Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • La alergia alimentaria en el colegio

    Ha comenzado un nuevo curso escolar y, junto a las medidas anti-covid, otros niños y padres deben implementar las medidas de evitación porque su hijo-a ha sido diagnosticado-a de una alergia alimentaria.

    2021 10 13 La alergia alimentaria en el colegioImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 10 13 La alergia alimentaria en el colegio

    Según Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (Seicap), se estima que hasta el 18 por ciento de las reacciones alimentarias suceden en el entorno escolar. Al principio parecerá que nuestros hijos estarán en riesgo vital cada vez que se alejen de nosotros para hacer vida social: ir al colegio, fiestas de cumpleaños, excusiones, etc. Por ello, siempre aconsejamos que pregunten a su alergólogo hasta que le agotemos. Pregunten, consulten, verbalicen todas sus dudas.

    Esto se extiende también a los niños. A partir de los 4 años, los niños deben ser tenidos en cuenta en la consulta del alergólogo. Con lenguajes y técnicas adaptadas a cada edad, hay que explicarles su alergia, su tratamiento y las actitudes a tomar en caso de una urgencia.

    Las asociaciones de pacientes y padres de pacientes alérgicos son una gran ayuda en estos casos. Organizan charlas en los colegios, talleres prácticos para padres, madres, cuidadores, para los propios pacientes y sus compañeros de clase.

    En muchas comunidades autónomas existen planes específicos de abordaje de la alergia alimentaria en el colegio. La clave fundamental siempre es la información y la educación. Ante lo desconocido, la primera respuesta suele ser el rechazo y el miedo. Debemos informar todos los colectivos implicados al colegio y a profesores: médicos, padres y madres. También se pide una actitud proactiva en los centros escolares, organizando charlas para formar al profesorado y monitores de comedor etc.

    Existen dos claves principales en cuanto a la evitación de los alimentos en los niños alérgicos en los centros educativos. Una es la información clara y detallada de lo que se debe evitar para no incurrir en errores o malentendidos que pueden resultar fatales (como confundir intolerancia a la lactosa con alergia a la leche, la ingestión de alimentos proporcionada por otros alumnos, el desconocimiento de las "alergias cruzadas", etc) y la otra, disponer de la adrenalina. No debemos tener ningún miedo a la hora de aprender a manejar los autoinyectores de adrenalina. Salvan vidas como los cinturones de seguridad.

    Fundamental, también, no incluir actividades en el colegio que impliquen manipulación de alimentos de posible riesgo de alergia, como los frutos secos, las frutas, etc, porque un porcentaje amplio de niños puede iniciar su alergia alimentaria en el colegio.

    Un aspecto a cuidar en los niños alérgicos es el psicológico. En muchos centros educativos suelen comer en mesas apartadas. Dado el aumento de la frecuencia de la alergia alimentaria en niños, es deseable no incurrir en esta segregación que les puede hacer sentir "raros" o con una "discapacidad" frente a sus compañeros. No por juntar niños con diferentes alergias alimentarias estamos más seguros de no cometer errores.

    Sería deseable disponer de un protocolo médico para los niños alérgicos supervisado por la enfermería escolar donde se registren sus alergias, sus enfermedades asociadas, como rinitis o asma, sus tratamientos, etc.

    Esperamos haber sido de ayuda si su hijo-a ha sido diagnosticado recientemente de alergia alimentaria.


    Enlaces interesantes:

    www.aepnaa.orgEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/alergias-e-intolerancias-alimentariasEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    https://www.comunidad.madrid/sites/default/files/doc/educacion/p1206_guia_comedores_escolares_programa_perseo.pdfEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/promocion/saludJovenes/docs/Alergia_Alimentos_latex.pdfEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • ¿Se puede evitar ser alérgic@?

    "Antes pensábamos que nuestro futuro estaba en las estrellas. Ahora sabemos que está en nuestros genes". Son palabras del biólogo James Watson, unos de los descubridores de la estructura del ADN. En el año 2003 se completó la secuencia del genoma humano, aunque no se conocen de forma pormenorizada todas sus funciones

    En el caso de las enfermedades alérgicas -rinitis, asma, alergia alimentaria…-, se acepta la existencia de múltiples genes, con efectos sumatorios que interaccionarían con el medio ambiente del individuo y otras exposiciones para causar como resultado la enfermedad alérgica.

    2021 07 05 Se puede evitar ser alérgic@Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2021 07 05 Se puede evitar ser alérgic@

    Durante muchos años se extendió la llamada "hipótesis de la higiene", que pretendía explicar el aumento en la prevalencia de las enfermedades alérgicas relacionándolo con una menor exposición a los gérmenes durante los primeros años de la vida. Esta teoría hoy día ya no se contempla pues la explicación a ese hecho parece más compleja.

    "La interacción con el medio ambiente" se debe entender como un concepto amplio que abarque el clima, las exposiciones a aeroalérgenos del sitio donde nacemos y vivimos (animales, pólenes, ácaros, hongos, etc.), la comida que consumimos, los fármacos que tomamos, los tóxicos a los que estemos expuestos (tabaco, contaminación...), etc.

    En ese sentido, la exposición al tabaco de forma prenatal y durante los primeros años de vida se ha correlacionado con una menor función pulmonar y un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias infecciosas o el asma.

    Existen algunas estrategias intervencionistas cuya eficacia sí tiene evidencia científica. Entre ellas, la fundamental y más importante en las últimas décadas es la de la introducción precoz de los alimentos más alergénicos: leche, huevo, pescados, frutos secos, etc, antes de los seis meses de vida del lactante. Varias asociaciones científicas de Alergología y Pediatría así lo aconsejan. Consulte a su alergólogo para cada caso particular.

    Respecto al uso de los llamados probióticos todavía no hay una clara evidencia científica como para recomendar su uso, según las guías de las sociedades científicas de Alergología.

    ¿Y qué sucede con la alergia a los animales? Se han sucedido diferentes corrientes de opinión a lo largo de estos años: las que decían que tener un animal en el hogar protegía de padecer rinitis o asma, y las contrarias. Por el momento, parece que tener o no un animal en casa no modifica esa tendencia, ni en un sentido ni en el otro. Sí parece proteger frente a la rinitis o el asma el criarse en un entorno rural rodeado de animales y vegetación desde el período prenatal.

    Por último, un aspecto interesante para el futuro: la alergia alimentaria y respiratoria está aumentando en las personas mayores (por encima de 60 años). Hasta ahora el diagnóstico de estas patologías era más frecuente en niños y adolescentes, pero en los últimos años está aumentando en las personas mayores. La explicación puede residir tanto en factores externos (contaminación, industrialización, cambios en los hábitos dietéticos…), como en los propios de las personas mayores y sus cambios fisiopatológicos.

    Queridos lectores, con este post, nos despedimos hasta después del verano. Les deseamos un feliz descanso y los animamos a vacunarse contra el coronavirus.

  • Intolerancia vs alergia alimentaria

    Alimentarse, a lo largo de la evolución del ser humano, ha pasado de ser una mera realización del instinto de supervivencia a todo un acto sociocultural. Como tal manifestación social, está sujeta a las modas, mitos, leyendas y bulos. Por eso creemos necesario hoy hablar de este tema que se nos está escapando de las manos.

    2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentariaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentaria

    Cada vez con más frecuencia nos llegan a la consulta pacientes con resultados de algún "test de intolerancia alimentaria" en el que se enumeran múltiples alimentos a los que el paciente es "intolerante" y que se equiparan a resultados positivos en una prueba de alergia. La alergia alimentaria se produce por un mecanismo inmunológico sobre una predisposición del individuo, por ejemplo, la alergia a las frutas en los pacientes alérgicos a los pólenes. En cambio, en la intolerancia alimentaria, lo que existe es un déficit enzimático para digerir ese alimento.

    Se puede ser alérgico a cualquier alimento y, en caso de serlo, la herramienta fundamental es la evitación de dicho alimento. La prohibición de su consumo debe hacerse por el especialista en Alergia y con pruebas objetivas documentadas en sangre o en piel, junto con una historia de síntomas en relación con su ingesta. Es decir, para prohibir el consumo del alimento se deben dar las dos circunstancias obligatoriamente: que al individuo le sucedan síntomas al comerlo compatibles con síntomas alérgicos, tales como picor en la boca, lengua, hinchazón de los labios, urticaria, dolor abdominal, e incluso anafilaxia; y que las pruebas en piel o sangre sean positivas. Cuando existen dudas a tal respecto, el alergólogo puede realizar una prueba de provocación oral controlada con el alimento en cuestión para determinar su tolerancia.

    En cuanto a las intolerancias, existen tres tipos:

    • La intolerancia al gluten, que en realidad es una enfermedad inmunológica en la que los individuos no pueden digerir el gluten presente en los cereales. Sus síntomas son mayoritariamente digestivos. Su diagnóstico se realiza mediamente la comprobación de determinados anticuerpos en la sangre y, a veces biopsia digestiva.
    • La intolerancia a la lactosa se produce por un déficit de lactasa, que es la enzima que metaboliza la lactosa (el azúcar de la leche). Sus síntomas son digestivos: dolor abdominal, diarrea, hinchazón, etc… El diagnóstico se puede realizar mediante una prueba del aliento que valora si en ese momento el paciente tiene intolerancia a la lactosa. Un paciente puede tener una intolerancia a la lactosa por una diarrea aguda o crónica, una gastritis con o sin colonización por H Pylorii, y otras alteraciones digestivas transitorias que creen un disbalance en la flora intestinal. En estos casos se trata de una intolerancia transitoria que suele remitir en 4-6 meses al realizar una dieta sin lactosa. Existe además un test genético que diagnostica la intolerancia a la lactosa como enfermedad genética, hereditaria y definitiva, que habitualmente da síntomas clínicos desde la infancia.
    • La intolerancia a la fructosa, que también se puede diagnosticar mediante una prueba del aliento en centros especializados.

    Debido a nuestra forma de vida actual, con estrés y en muchas ocasiones mala alimentación, es frecuente que tengamos síntomas digestivos tales como pesadez, gases y a veces dolor abdominal. Antes de retirar cualquier alimento de su dieta consulte a su médico, que valorará que pruebas son oportunas para cada caso.

    Huya de los llamados tests de alimentos que cuantifican inmunoglobulina G frente a alimentos. No tienen ninguna validez científica. Múltiples sociedades científicas se han posicionado en contra de su uso, entre ellas la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La retirada del gluten, la lactosa u otros alimentos sin prescripción facultativa y sólo por "recomendaciones" de determinadas "celebrities" no sólo altera nuestra flora intestinal, sino que además puede producir déficits nutricionales, sobre todo en determinados grupos poblacionales: niños, adolescentes, embarazadas, etc. Siempre confíe en los profesionales de la salud que estudian, se preparan e investigan por y para sus pacientes.

Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.