1.000 oyentes desde sus dispositivos electrónicos.

    ¿Futuro, o nuevo presente?

    Sin duda este tipo de formato parece haber llegado para quedarse, en estos tiempos que corren en los que la distancia social y las medidas de seguridad son necesarias para evitar nuevos rebotes, y bloqueos del sistema sanitario como el que hemos tenido la desgracia de sufrir en los meses de marzo y abril en nuestros centros. A la espera de una nueva normalidad en la que las cosas se parezcan algo más a lo que hacíamos antes, está claro que nuevos medios para seguirnos formando e interactuando, como este concreto que hemos vivido este fin de semana, están a nuestra disposición, y solo hace falta cambiar el chip y adaptarnos.

  • Consideraciones Oftalmológicas en el contexto de la pandemia de SRS-CoV2 (COVID-19)

    Dada la actualidad sanitaria y la posible repercusión en la atención oftalmológica y sobre nuestros pacientes, dedicamos el actual post a las consideraciones que se están llevando a cabo actualmente en la mayoría de los servicios de Oftalmología de España. Para ello nos basaremos en un documento emitido conjuntamente por todas las sociedades científicas oftalmológicas de nuestro país, incidiendo en las siguientes recomendaciones generales.

    2020 03 26Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2020 03 26

    Atención en consultas

    La enfermedad COVID-19 es transmisible por las secreciones conjuntivales, y aunque infrecuente, la conjuntivitis por SRS-CoV2 puede presentarse en casi el 1 por ciento de los pacientes con la enfermedad. Esto aumenta la probabilidad de que los oftalmólogos sean los primeros profesionales en evaluar pacientes posiblemente infectados con COVID-19. Debido al estrecho contacto con el paciente a través de la lámpara de hendidura, oftalmoscopios y restantes equipos, que requieren una proximidad al paciente de < 1 metro, se tomarán las siguientes medidas:

    1. Todos los pacientes que acudan a la consulta serán evaluados mediante un triaje antes de acceder a la sala de espera ¿Fiebre, mal estado general, síntomas respiratorios (tos seca, disnea), ageusia, anosmia, diarrea o cefalea, síntomas de conjuntivitis como ojo rojo, secreción, escozor, picor ocular, fotofobia de forma aguda?
    2. Solo se evaluarán pacientes con patología ocular urgente en ausencia de síntomas de infección por coronavirus
    3. Sala de espera con acompañante único y distancia de 1.5 metro entre individuos. Evitar acúmulo de pacientes en la sala de espera o procedimientos.

    Recomendaciones generales de contención en la atención oftalmológica

    Toda la actividad NO URGENTE debe ser demorada y siempre que sea posible, se favorecerá la consulta no presencial telemática (teléfono, etc.), y se reprogramarán mediante llamadas realizadas a los pacientes cuando sea posible hacerlo de forma segura tras la primera fase de la crisis, considerándose cuidadosamente el balance entre riesgo/beneficio tanto sistémico como oftalmológico para el paciente en todos los casos.

    Solamente se mantendrán:

    • Consultas urgentes y revisiones de las urgentes.
    • Primeras y segundas intervenciones quirúrgicas urgentes.
    • Consultas de inyecciones intravítreas urgentes o no aplazables, revisando los perfiles de las agendas y con contacto telefónico para valorar individualmente cada caso.
    • Pacientes con glaucoma: La prescripción electrónica a distancia tras anamnesis telefónica nos permitiría detectar posibles intolerancias al tratamiento o necesidad de incrementar tratamiento y realizar el cambio terapéutico más oportuno.
    • Si el usuario de lentes de contacto que no podía prescindir de aquellas presenta signos o síntomas locales a nivel ocular o generales, en particular del tipo resfriado o gripe: fiebre, tos seca, malestar general, etc. deberá dejar de usar sus lentes de contacto y pasar a usar sus gafas y consultar con el profesional si tienen dudas.
    • En el caso de niños portadores de lentes de contacto, éstas serán retiradas salvo en casos excepcionales en que sea imprescindible (afaquia). En los casos de uso de lentes de contacto para el control de la miopía (Orto-K, lentes diarias de desenfoque periférico...), siempre que sea posible se mantendrá su uso para permitir mantener el efecto de control de miopía en el tiempo, consultando con el profesional que las adaptó las dudas que pudieran surgir durante su uso.

    Los profesionales de la atención sanitaria que estén expuestos a pacientes positivos deberían evitar el uso de lentes de contacto por ser un posible reservorio y fuente de contagio, salvo que puedan usar gafas protectoras, y en general siguiendo las recomendaciones generales mencionadas previamente y a continuación.

    Medidas para el uso correcto de lentes de contacto

    En la inserción y extracción de las lentes de contacto, así como en la manipulación de éstas y de los portalentes, el lavado de manos será previo y posterior a la misma con la finalidad de no contaminar las lentes o de contaminarse de ellas.

    Utilizar a ser posible lentes desechables diarias y desecharlas de forma que no contaminen ni microbiológicamente ni como desechos plásticos.

    Previamente a la inserción o extracción de las lentes desechables diarias realizar un lavado de manos.

    En caso de utilizar lentes de contacto no desechables diariamente, en su uso diario deberá de realizar el siguiente protocolo de mantenimiento o cada vez que se extraigan del ojo:

    • Lavado de manos.
    • Extracción de lente de contacto.
    • Limpieza con frote mecánico y el limpiador adecuado recomendado.
    • Enjuague con solución salina estéril.
    • Desinfección mediante peróxido de hidrógeno al 3 por ciento y neutralización y aclarado las siguiendo las recomendaciones de su profesional optometrista u oftalmólogo.
    • Lavado de manos previo a toma de la lente para su inserción en el ojo.
20 resultados
Páginas: 1 2 3 4 Página siguiente
Buscador de En un abrir y cerrar de Ojos
Sobre este blog

La oftalmología es la especialidad médica que se dedica a una de las partes más pequeñas, pero a la vez más complejas del cuerpo humano. Con este blog pretendemos ayudarte a conocer más sobre esta apasionante especialidad. Te queremos mostrar las patologías más frecuentes que amenazan a nuestro sistema visual, y los increíbles avances que día a día nos sorprenden. No dudes en seguirnos, aprenderás "en un abrir y cerrar de ojos".

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.