Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Cuando los cosméticos no cuidan la piel, sino que la irritan…

    Con la llegada de la primavera y la proximidad del verano parece que se presta más atención al cuidado personal y, como consecuencia, aumentan en consulta los pacientes que comentan tener "alergia a cosméticos". Así, en general. Habitualmente se dice esto cuando al utilizar cualquier cosmético se nota un efecto indeseado, desde un simple picor hasta la aparición de lesiones en la zona de contacto. Sin embargo, la mayoría de estos casos no son de alergia, sino que se trata de reacciones irritativas, en ocasiones incluso por el uso inadecuado de los productos.

    2019 04 16 Cuando los cosméticos no cuidan la piel, sino que la irritan…Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019 04 16 Cuando los cosméticos no cuidan la piel, sino que la irritan…

    Los cosméticos son productos con una composición química compleja, que pasan múltiples controles de calidad y de tolerancia humana antes de salir al mercado, pero esto no es óbice para que ciertas personas no toleren bien su uso y sufran reacciones indeseadas, muchas veces debido a las pieles sensibles. Pero es cierto que en algunas ocasiones estas reacciones se producen por un mal uso del producto, bien porque se utiliza caducado, bien porque se ha contaminado, o bien porque se aplica en una zona para la que no está indicado.

    En los casos en los que sí se ha producido una alergia real, las causas pueden ser varias. Una de las más frecuentes es la alergia a parabenos, conservantes muy utilizados hasta los años 90; posteriormente comenzaron a ser sustituidos por otros más estables, más baratos y con una acción más específica, como los derivados de las isotiazolinonas (metilcloroisotiazolinona y metilisotiazolinona), que aparecen en la composición de los cosméticos como kathon CG. Estas sustancias son las responsables de una gran mayoría de los casos de alergia de contacto a los cosméticos.

    Otros conservantes también habituales son los derivados del formol, como el quaternium 15, germall o euxyl.

    Además de los conservantes, los cosméticos llevan fragancias en su composición, y éstas también pueden ser causa de reacciones alérgicas. Existen numerosas fragancias, y habitualmente encontraremos varias formando parte de un mismo producto. En Europa la normativa contempla la declaración obligatoria de 26 fragancias reconocidas por su poder alergénico. Las principales dentro de éstas son el geraniol y el lyral.

    Para poder realizar un diagnóstico certero en estos casos, como siempre comentamos es fundamental realizar una buena anamnesis e historia clínica, incluso si eso supone hacer traer al paciente todos y cada uno de los cosméticos que haya utilizado en el momento en el que han comenzado a aparecer las lesiones. En otras ocasiones el propio paciente tiene claramente identificado el cosmético causante de la reacción adversa.

    Una vez recopilados todos los datos, se solicitarán unas pruebas de contacto, mediante las cuales es posible en la mayoría de los casos identificar el causante individual de la reacción, si lo hubiera. En algunos casos identificamos más de un producto responsable, y en otros las pruebas nos sirven para confirmar que efectivamente no hay sensibilización alérgica a ningún producto concreto y la reacción por la que se consulta es en realidad una reacción irritativa.

    La técnica consiste en colocar sobre la espalda una o varias baterías de alergenos (en función de la historia clínica) que se mantendrán pegados en la espalda durante 48 horas (sin poder despegarlos ni mojar la zona). Se despegan a las 48 horas y se realiza entonces la primera lectura, y después de nuevo se leen a las 96 horas. Entre estas lecturas ya no hay nada pegado en la espalda, pero se debe seguir evitando mojar la zona. Esta prueba se realiza con baterías estándar, pero también puede hacerse con los cosméticos específicos que aporte el paciente.

    Una vez finalizada la segunda lectura, podremos saber si hay algún componente de los cosméticos que el paciente deba evitar. Como hemos comentado antes, una amplia mayoría de estos casos no son en realidad casos de alergia, sino reacciones irritativas crónicas leves, que acumuladas en el tiempo y mal tratadas pueden dar lugar a lesiones más llamativas.

    No debemos olvidar que con frecuencia los casos en los que se descarta la alergia son en realidad pacientes con dermatitis atópica del adulto, o rosácea, o en ocasiones incluso pacientes con una alteración de la percepción de la imagen corporal propia.

    Es importante, a la hora de comprar cosméticos:

    - comprarlo en un lugar con garantías (farmacia, o tiendas acreditadas)

    - comprobar que aporta la composición y datos del fabricante (es aconsejable evitar cosméticos sin etiqueta ni formulación)

    - comprobar la fecha de caducidad

    - mantener el envase en el lugar adecuado (en cuanto a condiciones de temperatura, humedad y luz)

    Por tanto, una vez más, nuestro consejo final es que en caso de presentar algún tipo de reacción cutánea que piensen que se puede deber a algún cosmético, consulten con su alergólogo antes de tomar otras medidas.

Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.