Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog Materno infantil de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Valencia

  • Cómo tratar el resfriado en los niños

    ¿Cómo distinguir la gripe de un resfriado en niños?

    En pleno tiempo de pandemia, pueden surgir dudas sobre qué tienen nuestros hijos. Es importante saber distinguir entre una gripe y un resfriado en niños.

    Ambas enfermedades son de causa vírica y afectan a la mucosa respiratoria por lo que van a tener algunos síntomas en común, y en ocasiones, dependiendo de la gravedad del proceso, van a ser difíciles de diferenciar.

    Las diferencias que nos van a ayudar a distinguirlas:

    • La duración: por lo general los resfriados duran unos días, mientras que la gripe puede llegar a durar semanas.
    • La fiebre: leve o ausente en resfriados, y moderada o alta en las gripes.
    • Aparición de síntomas no respiratorios: mucho más frecuente y algunos exclusivos de los procesos gripales: cansancio, debilidad, dolores musculares, cefalea, diarrea.
    • Predominio de los síntomas respiratorios: congestión, tos, mucosidad, estornudos…más intensos en los resfriados.
    • La tos: más seca en la gripe, y húmeda o de mucosidad en los resfriados.
    • El periodo de incubación: mucho más rápido en la gripe (18-36 horas) frente al resfriado (48-72 horas).
    • Tratamiento: sintomático en el caso de resfriados, y en la gripe, la existencia de antivirales (Tamiflu) indicado en casos muy concretos y que cumplan ciertas características, y siempre bajo prescripción médica, puede ayudar a acortar y mejorar el proceso.

    Al final será la evolución del proceso, su intensidad, y el conjunto global de los síntomas los que nos ayudarán a diferenciar entre una entidad u otra.

    Antibióticos para el resfriado, ¿es aconsejable?

    Niños y AntibióticoNiños y AntibióticoLa respuesta es sencilla. No es recomendable que los niños tomen antibiótico cuando están resfriados.

    Las enfermedades infecciosas (entre ellas los resfriados) son causadas por diferentes tipos de gérmenes como las bacterias, los hongos, los virus, los parásitos… Cada tipo de germen precisa de un tratamiento concreto para poder erradicar la infección o controlarla y algunos ni siquiera tienen un tratamiento específico y efectivo actualmente, como en el caso de los virus.

    De entre todos los tratamientos, los antibióticos son aquellos fármacos que sirven para tratar las infecciones bacterianas.

    Teniendo esto claro, hemos de saber que los resfriados o nasofaringitis aguda están causados en su totalidad por los diferentes virus respiratorios y como buena infección que son pueden causar fiebre, garganta roja, malestar general, dolor de cabeza... Esto nos lleva a desmentir un mito muy común entre todos nosotros, la presencia de la fiebre, o lo alta que sea, no indica necesariamente una causa bacteriana ya que los virus también la producen y además puede llegar a ser muy alta (hasta incluso de 39-40ºC).

    Recapitulando un poco, si los resfriados son causados por virus y los antibióticos tratan las bacterias, no sirve de nada tomarlo para tratar el resfriado, es como matar moscas a cañonazos vamos.

    Administrar un antibiótico a una enfermedad vírica ni la cura, ni acorta el proceso, ni previene la aparición de futuras complicaciones. El tratamiento de estos procesos es sintomático, de forma que solo podremos tomar analgésico y antitérmicos para el malestar y la fiebreEste enlace se abrirá en una ventana nueva, antihistamínicos para la congestión, entre otros, y sobretodo, tener paciencia, dejando que la enfermedad siga su curso natural.

    En este momento podría surgirnos la pregunta: "¿Y cuando he tenido un resfriado largo o fuerte y mi médico me ha mandado antibiótico?" Esto se debe a que en el curso natural de cualquier resfriado puede haber dos caminos. El primero hacia la resolución de la enfermedad por sí misma; y el segundo hacia una complicación o sobreinfección bacteriana (aparición de una otitis, neumonía… o que el proceso durara mucho más de lo esperado).En estos casos y siempre bajo valoración médica, sí estaría indicada la pauta de un antibiótico.

    Además, un último punto importante sobre la toma de antibióticos de forma errónea y su abuso es que se produzcan resistencias a los mismos por las bacterias que viven en nuestro organismo de forma habitual. Esto generaría que cuando de verdad nos hagan falta no hicieran el efecto pleno esperado.

    Por tanto, los antibióticos sólo deben tomarse bajo prescripción médica y sólo cuando de verdad estén indicados, bien porque la patología sea de origen bacteriano o bien haya aparecido algún tipo de complicación o sobreinfección bacteriana.

    Alimentos recomendados cuando se toma antibiótico

    Los antibióticos están diseñados para eliminar las bacterias causantes de las infecciones. La toma de ellos no solo causa la destrucción de las bacterias "malas" o patógenas, sino también de aquellas que bien en nuestro organismo desarrollando funciones imprescindibles en él, como en el caso de la flora intestinal.

    Por tanto, para ayudar a nuestro organismo a recuperarse pronto de la infección, favorecer la eficacia de los antibióticos y minimizar el impacto de ellos en nuestro organismo, deberemos potenciar la ingesta de algunos grupos de alimentos:Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    • Alimentos ricos en probióticos: en especial alimentos fermentados: como el yogur, el kéfir, el queso… También pueden ingerirse en suplementos de farmacia.
    • Alimentos ricos en prebióticos (Fructooligosacáridos): que son el alimento de las bacterias beneficiosas, los podemos encontrar en el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos, las alcachofas, los tomates, los plátanos, las ciruelas o las manzanas.
    • Alimentos ricos en almidón resistenteEste enlace se abrirá en una ventana nueva: pues también son alimento para nuestras bacterias: legumbres, semillas, cereales como avena, plátano verde y yuca.
    • Alimentos ricos en vitamina K pues su producción se ve disminuida con la pérdida de la flora intestinal, como verduras de hoja verde, brócoli, coles de Bruselas, soja…
    • Alimentos ricos en fibra sobre todo al finalizar el tratamiento para ayudar a nuestro intestino a recuperar el equilibrio y favorecer el crecimiento de nuevo de las bacterias beneficiosas. En especial cereales integrales, legumbres…

    Alimentos prohibidos cuando se toma antibiótico

    En general, cada tipo de antibiótico llevará una serie de recomendaciones para su consumo, que harán que su efecto sea óptimo y que cause el menor daño posible a nuestro organismo. Aún así por norma general deberemos evitar:

    • Los alimentos ácidos: como los cítricos (naranja, pomelo), bebidas carbonatadas, chocolate, tomate… debido a que su acidez afecta a la forma en que el antibiótico es procesado en el organismo disminuyendo su eficacia. El más peligroso de todos es el pomelo que contiene una sustancia capaz de impedir la descomposición de algunos antibióticos, lo que, en exceso podría llevar incluso a una intoxicación.
    • Alimentos ricos en hierro y calcio: estos pueden ser consumidos durante el tratamiento, pero separados de la toma del mismo porque también pueden dificultar la acción del antibiótico.
    • Azúcar: los azúcares simples son el combustible de las bacterias "malas" o patógenas lo que favorece el sobrecrecimiento bacteriano y dificultando la acción del antibiótico que deberá enfrentarse a una infección aun mayor.

    ¿Cuándo el moco es verde hay que tomar antibiótico?

    El color de la mucosidad se relaciona más con la evolución y la duración de las infecciones respiratorias que con la causa en sí misma, es decir con "lo viejo que es ese moco".

    Recordemos que una infección puede estar causada por diferentes gérmenes, y no ser sinónimo exclusivo de que haya un origen bacteriano y que por tanto sea necesario iniciar un tratamiento con un antibiótico.

    Para que nos hagamos una idea, el color de los mocos sigue la siguiente evolución conforme pasan los días de la infección:

    • Transparentes: es la fase inicial y son cuando más acuosos son.
    • Blanquecinos: empiezan a ser más espesas, es la fase dos.
    • Amarillentos: cada vez más oscuro, debido a que la inflamación de la mucosa por parte de la infección continúa.
    • Verdes: es la fase final, la que a todos más nos agobia.

    Pero, ¿por qué se produce este cambio de color?

    Este cambio de color se debe a la lucha que se libra en nuestro moco entre los neutrófilos (un tipo de células de defensa) y los virus. Durante esta batalla, los neutrófilos segregan peroxidasa, que es una enzima muy rica en hierro y es la que da esa tonalidad verdosa a los mocos. Contra más dura la batalla más cantidad de neutrófilos y peroxidasa hay en el moco.

    Texto elaborado por la doctora Clara Requena, peditatra del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva









Buscador de La gran aventura de ser madre
Sobre este blog

Un espacio materno infantil donde se resuelven las dudas frecuentes sobre la aventura de ser madre, desde el inicio hasta que nace el bebé. Hablamos de Pediatría, partos, lactancia, reproducción asistida, etc... Cómo cuidarte antes, después y durante el embarazo, qué necesitas y cómo prepararte para la llegada de tu bebé, sus cuidados, su alimentación y todo lo que quieras saber para esta nueva etapa que comienza lo encontrarás en nuestro blog. Un espacio donde cambiamos pañales, tenemos chupetes y te ayudamos a preparar el biberón para tu pequeño. Bienvenid@ a nuestra aventura, bienvenid@ a la etapa más emocionante de tu vida, ser mamá.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.