Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de los Servicios de Oncología de los Hospitales Quironsalud de Murcia, Torrevieja y Valencia

  • Cáncer de tiroides y su tratamiento. Un cáncer con muchas posibilidades de curarse.

    La tiroides es una glándula ubicada en el cuello que tiene la función de producir la hormona tiroidea o tiroxina. Esta glándula tiene forma de mariposa y está ubicada en la base del cuello, justo debajo de la nuez de Adán.

    Esta hormona controla el metabolismo y la energía derivada de los alimentos que se ingieren, e influye en la temperatura corporal y el ritmo cardiaco. También es importante para el desarrollo muscular, óseo y nervioso.

    La mayoría de tumores son curables mediante tratamiento quirúrgico.


    La tiroides y su función

    La producción hormonal de tiroxina en exceso, lo que conocemos como hipertiroidismo, o en defecto como hipotiroidismo, produce una serie de alteraciones y de síntomas en el paciente.

    En el hipertiroidismo se aprecian pérdida de peso, taquicardias, palpitaciones, temblores, sudoración con sensación de calor, insomnio, fatiga y debilidad.

    Por su parte, en el hipotiroidismo se aprecia fatiga, dificultad en la en la concentración, sensación de frío, piel seca, alteraciones menstruales o estreñimiento.

    El nivel hormonal se controla fácilmente con un análisis de sangre.

    Otras alteraciones de la glándula tiroides Son el bocio que es un agrandamiento de la glándula sin alteraciones funcionales y el cáncer de tiroides.


    Causas del cáncer de tiroides

    Es posible que el cáncer de la glándula tiroidea no cause ningún síntoma al principio. Pero a medida que crece, puede causar dolor e hinchazón en el cuello

    El cáncer de tiroides es una enfermedad poco frecuente y no se conoce con exactitud la causa que lo origina. Podemos decir que el cáncer de tiroides afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres.

    Se ha relacionado con inflamaciones crónicas del tiroides, con radiación externa, bien por un tratamiento en la juventud con radioterapia o bien por radiación emitida por un desastre nuclear.

    Existen algunos síndromes genéticos hereditarios que predisponen al cáncer de la glándula tiroidea como la neoplasia endocrina múltiple, el síndrome de Cowden y la poliposis adenomatosa familiar.

    En cualquiera de las situaciones anteriores se producen alteraciones genéticas (mutaciones) que favorecen el desarrollo tumoral de células tiroideas.

    Cáncer TiroidesCáncer Tiroides

    Síntomas del cáncer en la glándula tiroides

    En las fases iniciales el cáncer de tiroides no provoca signos o síntomas en su primera etapa.

    Normalmente se manifiesta como un nódulo de crecimiento progresivo en la glándula tiroides sin que la glándula esté afectada en su función, es decir, no se aprecia ni hipertiroidismo, ni hipotiroidismo.

    El crecimiento progresivo del tumor puede ocasionar dolor en el cuello, cambios en la voz con aparición de ronquera y dificultad para tragar. Seguido posteriormente pueden aparecer ganglios agrandados en el cuello.

    Este tipo de tumores en la tiroides, se detecta fácilmente con una ecografía del cuello, una gammagrafía tiroidea o un tac. Siempre se debe realizar una punción para su diagnóstico.


    Tipos de cáncer en tiroides

    El cáncer de tiroides se clasifica en tipos basados en los tipos de células que se encuentran en el tumor. El tipo de cáncer de tiroides se tiene en cuenta para determinar el tratamiento y el pronóstico.

    Básicamente existen dos tipos de cáncer de tiroides: el cáncer diferenciado y el cáncer anaplásico.


    Cáncer papilar de tiroides

    Dentro del cáncer diferenciado está en el tipo papilar, el más frecuente, aparece entre los 30 y 50 años de edad y el folicular, que aparece en personas de más de 50 años.

    Ambos tumores están formados por células que conservan la función de captar yodo lo que les hace susceptibles de ser seguidos y tratados con yodo radiactivo.


    Cáncer anaplástico de la glándula tiroides

    El cáncer anaplásico de tiroides es un tipo raro de cáncer de crecimiento muy rápido y de difícil tratamiento. Aparece en pacientes mayores de 60 años habitualmente.

    Existen otros tipos de cáncer de tiroides no tan frecuentes como el cáncer medular que se origina en las células C que producen calcitonina, el linfoma, el sarcoma de tiroides etc.


    ¿Se puede curar el cáncer de tiroides?

    Una de las preguntas frecuentes de los pacientes de cáncer en la glándula tiroides es la cura del mismo y tratamiento.

    Normalmente el cáncer diferenciado de tiroides es relativamente fácil de curar.

    Los médicos suelen detectarlo en fases localizadas, por lo tanto extirpable, en este caso lo habitual es extirpar la glándula tiroides en su totalidad. El cáncer en la glándula de tiroides es de lento crecimiento, y se puede seguir y tratar con yodo radiactivo.

    En algunas ocasiones puede presentar recidiva o metástasis a distancia en cuyo caso puede ser nuevamente tratado con cirugía, con radioterapia y con yodo-131, permitiendo curaciones o incluso supervivencias prolongadas de 20-30 años aún en fases de enfermedad metastásica.

    El cáncer anaplásico de tiroides es una enfermedad más difícil de curar porque se diagnostica habitualmente en fase más avanzada por su rápido crecimiento, su resistencia a los tratamientos y porque sus células no captan yodo-131.

    El conocimiento de la biología molecular del cáncer de tiroides ha permitido, en los últimos años, el desarrollo de terapias específicas (Anti-angiogénicos, anti-RET, etc), además de inmunoterapias que producirán un impacto positivo en la supervivencia de los pacientes.


    ¿Cómo es la vida del paciente con cáncer de tiroides?

    El paciente tratado por un cáncer diferenciado de tiroides debe llevar una vida normal, dentro de un estilo de vida saludable.

    En el caso de los pacientes en los que la glándula tiroides ha sido extirpada en su totalidad, la hormona tiroidea se suministra en forma de pastillas que sustituye sin problema la falta de glándula.

    Cada paciente requiere una dosis individual de hormona tiroidea. Esto se consigue tras varias semanas con análisis periódicos hasta alcanzar la dosis personalizada requerida.

    Incluso en el caso de tener metástasis (óseas o pulmonares), el paciente en general es asintomático ya que habitualmente no producen síntomas y los tumores evolucionan muy lentamente.

    En algunos casos se produce una "conversión" hace una hace un tipo de cáncer más agresivo como el cáncer anaplásico y se comporta como un cáncer habitual que requieren tratamientos continuados de quimioterapia, radioterapia, terapias de diana , o inmunológicas.

    Texto elaborado por el doctor Joseba Rebollo, oncólogo del hospital Quirónsalud Torrevieja y Alicante

  • Cáncer de útero y cómo prevenirlo

    El cáncer de cuello de útero o cáncer de cérvix, es el cáncer más frecuente en el aparato reproductor femenino. Es el cáncer que se origina en una parte del útero denominada cérvix o cuello de útero, ubicada en el fondo de la vagina, y de la cual se realizan las citologías.

    Estos tumores se originan cuando las células sanas del cuello del útero se alteran y desarrollan sin control, pudiendo crecer en tamaño y extenderse a otras partes del cuerpo.

    El tumor de útero es uno de los cánceres más frecuentes en mujeres, tras el cáncer de mama.Este enlace se abrirá en una ventana nueva La mayorías de estos de diagnostican con edades comprendidas entre los 50 y 70 años.

    UteroUteroDesarrollo del cáncer de útero

    Como explicábamos, aparece como consecuencia de la transformación maligna y crecimiento descontrolado de las células del cuello del útero.

    Durante muchos meses y años antes de su aparición, se desarrollan lesiones denominadas precancerosas, cuya detección y tratamiento evita la aparición del cáncer.

    Síntomas del cáncer de útero

    Los síntomas son muy inespecíficos y depende de cada caso, pudiendo aparecer en decenas de patologías benignas, incluyen síntomas como el sangrado anormal, dolor pélvico y leucorrea ( flujo abundante y maloliente).

    Detección del cáncer de Cérvix

    La detección de este tipo de tumores es sencilla, mediante la realización de una citología de cuello de útero, que se realiza de forma rutinaria en la consulta del ginecólogo.

    La confirmación requiere de la realización de una biopsia de cuello de útero si la citología está alterada.

    Por ello se recomienda visitar de forma periódica al ginecólogo y hacerse las revisiones pertinentes para localizar este tipo de tumo o cualquier otro. En los centros de Quirónsalud contamos con un amplio equipo de profesionales en las Unidades de GinecologíaEste enlace se abrirá en una ventana nueva que estudian el caso de cada mujer para la prevención y tratamiento de cualquier problema relacionado con el cáncer.

    Lleva al día tus revisiones

    Lo ideal es acudir antes de presentar ningún síntoma, realizando las revisiones rutinarias con el ginecólogo, pues la detección precoz de lesiones que preceden a la aparición del cáncer de cérvix tiene un porcentaje de curación del 100%.

    Causas del cáncer de cuello uterino

    La causa clara identificada actualmente es la infección crónica y persistente por el virus del papiloma, que es considerada una enfermedad de transmisión sexual, unido a una susceptibilidad personal que permite desarrollar el tumor.

    Supervivencia del cáncer de útero.

    La supervivencia global a los 5 años se sitúa actualmente en torno al 66-70%, habiendo mejorado mucho durante la última década, debido a la puesta en marcha y mejora en el cumplimiento de los programas de detección precoz, siendo hace una década del 44%.

    Si desgranamos por etapas, en sus fases iniciales la supervivencia está en torno al 92%, mientras que en fases más avanzadas pueden caer hasta el 17%.

    Cómo prevenir el cáncer de útero

    Lo más importante de este tipo de tumores, es que se puede prevenir. Para ello se recomienda vacunarse contra el VPH (virus del papiloma humano) y hacerse pruebas de detección de forma periódica.

    La vacuna contra el VPH protege contra los tipos de virus que con mayor frecuencia causan el cáncer de cuello uterino, así como de vagina y vulva .

    La citología de cuello de útero y la detección del VPH (virus del papiloma humano), en combinación con el tratamiento en las primeras fases de la enfermedad, ha disminuido drásticamente el porcentaje de muertes en los países desarrollados.

    ¿Cuándo vacunarse?

    La vacunación contra el VPH está incluída en el calendario vacunal para niñas preadolescentes a los 12 años de edad.

    Sería recomendable también para todas las personas menores de 45 años, si todavía no se han vacunado.

    Quirónsalud está orientado al cuidado de la salud entendida como prevención, diagnóstico, tratamiento y educación sanitaria del paciente. Es por esto que contamos con un equipo de profesionales en las Unidades de Ginecología para estudiar tu caso y tratarlo.



    Texto elaborado por el doctor Víctor MartínEste enlace se abrirá en una ventana nueva, especialista en cirugía oncológica ginecológicaEste enlace se abrirá en una ventana nueva


  • Tipos de radioterapia y la última tecnología para curar el cáncer

    Qué es la radioterapia.

    La radioterapia es un tratamiento oncológico de carácter local, que utiliza radiaciones ionizantes para eliminar las células tumorales en la parte del cuerpo donde se aplica.

    Las radiaciones producen alteraciones moleculares en el material genético, ADN, de las células sobre las que inciden, capaces de producir daño en su mecanismo de reproducción y así causar la muerte celular y por tanto la desaparición del tumor.

    Nuevo Acelerador Lineal Quirónsalud Torrevieja 2Nuevo Acelerador Lineal Quirónsalud Torrevieja 2

    Este efecto, también se produce sobre los tejidos normales, y es lo que ocasiona los efectos secundarios. Sin embargo, los tejidos tumorales son más sensibles a la radiación y no pueden reparar el daño producido en forma tan eficiente como lo hace el tejido normal.

    Tipos de Radioterapia

    La radioterapia se puede aplicar con diferentes técnicas:


    Radioterapia Externa:

    La radiación se genera en un aparato externo al paciente. Para administrarla, se utiliza un acelerador lineal.

    Con tecnología compleja se generan haces de rayos X de alta energía, que se dirigen, desde el acelerador, a la parte del organismo donde se localiza el tumor.

    Los avances tecnológicos, utilizando sistemas sofisticados, permiten "modular/adaptar" el haz de irradiación de forma más precisa al tumor a tratar, disminuyendo al máximo la irradiación de los órganos sanos circundantes.

    Las técnicas de Radioterapia Externa más avanzadas son:

    - IMRT: Radioterapia de Intensidad Modulada.

    - IGRT: Radioterapia Guiada por Imágenes (se verifica la posición del área a tratar, antes y durante el tratamiento).

    - VMAT: Arcoterapia Volumétrica Modulada.

    Las técnicas especiales de Radioterapia Externa son: la Radiocirugía (SRS) y la Radioterapia Esterotáxica Fraccionada (SBRT), en las cuales, con sofisticados sistemas de posicionamiento del paciente y programas informáticos de planificación, dosimétrica y verificación de dosis, se administran dosis más altas en pocas sesiones a lesiones cerebrales o extra-cerebrales (pulmón, hígado, hueso…)

    La Protonterapia, es la irradiación con haces de protones (partículas cargadas positivamente), es una modalidad de Radioterapia Externa. Por sus características tiene la ventaja de irradiar menos los órganos sanos próximos.

    Braquiterapia

    Es una modalidad de tratamiento de radioterapia, en el cual la fuente que emite la radiación, se encuentra en contacto o muy próxima a la zona a tratar. Con ello se consigue que la radiación afecte a la zona próxima alrededor de la fuente, con mínima irradiación de los tejidos sanos alejados de ella.

    En Quironsalud Torrevieja disponemos de Braquiterapia de alta tasa de dosis HDR: (High Rate Dose), en la que mediante el empleo de aplicadores temporales colocados en el interior de los tumores, una fuente radiactiva, libera una elevada dosis de radiación en un intervalo de tiempo corto (minutos), para destruir las células tumorales.

    Este tipo de tratamiento, se usa en tumores de próstata, ginecológicos, cabeza y cuello, sarcomas, mama.

    Radioterapia Intraoperatoria

    Este tipo de radioterapia consiste en la administración de una dosis elevada de radioterapia durante una intervención quirúrgica, sobre el lecho o sobre el residuo tumoral.

    Permite la visualización directa del lecho a irradiar, rechazando los tejidos sanos circundantes, evitando así su irradiación, y disminuyendo posibles efectos secundarios.

    La Pataforma de Oncología del Hospital Quironsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, dispone del acelerador móvil: MOBETRON®, único en España, con el que, desde diciembre de 2004, se han tratado tumores de distinto origen y localización principalmete: Cáncer de mama, Cáncer Colorectal, Cáncer de origen Ginecológico, Sarcomas, Cáncer de Pulmón, Cáncer de Páncreas.

    ¿En qué tipo de tumores se indica la radioterapia?

    En la actualidad, aproximadamente un 70% de los pacientes con diagnóstico de cáncer reciben algún tipo de tratamiento de radioterapia a lo largo de su enfermedad.

    Cada vez, es mayor el número de ellos que lo reciben en varias ocasiones y/o localizaciones a lo largo de su enfermedad, por recidivas, por desarrollo de metástasis o por otro nuevo diagnóstico de tumor primario

    La gran mayoría de tumores y localizaciones tiene indicación de tratamiento con Radioterapia, desempeñando un papel fundamental para su curación.3

    En función al tipo de tumor y al estadio, es decir, tamaño y afectación ganglionar, la radioterapia se aplica: con carácter curativo, la mayor parte de las veces asociada a otros tratamientos como quimioterapia, hormonoterapia, tratamientos biológicos, con carácter preoperatorio, para disminuir el tamaño del tumor y el riesgo de diseminación, o postoperatorio, ante tumores no completamente resecados o con factores de mayor probabilidad de recaer en esa zona.

    En algunos pacientes, en los cuales no es posible ya la curación, la Radioterapia puede mejorar algunos síntomas (mejorando el dolor, disminuyendo el sangrado…), se administra con intención paliativa.

    ¿En qué porcentaje aumenta el éxito del tratamiento del tumor?

    La radioterapia es un tratamiento muy eficaz.

    Se estima que un 40% de los pacientes curados de cáncer han recibido radioterapia como parte de su tratamiento, y más de un 15% de todas las curaciones se consiguen con tratamientos de radioterapia exclusivamente, como en algunos tumores precoces de laringe o cáncer de próstata.

    ¿La radioterapia funciona sola o es necesaria combinarla con otros tratamientos?

    La Radioterapia, forma parte del tratamiento multidisciplinar de los pacientes con cáncer, donde se integra con las demás terapias disponibles: quimioterapia, inmunoterapia, terapias biológicas dirigidas, cirugía, y, así, en función al tipo de tumor, a su extensión y características particulares de cada paciente, se indica el tratamiento más adecuado y el momento idóneo de su administración.

    La combinación con otros tratamientos hace que sea mucho más eficaz, aunque también se aumenta la probabilidad y gravedad de los efectos secundarios, como en tumores de cabeza y cuello.

    Cuando se asocia a cirugía, puede administrarse antes de esta con intención de reducir el tamaño tumoral, afectación ganglionar o conseguir cirugías menos agresivas, como es el caso de tumores digestivos pulmonares, sarcoma de extremidad.

    En otras ocasiones la Radioterapia es posterior a la cirugía, como en muchos tumores de mama, tumores cerebrales.

    En algunos tumores la radioterapia ayuda a mejorar el efecto inmunológico de algunos tratamientos.

    ¿Cuántas sesiones de media conllevan un tratamiento de radioterapia?

    Para proteger y disminuir los efectos de la radioterapia sobre los órganos sanos la dosis total que administramos debe dividirse en varias fracciones.

    La Radioterapia clásica o convencional administra muchas sesiones, generalmente una al día, durante 5 días a la semana (de lunes a viernes), hasta un total, que varía, dependiendo del tipo de tumor y la finalidad del tratamiento.

    La Radioterapia paliativa convencional suele ser 10 días, las pre o postoperatorias unos 25- 30 días y las curativas desde 25 hasta 39 sesiones.

    En los últimos años los avances en tecnología han conseguido una mayor precisión en la administración de los tratamientos, pudiendo aumentar las dosis diarias, lo que ha permitido acortar el número de sesiones, por tanto la duración total del tratamiento de radioterapia. Se denomina Radioterapia Hipofraccionada.

    Por ejemplo en cáncer de mama de 25 – 30 sesiones convencionales, hemos reducido, ya hace unos años a 15-16 o incluso en algunos casos solo 5 sesiones. En algunos tipos de cáncer de próstata de 38-39 a 20 e incluso 5 sesiones.

    La pandemia actual por COVID ha supuesto una mayor implantación de estos regímenes de tratamiento más cortos en los servicios de radioterapia, con la intención de disminuir al máximo la presencia y el riesgo en estos pacientes, con defensas bajas por sus propios tumores y los tratamientos recibidos.

    La última tecnología y la Radioterapia

    Nuevo Acelerador Lineal Quirónsalud TorreviejaNuevo Acelerador Lineal Quirónsalud Torrevieja

    Durante el pasado año se ha realizado la adquisición e instalación en el Centro de Quirónsalud Torrevieja, un nuevo acelerador: Varian True Beam 2.7, conjuntamente con la actualización y reposición de Software y Hardware necesarios para trabajar con las condiciones más modernas.

    Este dispone de una amplia gama de energías y tasas de dosis, que permite seleccionar la más adecuada para cada paciente, en función al tumor, localización y tipo de tratamiento, y con ello mejorar la calidad de los tratamientos y reducir los tiempos de su administración.

    Implementa los Sistemas de imágenes, consiguiendo gran calidad en la mismas (tanto 2D como 3D: TAC), incluyendo Sistemas de Imagen Guiada, para el análisis y corrección de la posición en tiempo real en el momento del tratamiento.

    Se ha ampliado la configuración del acelerador con la adquisición de dispositivos para para Radiocirugía Cerebral.

    Las implementaciones en el nuevo acelerador, aseguran una mayor precisión en los posicionamientos, exactitud en su localización, amplias opciones de adquisición de imágenes para visualización y corrección en tiempo real, y una gama de energías y técnicas de irradiación, con una ganancia terapéutica en favor de: aumentar dosis (mayor probabilidad de control tumoral) y disminuir efectos secundarios, que suponen un aumento en la calidad del tratamiento todo ello en beneficio para los pacientes.

    Texto elaborado por el Servicio de Oncología Radioterápica de Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • El verano y el cáncer de piel

    Cancer de pielCancer de piel

    Con la llegada del verano exponemos nuestra piel al sol y en muchas veces no somos conscientes del peligro que este puede suponer para nuestra piel si no la protegemos.

    Los especialistas insisten siempre en lo nocivos que resultan los rayos ultravioleta para la dermis, tanto a nivel estético como de salud, ya que la exposición solar sin la protección adecuada favorece la aparición de arrugas, estropea la piel y, además, eleva el riesgo de cáncer de piel o cataratas, entre otros.

    La fotoprotección, es una de las soluciones que hoy en día tenemos para cuidar nuestra piel. Lo idóneo es que el hábito de proteger la piel del sol se mantenga durante todo el año y no solo en verano.

    ¿Qué es el cáncer de piel?

    El cáncer de piel es un tipo de tumor frecuente que se produce por el crecimiento anormal y descontrolado de las células de la piel cutáneas alteradas por la radiación ultravioleta (UV) procedente o bien de la luz solar o de las camas de bronceado.

    Se suele manifestar por tanto con mayor frecuencia en la piel expuesta al sol, no obstante, también se puede localizar en otras áreas que no están tan expuestas a radiación. Existen dos tipos principales de cáncer de piel: melanoma y cáncer de piel no melanoma.

    Cómo se trata el cáncer de piel

    La Cirugía Micrográfica de Mohs permite un examen inmediato del alcance de la lesión.

    El dermatólogo extrae el tejido tumoral, y reconstruye la zona, y el patólogo lo analiza a través del microscopio para identificar todas las raíces del cáncer, y detectar posibles tumores residuales que precisen una nueva extirpación.

    Esta cirugía consigue un alto porcentaje de curación, y además evita la destrucción del tejido sano.

    El objetivo de la cirugía de Mohs es extraer la mayor cantidad de cáncer de piel posible y, a su vez, reducir al mínimo el daño a los tejidos sanos que lo rodean. Por lo general, se realiza de forma ambulatoria con anestesia local.

    Como decíamos, con la cirugía de Mohs se permite eliminar el cáncer visible y un pequeño margen del tejido sano que lo rodea al mismo tiempo. Este procedimiento permite a los cirujanos verificar que se hayan extraído todas las células cancerosas al momento de la cirugía y aumenta las posibilidades de curarse, reduciendo la necesidad de recurrir a tratamientos adicionales o a otra cirugía.


    ¿Cuándo se necesita cirugía para quitar el cáncer de piel?

    Esta es una de las preguntas frecuentas que resolvemos los dermatólogos de Quirónsalud.

    La cirugía se realiza ante tipos de cánceres de piel de células basales y de células escamosas.

    La opción de una cirugía u otra depende del tipo de cáncer de piel, su estadio y su localización. En el caso de ciertos cánceres de piel con un alto riesgo de propagación, a veces se administrarán otros tratamientos, como radiación o quimioterapia, después de la cirugía.


    Dermatoscopia (1)Dermatoscopia (1)

    ¿En qué consiste la operación?

    Existen diferentes tipos de cirugía y en Quirónsalud somos pioneros en el abordaje del cáncer cutáneo mediante la cirugía micrográfica de Mohs. Una técnica que nos permite extirpar este tipo de tumores cutáneos y analizar de forma inmediata el alcance de la lesión, evitando la destrucción del tejido sano, lo que nos permite conseguir un alto porcentaje de curación.


    ¿Con qué finalidad se hace esta operación?

    La cirugía micrográfica de Mohs es una intervención clave sobre todo si existe alto riesgo de que la enfermedad reaparezca con posterioridad o cuando se desconoce la extensión del cáncer de piel y además está localizado en áreas complejas.


    ¿Qué tratamientos tiene el cáncer de piel?

    Además de la cirugía para tratar el cáncer de piel, como la cirugía de Mohs, de la que hablábamos, también existen diferentes técnicas como: crioterapia, terapia fotodinámica o cirugía láser.



    Cómo se elimina el cáncer de piel

    La prevención es básica para este tipo de cáncer, aprovecho sobre todo ahora de cara al Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel para hacer un llamamiento a acudir a las revisiones anuales, puesto que la estimación es que cuatro de cada diez españoles tendrán cáncer de piel a lo largo de su vida.

    Esta es una enfermedad más frecuente de lo que pensamos entre la población y el diagnóstico precoz resulta vital para poder hacer frente a la enfermedad y salvar muchas vidas.

    Nuestro equipo de dermatología avanzada hace uso de la dermatoscopia digitalizada (Fotofinder), que no solo revela el estado de los lunares, sino que además nos permite detectar a tiempo la existencia de nuevas lesiones.


    Curación total de cáncer de piel

    Otra de las preguntas recurrentes en nuestros centros de Quirón Salud, es si la operación del cáncer de piel lo elimina por completo. Podemos decir que la cirugía de Mohs tiene un índice de curación de 99% en el tratamiento del cáncer de piel.

    Las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer de piel tienen un riesgo mayor de volver a presentarlo, en comparación con las personas que nunca han tenido cáncer de piel.

    Casi la mitad de las personas que reciben un diagnóstico de los tipos de cáncer de piel más frecuentes volverán a presentar otro tipo de cáncer de piel en un período de cinco años.

    Por ello, puedes someterte a exámenes de la piel como mínimo una o dos veces por año, y con mayor frecuencia si tu cáncer fue agresivo o hay más posibilidades de que vuelva a aparecer.


    Texto elaborado por la Unidad de Dermatología Oncológica de Quirónsalud Valencia




  • Mamografía, lo que tienes que saber para detectar un tumor en el pecho

    Una mamografía es una imagen de la mama tomada con rayos X. Los médicos usan este tipo de pruebas para buscar signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales. Está establecida a nivel mundial para el diagnóstico precoz del cáncer de mama en pacientes que no presentan síntomas.

    Las mamografías habituales son las mejores pruebas que tienen los médicos para detectar el cáncer de mama en sus etapas iniciales, a veces hasta tres años antes de que se pueda sentir.

    MamografíaMamografía

    La mamografía es una exploración que utiliza rayos X de baja dosis para la obtención de la imagen mientras se comprime la mama durante unos segundos. Se realiza de forma ambulatoria en los hospitales de referencia o en los centros de especialidades.

    ¿Cómo se hace una mamografía?

    La paciente se coloca de pie frente a una máquina especial de rayos X. Se coloca la mama sobre una placa de plástico, posteriormente se cubrirá esa mama con otra placa, presionando firmemente.

    Las placas aplanarán la mama y la mantendrán inmóvil mientras se toma la radiografía. Los pasos se repiten para tomar una imagen del costado de la mama. El estudio convencional consta de dos proyecciones de cada mama.

    Este proceso se repite con la otra mama.

    El técnico debe ser capaz de adecuar los parámetros del mamógrafo al tipo de mama de la paciente. Las mujeres portadoras de prótesis requieren una técnica modificada y adaptada que permite la adecuada valoración del tejido mamario y de la prótesis.

    Mamografías en Quirónsalud

    En los centros de Quirónsalud, se realizan las mamografías 3D o tomosíntesis Este enlace se abrirá en una ventana nuevapara la revisión y posible diagnóstico en las mamas. Esta tecnología permite la captura de múltiples imágenes de cada mama a partir de cortes milimétricos, mejorando así los resultados, porque analiza milímetro a milímetro el tejido mamario, permitiendo identificar lesiones más pequeñas en estadios más tempranos.

    Cuándo está indicado hacerse una mamografía

    En Europa se suele realizar una mamografía cada dos años en las mujeres entre los 50 - 70 años.


    Es cierto que países con mucha incidencia amplían el rango entre los 45 y los 75 años y algunas asociaciones en Estados Unidos también recomiendan empezar antes, pero las evidencias científicas son dudosas.


    Si existen factores de riesgo elevado, como el genético, los estudios de screening comienzan a edades más tempranas.

    Preparación para una mamografía

    El día de la exploración es recomendable aportar los estudios previos paravalorar la estabilidad de los hallazgos, facilitando el diagnóstico y la conducta a seguir. Si el radiólogo considera necesario se contacta con la paciente antes del plazo previsto.

    Alguno de los consejos que damos desde Quirónsalud son:

    • Consulta a tu médico si detectas alguna alteración en las mamas.
    • Para realizar la mamografía tendrá que descubrirse de la cintura para arriba, por lo que es recomendable acudir con ropa cómoda.
    • No utilices talcos, desodorantes o cremas en pechos o axilas, ya que esto puede afectar a la calidad del estudio.
    • Acudir a las revisiones periódicas que se le indiquen, aportando los estudios previos.
    • Te recomendamos realizarte la mamografía en la semana anterior al periodo menstrual o en el momento en que sus senos no se encuentren sensibles, con dolor o inflamación.

    De esta manera durante la toma del estudio el dolor será menor al oprimir la mama y la imagen resultará mucho mejor

    • Si acudir al médico o a este tipo de pruebas te pone nerviosa, ve acompañada al estudio.

    No es un requisito, pero puede ayudarte a sentirte más relajada.


    • En caso de que crea estar embarazada Informe al médico. Si está amamantando hágalo también.

    Si la mamografía es normal es recomendable continuar con los controles en los plazos establecidos según los antecedentes de cada paciente.


    La prueba son solo unos minutos

    Para la mayoría de las mujeres hacerse una mamografía es un proceso molesto, algunas lo encuentran doloroso (en especial si la paciente se encuentra en fase premenstrual). Este tipo de prueba, solo toma unos minutos y las molestias desaparecen pronto.

    Ante el temor que pueda generar la realización de esta prueba es importante recordar que un diagnóstico precoz disminuye los tratamientos agresivos y mejora considerablemente el pronóstico de las pacientes.

    En los centros de Quirónsalud contamos con la última tecnología para la realización de pruebas que indiquen el hallazgo de algún tipo de cáncer.

    Mamografía

    Recuerda que el cáncer de mama es uno de los más habituales en las mujeres y este tipo de prueba te pueden ayudar a detectarlo a tiempo. Por ello recomendamos acudir de forma periódica y cuando esté indicado a las pruebas. Recuerda que en casa debes hacerte autoexploraciones que te ayudarán a detectar algún tipo de problema en la mama en caso de que haya.

    Texto elaborado por la doctora Anneliese Llanes del servicio de Diagnóstico por la imagen de Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

31 resultados
Páginas: 1 2 3 4 5 Página siguiente >>
Buscador de Tengo cáncer, ¿Y ahora qué?
Sobre este blog

Este Blog pretende ser una guía para pacientes y familiares donde encontraran información acerca de esta enfermedad, últimos avances en su tratamiento así como consejos de estilo de vida saludables para prevenir la enfermedad

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.