Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog Materno infantil de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Valencia

  • ¿Cuál es el mejor tipo de parto?

    PartosPartos

    ¿Cuál es el mejor tipo de parto?

    El objetivo fundamental de un parto es conseguir que la madre y su hijo se encuentren en perfectas condiciones durante todo el proceso y lleguen a un desenlace final exitoso y en las mejores condiciones para ambos.

    Para conseguir esto en todo momento se controla y supervisa el bienestar de la madre y del feto. Debemos destacar la importancia en la evolución de las primeras horas tras el parto que se denomina puerperio donde tienen que estar muy vigiladas para evitar complicaciones.

    El parto es un proceso largo, de horas, que tiene varias fases; dilatación, expulsivo y alumbramiento. La dilatación es el periodo más largo, puede durar bastantes horas sobre todo en primíparas, va de 0 a 10 centímetros. El expulsivo es la salida del bebé, suele ser un proceso corto, hablamos de una media hora. Respecto al proceso de alumbramiento es la salida de la placenta y suele ser mucho más corto aproximadamente de 15 minutos en la mayoría de las mujeres.

    Todos los profesionales que estamos implicados en la atención al parto deseamos que se desencadene de manera fisiológica, es decir, que se inicie espontáneamente o de manera natural para tener más porcentaje de éxito hacia un parto normal.

    Siempre que nos preguntan las pacientes a los profesionales preferimos un parto eutócico o vaginal pero en ocasiones la mejor opción es una cesárea y la recuperación hoy en día es muy buena aunque más lenta que en el parto vaginal.


    ¿Es más conveniente parto normal o cesárea?

    En primer lugar, siempre debemos tener presente las circunstancias de cada paciente y cada parto. Debe establecerse una confianza mutua entre los profesionales y la paciente, que se creará a lo largo del todo el proceso de embarazo, en los meses previos en los que se desarrolla el feto. En este periodo cronológico se orientará sobre la mejor opción en cada momento.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    El proceso del parto en ocasiones no es tal y como desearíamos, por ello, los profesionales debemos orientar la actuación según circunstancias que no dependen de nadie ya que, el parto no es por lo general un proceso exacto y/o matemático.

    Como distinción, podemos decir que normalmente en un parto normal la recuperación es más rápida que en una cesárea, pero cada caso es totalmente diferente y especial. Atenderemos en todo momento a lo más conveniente, a lo que más ayude a la mujer y a su hijo y por supuesto buscando el mínimo riesgo para ambos.Este enlace se abrirá en una ventana nueva


    ¿Cuántos tipos de partos hay?

    Existen dos grandes grupos de partos; Eutócicos o partos normales, y Distócicos o partos más dificultosos:

    - El parto Eutócico es aquel que todo profesional quiere ya que posee una evolución normal, que finaliza vía vaginal sin ninguna complicación.

    - El parto Distócico, por el contrario, presenta más dificultades, engloba a las cesáreas y otros tipos de partos instrumentales vaginales como por ejemplo el llamado Vacun o ventosa.

    De cada 100 partos aproximadamente el 70% son partos normales y de ese 30% restante la gran mayoría son cesáreas y menos de un 7% son partos instrumentales.


    ¿Cuál es el parto más seguro?

    El parto es un proceso fisiológico que no está exento de riesgos, en países subdesarrollados una de cada tres mujeres que van a parir, lo hacen solas sin ningún tipo de atención. Evidentemente, las complicaciones que pueden aparecer tanto para las madres como para los hijos son importantes.

    Cuanto mayor y mejor esté controlado el proceso del parto fisiológico, menor será la aparición y gravedad de las complicaciones. Es un derecho fundamental de las madres y sus hijos recibir una asistencia de la mejor calidad posible, por parte de un equipo multidisciplinar experto en la atención al parto. Intervienen de esta forma; matronas, obstetras, pediatras y enfermeras. Todos ellos profesionales cualificados en ayudar a la mujer en este proceso.

    En los centros de QuironSalud, las mujeres embarazadas tienen a su disposición a un gran equipo de profesionales que le acompañarán en cada etapa del embarazo, con un seguimiento exhaustivo de su salud y la del bebé. En el momento del embarazo estos profesionales velarán por la mejor opción para que el parto sea lo más fácil tanto para el bebé como para la madre.

    Texto elaborado por Rafael Sáez, jefe del equipo de matronas de la Unidad Materno Infantil de Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Mi parto con o sin epidural

    Puede que la palabra dolor, sea probablemente la sensación que asocian las mujeres cuando se habla del parto. La mayoría tiene un temor arraigado en su mentalidad y es que parir duele, ya sea por experiencias de familiares o propias, las mujeres piensan en dolor cuando se habla de dar a luz.

    Parto con o sin epiduralParto con o sin epidural

    En la etapa final del embarazo se produce un cambio hormonal que aumenta el umbral del dolor, es decir la mujer podrá soportar mejor ese dolor a la hora de dar a luz, aunque este sigue siendo muy superior al que produce, por ejemplo, al de una fractura ósea.

    Con el paso de los años y numerosos estudios, la medicina ha conseguido poner al alcance de las futuras madres opciones, como la epidural que reducen ese dolor en el momento del parto.

    Aunque la mayoría de mujeres sabe de la existencia de la epidural, las dudas invaden la mente de muchas embarazadas. Es frecuente que busquen por internet, pregunten a amigas que ya han sido madres y han pasado por eso, y también es una consulta frecuente a sus doctores en el momento de hablar sobre el parto. No obstante, son muchas las mujeres llegan con dudas al paritorio y desconocen todo lo que rodea a este tipo de anestesia.

    ¿Qué es y cómo funciona la epidural?

    Es una técnica para controlar el dolor de la zona de útero y vagina. Este tipo de anestesia consiste en inyectar anestésicos locales o analgésicos a través de un catéter muy fino introduciéndolo en la columna vertebral lumbar, concretamente en una zona conocida como espacio epidural.

    Una vez colocado el catéter, se administra la medicación necesaria a la embarazada a medida que avance el trabajo de parto. Esta técnica se puede usar incluso si finalmente el parto es con cesárea.

    El dolor es algo subjetivo y cada mujer lo siente en diferentes grados por ello, a la hora de administrar la epidural siempre se intenta que la dosis sea la justa para permitir aliviar el dolor más intenso pero permitiendo que la madre note las contracciones y que pueda colaborar en el trabajo de parto y los pujos, en lo que ya denominamos ‘walking epidural’ o ‘epidural ambulante’, dado que la movilidad de las piernas y mitad inferior del cuerpo no se limita totalmente, aunque está dificultada.

    El momento idóneo de la colocación del catéter es cuando el trabajo de parto ya está iniciado y se han alcanzado al menos 3-4cm de dilatación. Es por ello que, durante el parto, la ginecóloga o anestesióloga estudiaran el avance de cada parto y serán quienes decidan cuándo es el mejor momento de suministrar la dosis a la futura madre.

    ¿El parto con epidural duele?

    El dolor es probablemente la palabra asociada más frecuentemente al parto.Sin embargo, cada mujer vive el dolor de manera diferente dependiendo de sus expectativas respecto al proceso de parto, de su grado de tolerancia o ‘umbral’ del dolor que ella tenga, del momento en el que se encuentre dentro del proceso de parto, de la experiencia de partos anteriores en caso de que no sea primeriza y otros muchos y diversos condicionantes, añade.

    La analgesia epidural, y sus variantes, como la analgesia intradural o la intradural-epidural combinada, es la técnica más utilizada actualmente por los ginecólogos a la hora del parto, pues es la que ofrece un mejor equilibrio entre eficacia y seguridad durante todo el proceso tanto para la madre como para el bebé.

    ¿Qué se siente en un parto con epidural?

    La analgesia epidural disminuye las sensaciones de la zona inferior del cuerpo, pero no las elimina totalmente, de manera que la madre está despierta en todo momento y puede colaborar en el proceso de parto.

    La futura madre nota el alivio del dolor de manera gradual, pasados entre 10 y 20 minutos de la inyección de la primera dosis. Una vez suministrado, se puede producir un cierto grado de debilidad, pesadez o adormecimiento de las piernas, que variará en función de la mujer y de la dosis administrada.

    Una vez la analgesia hace efecto, el dolor por las contracciones se aligera bastante o desaparece, aunque se puede continuar notando sensación de presión o una leve molestia. En un 5% de los casos ocurre que la anestesia no se completa, de manera que hay que repetir la técnica.

    Una vez se ha terminado el parto se retira el catéter peridural y los efectos analgésicos sobre la madre desaparecen en pocos minutos/horas.

    ¿Es recomendable la epidural en madres primerizas?

    Muchas madres primerizas consultan a sus ginecólogos sobre si es recomendable o no el uso de la epidural en el momento del parto, ya que tienen inquietudes sobre si puede afectar al bebé o a ellas durante el alumbramiento.

    La principal ventaja de la analgesia epidural es el alivio del dolor, sin afectar sustancialmente a la madre ni al feto,, al mismo tiempo se disminuye la ansiedad asociada a todo el proceso, por lo que es altamente recomendable para madres primerizas.

    Actualmente existen alternativas a esta anestesia.Como terapias alternativas se contempla el parto en el agua, diversas técnicas de relajación o el uso de óxido nitroso inhalado, pero sólo algunas de estas han demostrado algo de eficacia, a pesar de estar muy lejos de la calidad analgésica proporcionada por la analgesia epidural.

    ¿Es recomendable la epidural en el parto?

    Como ocurre con cualquier otra técnica, hay algunas situaciones en las que la analgesia epidural está contraindicada:

    • Alergia a los anestésicos locales.
    • Alteraciones de la coagulación.
    • Infección generalizada o del punto de punción.

    En el caso de otras enfermedades neurológicas o hematológicas, alteraciones anatómicas o la presencia de tatuajes en la espalda se realizará una valoración individual de la indicación.

    Aunque se esté en la fase final de la dilatación la analgesia epidural puede ponerse. Sin embargo, dado que tarda unos 15-20 minutos en hacer efecto, si el parto progresa rápidamente puede ser que el bebé nazca antes de notar plenamente el efecto, por lo que, en fases avanzadas del parto, será necesario evaluar adecuadamente los riesgos de la técnica ante los beneficios que pueda aportar.

    ¿Tiene efectos secundarios la epidural?

    Como recomendación general, ante cualquier intervención médica, hay que leer muy bien el consentimiento informado, y preguntar todas las dudas al respecto de la técnica a emplear.

    Hay una proporción de efectos secundarios asociados a esta técnica, habitualmente en las mujeres que la han usado durante su parto, si estos se dan son efectos leves. Es importante que las mujeres conozcan estos posibles efectos secundarios de la técnica previamente a la toma de decisiones.

    Estas son las complicaciones más frecuentes, y menos graves de la epidural:

    • Disminución de la presión arterial de la madre que sólo en algunos casos esto puede provocar un descenso de la frecuencia cardíaca fetal de forma transitoria.
    • Disminución de la contractilidad uterina, esto puede requerir el uso de oxitocina intravenosa y una mayor incidencia de parto instrumentado.
    • Punción accidental de la duramadre, una membrana que envuelve la médula espinal. Puede provocar dolor de cabeza intenso y requerir tratamiento específico con colocación de la madre en posición horizontal y necesidad de antiinflamatorios, lo cual puede dificultar el posterior amamantamiento del bebé.
    • Dolor en la zona de punción posterior al parto, lo cual se relaciona también con la punción de la duramadre.
    • Picor, temblores, sensación de calor, dificultad para orinar después del parto o torpeza motora en miembros inferiores durante las siguientes horas.

    A parte de estos leves efectos que pueden aparecer tras el uso de la epidural durante el parto, existen otros que son más graves pero en muy raros casos se dan como son las neurológicas, hemorrágicas, es decir, aparición de un hematoma epidural, una Infección en el lugar de punción que puede llegar a producir meningitis, o dificultades cardio-respiratorias.

    En relación con la lactancia, la epidural no afecta directamente a la misma, pero indirectamente hay que tener en cuenta que puede favorecer el edema de las mamas (por los líquidos infundidos intravenosos) y con ello dificultar el ‘agarre’ del pezón, así como la limitación de movilidad de la madre referida previamente.

    Texto elaborado por la doctora Elia García, ginecóloga y obstetra de la Unidad de Partos del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Buscador de La gran aventura de ser madre
Sobre este blog

Un espacio materno infantil donde se resuelven las dudas frecuentes sobre la aventura de ser madre, desde el inicio hasta que nace el bebé. Hablamos de Pediatría, partos, lactancia, reproducción asistida, etc... Cómo cuidarte antes, después y durante el embarazo, qué necesitas y cómo prepararte para la llegada de tu bebé, sus cuidados, su alimentación y todo lo que quieras saber para esta nueva etapa que comienza lo encontrarás en nuestro blog. Un espacio donde cambiamos pañales, tenemos chupetes y te ayudamos a preparar el biberón para tu pequeño. Bienvenid@ a nuestra aventura, bienvenid@ a la etapa más emocionante de tu vida, ser mamá.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.