Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • El asma en el siglo XXI y más allá

    El pasado 1 de mayo se celebró el Día Mundial del Asma. Una oportunidad excelente para recordar esta patología respiratoria crónica que, a pesar de la aparición cada año de nuevos medicamentos, la divulgación de guías diagnósticas y terapéuticas, etc, sigue sin tener buenos resultados en cuanto a su control. Más de 300 millones de personas en todo el mundo sufren esta enfermedad, estimándose que en el año 2025 llegarán a 400 millones.

    En España, el coste anual medio del paciente asmático es de entre 1.533€ (SNS) y 1.726€ (sociedad médica privada). A esos costes directos, hay que sumar los indirectos por absentismo laboral, presentismo etc. Tampoco hay que ignorar que el asma también tiene mortalidad asociada: en 2015 se produjeron 430.000 muertes por asma en el mundo. Solo en España, se produjeron 1.024 muertes en 2016, y lo más preocupante es la tendencia al alza de esta cifra en los últimos años.

    Existen dos grandes caballos de batalla que los especialistas tenemos de cara al abordaje de esta enfermedad:

    1. El correcto diagnóstico; es decir, existe infradiagnóstico (personas con asma no diagnosticado y, por ende, no tratado, con los riesgos que eso conlleva) y supradiagnóstico (personas que están recibiendo tratamiento para el asma de forma crónica que no necesitan).
    2. El cumplimiento terapéutico. Se estima que casi un 50 por ciento de los pacientes no sigue su medicación.

    Las especialidades involucradas en el tratamiento del asma no hemos sabido enviar un mensaje claro y único respecto a su definición y forma de control. El asma es una enfermedad crónica inflamatoria de las vías respiratorias, y su tratamiento, por tanto, es crónico. Los pacientes suelen abandonar la medicación inhalada en cuanto empiezan a mejorar, pero no deben hacerlo. Es como si el paciente hipertenso o el diabético abandonará su tratamiento.

    La mayoría de los casos de asma tienen una causa alérgica, pero otros no. En este contexto hay que pensar también que hasta el 15 por ciento de los asmas de aparición en el adulto pueden tener alguna relación con el medio laboral del paciente.

    Durante los últimos años ha cobrado fuerza en la Medicina en general la creación de unidades multidisciplinares para el abordaje por varios especialistas de una enfermedad. Este es el caso de las Unidades de Asma que funcionan en nuestro país, acreditadas por las sociedades españolas de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC) y de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Esta acreditación otorga un reconocimiento institucional en cuanto al abordaje de la enfermedad: pruebas diagnósticas modernas y actualizadas, tratamiento personalizado del paciente, etc, y en cuanto a la calidad del personal que lo forma en los aspectos de investigación, publicaciones científicas…

    Hace más de un año salieron al mercado los primeros fármacos biológicos para el tratamiento del asma, que supondrán un gran avance para su abordaje. En principio, estos tratamientos están reservados para los casos de asma más grave, pero ya veremos lo que el futuro nos deparará en esta línea.

    En la Fundación Jiménez Díaz contamos desde hace un año con la Unidad Multidisciplinar de Asma acreditada por la SEPAR, con nivel de alta complejidad y grado de excelencia, y por la SEAIC, donde utilizamos las técnicas diagnósticas más punteras y los últimos tratamientos para el asma.

    Y, para terminar, algunos tips:

    1. La tos persistente es el síntoma más común del asma, acompañada o no de fatiga. Si presenta tos de forma incesante durante más de un mes, consulte a un especialista.
    2. Lo anterior se aplica tanto a niños como a adultos.
    3. Si está diagnosticado de asma, cumpla su tratamiento inhalador de forma diaria y a las dosis que le indicó su especialista. Aunque usted crea que se encuentra bien, necesita el tratamiento diario, del mismo modo que una persona hipertensa o diabética necesitan el suyo.
    4. El tratamiento de mantenimiento con inhalador contiene corticoesteroides, pero se depositan de manera local en el bronquio, con lo cual los efectos secundarios son mínimos.
    5. Con cada ataque de asma se pierde función respiratoria; por ello debe cumplir su tratamiento de asma de forma diaria.
  • La alergia a medicamentos

    Las reacciones alérgicas con medicamentos son unos de los motivos más frecuentes de consulta en Alergología. También es una de las áreas de la especialidad más desconocida y llena de leyendas urbanas, que esperamos poder aclarar con este nuevo post veraniego.

    2018 07 02 La alergia a medicamentosImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 07 02 La alergia a medicamentos

    Qué no es alergia a medicamentos

    Muchas veces vemos en la consulta de Alergia a pacientes que refieren determinados síntomas con medicamentos que no son reacciones alérgicas; son efectos secundarios conocidos y descritos, y todos los fármacos pueden tener un buen número de ellos. Por ejemplo, la diarrea o las aftas bucales tras tratamientos antibióticos son efectos secundarios debidos a la alteración de la flora bacteriana del individuo tras la toma de los mismos, y son muy frecuentes.

    Otro ejemplo son las infiltraciones con corticoesteroides para lesiones articulares puden producir sofocos, rojez de la cara, incluso subida de la tensión arterial o aumento del azúcar en la sangre, y todos estos síntomas se deben a los efectos que estos fármacos producen en nuestro organismo de forma secundaria a su acción principal; tampoco se trata de alergia.

    Y, por último, en muchas ocasiones cuando el dentista administra anestésico local lo hace junto con adrenalina para que se produzca vasoconstricción de la zona y así disminuir el sangrado; la adrenalina tiene este efecto que es el que se busca, pero también produce aumento de la frecuencia cardiaca, palidez cutánea, y esto puede tolerarse mejor o peor, pero no es una alergia.

    ¿Puedo hacerme pruebas a todos los medicamentos?

    No. Las pruebas de alergia a fármacos sólo son válidas para descartar o comprobar la alergia a un determinado medicamento con el que hemos tenido una reacción sugestiva o sospechosa, es decir, estas pruebas no tienen valor predictivo, no se pueden hacer preventivamente.

    Es más, aunque una prueba a un medicamento en un momento determinado fuera negativa, no es posible asegurar que en un futuro no pueda presentarse una reacción alérgica a ese mismo medicamento.

    "No puedo ser alérgico a este medicamento porque lo he tomado muchas veces"

    Precisamente, la alergia se desarrolla frente a aquello que se toma con más frecuencia, es decir, para ser alérgico a algo tenemos que haber estado previamente en contacto con dicho fármaco. Es raro que un medicamento cause alergia la primera vez que se entra en contacto con él.

    "La alergia a medicamentos se cura"

    No, nunca. Sí puede suceder que las pruebas que se hicieron en un momento dado para confirmar la supuesta alergia a medicamentos no estuvieran correctamente realizadas o se hicieran hace mucho tiempo cuando las pruebas no estaban estandarizadas. Si las pruebas de medicamentos están realizadas en un servicio de Alergia reconocido, su validez es definitiva y no es preciso repetirlas cada cierto tiempo.

    "La alergia a medicamentos se puede diagnosticar por un análisis de sangre"

    Desgraciadamente, esto solo es posible con un grupo de antibióticos, que son los betalactamicos (penicilinas y cefalosporinas) y sólo cuando la supuesta reacción alérgica ha acontecido en los meses previos a la consulta con el alergólogo. Lo que mide dicho análisis es una inmunoglobulina específica contra estos antibióticos, pero si han pasado más de seis meses desde que tuvo lugar la reacción esa inmunoglobulina desaparece.

    El protocolo de pruebas con medicamentos está descrito en las guías de procedimiento de la especialidad de alergia, y consiste en un primer paso de pruebas en la piel que, si son negativas, se continúan con una prueba de provocación con el fármaco en estudio. Esta prueba de provocación puede durar entre varias horas y varios días.

    "Los excipientes de los medicamentos son los que causan la alergia"

    En la mayoría de los casos, la alergia a medicamentos está causada por el principio activo. Rara vez se ha comprobado que el causante sea un excipiente.

    "En la alergia a los medicamentos influye la marca de los mismos"

    No. La alergia a los medicamentos depende del principio activo, no de la marca.

    "Si tengo alergia al naproxeno puedo tomar ibuprofeno"

    Los antiinflamatorios no esteroideos (también llamados AINES) son uno de los grupos de fármacos que con mayor frecuencia causan reacciones alérgicas, principalmente porque se utilizan con mucha frecuencia. En estos casos, además de los signos típicos de alergia como enrojecimiento cutáneo y urticaria, es frecuente encontrar inflamación de ciertas partes del cuerpo como los labios y/o los ojos, e incluso crisis de asma.

    Los antiinflamatorios se clasifican en varios grupos en función de su estructura química similar, por lo que, si se produce algún síntoma con algún AINE, no debemos tomar otro por nuestra cuenta hasta ser estudiados por un alergológo para que establezca qué grupo de AINES podemos tomar con seguridad.

    Un consejo general para evitar la aparición de reacciones a medicamentos es nunca automedicarse y seguir siempre las instrucciones de tratamiento de su médico.

Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.