Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del equipo del Dr. Meneu, Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del CH Ruber Juan Bravo

  • Tumores desmoides: manejo y nuevas estrategias de tratamiento

    Dr. Pietro Giordano

    ¿Qué son?

    Los tumores desmoides (TD) son una enfermedad rara (5-6 casos por millón de habitantes/año) que consiste en la proliferación de células fibroblásticas sin potencial metastásico; a pesar de ser por lo tanto benignos, se caracterizan por una importante agresividad local que causa una alta tasa de recurrencia.

    Representan el 3% de los tumores de partes blandas, afectando 2 veces más al sexo femenino. Los pacientes presentan una edad entre los 15-60 años.

    Según su localización, podemos dividirlos en 2 grupos: TD extrabdominales (miembros, tronco, cabeza y cuello, pared torácica/abdominal) y TD intrabdominales.

    Tumores desmoidesTumores desmoides

    ¿De dónde se originan?

    El origen no está completamente claro; se hipotiza que pueden ser la consecuencia de un fallo de la compleja regulación de la cicatrización de los tejidos. De hecho, se observa, en las células tumorales, unos altos contenidos de beta-catenina, una proteína (cuyo gen es el CTNNB1) que entra en el control de este proceso celular.

    ¿Cuáles son los factores de riesgo?

    En el 80-90%, se trata de tumores esporádicos sin una directa asociación con otras enfermedades; sin embargo, en un 10-20% se asocian a la Poliposis Adenomatosa Familiar (PAF).

    Es interesante observar que las células tumorales expresan los receptores para los estrógenos; como consecuencia, hay casos que se desarrollan durante el embarazo, con una evolución favorable y un riesgo de progresión del 40-50%. Por esta razón, no hay un mayor riesgo de complicaciones obstétricas y no constituyen una contraindicación absoluta para futuros embarazos.

    Tumores desmoidesTumores desmoides

    ¿Cuáles son los síntomas?

    En la mayoría de los casos, se presentan como una masa indolente en las extremidades o en la pared torácica o abdominal.

    Si la localización es intrabdominal, el paciente puede presentar molestias y distensión progresiva.

    Cabe subrayar que son raras las complicaciones (perforación, obstrucción) que necesitarían una intervención quirúrgica urgente.

    ¿Cómo se diagnostican?

    Las pruebas de imagen no tienen datos específicos y patognomónicos; sin embargo, el TAC es útil en los tumores intrabdominales mientras la RM es beneficiosa en los que afectan las extremidades, la pelvis o la pared.

    El PET y la RM son herramientas adecuadas para valorar una respuesta al tratamiento y en el seguimiento futuro.

    Tumores desmoidesTumores desmoides

    A pesar de las pruebas de imagen, la biopsia del tumor es un punto imprescindible en el diagnóstico cierto de los TD.

    ¿Cuál es la evolución de los TD?

    Desafortunadamente sabemos que la historia natural de cada tumor desmoide es imprevesible; la agresividad y la progresión varían según la forma de presentación, localización y comportamiento biológico (edad del paciente, inmunidad).

    Por lo tanto, hoy en día, no hay criterios predictivos de la enfermedad y el tratamiento debe ser individualizado y escalonado.

    ¿Cómo se pueden tratar?

    Antes de 2000, los TD se trataban con cirugía, con una alta tasa de recurrencia y provocando en muchos casos un déficit funcional permanente. Con la extirpación quirúrgica, de entrada, se conseguía un control local a los 5 años del 80% con márgenes difícilmente libres de enfermedad y con un índice alto de morbilidad.

    Tratándose de tumores benignos y sin riesgo de metástasis a distancia, hay muchos artículos en la literatura que describen que un abordaje más conservador, con tratamiento médico, puede ser una válida y segura opción; de hecho, se puede observar una estabilización del tumor en un 50% (a los 14-19 meses) con una tasa de regresión espontánea del 20-28%.

    Actualmente la indicación de cirugía es un 16% en los TD de la pared abdominal y un 4% en los TD extrabdominales.

    ¿Existen datos predictivos sobre la recurrencia?

    Se ha descrito una mayor tasa de recidiva tras la cirugía en los TD de las extremidades, con un tamaño mayor de 7 cm, en el sexo femenino y en edad temprana.

    ¿En qué consiste el tratamiento individualizado y escalonado?

    Gracias al consenso del 2017 de la ESMO (EUROPEAN SOCIETY FOR MEDICAL ONCOLOGY), una vez establecido el diagnóstico (con biopsia y prueba de imagen), la primera línea del manejo es una actitud conservadora, es decir, manteniendo en observación (Wait and See) y bajo control el tumor al menos durante los primeros 1-2 años.

    Sólo en caso de progresión, se empezaría con la segunda línea que consiste en un tratamiento médico a base de hormonoterapia con AINEs (tamoxifeno con sulindac/indometacina).

    La tercera línea de tratamiento, en los casos que no responden y son más agresivos, se emplearía la quimioterapia (doxorubicina, metotrexate y vinorelbina) a bajas dosis.

    Tumores desmoides_4Tumores desmoides_4

    ¿Otras opciones de tratamiento?

    Visto que son tumores radiosensibles, la radioterapia se emplea para reducir el riesgo de recurrencia y sólo después del fracaso de varias líneas de tratamiento. Es útil en el control local de los tumores de cabeza y cuello y pelvis.

    La crioablación estaría indicada como opción en los tumores más pequeños y accesibles.

    Una técnica novedosa, que se realiza en centro de referencia, consiste en la perfusión aislada de quimioterapia en el miembro afectado cuando hay un fracaso del tratamiento sistémico o una contraindicación a la quimioterapia.

    ¿Cómo se realiza el seguimiento en el abordaje Wait and See?

    Según la ESMO, se recomienda un seguimiento cada mes en los primeros 2 meses, posteriormente cada 3 meses durante el primer año, y por último, cada 6 meses hasta el 5º año.

    La prueba que se emplea es la RM en los primeros 2 años.

    En conclusión, los tumores desmoides constituyen un reto de la medicina y necesitan un abordaje multidisciplinar; no existen marcadores para predecir la evolución natural de estos tumores, por lo cual se ha descrito un nuevo manejo más conservador.

    Tenemos que valorar siempre el riesgo/beneficio frente un tratamiento sistémico y quirúrgico.

    En última instancia, por la complejidad y rareza de estos casos, dirigirse a un centro de alto volumen y experiencia constituye un punto esencial.

  • Melanoma

    Dra. Yari Aguilera Molina

    ¿Qué es el melanoma?

    Es un tipo de cáncer de la piel que se produce cuando las células normales de la piel se transforman en células anormales. Puede también ser hereditario.

    Puede presentarse en cualquier parte de la piel de todo el cuerpo y cuando no se trata con tiempo se puede expandir a órganos internos.

    Hay 4 subtipos principales de melanoma cutáneo invasivo: melanoma de extensión superficial, melanoma nodular, léntigo maligno y melanoma lentiginoso acral.

    MelanomaMelanoma

    MelanomaMelanoma

    Hay factores de riesgo que pueden asociarse para presentar melanoma.

    • Piel blanca.
    • Pelo rubio o rojo.
    • Ojos azules.
    • Presencia de más de 50 lunares melanocíticos grandes.
    • Presencia de lunares melanocíticos atípicos.

    ¿Cuáles son los síntomas que se presentan?

    Usualmente parece una verruga de color negro o marrón. Pero tienen características anormales que se pueden valorar.

    • Asimetría – Una mitad de puede ver diferente a la otra.
    • Bordes –Irregulares.
    • Color – Puede tener diferentes colores.
    • Diámetro – Mayores de 6 mm.
    • Evolución – Con el tiempo cambia de tamaño, color o forma.

    La piel afectada por melanoma puede presentar inflamación o costras y sangrar.

    Muchos lunares, verrugas o marcas de nacimiento son normales y no necesariamente son melanoma. Pero si presenta una de estas que parece anormal acuda al médico para que un profesional lo valore.

    Melanoma_3Melanoma_3

    ¿Hay alguna prueba que se pueda realizar para detectar el melanoma?

    El médico especialista examina la piel y si hay una lesión sospechosa se realiza una BIOPSIA para valoración de las células. Consiste en extirpar la lesión sospechosa bajo anestesia local.

    También hay otras pruebas que se pueden realizar: examen dermatoscópico, microscopia confocal de reflectancia e imagen multispectral.

    ¿Cómo se estadifica el melanoma?

    La estadificación es la forma de valorar la profundidad e invasión del melanoma con biopsia de la lesión y valoración de ganglios linfaticos mediante tomografia axial computarizada (TAC).

    La estadificación del ganglio centinela es considerada de alta relevancia para la estadificación adecuada, la primaria del riesgo y potencialmente, también para elegir el seguimiento y la estrategia terapéutica adyuvante correctos.

    En pacientes con ganglios clínicamente negativos y con melanoma de bajo riesgo de recurrencia debido a la estadificación se recomienda no realizar mapeo ganglionar ni biopsia de ganglio centinela. Y en los pacientes con melanoma de moderado o alto riesgo de metástasis con ganglios negativos se recomienda realizar mapeo ganglionar y biopsia de ganglio centinela.

    ¿Qué es el ganglio centinela?

    Para determinar la ubicación del ganglio o los ganglios centinelas antes de la cirugía se inyecta un material radiactivo en la piel alrededor del melanoma original. La sustancia radiactiva se desplaza a través de los canales linfáticos y se acumula en el ganglio centinela. Una imagen del cuerpo obtenida varios minutos después de la inyección permite identificar la ubicación del ganglio centinela para así poder extirpar el ganglio para su examinación.

    ¿Cómo se puede tratar? Depende de el grado de estadificación del melanoma.

    • Cirugía – Es el tratamiento primario del melanoma.Se realiza una extirpación quirúrgica y biopsia del ganglio centinela si esta indicado.
    • Inmunoterapia.
    • Radioterapia.
    • Quimioterapia.

    ¿Cómo se puede prevenir? Se puede prevenir protegiendo la piel de los rayos del sol se puede hacer lo siguiente:

    • Evitar exponerse a los rayos de sol desde las 10:00 – 16:00 horas.
    • Usar protector solar.
    • Usar sombrero o gorro. Ropa de manga larga y pantalones.
    • No usar cremas de bronceado.

    Algunas personas tienen mas riesgo de presentar melanoma. Si tienes factores de riesgo o antecedentes familiares se recomienda acudir al médico especialista para revisión.

  • Cirugía integrativa

    Dra. Elena Ortiz Oshiro

    ¿Qué significa cirugía integrativa?

    Significa sumar la mejor técnica quirúrgica (la menos agresiva, la más innovadora y la mejor realizada) con el trato más humano, cercano y profesional y con todas las herramientas posibles que puedan minimizar los inconvenientes del postoperatorio y permitan atender al paciente como un todo (como una persona completa, no como un órgano enfermo).

    Cirugía integrativaCirugía integrativa

    ¿A qué patologías se aplica?

    A todas las que se incluyen en el ámbito de la Cirugía General y del Aparato Digestivo (CGAD) (esofágica, gástrica, hepatobiliar, pancreática, colorrectal, de la pared abdominal etc), tanto patología benigna como maligna.

    ¿Qué tipo de tratamientos se desarrollan en esta Consulta?

    Todos los que se aplican habitualmente en la CGAD, con especial interés en las técnicas minimamente invasivas más innovadoras, como la cirugía robótica y la cirugía laparoscópica más avanzada. Además, en el preoperatorio y postoperatorio, se pretende ofrecer al paciente todas las posibles opciones complementarias que se consideren adecuadas para mejorar la situación en su caso concreto. Esto puede incluir terapias energéticas, técnicas de meditación como el mindfulness, acupuntura, fitoterapia, homeopatía… todo ello encaminado a conseguir la recuperación más rápida y equilibrada posible.

  • Endometriomas de pared abdominal. No todo son hernias…

    Dra. Mariela L. Florez Gamarra

    La endometriosis es una patología clásicamente definida como la presencia de glándulas endometriales y estroma en localizaciones extra uterinas, que suele afectar a alrededor del 6-10% de las mujeres en edad reproductiva.

    Los síntomas más comunes de la endometriosis incluyen dismenorrea, dolor pélvico crónico e infertilidad.

    La endometriosis puede clasificarse en intrapélvica (la forma con mayor incidencia) y extrapélvica. Dentro de las formas extrapélvicas, la localización intraabdominal suele ser la más frecuente, siendo más rara su localización a nivel de la pared abdominal y estando casi siempre localizada cerca de una cicatriz quirúrgica.

    La cesárea es el procedimiento quirúrgico que más se asocia con la endometriosis de pared abdominal, teniendo una incidencia aproximada de 0,03-1%; asimismo, otros factores asociados son el flujo menstrual incrementado y el consumo de alcohol. La multiparidad suele ser un factor protector y el tiempo promedio desde la cesárea hasta el inicio de los síntomas suele ser de 3,7 años.

    Así pues, el hallazgo de una masa sólida y dolorosa en la pared abdominal no es patognomónico de endometriosis; pero si se sitúa en la vecindad de una cicatriz de cesárea, obliga a pensar en esta entidad como primera posibilidad.

    Aunque son menos frecuentes, las lesiones endometriósicas pueden estar situadas en otras localizaciones (umbilical, inguinal, cicatrices de puertos de cirugía laparoscópica previa, entre otros). El diagnóstico diferencial debe realizarse con patologías que afectan a la pared abdominal como hernias, lipomas, hematomas, abscesos y tumores benignos o malignos.

    Endometriomas de la pared abdominalEndometriomas de la pared abdominal

    Endometriosis umbilical

    Para el diagnóstico de esta entidad suelen realizarse las siguientes pruebas complementarias:

    • Ecografía: suele visualizarse como una masa hipoecoica y heterogénea.
    • Tomografía computarizada (TAC).
    • Resonancia magnética (RNM).
    • Punción-aspiración con aguja fina.

    Endometriomas de la pared abdominalEndometriomas de la pared abdominal

    Imagen ecográfica de endometrioma

    Endometriomas de la pared abdominalEndometriomas de la pared abdominal

    RM de endometrioma afectando recto abdominal

    Aunque es importante resaltar que no existe ningún tipo de imagen o hallazgo patognomónico de estas lesiones, su apariencia depende de la etapa del ciclo menstrual, la proporción de elementos glandulares y de estroma, la cantidad de sangrado y el grado de respuesta inflamatoria circundante.

    El tratamiento médico de la endometriosis (terapia hormonal) suele aliviar los síntomas temporalmente, pero la recurrencia suele ser frecuente tras la suspensión de dicho tratamiento; esto hace que el tratamiento definitivo sea la cirugía, realizando la extirpación de la lesión.

    En función al tamaño y localización de las lesiones, la reparación con mallas de polipropileno puede ser necesaria.

    La tasa de recurrencia tras la cirugía reportada en la mayoría de estudios suele ser del 4.3%; por ello, a fin de evitar recurrencias se recomiendan incisiones amplias con márgenes libres adecuados. El tamaño de la lesión y la extensión de las mismas, especialmente si afecta al músculo recto abdominal o al peritoneo suelen considerarse factores de riesgo de recurrencia.

    Cabe mencionar que el seguimiento de las lesiones endometriósicas es importante, pues a pesar de tener un riesgo muy bajo (0.3 a 1%), éstas pueden degenerar en carcinomas (carcinoma de células claras o carcinoma endometroide), teniendo el carcinoma de las cicatrices quirúrgicas un peor pronóstico con tasas de supervivencia menores.


  • Cirugía radioguiada en cáncer colorrectal

    Dr. Néstor Taboada Mostajo

    Cirugía radioguiada en cáncer colorrectalCirugía radioguiada en cáncer colorrectal

    La cirugía radioguiada o cirugía radiodirigida consiste en una serie de técnicas que implican la utilización de radiofármacos administrados al paciente previamente o durante el acto quirúrgico. Se trata, por tanto, de una disciplina conjunta entre la Cirugía y la Medicina Nuclear, que requiere la colaboración de especialistas en ambas ramas de la moderna medicina.

    Radiofármacos y técnicas de detección.

    Los radiofármacos utilizados en la cirugía radioguiada son múltiples y su elección depende de la aplicación clínica de que se trate. Así, para la biopsia del ganglio centinela se usan coloides de tecnecio (99mTc), que son sustancias trazadoras de la vía linfática. Estos coloides se inyectan en la zona de una tumoración primitiva y viajan por los vasos linfáticos hasta el primer ganglio linfático receptor (o ganglio centinela), donde son aclaradas por los macrófagos ganglionares. Estas sustancias se utilizan a dosis muy bajas y no implican la absorción de dosis radiológicas significativas por el paciente ni por las personas de su entorno, acompañantes o personal sanitario.

    La incorporación del médico nuclear en el campo operatorio es conveniente en la fase intraoperatoria. Para esta fase intraoperatoria se utilizan sondas de detección intraoperatoria. Se trata de instrumentos portátiles, diseñados para transducir la radiación gamma emitida por el foco de interés en una señal eléctrica, cuantificable en intensidad. El prototipo de sonda intraoperatoria consiste en un "cabezal" o pastilla miniaturizada de un material transductor, generalmente de telurato de cadmio, protegido por una funda de metal resistente a la radiación, generalmente tungsteno, que funciona como un colimador, es decir que solo detecta la radiación gamma frontal al cabezal, de manera que se obtiene direccionalidad en la detección, ya que la radiación lateral queda absorbida por el colimador.

    Cirugía radioguiada en cáncer colorrectalCirugía radioguiada en cáncer colorrectal

    El conocimiento de la afectación linfática en pacientes con cáncer colorrectal es importante en la cirugía y en el proceso de toma de decisiones postoperatorias.

    Pacientes con ganglios negativos presentan una supervivencia de 70-80% a los 5 años en contraste con los que tienen ganglios positivos, que es de un 30-60%.

    La cirugía radioguiada podría ser una herramienta útil en el estadiaje intraoperatorio del cáncer, mejorando las técnicas resectivas y por tanto la supervivencia a largo plazo asimismo de gran utilidad en recidivas locoregionales mejorando la resección quirúrgica completa .

    La técnica de Cirugía Radioguiada en cáncer colorectal es una técnica sencilla, reproducible y segura que podría aumentar la eficacia en la localización de las lesiones, asegurando la inclusión de las mismas en la pieza quirúrgica como unos márgenes quirúrgicos adecuados.

31 resultados
Buscador de El Blogbisturí del Dr. Meneu
Sobre este blog

Bienvenido al blog del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo. Este espacio está creado para aconsejar e informar sobre las enfermedades del aparato digestivo, de la cirugía general, de la cirugía laparoscópica, de la cirugía robótica, de la cirugía de la carcinomatosis, de la cirugia endocrina, de la cirugía metabólica y de la obesidad, de la cirugía de colon y de recto y de la proctología, ademas de la cirugía oncológica, entre otros aspectos. El cáncer del aparato digestivo es una de las principales causa de muerte en todo el mundo. Estamos abiertos a responder a cualquier duda o cuestión. Será un placer intentar resolverla.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.