Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Pilar Cots Marfil. Alergología. Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Alergia a anisakis: un huésped indeseado (Segunda parte)

    ¿Cuáles son las medidas que tengo que tener en cuenta para evitar ingerir estas larvas vivas de anisakis?

    Anisakis

    Son larvas muy pequeñas, generalmente no visibles para el ojo humano, por lo que su eliminación manual es imposible. La única manera de evitarlas consiste en no comer pescado o cefalópodos frescos que estén crudos o poco cocinados. También se debe evitar la ingesta de pescado poco procesado como: ahumado, en vinagre, en escabeche, ceviche, marinado, carpaccio y sushi.

    Las larvas de anisakis se mueren con el frío y el calor extremos. La larva muerta, aunque la comamos, no es capaz de producir alergia ya que no secreta la sustancia capaz de activar la respuesta de nuestro sistema inmunológico. Así que basta simplemente con matar las larvas antes de consumir el pescado.

    Para matar la larva tenemos dos opciones:

    1. Cocinar a una temperatura superior a 60ºC al menos durante dos minutos. Preferible horno, cocción o fritura. Evitar microondas y plancha.

    2. Congelar el pescado a -20ºC durante siete días mínimo. Recomendación de la AECOSAN (Agencia Española de Consumo y Seguridad Alimentaria).

    Estas mismas medidas se han establecido como obligatorias para los establecimientos de restauración (bares, comedores, hoteles, restaurantes, etc). En España según Real Decreto 1420/2006. A pesar de eso, no existe control por parte del gobierno por lo que esta normativa no se cumple en muchos sitios donde debería ser obligatorio. Por este motivo deben asegurarse que el pescado ha sido previamente congelado preguntando a la persona responsable, si no les da seguridad al respecto, no deben de ingerirlo.

    ¿Qué tengo que hacer si me aparece una reacción alérgica?

    Si le han diagnosticado una alergia a anisakis su alergólogo le habrá explicado qué tipo de medicación tiene que tener siempre consigo y cómo la debe utilizar. Las recomendaciones varían en función de los síntomas que presente pero de forma general son las siguientes:

    - Si la reacción es leve y afecta solo a la piel (picor, ronchas, inflamación de labios o párpados): es suficiente con tomar un antihistamínico oral. Puede administrarse también un corticoide para ayudar a bajar la inflamación.

    - En el caso de aparecer síntomas de asma con dificultad respiratoria y tos seca, debe aplicarse un inhalador broncodilatador y acudir al médico.

    - Si los síntomas son graves compatibles con una anafilaxia (inflamación de garganta, mareo, pérdida conocimiento, etc) debe ponerse adrenalina autoinyectable y acudir de forma URGENTE al centro Hospitalario más cercano llamando al 112.

    - Si aparecen síntomas digestivos (dolor abdominal, vómitos, diarreas)debe acudir al médico y comentarlo para realizar una endoscopia de forma precoz y poder observar si existe la larva de anisakis en el interior del aparato digestivo y extraerla en ese mismo momento.

    Anisakis

    En el día a día de la consulta los pacientes me suelen hacer preguntas muy específicas sobre lo que pueden o no comer con seguridad. Creo que algunas son muy interesantes, os las traslado aquí por si os pueden servir de ayuda:

    ¿Existe algún tipo de pescado que pueda comer sin congelarlo previamente? Sí, pero sólo el que es exclusivamente de río o de pantano, como la trucha y la carpa.

    ¿Puedo comer pescado envasado como el que viene en las latas de conserva? Las semiconservas en lata, o en vidrio como las anchoas, el atún, etc. No suelen dar problemas. Tampoco los suelen dar los pescados desecados salados como el bacalao o las mojamas.

    ¿Puedo comer marisco? Puede comer moluscos (almejas, coquinas, ostras, mejillones) y crustáceos (gambas, langostinos, percebes, cangrejos, cigalas, centollos, camarones), pero no puede comer cefalópodos (calamar, sepia, pulpo) que no hayan sido previamente congelados. Ni siquiera puede comer alimentos que hayan estado en contacto con cefalópodos frescos (arroz de una paella que lleve sepia por ejemplo).

    ¿Puedo comer salmón ahumado envasado? Aunque los salmones se crían en piscifactorías, las granjas no están cerradas y durante una fase de su crecimiento se ponen en zonas del mar resguardadas con agua de alta calidad. A pesar de eso en dicha agua pueden existir restos fecales de focas con larvas de anisakis que pueden contaminar a los salmones si los ingieren. Por seguridad se aconseja congelar en casa el salmón ahumado que vayamos a consumir.

    ¿Hay alguna forma de poder comer los boquerones en vinagre? Este plato tan español es una de las primeras causas de anisakis en nuestro país. El problema es que se consume fresco y la larva de anisakis sobrevive hasta dos meses en vinagre. Se puede comer sin problemas si una vez elaborados los boquerones en vinagre, los congelamos el tiempo establecido (mínimo 7 días), posteriormente los descongelamos y ya están listos para consumir sin problemas.

    Anisakis

    Para acabar este post os resumo en cinco párrafos lo más importante de la alergia a anisakis:

    • El anisakis no provoca alergia al pescado. Se puede ser alérgico a anisakis y no al pescado.
    • El anisakis se encuentra en todos los pescados (excepto los de río y pantano) y en todos los cefalópodos (como el calamar).
    • Se puede comer pescado poco cocinado siempre que haya sido previamente congelado a una temperatura adecuada un mínimo de tiempo (-20ºC mínimo 7 días).
    • Si aparecen síntomas de alergia tras comer pescado debe acudir al alergólogo para que efectúe las pruebas adecuadas y confirme si se trata de una alergia al anisakis o al pescado en sí.
    • Los alérgicos a anisakis deben llevar siempre consigo la medicación pautada por el alergólogo, especialmente en caso de precisar adrenalina. Le puede salvar la vida.
  • Alergia a anisakis: un huésped indeseado (Primera parte)

    Anisakis

    El anisakis es un gusano de muy pequeño tamaño, apenas visible para el ojo humano, de color claro, que parasita a peces y mamíferos marinos, alojándose en el intestino, donde suele vivir a costa de ellos. Los humanos somos un huésped accidental, de forma que cuando ingerimos pescado infestado por este gusano, pueden aparecer alteraciones digestivas y reacciones alérgicas. Nos contagiamos especialmente al consumir pescado crudo, poco cocinado o ligeramente curado o condimentado.

    Cada vez son más frecuentes los casos que observamos en la consulta de alergia a anisakis, lógicamente esto es debido a que el pescado es un alimento habitual en la dieta de los españoles, pero también hay que sumarle la introducción en los últimos años de hábitos procedentes de otras culturas como es la ingesta del pescado crudo o poco cocinado.

    ¿Dónde lo podemos encontrar?

    Prácticamente todos los pescados y cefalópodos (calamar, pulpo, sepia) que consumimos habitualmente pueden tener larvas de anisakis. Podemos encontrarlas también en peces de piscifactorías que hayan sido alimentados con especies infestadas por anisakis.

    Anisakis

    No se encuentran en peces de rio (trucha de agua dulce), crustáceos (gamba, langostino, camarón, bogavante y cangrejo) ni bivalvos (almeja, mejillón, ostra, etc).

    Encontramos diferencias en cuanto al grado de parasitación dependiendo de las zonas de pesca. Así, el pescado que procede del Mediterráneo presenta muy poca parasitación de anisakis (6%), en contraste con el que procede del Cantábrico (50%) y del Atlántico (36%). Esto hace que la alergia por consumo de anisakis sea especialmente frecuente en la zona centro y norte de nuestro país.

    ¿Puedo comer pescado si tengo alergia al anisakis?

    Es muy importante tener claro que la alergia al anisakis NO es una alergia al pescado. No hay que tener miedo a comer pescado ni cefalópodos. La persona afectada puede comer pescado sin problemas siempre que siga una serie de cuidados para que este parásito, en caso de ingerirlo, no llegue con vida al interior de su organismo.

    Anisakis

    ¿Cuáles son las enfermedades que este parásito puede llegar a producirnos?

    El consumo de estos parásitos nos puede llegar a desencadenar varias enfermedades, las más importantes son:

    1. Anisakiosis o infección humana por anisakis: ocurre cuando comemos pescado infestado por anisakis y las larvas penetran en nuestro tubo digestivo quedándose allí enganchadas. Lo más frecuente es que sean eliminadas por las heces. Si no es así, originan un cuadro inflamatorio con dolor, nauseas, vómitos, diarreas y/o estreñimiento, dependiendo de la parte del aparato digestivo que se vea afectada. Estas alteraciones no corresponden a cuadros alérgicos sino a alteraciones digestivas, por lo que no entraré a valorarlas.

    2. Alergia a anisakis: Ocurre cuando al comer pescado contaminado con anisakis nuestro cuerpo se sensibiliza y nuestro sistema inmunológico crea anticuerpos específicos que luchan contra estos parásitos. Así, en caso de nueva ingesta, puede llegar a producirse una reacción que puede ir desde picor, ronchas en la piel (urticaria), inflamación (edemas) hasta un cuadro grave de alergia con anafilaxia o shock anafiláctico, pudiendo llegar a producirse la muerte de esta persona.

    Una vez que ha aparecido la alergia (sensibilización) cualquier contacto posterior con anisakis nos provocará reacciones alérgicas. Hay que tener en cuenta que en alergia la cantidad ingerida no influye, con una mínima ingesta se puede llegar a desarrollar un cuadro muy grave.

    ¿Existen pruebas para diagnosticar la alergia a anisakis?

    La mayor sospecha nos la da la historia clínica, es decir lo que el paciente nos explica. Nosotros tenemos que insistir en buscar la causa de la reacción con preguntas tipo: ¿Qué ha comido en las últimas horas?, ¿Suele comer pescado poco cocinado, ¿Cuándo empezó a notar la reacción? Los síntomas suelen aparecer a las pocas horas o minutos de comer pescado poco hecho o crudo. En nuestro país es típico comer los boquerones en vinagre; y cada vez hay más adeptos a la comida oriental japonesa. Estas son dos causas importantes de infestación por anisakis.

    Para el diagnóstico utilizamos las pruebas cutáneas de alergia donde disponemos de extractos con anisakis. No son dolorosas y en 20 minutos tenemos el resultado. Se confirma mediante una analítica específica de sangre donde determinan la presencia de anticuerpos específicos contra el anisakis. Esta analítica es de gran valor ya que disponemos actualmente de nuevos indicadores muy específicos, los antígenos recombinantes, que nos informan sobre la menor o mayor gravedad de esta alergia y su posible evolución en el tiempo.

    El estudio de esta alteración siempre debe realizarlo un especialista en alergia ya que el diagnóstico final es algo que debe realizarse una vez obtenido todos los datos disponibles, valorándolos con detalle para poder ofrecer una respuesta y un tratamiento adecuados para cada persona.

    ¿Se cura la alergia a anisakis?

    Desgraciadamente no. Aun no disponemos de ningún tratamiento que elimine de forma permanente esta alergia. La única solución por ahora es no ingerir las larvas vivas de anisakis para evitar desencadenar un cuadro alérgico. No olvidemos que la alergia puede originar cuadros muy graves en una persona, incluso puede llegar a producirse la muerte por un choque anafiláctico.

Buscador de Alergia al día
Sobre este blog

Actualmente la alergia se ha convertido en una epidemia en los países desarrollados afectando a casi el 40% de la población. Todos solemos conocer a alguien que tiene alergia o somos nosotros mismos los que la padecemos. Al ser un problema crónico hace que nos acompañe durante el resto de nuestra vida y suele influir de forma frecuente en muchos aspectos del día a día. Por este motivo es muy importante que el paciente y los que lo rodean (padres, abuelos, maestros, compañeros, etc) puedan acceder a toda la información disponible, de forma clara y actualizada. Espero que todo lo que escriba en este blog os pueda ayudar a convivir mejor con la alergia. Estaré encantada de resolver todas vuestras dudas.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.