Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog Materno infantil de los Hospitales Quirónsalud Murcia y Valencia

  • Compartir la maternidad es posible gracias al método ROPA


    El método ROPA (recepción de ovocitos de la pareja) es un tipo tratamiento de fertilidad gracias al cual una pareja de mujeres puede compartir la maternidad.

    Pero, ¿Cómo pueden ser dos mujeres madres del mismo hijo? En realidad se trata de un procedimiento muy sencillo en el que una de las mujeres aporta el material genético a través de sus óvulos fecundados con semen donante y la otra recibe mediante transferencia ese óvulo fecundado a su útero para su implantación y posterior embarazo.

    Esta técnica es fruto de la excepción legal recogida en la Ley de Reproducción Asistida, desde el año 2006 donde se reconoce que ambas mujeres son progenitoras biológicas del niño nacido. La donación de gametos, ya sea de óvulos o de espermatozoides, es anónima por ley en España y en el caso de una pareja homoparental, formada por dos mujeres, la donación deja de ser anónima, así que se reconoce la maternidad de ambas.

    Cómo se realiza este tratamiento

    El proceso que se realiza para llevar a cabo esta técnica es el mismo que se realiza en un tratamiento de fecundación in vitro, todo depende del rol que adopte cada miembro de la pareja. El tratamiento comenzará con la estimulación ovárica de la mujer que vaya a aportar los óvulos que tras las consiguientes revisiones se extraerán cuando hayan alcanzado el tamaño y la madurez óptima para su fecundación mediante semen de donante. Por su parte, la mujer receptora preparará su útero mediante la administración de un tratamiento para conseguir el óptimo grosor endometrial. Una vez preparado el útero, a la mujer receptora se le transferirá el embrión seleccionado con mayor calidad a su útero. Pasados quinces días la receptora deberá someterse al test de embarazo para conocer los resultados

    Todas las parejas de mujeres pueden recurrir a este método

    La respuesta es no. Es requisito indispensable que la pareja esté casada formalmente. Además, la Ley de Reproducción Asistida concibe a ambas progenitoras como madres biológicas, por lo que ambas tienen las mismas obligaciones y derechos legales sobre el recién nacido.

    Madres solterasMadres solteras

  • ¿Quieres tener un hijo? Pues ya puedes empezar a tomar estos alimentos

    NutriciónNutriciónUn 15% de la población en España no es fértil, según informa el equipo del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, y aunque las alteraciones genéticas u hormonales son determinantes, numerosos estudios relacionan la infertilidad con el estilo de vida y, por supuesto, con la alimentación de la pareja. Es imprescindible reducir los niveles de estrés y realizar algunos cambios en la dieta, teniendo en cuenta que los efectos serán notables a partir del tercer mes. Algunos alimentos contribuyen a mejorar las posibilidades de un embarazo debido a sus propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Para ello, es esencial que introduzcas en tu dieta:

    Omega 3 (DHA, EPA Y DPA), componente propio de mariscos, salmón, sardinas, estornino, nueces y aguacate, entre otros. Se recomienda tomar 100 gr/día. de pescados ricos en este nutriente. El omega-3 también es importante para el desarrollo del cerebro y ojos del bebé y podría traer muchos otros beneficios al embarazo, como reducir el riesgo de parto prematuro, de preeclampsia y aminorar la depresión. Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 podría ayudar a regular la ovulación, mejorar la calidad de los óvulos e incluso retrasar el envejecimiento de los ovarios y ayudan a la maduración de los espermatozoides en el caso de la fertilidad masculina.

    Hierro, presente principalmente en las proteínas animales y las legumbres. Incrementa las reservas de hierro de tu organismo antes de quedar embarazada, especialmente si tus periodos son abundantes, ya que el sangrado mensual es una fuente constante de pérdida de hierro. Consume alimentos ricos en hierro junto con vitamina C, como un zumo de naranja. Estar baja en hierro en el embarazo no solo podría afectar a tu bebé, también te pone en riesgo de anemia y deficiencia de hierro durante el embarazo y en el posparto, especialmente si pierdes sangre durante el parto. La anemia causa que los glóbulos rojos estén por debajo del normal, lo cual te deja sin energías y muy cansada.

    Calcio y Vitamina D, típicos de los productos lácteos, los frutos secos como las almendras y las nueces y las verduras de hoja verde grande como las espinacas o los berros. El calcio es uno de los nutrientes esenciales para las mujeres durante toda la vida y de forma especial durante el crecimiento y doblemente importante en el camino para ser madre. Sin embargo, el calcio también es importante en los momentos previos al embarazo porque una buena salud ósea y resistencia física ayudará a aumentar la fertilidad femenina. Come más leche, sobre todo fermentados como el yogurt, el kéfir, queso, se potenciarán las funciones de tu sistema reproductor.

    Ácido fólico, presente en verduras de hoja verde, cereales integrales, las legumbres, el plátano, los huevos o el requesón. Es importante que tomes vitaminas prenatales para reducir el riesgo de defectos en el tubo neural del feto (espina bífida). La mayoría de los expertos recomiendan que toda mujer comience a tomar ácido fólico al menos de un mes a tres meses antes de empezar a buscar un embarazo.

    Zinc, elemento que juega un papel esencial en la movilidad del espermatozoide para su llegada al óvulo y muy común en alimentos como el salmón, las semillas de calabaza, el chocolate negro, el germen de trigo, los garbanzos o el jengibre.


    • Selenio, presente en huevos, carnes, pescados y frutos secos. Estos minerales, zinc y selenio, contribuyen al desarrollo saludable del esperma, se recomienda tomar con tres meses de antelación para reforzar la calidad del esperma, ya que es necesario todo ese tiempo para que se desarrolle un esperma sano.

  • Conoce los beneficios de la lactancia materna

    LactanciaLactanciaLa Leche materna hace que el mundo sea más sano, más inteligente y tenga más igualdad. Hace más de un siglo que se han venido reconociendo ampliamente los beneficios de la lactancia materna en la prevención de la morbilidad y mortalidad por enfermedades infecciosas en la infancia. Es el alimento naturalmente diseñado para la alimentación de los niños de manera exclusiva durante los primeros 6 meses y hasta los 2 años (o hasta que la madre quiera) complementado con otros alimentos.

    Los beneficios van mucho más allá de la salud del niño y de la madre:

    El alimento más completo. La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrientes para el bebé, incluyendo las vitaminas, proteínas, carbohidrato y grasas que necesita. Su composición cambia para adaptarse a todas las etapas del crecimiento en el bebé.

    Protección frente a las enfermedades. Los niños que son amantados con leche materna presentan una menor incidencia de enfermedades respiratorias, otitis, gastroenteritis, diarrea, infecciones de orina, meningitis o síndrome de muerte súbita del lactante.

    Menor riesgo de ingreso hospitalario. El riesgo de ingreso hospitalario en niños no amamantados es cinco veces mayor que en niños amamantados y el riesgo de contraer gastroenteritis 14 veces superior.

    Adultos más sanos. Esta protección no se limita sólo a la infancia si no que, a largo plazo, durante años y durante la edad adulta previene el desarrollo de enfermedades crónicas como Obesidad, Diabetes Mellitus, enfermedades respiratorias (como asma, alergias), enfermedades inmunitarias como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, arteriosclerosis, infarto de miocardio.

    Mayor rendimiento en las pruebas de inteligencias en niños y adolescentes y mejora los ingresos económicos en la edad adulta.

    Ayuda a conciliar el sueño. Los estudios revelan que la leche de la madre es más rica en melatonina, hormona que favorece el sueño, durante las últimas horas del día y la noche y que a su vez disminuye la posibilidad de presentar el llamado cólico del lactante .Además, y pese a la creencia popular, se ha demostrado que la madre que lacta a su bebé duerme media hora más cada noche, por lo que podemos decir que existe una relación directa entre un buen descanso del bebé y el bienestar de la madre.

    Ayuda a prevenir enfermedades en la mujer. Las madres que amamantan presentan una menor incidencia de depresión postparto, hipertensión, cáncer de útero y ovarios y mama, osteoporosis, diabetes o anemia.

    Recuperación más rápida. La mujer que amamanta se tarda menos en recuperar el peso previo al embarazo, lo que empieza a notarse a partir del tercer mes de lactancia materna.

  • Estoy embarazada, ¿Y ahora qué como?

    El embarazo es un periodo crítico para el desarrollo futuro del niño ya que es un momento en el que la mayoría de las funciones biológicas y órganos se están desarrollando para la vida futura. Cualquier ambiente que se desvíe de la normalidad va a producir cambios que pueden repercutir de manera negativa en la vida adulta.

    Embarazada comiendoEmbarazada comiendo

    Durante el embarazo, la alimentación ha de ser equilibrada, variada, saludable, lo más natural posible y donde estén presentes todos los grupos de alimentos sin exclusión de ninguno. La distribución de los macronutrientes será de 45-65% de hidratos de carbono predominantemente de absorción lenta e integrales, 20-35% de grasas con predominio del aceite de oliva y ácidos grasos poliinsaturados w3 y un 10-35 % de proteínas .Es importante que en las comidas principales siempre se consuman hidratos de carbono para evitar las tan temidas hipoglucemias fetales.


    Respecto a los micronutrientes debemos prestar especial atención al consumo de alimentos ricos en:


    • Ácido fólico: Presente en verduras de hoja verde, cereales integrales, las legumbres, el plátano, los huevos, frutos secos y en la naranja. Este nutriente es necesario para correcto desarrollo del tubo neural pero también es importante para el desarrollo neuroconductual del bebé. Su defecto también está relacionado con anemia, bajo peso al nacer y parto pretérmino. Debe suplementarse durante toda la gestación, puerperio y durante toda la lactancia materna.
    • Vitamina B12: Necesaria para la absorción de ácido fólico Presente en carne, leche y derivados, huevos, pescado y marisco. No necesita suplementación excepto si la embarazada lleva una dieta vegetarianas o veganas.

    • Hierro: Presente en la carne, legumbres, y marisco. Debe consumirse junto con alimentos ricos en vitamina C con el zumo de naranja y evitar su consumo con lácteos o derivados, te o café. Se estima que solo un 14-20% de las mujeres gestantes parte de una reserva adecuada. Es importante mantener niveles adecuados ya que su déficit se relaciona con mayor incidencia parto prematuro y bajo peso al nacer y retraso del desarrollo psicomotor. Se recomienda la suplementación a partir del segundo trimestre.

    • Yodo: Necesario para la síntesis de hormonas tiroideas ya que el tiroides fetal no es funcionante hasta la semana 18-20. Se debe consumir mínimo 3 raciones diarias de leche o derivados y 2 gramos sal yodada/día.

    • Calcio: importante para la mineralización ósea y su déficit está relacionado con bajo peso al nacer, retraso del crecimiento fetal y mayor riesgo de padecer hipertensión durante el embarazo. Para aumentar su biodisponibilidad es necesario un adecuado aporte de vitamina D. Ambos micronutrientes están presentes en lácteos y derivados, sardinas enlatadas, hortalizas de hojas verdes, frutos secos, naranja y fundamental la exposición solar de veinte minutos diarios.

    • Ácidos grasos esenciales de cadena larga w3 especialmente el ácido docosahexanoico (DHA): necesario para la maduración cerebral y de la retina. Son múltiples los beneficios de su consumo; efecto protector de la placenta, importante para el desarrollo neurológico, visual, psicomotriz del recién nacido, reduce riesgo de parto pretérmino, bajo peso, asma y eccema infantil. Presente en pescados grasos como el salmón, sardinas y algas marinas.
  • Cómo enfrentarnos a un episodio de bronquiolitis en nuestro bebé

    Se define Bronquiolitis como el primer episodio inflamación de los bronquios en menores de 24 meses causadas por una infección vírica. Afecta principalmente a los menores de 12 meses y en especial menores de 6 meses.

    ¿Cuáles son los síntomas?

    Los síntomas de la bronquiolitis pueden variar mucho. Suele comenzar como un resfriadoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, con moco nasal, tos y, a veces, fiebre. Después de uno o dos días, la tosEste enlace se abrirá en una ventana nueva empeora y el niño tiene una respiración más agitada. Algunos de ellos pueden tener, además, dificultad para respirar y ruidos en el pecho como pitos o silbidosEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    BronquiolitisBronquiolitis

    Cómo se contagia

    Se contagia principalmente tocando objetos en los que suelen quedarse gotas de saliva o mucosidad con el virus y luego tocándose los ojos, la nariz o la boca. También puede contagiarse inhalando partículas infectadas provenientes de alguna persona, al toser o estornudar. Y se propaga fácilmente en el seno de la familia, en las guarderías y en las salas de los hospitales o centros sanitarios. Este virus es el más frecuente de noviembre a marzo coincidiendo con otoño e invierno.

    Cuándo debo ir a urgencias

    El curso natural de la bronquiolitis puede durar entre 7 y 10 días. Pero es entre el segundo y tercer día cuando puede darse un empeoramiento. Es importante que padres y cuidadores sepan reconocer los signos y síntomas de dificultad respiratoria que les debe alertar para adelantar la cita con su pediatra o acudir a un centro sanitario

    La Asociación Española de Pediatría de Atención primaria recomienda adelantar la cita con supediatra o acudir a un centro sanitario si observa que su hijo/a:

    • Tiene ruidos como "silbidos" en el pecho y respira más deprisa.
    • Respira con dificultad: se marcan las costillas y mueve mucho el abdomen; o deja de respirar durante unos segundos.
    • La fatiga (o cansancio) le dificulta tomar alimentos.
    • Vomita todo lo que toma y rechaza tomar líquidos; apenas moja pañales. Cuidado con la deshidratación.
    • Está somnoliento y quejumbroso.
    • Le nota más pálido, con labios y puntas de los dedos de color azulado.

    Cómo se trata

    No hay ninguna medicina eficaz para combatir el virus y los antibióticosEste enlace se abrirá en una ventana nueva no son eficaces para el tratamiento de este tipo de infecciones.

    Lo que sí existen son cuidados generales y medidas generales que que podemos realizar en casa:

    • Si tiene fiebre, dar un antitérmicoEste enlace se abrirá en una ventana nueva como Paracetamol o Ibuprofeno en el caso de que sea mayor de tres meses.
    • Ofrecerle líquidos de forma regular y en pequeñas tomas, para mantener una buena hidratación.
    • Hacer lavados nasalesEste enlace se abrirá en una ventana nueva con suero fisiológico o soluciones salinas y aspirar las secreciones para ayudar a mantener despejada la nariz.
    • Elevar la cabecera de la cuna y colocar al bebé un poco incorporado y boca arriba.

    ¿Hay niños que tienen mayor riesgo de padecer bronquiolitis grave?

    Los lactantes menores de 3 meses y los que nacieron prematurosEste enlace se abrirá en una ventana nueva tienen más riesgo de tener una bronquiolitis grave o de precisar tratamiento en hospital; también los bebés con problemas graves de corazón o de pulmón, como la fibrosis quísticaEste enlace se abrirá en una ventana nueva o la displasia broncopulmonar, y los que tienen déficits inmunológicos.

    Texto elaborado por la doctora Adalgisa de Caro, pediatra de Hospital Quirónsalud Murcia


Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de La gran aventura de ser madre
Sobre este blog

Un espacio materno infantil donde se resuelven las dudas frecuentes sobre la aventura de ser madre, desde el inicio hasta que nace el bebé. Hablamos de Pediatría, partos, lactancia, reproducción asistida, etc... Cómo cuidarte antes, después y durante el embarazo, qué necesitas y cómo prepararte para la llegada de tu bebé, sus cuidados, su alimentación y todo lo que quieras saber para esta nueva etapa que comienza lo encontrarás en nuestro blog. Un espacio donde cambiamos pañales, tenemos chupetes y te ayudamos a preparar el biberón para tu pequeño. Bienvenid@ a nuestra aventura, bienvenid@ a la etapa más emocionante de tu vida, ser mamá.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.