Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Alergia a los frutos secos

    alergia_frutos_secosAhora que estamos en época navideña una de las tradiciones españolas más comunes es la de comer (o cocinar) turrones, cuyo componente más importante son los frutos secos. Vamos por tanto con un poco de información sobre esta alergia alimentaria que cada vez es más común.


    Cualquier fruto seco puede dar alergia, aunque es cierto que los más frecuentes son los cacahuetes (que en realidad son legumbres, no frutos secos), nueces y avellanas, más que nada por ser los más consumidos.


    La alergia a frutos secos puede aparecer a partir de los 3-4 años, aunque varía en función de cada país, dependiendo de los hábitos alimentarios (por ejemplo, en Estados Unidos la mantequilla de cacahuete es un alimento muy frecuente en la dieta, mientras que en España de momento consumimos cacahuetes más tarde).


    Los frutos secos se caracterizan por elevada alergenicidad y estabilidad frente al calor del cocinado y la digestión, lo que implica que con frecuencia las reacciones sean intensas e inmediatas. Estas reacciones graves se pueden producir en niños ante el primer contacto conocido con el fruto seco (esto se explica por la exposición a pequeñas cantidades inadvertidas o la sensibilización por otras vías como la leche materna).


    Las reacciones alérgicas a frutos secos pueden provocar síntomas de diferente intensidad, que pueden depender de la sensibilización previa, la edad, las exposiciones anteriores, el fruto seco causante de la reacción y la existencia de otros procesos alérgicos como el asma. Los síntomas más comunes son prurito oral, cutáneo, estornudos, lagrimeo… y pueden asociarse síntomas intensos como urticaria generalizada, angioedema, dolor abdominal, diarrea, vómitos o incluso anafilaxia. Pueden aparecer en breves segundos o hasta 2 horas después de ingerir o exponerse al alérgeno.


    Los pacientes alérgicos a frutos secos con frecuencia están sensibilizados a otras sustancias de origen vegetal, que en ocasiones, pero no siempre, se debe a la existencia de proteínas alergénicas compartidas.


    • Alergia a varios frutos secos: esto se produce en muchas ocasiones por reactividad cruzada, es decir, porque el paciente es alérgico a una proteína similar o compartida por varios frutos secos. Sería el caso del anacardo y el pistacho por ejemplo, que provienen de la misma familia botánica (anacardeáceos).
    • Alergia a pólenes: es frecuente que se asocie la sensibilización a determinados pólenes y la sensibilización a frutos secos, como por ejemplo la avellana y el polen de abedul.

    El tratamiento de esta alergia se basa en la PREVENCIÓN, realizando una dieta de exclusión del alimento o alimentos a los que se sea alérgico, de la forma más estricta posible. En este sentido es importante también la vigilancia de los productos que puedan contener trazas de frutos secos.


    También es importante en caso de duda, ser valorado por un alergólogo que será quien aclare qué alimentos debemos evitar, y si hubiera posibilidad de tolerar algún fruto seco, en función del patrón de sensibilización y la clínica presentada en cada caso. Así, una vez realizado el estudio, se puede portar una placa en forma de brazalete, pulsera, colgante o tarjeta que informe de las alergias que el paciente presenta.


    Así mismo el alergólogo valorará la necesidad de llevar o no consigo un autoinyector de adrenalina, para poder tratar la reacción en caso de ingesta accidental. Esto es solo un tratamiento sintomático, y si el alergólogo lo prescribe no debe servir para que el paciente se relaje en cuanto a la evitación de alimentos.


    Como último apunte, os traemos algunos alimentos que erróneamente se consideran dentro del grupo de los frutos secos:


    • Cacahuete: como hemos dicho antes, no son verdaderos frutos secos sino leguminosas de la misma familia que los guisantes y las lentejas. Sin embargo, dado que las proteínas que contiene son muy similares a algunas de los frutos secos, en principio deben evitarse cuando se recomienda evitar la ingesta de frutos secos en general. El cacahuete es además uno de los alimentos más alergénicos, y algunas de las reacciones que puede producir son graves.
    • Maíz frito (kikos): con frecuencia están incluidos dentro de los "mix" de frutos secos, pero en realidad es maíz frito, es decir, pertenece a la familia de los cereales.
    • Garbanzos o habas fritas (tostones): muchas veces se incluyen en las bolsas de frutos secos variados, o en los aperitivos de los bares. Como los cacahuetes, son legumbres, pero a diferencia de ellos no es preciso evitarlos cuando se recomienda evitación de frutos secos.
    • Frutas deshidratadas (pasas, ciruelas, arándanos, higos..): a veces se mezclan con los frutos secos, y esto puede dar lugar a confusión, pero como hemos dicho, son frutas. Hay que tenerlos en consideración en el caso de haber sufrido una reacción tras la ingesta de una de estas mezclas, ya que el alergólogo deberá estudiar todos los alimentos ingeridos y determinar qué ha producido la alergia.

    Nos despedimos deseándoos unas felices y relajadas fiestas, libres de reacciones alérgicas y llenas de paz y amor. ¡Volveremos en 2018!.

  • Sobre la Dermatitis Atópica

    El 27 de Noviembre fue el día de la Dermatitis atópica, y desde nuestro blog, también nosotras, queremos hacernos eco de este día, y de esta enfermedad que tanto se puede confundir con alergia, y tantas dudas general.

    Sobre la Dermatitis Atópica

    La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que desarrollan las personas con predisposición genética a ella (hasta el 10% de los niños la padecerán). Cursa con brotes de eczema, sequedad, picor intenso y engrosamiento de la piel, alternados con periodos en los que la piel está seca e incluso escamosa, pero asintomática.


    En la mitad de los casos se puede manifestar antes de los 6 meses de vida en forma de manchas rojas en las mejillas y zonas de roce; con la edad suele mejorar hasta desaparecer a los 7 años de edad, aunque hasta en el 10% de los casos puede no llegar a desaparecer e incluso hacerse grave.


    No hay una causa específica de la dermatitis atópica, sino más bien un conjunto de causas, de las cuales la que tiene un mayor peso es la herencia genética, con la existencia de una alteración en unas proteinas llamadas filagrinas, localizadas en la epidermis. También influyen el calor y el exceso de sudoración, la humedad ambiente baja (ambientes secos o con aires acondicionados son enemigos de este tipo de pieles), estrés emocional, agentes irritantes como jabones con perfume, colonias.. Por esto siempre recomendamos hidratacion diaria y abundante de la piel con dermatitits atópica, utilizando productos neutros y específicos de este tipo de pieles; también es importante una higiene adecuada, con geles y/o aceites sin jabón ni perfume, y pH neutro.


    En cuanto a la alergia alimentaria, no es una causa de dermatitis, sino que la dermatitis atópica es un factor de riesgo para sufrir alergia alimentaria. Las más comunes son a la leche y al huevo, pero en realidad puede aparecer alergia a cualquier alimento.

    En general el pronóstico es bueno, pero la calidad de vida de estos pacientes puede verse muy afectada si no se tratan adecuadamente.

    El síntoma fundamental es el picor, que puede llegar a ser tan intenso que impida el descanso nocturno, y les haga rascarse hasta hacerse heridas con sangrado y por tanto, riesgo de sobreinfección. Además, es evidente la piel muy seca.

    La localización habitual de los brotes de eccema son los pliegues: de los brazos (en el hueco del codo), de las piernas (tras las rodillas), y también en párpados y zona alrededor de los labios.

    En cuanto al tratamiento, no podemos olvidar que la dermatitis atópica es una carrera de fondo: habrá periodos de tranquilidad y control de la piel, y también periodos de brotes más o menos severos, que se pueden controlar.


    Por tanto las medidas preventivas son fundamentales, deben ser el plan de cabecera para estos pacientes:

    • Hidratar, hidratar, hidratar: mediante el uso de cremas y/o aceites emolientes específicos para pieles atópicas, al menos dos veces al día.
    • Evitar los baños en la medida de lo posible, y si los damos, que sean cortos, y a días alternos. Mejor con agua templada.
    • Evitar el uso de perfumes y jabones con perfume; es preferible utilizar gel y/o aceite sin jabón.
    • Evitar tejidos sintéticos o lana, mucho mejor ropa de algodón 100%.
    • Evitar las situaciones de sudoración, mejor no abrigar en exceso.
    • En verano, ¡playa!. Los baños en el mar y el ambiente húmedo de la playa hacen mejorar los brotes.

    Y en caso de brote, hay que hacer el tratamiento indicado por el pediatra, dermatólogo y/o alególogo, que seguro consistirá en lo siguiente:

    • Para control del picor, antihistaminico
    • Para control del brote en la piel, medicación tópica (en crema). Habitualmente se suelen utilizar corticoides en la zona de lesiones, dos veces al día durante un periodo corto de tiempo. También hay otras cremas inmunomoduladoras como Tacrolimus o Pimecrolimus que pueden utilizarse.

    En casos de dermatitis atópica severa del adulto, puede que estos tratamientos no sean suficiente para el control de la enfermedad. En estos casos hay varias opciones que el especialista podrá recomendar en función del paciente, los tratamientos previos y el tipo de brote: fototerapia, ciclosporina A, azatioprina, y recientemente se ha aprobado el uso de Dupilumab.

Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Nube de etiquetas
  • Noticias y consejos de salud. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • ¿Conoces las ventajas de nuestro Portal del Paciente?. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.