Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Diego Ruiz. Neurología Hospital Quirónsalud Palmaplanas

  • Ictus: ¿por qué?

    El cerebro, por su importancia, es un órgano especialmente cuidado en nuestro cuerpo. Ictus isquémicoIctus isquémicoLas neuronas requieren para su funcionamiento de una gran cantidad de oxígeno y glucosa. Estos y otros componentes son transportados hasta su destino en la sangre, a través de los vasos sanguíneos. El cerebro, que representa el 2% del peso corporal, recibe el 20% de la sangre bombeada por el corazón, y utiliza el 25% del total de la energía consumida por nuestro cuerpo.

    Cuando el aporte sanguíneo necesario para el buen funcionamiento neuronal falla, nos encontramos ante lo que llamamos ictus, pudiendo ser de 2 tipos: isquémico o hemorrágico. En el primero, la llegada de sangre es interrumpida, originando una consecuente disfunción cerebral, cuyos síntomas dependerán del área que lo sufra. En el segundo, la sangre sale de los vasos por los que se transporta.

    El ictus es una enfermedad de notables repercusiones epidemiológicas. Supone la tercera causa de muerte en nuestro medio, aunque la mortalidad ha disminuido en un 25% en los últimos años, gracias al avance en el diagnóstico y el tratamiento. Su incidencia es de alrededor de 250 casos por cada 100.000 habitantes al año. En torno al 75% son casos "nuevos", es decir " primer episodio". Al ser la mayoría, creo que es de especial interés aunar esfuerzos a la hora de hacer prevención, que en estos casos se denomina primaria.

    La prevención primaria requiere el trabajo conjunto de múltiples especialidades médicas. Neurología, Radiología, Neurocirugía, Cardiología, Medicina Interna, Cirugía vascular, y otras disciplinas trabajan con la intención de identificar a aquellas personas con mayor riesgo de sufrir un ictus, para de ese modo prevenirlo, y así evitarlo.

    Con el fin de que nuestro trabajo cumpla su objetivo, es fundamental informar a la población sobre los factores de riesgo conocidos. Teniendo como referencia la última guía editada por la prestigiosa revista Stroke, que cuenta con el aval de la Academia Americana de Neurología, expondré a continuación los principales factores de riesgo relacionados con el ictus:


    • La edad. Por cada década que cumplimos, se dobla el riesgo de padecerlo. Desconocemos el porqué de que las tasas a edades tempranas se encuentren en alza, habiendo bajado la edad media en la que se sufre. Actualmente, la media de edad es de 69 años.
    • Sexo masculino, excepto en la franja de edad de los 35 a los 44 años, en la que es más frecuente en la mujer.
    • Bajo peso al nacer. La probabilidad de sufrir un ictus se dobla en las personas que pesaron menos de 2.500 gramos al nacer, comparadas con aquellas que pesaron más de 4.000 gramos.
    • Raza. La raza negra tiene un riesgo 40% veces superior a la blanca.
    • Antecedente familiar de ictus. Eleva el riesgo en alrededor del 30 %.
    • Hipertensión arterial. Es el factor más importante, siendo gradual, consistente, independiente y predictivo. La hipertensión arterial afecta a dos tercios de las personas mayores de 65 años. Parece multiplicar el riesgo por 8. Las cifras de tensión arterial se deben limitar a 140/90 mm de Hg, excepto en algunos grupos afectos por otras enfermedades, en los que se debe bajar de 130/80.
    • Inactividad física. El sedentarismo incrementa en alrededor del 30% la probabilidad de sufrir un ictus, en comparación con aquellos que llevan una vida físicamente activa. Se recomienda el ejercicio aeróbico moderado durante 40 minutos al día, 3 ó 4 veces por semana.
    • Dislipemia. En especial, la hipercolesterolemia. Aproximadamente, cada subida de 40 mg/dl, supone un aumento del riesgo en un 25%. La hipertrigliceridemia también asciende la probabilidad de modo notable.
    • Dieta rica en sodio y grasas saturadas, así como pobre en frutas y verduras. Consumir de 3 a 5 piezas de frutas/verduras al día reduce el riesgo en un 15% comparativamente con aquellos que consumen menos de 3. Es aconsejable seguir nuestra clásica dieta mediterránea.
    • Sobrepeso y obesidad. Altos niveles de grasa corporal pueden aumentar el riesgo en alrededor del 60%.
    • Tabaquismo. Duplica el riesgo. Parece normalizarse tras 5 años de abstención.
    • Diabetes. Aumenta de 2 a 6 veces la probabilidad de sufrir un ictus. Se requiere limitar exhaustiva y especialmente los niveles de tensión arterial y colesterol en estos casos.
    • Arritmias cardiacas como la fibrilación auricular. Multiplica el riesgo por 4 ó 5. Algunas enfermedades cardiacas valvulares y miocárdicas también suponen un claro riesgo.
    • Estenosis carotídea. La obstrucción en la entrada de sangre en el cerebro a través de las arterias carótidas, se traduce en una mayor probabilidad de sufrir un ictus, especialmente en estenosis que superan el 60% del calibre arterial.
    • Migraña. A destacar la migraña con aura, que dobla la probabilidad. El riesgo se multiplica por 9 si se asocia tabaquismo y por 7 si se suma el uso de anticonceptivos hormonales.
    • Uso de anticonceptivos hormonales. Multiplican el riesgo por 2,5. Si se asocia a tabaquismo, en 7. Su uso en mayores de 35 años, fumadoras, hipertensas, con migraña con aura, diabetes, obesidad, hipercolesterolemia, y estados protrombóticos es de alto riesgo. Deben evitarse en estos casos.
    • Alcoholismo, con un aumento del 40%. Sin embargo, el consumo ligero juega un papel protector del ictus.
    • Drogadicción. Especialmente cocaína y anfetamínicos.
    • Otros: Síndrome de apneas del sueño, hiperhomocisteinemia, hipercoagulabilidad, e inflamación crónica.

    Como casi todo en la vida, el ictus es una enfermedad de origen multifactorial, habitualmente relacionada con la suma de varias condiciones. Ahora que tienes mayor conocimiento sobre los factores que lo producen, puedes reducir tu riesgo.

    Salud,


    Dr. Diego Ruiz Moriana

    Coordinador del Institut neurològic del Hospital Quirónsalud Palmaplanas

  • Problemas vasculares del Sistema Nervioso I

    Tiempo es cerebro. Es la máxima de los neuroradiólogos intervencionistas. Un equipo de especialistas que actúan rápidamente, para restablecer la irrigación de la sangre al cerebro cuando un coágulo la dificulta.

    imagenimagen

    Las 6 primeras horas, a partir de la aparición de los primeros síntomas de un Ictus, - pérdida de fuerza en un brazo o pierna, parálisis facial con boca torcida, o dificultad para hablar o entender- son clave para la buena evolución del paciente y para minimizar los efectos secundarios posteriores al trastorno isquémico.

    El Ictus Isquémico provoca el cierre de una o varias de las arterias destinadas a llevar la sangre al cerebro. Se puede deber a la migración de un coágulo proveniente del corazón o de los grandes vasos o bien, puede ser debido al cierre de una arteria que ya estuviese enferma previamente.

    Hasta hace unos años, el tratamiento consistía en inyectar por vía intravenosa un fibrinolítico. Una sustancia que si el paciente llegaba al Hospital en las primeras 4 horas, conseguía recanalizar la circulación de la sangre, en aproximadamente un 40% de los casos. En otras ocasiones, se introducía un catéter muy fino a través de la ingle del paciente, que permitía llegar al coágulo y aplicar el fibrinolítico directamente. Esta técnica posibilita la apertura de los vasos taponados, en un 60% de los casos.

    Actualmente, existen equipos multidisciplinarios formados por Neurólogos, Neurorradiólogos, e Intensivistas que tratan a los pacientes de manera conjunta, formando las Unidades de Ictus y activando lo que denominamos "Código ictus". Estos equipos consiguen que el paciente reciba el tratamiento, en el menor tiempo posible.

    La activación del código Ictus implica que cuando el paciente llega al Hospital, está todo preparado para actuar de manera inmediata sobre el paciente y salvar así el mayor número de neuronas posibles. Como hemos explicado anteriormente, el tiempo es cerebro, ya que cada minuto que pasa, millones de neuronas dejan de ejercer su función.

    En los hospitales modernos, si el paciente llega en tiempo, se realiza la técnica de la "Trombectomía Mecánica" que consiste en retirar el coágulo de la arteria taponada, mediante la colocación de un extractor que se introduce por la ingle del paciente y una vez que se consigue llegar al coágulo, lo destruye y lo aspira. Los resultados de este procedimiento, superan el 90% de éxito, frente a las otras alternativas.

    Esta técnica que no es curativa, ha demostrado ser muy efectiva en las primeras horas, por este motivo es de extrema importancia solicitar rápidamente los servicios médicos de urgencias, en el caso de sospecha o aparición de uno o varios de los síntomas característicos del Ictus. Gracias a la coordinación de todos los especialistas dentro del Código Ictus, es posible que el paciente sea atendido inmediatamente a su llegada al Hospital de una forma rápida y eficaz en una lucha contrareloj por minimizar el daño cerebral.




    Salvador Miralbes Celma
    Jefe de servicio radiodiagnóstico. neurorradiología intervencionista del Hospital Quirónsalud Palmaplanas

  • Parkinson; algo más que temblor

    La enfermedad de Parkinson (EP) requiere una especial atención. Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa en frecuencia, y se espera que su prevalencia se duplique en nuestro medio durante los próximos 25 años. Actualmente, se estima la existencia de 120.000 a 150.000 enfermos de Parkinson en España.

    ¿Qué es el Parkinson?

    Es una enfermedad de carácter degenerativo, causada por el estrés oxidativo que lleva a la destrucción progresiva de un grupo de neuronas que conforman lo que denominamos sustancia negra, situada en la profundidad de nuestrso cerebros. Esto lleva, fundamentalmente a la disfunción sináptica del sistema dopaminérgico, que utiliza la dopamina como neurotransmisor.

    ¿Qué síntomas tiene la enfermedad?

    En la mayoría de casos la aparición de los síntomas tiene comienzo entre los 50 y los 70 años, popularmente se asocia la enfermedad con problemas en el movimiento, sin embargo la enfermedad produce una afectación multisistémica, dando lugar a síntomas motores y no motores. Es importante destacar que no todos los pacientes con EP debutan con temblor, ni todos los pacientes con temblor sufren la enfermedad de Parkinson.

    En cuanto a los síntomas motores, los más frecuentes son la lentitud y falta de movimientos corporales o acinesia, la rigidez o resistencia a la movilización pasiva del cuerpo y fundamentalmente el temblor que aparece en reposo.

    Entre los síntomas no motores, se encuentran la disminución de la capacidad de atención, enlentecimiento en el procesamiento de información, depresión, trastorno del control de impulsos, conducta compulsiva, estreñimineto, disfunción urogenital, hipotensión postular, aumento de la sudación, disminución del olfato, trastornos del sueño.

    ¿Cuáles son las principales causas?

    Se trata de una enfermedad multifactorial, relacionada con diversos factores predisponentes, pero existen 3 factores que se relacionan con la mayoría de casos.

    • El principal factor de riesgo es la edad, el envejecimiento. Precisamente, afecta al 2% de las personas mayores de 65 años y es más frecuente en aquellos países con mayor esperanza de vida.
    • Otro factor importante es tener antecedentes familiares. En los últimos años, se han descubirto nuevos genes implicados en el desarrollo de la enfermedad.
    • Por último, el ambiente y los hábitos de vida conforman un factor de riesgo a considerar. El medio rural se asocia con un mayor riesgo, probablemente debido al consumo de agua de pozo y el uso de pesticidas. La exposición a metales pesados también se encuentra en relación con la enfermedad. Por contra, el consumo de café, podría tener un efecto protector sobre la enfermedad.

    ¿Cuáles son los principales avances en el tratamiento de la enfermedad?

    Hemos conseguido ahondar en el conocimiento de la enfermedad y actualmente, disponemos de un amplio arsenal terapéutico, con el que mejorar de modo muy notable los síntomas sufridos por los pacientes.

    Por un lado, el tratamiento con fármacos que pretenden una estimulación dopaminérgica contínua y de intensidad estable, administrados con atención a los efectos primarios y secundarios, y la forma de administración de forma individualizada, logran una notable mejoría de los síntomas. Por otra parte, existe la posibilidad de intervenir quirúrgicamente, mediante lo que se denomina estimulación cerebral profunda, que consiste en implantar dos electrodos en el cerebro, que mediante impulsos eléctricos equilibran la funcionalidad de los gánglios basales, que se ve alterada cuando aparece la enfermedad de Parkinson.

    Al tratarse de una enfermedad bastante tratable, debemos divulgar su conocimiento, pues aún se encuentra diagnosticada menos de lo deseable. Si en algún caso, sospecha que puede padecer la enfermedad de Parkinson, es importante saber que se han conseguido avances importantes en el conocimiento de la enfermedad y que es posible tratarla y mejorarla.

    Por lo tanto el consejo más importante es que se ponga en manos de un neurólogo de confianza.

    Salud

  • ¡Es un Ictus! Sin tiempo que perder.

    El ictus se define como el daño del Sistema Nervioso Central causado por la alteración en su aporte sanguíneo. En los últimos años, se ha reducido la mortalidad y el Ictus ha pasado de ser la tercera entre las causas de muerte a ocupar la cuarta posición.

    ictus post 4ictus post 4

    Este avance se debe fundamentalmente a dos aspectos:


    • La mejora en la prevención y el control de los factores de riesgo relacionados.

    • El desarrollo y extensión de nuevos tratamientos durante la fase aguda, esa durante la que se comienza a desarrollar el ictus.

    Con lo anterior, nos referimos al conocido como "código Ictus". Un trabajo de equipo multidisciplinar realizado durante las primeras 3, 4 o 5 horas tras el inicio de los síntomas del ictus.


    Fundamentalmente, se centra en el diagnóstico preciso, y en la administración de tratamiento fibrinolítico en los pacientes indicados, siempre tras descartar una serie de criterios de exclusión.


    El tratamiento fibrinolítico tiene como fin romper el trombo causante del cierre de la arteria cerebral afectada. Se suele realizar por vía endovenosa, aunque disponemos de otras vías y métodos comentados en otros artículos, que podéis consultar en mi blog " con cabeza"


    http://www.quironsalud.es/blogs/es/cabeza/problemas-vasculares-sistema-nervioso-iEste enlace se abrirá en una ventana nueva


    La fibrinolisis tiene como principal riesgo la transformación hemorrágica. Sin embargo, el beneficio supera a su efecto secundario durante las primeras horas, siendo "tiempodependiente, y cuanto antes se realice, mejor será su resultado, mayor su beneficio y menor el riesgo.


    Por lo expuesto anteriormente, y siendo conscientes de que el ictus se podría abordar mucho mejor, disminuyendo tanto la discapacidad, como la mortalidad, se hace necesario incidir en la educación poblacional sobre el tema.

    La importancia de identificar un ICTUS a tiempo.

    Según el estudio CASPR ( California Acute Stroke Pilot Registry) el número de pacientes que recibirían el tratamiento específico se multiplicaría por 7 si llegaran antes al hospital. Para conseguir esto, la población debería conocer cuáles son los síntomas fundamentales que produce el ictus, con el fin de que se sospeche con rapidez y se avise a los Servicios Sanitarios cuanto antes. Tradicionalmente, nos hemos referido a los síntomas "súbitos". Es decir, esos que sorprenden bruscamente, y que son los de aparición más frecuente durante un ictus


    A saber: debilidad, habla dificultosa, pérdida visual, inestabilidad e intenso dolor de cabeza. No es fácil que recordemos esto de modo mantenido. Por ello, en Estados Unidos, en 2008, se lanzó una campaña basada en un mensaje más simple y que tuvo tanto éxito que cerca del 100% de aquellos sobre los que se realizó, la recordaban a los 3 meses de su ejecución. Se denominó F.A.S.T., haciendo referencia a:


    Face (cara),

    Arm ( brazo),

    Stroke ( ictus), y

    Time ( tiempo).


    La debilidad en la cara y brazo aparece en el 88 % de los ictus. Cuando se detecta, hay que pensar en un posible ictus y sin tiempo que perder, hemos de avisar urgentemente a los Servicios Sanitarios, para que pongan destino a un hospital, que aunque no sea el más cercano, tenga Unidad de Ictus y nos garantice el mejor manejo de esta delicada y tratable situación.


    Por favor, no lo olvides: FAST


    Salud.

  • Mis 14 consejos para cuidar la salud del cerebro

    paisajepaisaje


    • No sufras innecesariamente. No te oxides. La vida es como es.
    • Descansa bien, e intenta dormir siesta. Infórmate sobre cómo respiras durante el sueño.
    • Muévete, camina. Haz ejercicio aeróbico moderado y sin pasarte.
    • Haz bien la compra. Come lo necesario. Bebe agua con frecuencia y sigue una dieta baja en sal, baja en grasas saturadas, con poca carne y rica en cereales integrales, frutos secos, vegetales, verduras, pescado y aceite de oliva. Intenta no consumir bollería industrial, ni productos procesados.
    • Evita las relaciones tóxicas.
    • No fumes
    • Modera la ingesta de alcohol. Como mucho 1 cerveza/vino tinto al día. No te drogues.
    • Vigila tu tensión arterial y tu corazón, que no palpite más de la cuenta.
    • Cuidado con tu migraña, especialmente si tienes tendencia a hacer coágulos, tomas tratamiento anticonceptivo o fumas.
    • Intenta evitar el uso de anticonceptivos hormonales, sobre todo si fumas, sufres predisposición a la coagulación de tu sangre o has tenido abortos espontáneos.
    • Ojo con las infecciones crónicas. Lleva una adecuada salud dental, vacúnate de la gripe si tienes factores de riesgo.
    • Si un familiar directo ha sufrido un ictus antes de los 65 años, revísate.
    • Si sufres un déficit brusco de alguna función cerebral, acude cuanto antes a un centro hospitalario dotado con "Código Ictus". Si los síntomas son crónicos, informa a tu neurólogo de confianza.
Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Con cabeza
Sobre este blog

Hola a todos, soy el Dr. Diego Ruiz, coordinador del Institut Neurològic del Hospital Quirónsalud Palmaplanas (Palma de Mallorca). En este blog me gustaría compartir contigo aspectos de la neurología aplicada a todos los días, así como solventar las dudas y responder a las preguntas que vayan surgiendo

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.