Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog Materno infantil de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Valencia

  • Depresión después del parto, ¿por qué me siento así?

    Depresión post partoDepresión post parto

    El nacimiento de un bebé puede desencadenar una mezcla de emociones en la madre, desde el entusiasmo y la alegría hasta el miedo y la ansiedad por la nueva situación que tiene que vivir. Todos estos cambios pueden derivar depresión.

    La mayoría de las madres primerizas tras dar a luz suelen tener cambios en el estado de ánimo, episodios de llanto, ansiedad y dificultad para dormir. Generalmente, se suele dar dentro de los primeros dos o tres días después del parto, y puede durar hasta dos semanas.

    Ahora, la depresión postparto se ve más acentuada en nuestras pacientes por un motivo sobreañadido al nuevo rol de madre: la pandemia y el no poder contar con la ayuda familiar en los primeros días de vida.

    ¿Qué es la depresión post parto y cuánto dura?

    Es una depresión de moderada a intensa en una mujer después de que ha dado a luz y se puede presentar poco después del parto o hasta un año más tarde. La mayor parte del tiempo ocurre dentro de los primeros tres meses después del parto

    La prevalencia estimada de la depresión mayor unipolar posparto es incierta, aunque las estimaciones de prevalencia oscilan entre el 13% y el 19%

    La depresión posparto es un problema de salud mental común y grave que se asocia con el sufrimiento materno y numerosas consecuencias negativas para la descendencia. Los primeros seis meses después del parto pueden representar un tiempo de alto riesgo de depresión.

    Síntomas de la depresión post parto

    Los síntomas que una mujer puede presentar y que puede hacerle sospechar de padecerla son los siguientes:

    -Sensación de tristeza profunda.

    - Intensa irritabilidad y enfado.

    - Insomnio. Problemas para dormir.

    - Pérdida de apetito.

    - Cambios de humor severos.

    - Incapacidad para disfrutar.

    - Ansiedad.

    - Desbordamiento.

    - Llanto constante.

    - Pérdida de interés en el sexo.

    - Falta de alegría en la vida.

    - Sentimientos de vergüenza o culpa.

    - Dificultad para relacionarse con el bebé.

    - Evitar los amigos y la familia.

    - Disminución de la concentración.

    - Incapacidad para salir de la cama.

    Causas de la depresión después del embarazo

    A días de hoy, podemos hablar de algunos de los factores que pueden estar involucrados en la depresión posparto, como son:

    Susceptibilidad genética. Fenómenos epigenéticos (por ejemplo, metilación del ADN)

    Cambios hormonales.Los cambios en las concentraciones séricas de varias hormonas se asocian con la depresión posparto incluyendo disminuciones en estrógeno y progesterona otros cambios involucran cortisol, melatonina, oxitocina, y hormona tiroidea.

    Aunque los niveles hormonales normalmente fluctúan durante el embarazo y después del parto, el aumento de la sensibilidad a estos cambios normales puede predisponer a las mujeres a la depresión.

    Como ejemplo, las diferencias en la actividad de ciertos genes en el hipocampo ( una parte del cerebro) pueden aumentar la vulnerabilidad a la depresión posparto al hacer que las mujeres sean más sensibles a la caída de estrógeno que ocurre después del nacimiento.

    Problemas psicológicos y sociales y eventos estresantes de la vida .

    Causas que pueden hacer que una madre sufra depresión post parto

    A parte de los mencionados anteriormente, la mujer se puede encontrar con una serie de circunstancias que pueda favorecer la aparición de este tipo de depresión. Entre ellos:

    - Estrés.Los acontecimientos estresantes de la vida como por ejemplo, los conflictos matrimoniales o la emigración, durante el embarazo o después del parto

    - La economíaEn caso de tener un pobre apoyo social y financiero en el puerperio.

    - La edad.Si una mujer es madre en edad muy temprana, como puede ser siendo menor de 25 años, puede verse afectada por esta depresión.

    - Multiparidad , es decir, que hay más miembros en casa.

    - Antecedentes familiares de depresión posparto o enfermedad psiquiátrica.

    - Violencia de pareja íntima y antecedentes de por vida de abuso físico y/o sexual.

    - Embarazo no deseado.

    - Actitudes negativas hacia el embarazo.

    - Miedo al parto y no saber llevar a cabo una correcta lactancia.

    - Mala salud física perinatal (por ejemplo, obesidad en el momento de la concepción, diabetes pregestational o gestacional, hipertensión prenatal o posnatal, o infección después del parto)

    - Insatisfacción de la imagen corporal.

    Cómo tratar la depresión post parto

    Aunque las mujeres posparto suelen estar felices con la llegada de sus bebés, algunas de ellas se deprimen ante la nueva situación que tienen que hacer frente.

    Los pacientes pueden manifestar, lo que se llama "baby blue" después del parto. Consisten en síntomas depresivos leves que son síndromes auto-limitados o más graves como la depresión mayor unipolar.

    La depresión postparto mayor no tratada puede resultar en consecuencias negativas a corto y largo plazo para la madre y el bebé.

    Tratamiento para las madres con depresión después de dar a luz

    Para la depresión postparto unipolar leve a moderada, sugerimos psicoterapia como tratamiento inicial.

    Este enfoque es consistente con múltiples pautas de práctica, y es especialmente útil para los pacientes lactantes que no quieren exponer a sus bebés a antidepresivos.

    Sin embargo, los antidepresivos son una alternativa razonable si la psicoterapia no está disponible, no tiene éxito, o se rechaza, o si el paciente ha respondido previamente a los antidepresivos.

    Además, el tratamiento combinado con farmacoterapia más psicoterapia es útil para algunos pacientes.

    Para los pacientes con depresión mayor unipolar leve a moderada que están amamantando y eligen el tratamiento con un antidepresivo, existe un consenso general de que los beneficios de los antidepresivos superan los riesgos potenciales para el bebé.

    Los riesgos se consideran bajos; como ejemplo, la mayoría de los ISRS pasan a la leche materna a una dosis inferior al 10 por ciento del nivel materno y generalmente se consideran compatibles con la lactancia materna de bebés sanos y a término La elección de un antidepresivo para la depresión posparto y la seguridad de la exposición del bebé a antidepresivos se discuten por separado.

    ¿Afecta al bebé la depresión de la madre?

    La importancia de la depresión postparto en el desarrollo infantil está respaldada por numerosos estudios y reconocida a nivel mundial, sus efectos pueden ser permanentes en la madre y en el hijo, y por ello es imprescindible destinar recursos a su prevención y tratamiento durante el embarazo, mediante un screening adecuado.

    A medida que las mamás entran en depresión, son menos capaces de cuidarse a sí mismas, y mucho menos a sus hijos. Y, por supuesto, esto puede causar problemas emocionales y de desarrollo para los bebés y niños pequeños.

    Los bebés pueden desarrollar apegos inseguros con la madre, lo que puede llevar a retrasos en el desarrollo, irritabilidad, problemas emocionales en el futuro y problemas en su sueño.

    Entender este sentimiento no es fácil. La madre se enfrenta a una situación emocional intensa y hasta entonces desconocida para ella. La nueva responsabilidad y la necesidad de responder a las necesidades afectivas de su bebé incrementan la aparición de nuevas emociones e inseguridades que en ocasiones le es difícil gestionar. Todo esto hace que necesite apoyo emocional*.

    En Quirónsalud estamos al lado de cada madre desde el primer momento cuidando cada detalle para que sienta nuestra cercanía, y durante los primeros días con el bebé donde les acompañamos con cuidados, consejos, humanidad y el apoyo moral que necesitan.

    Texto elaborado por la doctora Isabel Castaño,Este enlace se abrirá en una ventana nueva ginecológa del hospital Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • ¿Cuál es el mejor tipo de parto?

    PartosPartos

    ¿Cuál es el mejor tipo de parto?

    El objetivo fundamental de un parto es conseguir que la madre y su hijo se encuentren en perfectas condiciones durante todo el proceso y lleguen a un desenlace final exitoso y en las mejores condiciones para ambos.

    Para conseguir esto en todo momento se controla y supervisa el bienestar de la madre y del feto. Debemos destacar la importancia en la evolución de las primeras horas tras el parto que se denomina puerperio donde tienen que estar muy vigiladas para evitar complicaciones.

    El parto es un proceso largo, de horas, que tiene varias fases; dilatación, expulsivo y alumbramiento. La dilatación es el periodo más largo, puede durar bastantes horas sobre todo en primíparas, va de 0 a 10 centímetros. El expulsivo es la salida del bebé, suele ser un proceso corto, hablamos de una media hora. Respecto al proceso de alumbramiento es la salida de la placenta y suele ser mucho más corto aproximadamente de 15 minutos en la mayoría de las mujeres.

    Todos los profesionales que estamos implicados en la atención al parto deseamos que se desencadene de manera fisiológica, es decir, que se inicie espontáneamente o de manera natural para tener más porcentaje de éxito hacia un parto normal.

    Siempre que nos preguntan las pacientes a los profesionales preferimos un parto eutócico o vaginal pero en ocasiones la mejor opción es una cesárea y la recuperación hoy en día es muy buena aunque más lenta que en el parto vaginal.


    ¿Es más conveniente parto normal o cesárea?

    En primer lugar, siempre debemos tener presente las circunstancias de cada paciente y cada parto. Debe establecerse una confianza mutua entre los profesionales y la paciente, que se creará a lo largo del todo el proceso de embarazo, en los meses previos en los que se desarrolla el feto. En este periodo cronológico se orientará sobre la mejor opción en cada momento.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    El proceso del parto en ocasiones no es tal y como desearíamos, por ello, los profesionales debemos orientar la actuación según circunstancias que no dependen de nadie ya que, el parto no es por lo general un proceso exacto y/o matemático.

    Como distinción, podemos decir que normalmente en un parto normal la recuperación es más rápida que en una cesárea, pero cada caso es totalmente diferente y especial. Atenderemos en todo momento a lo más conveniente, a lo que más ayude a la mujer y a su hijo y por supuesto buscando el mínimo riesgo para ambos.Este enlace se abrirá en una ventana nueva


    ¿Cuántos tipos de partos hay?

    Existen dos grandes grupos de partos; Eutócicos o partos normales, y Distócicos o partos más dificultosos:

    - El parto Eutócico es aquel que todo profesional quiere ya que posee una evolución normal, que finaliza vía vaginal sin ninguna complicación.

    - El parto Distócico, por el contrario, presenta más dificultades, engloba a las cesáreas y otros tipos de partos instrumentales vaginales como por ejemplo el llamado Vacun o ventosa.

    De cada 100 partos aproximadamente el 70% son partos normales y de ese 30% restante la gran mayoría son cesáreas y menos de un 7% son partos instrumentales.


    ¿Cuál es el parto más seguro?

    El parto es un proceso fisiológico que no está exento de riesgos, en países subdesarrollados una de cada tres mujeres que van a parir, lo hacen solas sin ningún tipo de atención. Evidentemente, las complicaciones que pueden aparecer tanto para las madres como para los hijos son importantes.

    Cuanto mayor y mejor esté controlado el proceso del parto fisiológico, menor será la aparición y gravedad de las complicaciones. Es un derecho fundamental de las madres y sus hijos recibir una asistencia de la mejor calidad posible, por parte de un equipo multidisciplinar experto en la atención al parto. Intervienen de esta forma; matronas, obstetras, pediatras y enfermeras. Todos ellos profesionales cualificados en ayudar a la mujer en este proceso.

    En los centros de QuironSalud, las mujeres embarazadas tienen a su disposición a un gran equipo de profesionales que le acompañarán en cada etapa del embarazo, con un seguimiento exhaustivo de su salud y la del bebé. En el momento del embarazo estos profesionales velarán por la mejor opción para que el parto sea lo más fácil tanto para el bebé como para la madre.

    Texto elaborado por Rafael Sáez, jefe del equipo de matronas de la Unidad Materno Infantil de Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Parto natura o cesárea, ¿Qué es mejor?

    Una de las preocupaciones comunes durante la etapa del embarazo es acerca del tipo de método que se utilizará para propiciar el parto. ¿Qué es mejor, parto normal o cesárea?

    Parto Natural o CesáreaParto Natural o Cesárea

    La decisión de dar a luz a un bebé, parto natural o cesárea, involucra a los futuros padres y al médico especialista que será quien lleve un seguimiento del embarazo y que asistirá al alumbramiento. Elegir el mejor método para dar a luz irá en función de las características de la mujerEste enlace se abrirá en una ventana nueva, del bebé y de cada situación en particular.

    Puede darse el caso en el que llegado el momento del parto, sea necesario cambiar de método con el fin de evitar riesgos. Esto suele suceder cuando en un primer momento se había programado un parto vaginal y, a continuación, en el momento del parto toma la decisión de hacerlo por cesárea.

    Parto natural

    El parto natural también es conocido como "parto normal" o "parto vaginal". Este tipo de parto consiste en dar a luz con pleno control de tu cuerpo a través de la vagina.

    Para ello, es necesario que este orificio se dilate, dando lugar al característico dolor del parto. Las contracciones uterinas que ayudan a expulsar al feto también son responsables de este dolor.

    Cabe destacar que, aunque los términos parto vaginal y parto natural hacen referencia a lo mismo, el parto vaginal no siempre es natural, ya que es posible utilizar anestesia epiduralEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    Se entiende por parto natural cuando tiene lugar un parto vaginal sin intervención de ningún fármaco que alivie el dolor causado por la dilatación.

    Para muchas mujeres, el parto natural es una experiencia única, ya que pueden estar conscientes durante todo el proceso y ver al bebé nada más nacer.

    Parto cesárea

    El parto por cesárea es aquel en el que el bebé sale del vientre materno a través de un corte realizado en el abdomen y útero de la mujer. La cesárea debe realizarse bajo anestesia. Actualmente, se suele utilizar la epidural.

    Cuando el parto es por cesárea, no hay ningún tipo de dolor durante el parto debido a la anestesia. Con este tipo de parto, la intervención es más corta, puede durar unos 30 minutos si todo va bien y con una programación se puede con exactitud el día que nacerá el bebé. Además existe menor riesgo de complicaciones para el bebé y la madre.

    Cómo es el parto por cesárea

    El parto por cesárea sigue los siguientes pasos:

    En primer lugar, se administra la anestesia para evitar sentir dolor durante la cirugía. La sensación de movimientos o "tirones" se mantendrá durante la intervención. A continuación, se realiza una incisión habitualmente dos dedos por encima del pubis. Tras la incisión en la piel, se van abriendo los tejidos por capas hasta alcanzar el útero que se abre para la extracción del bebé y la placenta. Por último, se cierra por planos todos los tejidos cerrando en última instancia la piel con grapas o sutura.

    ¿Duele la cesárea?

    Durante la intervención, no se debe sentir dolor ya que la zona debe estar anestesiada.

    En ocasiones, en caso de que la madre sienta dolor, es necesario administrar medicación endovenosa durante la intervención para controlarlo y que sea más llevadero.

    Tras la cirugía, se administrarán analgésicos endovenosos y posteriormente, vía oral. La incisión abdominal cicatrizará en unas semanas, esto dependerá de cada mujer . Durante este tiempo, puede haber dolor tipo contracciones leves, sangrado, insensibilidad en la zona de la cicatriz. La recuperación completa puede tardar hasta 6 semanas.

    Parto natural o cesárea, qué es más recomendable

    Hay muchas teorías acerca de cómo debe ser el parto. Cabe destacar que el parto vaginal es un proceso natural. El cuerpo de la mujer está preparado hormonal y mecánicamente para poderlo llevar a cabo aún sin intervención médica. Sin embargo, pueden surgir imprevistos en el momento del parto que obliguen a los profesionales a tomar la decisión de hacer una cesárea.

    El parto por vía vaginal es el proceso fisiológico de dar a luz a un bebé. En cambio, la cesárea tiene sus indicaciones en función de si es electiva o urgente.

    La cesárea electiva se realiza por la presencia de alguna patología materna o fetal como placenta previa, presentación de nalgas, transversa u oblicua, macrosomía fetal, infecciones activas del canal del parto, 2 cesáreas anteriores, algunos casos de alteración en el crecimiento y gestaciones múltiples.

    La cesárea urgente, es aquella en la que corre peligro la vida de la madre y el feto como consecuencia de una patología aguda grave. Tales como alteraciones en la monitorización fetal durante el parto, desprendimiento de placenta, prolapso de cordón.

    Hay mujeres que prefieren dar a luz por cesárea porque tienen miedo al dolor, pero hay que tener en cuenta que la recuperación es mucho más lenta que con el parto natural.

    En cualquier caso, en el momento del parto siempre se actuará teniendo en cuenta la salud tanto del futuro bebé como de la madre que va a dar a luz.

    Los cuatro factores que determinarán el haber tenido una experiencia de parto satisfactoria, independientemente de si es un parto o una cesárea, son: las expectativas personales y la cantidad de apoyo que recibe la gestante, la calidad de la relación embarazada-obstetra-matrona y lo involucrada que esté la gestante en la toma de decisiones.

    ¿Por qué se realizan las cesáreas programadas?

    Las cesáreas son programadas por razones médicas, obstétricas o a petición de la paciente. Entre las indicaciones de cesárea electiva podemos encontrar: alteraciones en la placentación, sospecha de macrosomía, obstrucciones mecánicas como miomas o fracturas pélvicas, cirugías uterinas con entrada en cavidad endometrial.

    ¿Se puede tener un parto natural tras una cesárea?

    Sí, las mujeres con cesárea anterior pueden intentar un parto vaginal. La probabilidad de parto vaginal exitoso tras cesárea previa es del 70.4% en mujeres y del 51.4% en aquellas con dos o más cesáreas previas.

    El factor más determinante para un nuevo fracaso en el intento de parto vaginal tras cesárea va a ser la razón por la cuál se indicó la cesárea previa.

    Parto sin dolor, ¿existe?

    La tolerancia al dolor es muy variable de unas gestantes a otras. Existen métodos no farmacológicos para el alivio del dolor como: masajes, inyección subcutánea de agua estéril, diferentes técnicas de relajación y/o respiración, esferodinamia y uso termoterapia. Por otro lado, disponemos de métodos farmacológicos como el óxido nitroso, los opiáceos o la anestesia loco-regional.

    Solicita más información acerca de la Unidad de Partos de Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    Texto elaborado por la doctora Elia García, ginecóloga y obstetra del Hospital Quirónsalud Valencia

Buscador de La gran aventura de ser madre
Sobre este blog

Un espacio materno infantil donde se resuelven las dudas frecuentes sobre la aventura de ser madre, desde el inicio hasta que nace el bebé. Hablamos de Pediatría, partos, lactancia, reproducción asistida, etc... Cómo cuidarte antes, después y durante el embarazo, qué necesitas y cómo prepararte para la llegada de tu bebé, sus cuidados, su alimentación y todo lo que quieras saber para esta nueva etapa que comienza lo encontrarás en nuestro blog. Un espacio donde cambiamos pañales, tenemos chupetes y te ayudamos a preparar el biberón para tu pequeño. Bienvenid@ a nuestra aventura, bienvenid@ a la etapa más emocionante de tu vida, ser mamá.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.