Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • Cuando el trabajo nos produce asma

    Tras las fiestas navideñas la vuelta al trabajo se hace muy difícil, y para un grupo de personas lo es aún más, pues su trabajo les produce asma.

    Cuando el trabajo nos produce asma

    Hasta un 15% de los casos de asma que aparecen en la edad adulta pueden tener alguna relación con la exposición laboral. Clásicamente, uno de los primeros agentes encontrados como responsables de asma ocupacional fueron las harinas de cereales, por lo que el "asma del panadero" es un ejemplo tradicional de esta enfermedad. Actualmente, con el empleo de nuevos materiales y aparición de nuevos procesos de manufacturación, los agentes químicos son los nuevos responsables de los casos de asma ocupacional, entre los que cabe destacar los isocianatos, que son empleados en numerosas industrias, como la fabricación de palas eólicas, aislantes, pinturas, barnices, etc.

    Un grupo de enfermos afectados de forma muy frecuente son los trabajadores de la rama de la peluquería y estética, que manejan productos que tienen en su composición varias sustancias susceptibles de causar asma, como son el formaldehido (utilizado en procesos de alisado capilar y también en el esmaltado permanente de uñas), los acrilatos (pegamentos de uñas artificiales) o los persulfatos (decolorantes capilares).

    Los síntomas más frecuentes del asma ocupacional son los típicos del asma: tos, fatiga, opresión torácica, a veces ruidos respiratorios (sibilancias o pitos) … y estos pueden aparecer en el mismo lugar de trabajo u horas más tarde, ya de vuelta en su hogar. A veces, la sintomatología mejora en vacaciones y fines de semana, pero otras muchas, especialmente cuando la evolución de la enfemerdad es larga, no hay mejoría.

    Si usted padece algún síntoma de los referidos en su entorno laboral debe consultar de forma precoz con su mutua laboral puesto que se trata de descartar una patología en relación con el entorno profesional del trabajador. Es la mutua laboral la que debe escuchar al trabajador, iniciar el estudio médico pertinente y adoptar las medidas adecuadas para evitar la exposición al agente o agentes sospechos de su asma profesional.

    El diagnóstico del asma profesional suele requerir en muchas ocasiones de la provocación respiratoria con el/los agentes sospechosos de ser la causa de la patología. Dichos estudios se realizan en servicios de Alergia o Neumología altamente especializados en la patología respiratoria laboral. Las mutuas laborales son conocedoras de la existencia de estos centros de referencia y suelen derivar a sus trabajadores a los mismos para completar el estudio respiratorio.

    Una vez confirmado el diagnóstico de asma profesional, la mutua laboral explicará al paciente sus opciones. Pueden reincorporarle a un puesto de trabajo donde no haya ninguna exposición inhalada al producto responsable o solicitar algún tipo de incapacidad.

    En cuanto al pronóstico de la enfermedad, éste depende de los años de evolución de la patología, entre otros factores. En algunos estudios, hasta un 70% de los pacientes persiste con asma a pesar de abandonar su actividad laboral debido a que los cambios en las vías respiratorias ya se han hecho permanentes y la ausencia de exposición no los modifica. Por eso es tan importante el diagnóstico precoz del asma profesional. En esta enfermedad, como en otras muchas, el diagnóstico precoz y las revisiones periódicas laborales en industrias de riesgo pueden suponer la diferencia entre tener trabajadores sanos y trabajadores enfermos.

  • Intolerancia vs alergia alimentaria

    Alimentarse, a lo largo de la evolución del ser humano, ha pasado de ser una mera realización del instinto de supervivencia a todo un acto sociocultural. Como tal manifestación social, está sujeta a las modas, mitos, leyendas y bulos. Por eso creemos necesario hoy hablar de este tema que se nos está escapando de las manos.

    2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentariaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentaria

    Cada vez con más frecuencia nos llegan a la consulta pacientes con resultados de algún "test de intolerancia alimentaria" en el que se enumeran múltiples alimentos a los que el paciente es "intolerante" y que se equiparan a resultados positivos en una prueba de alergia. La alergia alimentaria se produce por un mecanismo inmunológico sobre una predisposición del individuo, por ejemplo, la alergia a las frutas en los pacientes alérgicos a los pólenes. En cambio, en la intolerancia alimentaria, lo que existe es un déficit enzimático para digerir ese alimento.

    Se puede ser alérgico a cualquier alimento y, en caso de serlo, la herramienta fundamental es la evitación de dicho alimento. La prohibición de su consumo debe hacerse por el especialista en Alergia y con pruebas objetivas documentadas en sangre o en piel, junto con una historia de síntomas en relación con su ingesta. Es decir, para prohibir el consumo del alimento se deben dar las dos circunstancias obligatoriamente: que al individuo le sucedan síntomas al comerlo compatibles con síntomas alérgicos, tales como picor en la boca, lengua, hinchazón de los labios, urticaria, dolor abdominal, e incluso anafilaxia; y que las pruebas en piel o sangre sean positivas. Cuando existen dudas a tal respecto, el alergólogo puede realizar una prueba de provocación oral controlada con el alimento en cuestión para determinar su tolerancia.

    En cuanto a las intolerancias, existen tres tipos:

    • La intolerancia al gluten, que en realidad es una enfermedad inmunológica en la que los individuos no pueden digerir el gluten presente en los cereales. Sus síntomas son mayoritariamente digestivos. Su diagnóstico se realiza mediamente la comprobación de determinados anticuerpos en la sangre y, a veces biopsia digestiva.
    • La intolerancia a la lactosa se produce por un déficit de lactasa, que es la enzima que metaboliza la lactosa (el azúcar de la leche). Sus síntomas son digestivos: dolor abdominal, diarrea, hinchazón, etc… El diagnóstico se puede realizar mediante una prueba del aliento que valora si en ese momento el paciente tiene intolerancia a la lactosa. Un paciente puede tener una intolerancia a la lactosa por una diarrea aguda o crónica, una gastritis con o sin colonización por H Pylorii, y otras alteraciones digestivas transitorias que creen un disbalance en la flora intestinal. En estos casos se trata de una intolerancia transitoria que suele remitir en 4-6 meses al realizar una dieta sin lactosa. Existe además un test genético que diagnostica la intolerancia a la lactosa como enfermedad genética, hereditaria y definitiva, que habitualmente da síntomas clínicos desde la infancia.
    • La intolerancia a la fructosa, que también se puede diagnosticar mediante una prueba del aliento en centros especializados.

    Debido a nuestra forma de vida actual, con estrés y en muchas ocasiones mala alimentación, es frecuente que tengamos síntomas digestivos tales como pesadez, gases y a veces dolor abdominal. Antes de retirar cualquier alimento de su dieta consulte a su médico, que valorará que pruebas son oportunas para cada caso.

    Huya de los llamados tests de alimentos que cuantifican inmunoglobulina G frente a alimentos. No tienen ninguna validez científica. Múltiples sociedades científicas se han posicionado en contra de su uso, entre ellas la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La retirada del gluten, la lactosa u otros alimentos sin prescripción facultativa y sólo por "recomendaciones" de determinadas "celebrities" no sólo altera nuestra flora intestinal, sino que además puede producir déficits nutricionales, sobre todo en determinados grupos poblacionales: niños, adolescentes, embarazadas, etc. Siempre confíe en los profesionales de la salud que estudian, se preparan e investigan por y para sus pacientes.

  • Alergia, rinitis, gripe… ¿cómo distinguirlas?

    Durante estos días de frío, lluvia, subidas y bajadas de temperaturas y cambios entre el interior y la calle, atendemos en consulta a pacientes que en ocasiones llegan con dudas sobre si el cuadro que presentan es por un simple resfriado, una gripe o algún tipo de alergia. En todos los casos el paciente presenta mocos y estornudos, y en muchos casos incluso recuerda que en años anteriores ha presentado algún cuadro similar.

    2018 04 24 Alergia, rinitis, gripe… cómo distinguirlasImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 04 24 Alergia, rinitis, gripe… cómo distinguirlas

    Ante todo, es importante recordar que la alergia al polen no se limita a la primavera, tenemos partículas de polen en el ambiente todos los meses del año, variando la especie y concentración en función de la localización geográfica. Así, en Madrid, por ejemplo, en los meses fríos de diciembre a marzo hay una alta concentración de polen de la familia de las cupresáceas (ciprés, arizónicas, enebro) y durante un periodo corto de unas pocas semanas en marzo-abril podemos encontrar polen del platanero de sombra.

    A veces, es difícil diferenciar esos síntomas con exactitud y hay que dejar evolucionar el proceso durante unos días para averiguar si se trata de un cuadro alérgico o no.

    Estos son algunos de los síntomas que nos ayudan a diferenciarlos:


    Alergia

    Gripe o Resfriado

    Mucosidad clara, líquida, transparente

    Mucosidad densa o espesa, amarilla o verdosa

    Asocia picor de ojos y/o nariz

    Picor ausente o muy leve en ojos y/o nariz

    Lagrimeo ocular frecuente

    Ausencia de lagrimeo

    Estornudos frecuentes y agrupados

    Estornudos aislados

    Ausencia de fiebre

    Fiebre en caso de infección

    (sinusitis, otitis, bronquitis..)

    Si aparece tos, suele ser seca

    Tos con mucosidad asociada

    Síntomas de aparición súbita

    Duración < 24 horas

    Síntomas de aparición lenta

    Duración > 24 horas

    Cuadro de larga duración, con

    síntomas intermitentes

    Cuadro de una semana de duración, con recuperación total

    **Suele asociar malestar general, dolor muscular, cansancio y/o dolor de garganta


    En cualquiera de los casos, lo más importante es acudir al médico

    Tanto si es un proceso alérgico como si es un cuadro catarral, es importante actuar a tiempo y tratar los síntomas para evitar que progresen a cuadros más importantes como infecciones (sinusitis, bronquitis, neumonía) o una crisis asmática. En los casos de alergia es fundamental hacer un correcto diagnóstico para poder prevenir su aparición.

    Esto es de especial importancia en los niños, para evitar que reciban tratamientos inadecuados y para asegurar que puedan recibir atención inmediata en el caso de una crisis alérgica. La mejor manera de distinguir estos procesos en los menores es el picor de nariz. En el cuadro catarral es leve, pero en la rinitis alérgica es intenso, muy molesto y persistente, por lo que puede alterar mucho la calidad de vida del niño, afectando incluso a su rendimiento escolar, al sueño e incluso a la relación social. La rinitis afecta a uno de cada tres niños, siendo más frecuente en menores de 5 años, y con frecuencia se confunden los cuadros catarrales virales con cuadros de alergia.

    Por tanto, en caso de duda, consulte con siempre con su médico. Es posible que precise tratamiento específico o que esté siguiendo un tratamiento incorrecto.

  • El asma infantil

    2018 10 02 El asma infantilImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 10 02 El asma infantilNos ha parecido interesante completar nuestros posts sobre asma con este de hoy centrado en el asma de nuestros hijos.

    Comenzamos con unos datos numéricos que, aunque realmente son un "pelín" alarmantes, también son necesarios para resaltar el objetivo final de este post: insistir en el diagnóstico correcto y precoz, así como en el mejor tratamiento del asma en los niños.

    El asma afecta a unos 300 millones de personas en todo el mundo. En España, afecta al 10 por ciento de los niños, y entre un 60-70 por ciento de estos casos tiene un origen alérgico: pólenes, ácaros, hongos, animales. De ahí la importancia de visitar a un especialista en Alergia cuando se sospeche asma infantil.

    Como ya os hablamos en nuestro anterior post Este enlace se abrirá en una ventana nuevasobre el asma, ésta es la enfermedad crónica peor controlada en la actualidad. Las causas son múltiples, a pesar del gran abanico de tratamientos del que disponemos hoy en día. Una de ellas, muy importante, es la falta de un único criterio a la hora de definir la enfermedad. En el caso del asma infantil, ese problema es aún más complejo.

    Durante años se han utilizado términos como sibilancias, broncoespasmo o hiperreactividad bronquial para definir características clínicas que realmente corresponden al asma. Hoy día, la recomendación científica es evitar por completo el uso de esa terminología y denominarla simplemente asma.

    El asma es una enfermedad con alto componente hereditario: tener padres u otros familiares con otras enfermedades atópicas, ya sea el propio asma o rinitis alérgica o alergia alimentaria, predispone a su padecimiento. Entre los factores predisponentes a la enfermedad del propio niño existen varios muy documentados en los estudios científicos:

    1. La exposición al humo del tabaco ya en el útero materno, y luego en el ambiente familiar. No vale eso de "fumo en la cocina" o "con la ventana abierta". Nunca se debe fumar delante de un niño, en ningún sitio, mucho menos dentro de los automóviles.
    2. La presencia de otras enfermedades atópicas en el niño, como la dermatitis atópica o la alergia a alimentos (leche, huevo u otros).
    3. Los recién nacidos prematuros con retraso en la maduración pulmonar.
    4. El haber sufrido bronquiolitis durante el periodo de lactante.
    5. La duración de la lactancia materna NO parece influir en la aparición del asma.
    6. La obesidad y el asma están íntimamente relacionados, de tal modo que no queda claro cuál es la causa y cuál es el efecto. Una dieta saludable y el ejercicio físico siempre es recomendable a cualquier edad, y sobre todo en los niños. Los niños con asma que estén controlados con su tratamiento pueden y deben hacer ejercicio.

    ¿Cómo se diagnostica el asma infantil? Ante la sospecha de asma debes acudir a tu especialista. Como hemos dicho, la mayoría de los asmas pediátricos tienen un origen alérgico, por lo que siempre es aconsejable la valoración por dicho especialista, quien, además, realizará las pruebas respiratorias oportunas tales como espirometría, medición de óxido nítrico exhalado o test de hiperrespuesta bronquial, si son necesarias... Además, se harán distintos análisis sanguíneos para descartar otras enfermedades, situaciones de inmunodepresión, etc.


    Si hablamos del tratamiento del asma, los corticoesteroides inhalados son la base. Muy importante es la forma de inhalarlos. Los niños siempre deben inhalarlos a través de una cámara de inhalación (como la de nuestra foto). Con esto nos aseguramos de que, de verdad, el medicamento entre en los bronquios del niño. El especialista indicará la necesidad, en función de la edad y gravedad de los síntomas, de añadir otros medicamentos inhalados o de forma oral. Los corticoesteroides inhalados realizan su trabajo en el bronquio, y apenas pasan a la sangre por lo que no se producirán los temidos efectos secundarios de los mismos.

    Los jarabes antitusígenos o mucolíticos no son tratamientos para el asma.

    Como siempre, ante cualquier síntoma que te haga sospechar que tu hijo tiene asma, consulta a tu especialista. El alergólogo atiende a pacientes de 0 a 100 años; es importante diagnosticar y tratar de manera correcta el asma infantil para que la función respiratoria de los niños sea normal al llegar a adultos.

  • La alergia a medicamentos

    Las reacciones alérgicas con medicamentos son unos de los motivos más frecuentes de consulta en Alergología. También es una de las áreas de la especialidad más desconocida y llena de leyendas urbanas, que esperamos poder aclarar con este nuevo post veraniego.

    2018 07 02 La alergia a medicamentosImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 07 02 La alergia a medicamentos

    Qué no es alergia a medicamentos

    Muchas veces vemos en la consulta de Alergia a pacientes que refieren determinados síntomas con medicamentos que no son reacciones alérgicas; son efectos secundarios conocidos y descritos, y todos los fármacos pueden tener un buen número de ellos. Por ejemplo, la diarrea o las aftas bucales tras tratamientos antibióticos son efectos secundarios debidos a la alteración de la flora bacteriana del individuo tras la toma de los mismos, y son muy frecuentes.

    Otro ejemplo son las infiltraciones con corticoesteroides para lesiones articulares puden producir sofocos, rojez de la cara, incluso subida de la tensión arterial o aumento del azúcar en la sangre, y todos estos síntomas se deben a los efectos que estos fármacos producen en nuestro organismo de forma secundaria a su acción principal; tampoco se trata de alergia.

    Y, por último, en muchas ocasiones cuando el dentista administra anestésico local lo hace junto con adrenalina para que se produzca vasoconstricción de la zona y así disminuir el sangrado; la adrenalina tiene este efecto que es el que se busca, pero también produce aumento de la frecuencia cardiaca, palidez cutánea, y esto puede tolerarse mejor o peor, pero no es una alergia.

    ¿Puedo hacerme pruebas a todos los medicamentos?

    No. Las pruebas de alergia a fármacos sólo son válidas para descartar o comprobar la alergia a un determinado medicamento con el que hemos tenido una reacción sugestiva o sospechosa, es decir, estas pruebas no tienen valor predictivo, no se pueden hacer preventivamente.

    Es más, aunque una prueba a un medicamento en un momento determinado fuera negativa, no es posible asegurar que en un futuro no pueda presentarse una reacción alérgica a ese mismo medicamento.

    "No puedo ser alérgico a este medicamento porque lo he tomado muchas veces"

    Precisamente, la alergia se desarrolla frente a aquello que se toma con más frecuencia, es decir, para ser alérgico a algo tenemos que haber estado previamente en contacto con dicho fármaco. Es raro que un medicamento cause alergia la primera vez que se entra en contacto con él.

    "La alergia a medicamentos se cura"

    No, nunca. Sí puede suceder que las pruebas que se hicieron en un momento dado para confirmar la supuesta alergia a medicamentos no estuvieran correctamente realizadas o se hicieran hace mucho tiempo cuando las pruebas no estaban estandarizadas. Si las pruebas de medicamentos están realizadas en un servicio de Alergia reconocido, su validez es definitiva y no es preciso repetirlas cada cierto tiempo.

    "La alergia a medicamentos se puede diagnosticar por un análisis de sangre"

    Desgraciadamente, esto solo es posible con un grupo de antibióticos, que son los betalactamicos (penicilinas y cefalosporinas) y sólo cuando la supuesta reacción alérgica ha acontecido en los meses previos a la consulta con el alergólogo. Lo que mide dicho análisis es una inmunoglobulina específica contra estos antibióticos, pero si han pasado más de seis meses desde que tuvo lugar la reacción esa inmunoglobulina desaparece.

    El protocolo de pruebas con medicamentos está descrito en las guías de procedimiento de la especialidad de alergia, y consiste en un primer paso de pruebas en la piel que, si son negativas, se continúan con una prueba de provocación con el fármaco en estudio. Esta prueba de provocación puede durar entre varias horas y varios días.

    "Los excipientes de los medicamentos son los que causan la alergia"

    En la mayoría de los casos, la alergia a medicamentos está causada por el principio activo. Rara vez se ha comprobado que el causante sea un excipiente.

    "En la alergia a los medicamentos influye la marca de los mismos"

    No. La alergia a los medicamentos depende del principio activo, no de la marca.

    "Si tengo alergia al naproxeno puedo tomar ibuprofeno"

    Los antiinflamatorios no esteroideos (también llamados AINES) son uno de los grupos de fármacos que con mayor frecuencia causan reacciones alérgicas, principalmente porque se utilizan con mucha frecuencia. En estos casos, además de los signos típicos de alergia como enrojecimiento cutáneo y urticaria, es frecuente encontrar inflamación de ciertas partes del cuerpo como los labios y/o los ojos, e incluso crisis de asma.

    Los antiinflamatorios se clasifican en varios grupos en función de su estructura química similar, por lo que, si se produce algún síntoma con algún AINE, no debemos tomar otro por nuestra cuenta hasta ser estudiados por un alergológo para que establezca qué grupo de AINES podemos tomar con seguridad.

    Un consejo general para evitar la aparición de reacciones a medicamentos es nunca automedicarse y seguir siempre las instrucciones de tratamiento de su médico.

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.