Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de los Servicios de Oncología de los Hospitales Quironsalud de Murcia, Torrevieja y Valencia

  • Metástasis y esperanza de vida, lo que tienes que saber

    Qué son las metástasis

    Metástasis es la palabra más tímida del cáncer. Es el proceso por el cual las células tumorales se trasladan del tumor originario y se implantan en otro órgano distinto del que se ha originado.

    Utilizan para ello los vasos sanguíneos y linfáticos. Por ello, no cambia su nombre. La metástasis en huesos de un cáncer de pulmón, no es un cáncer de hueso sino que sigue siendo cáncer de pulmón con las características moleculares de las células del tumor originario es decir, un cáncer de pulmón en el hueso.

    metastasismetastasis

    ¿Cuándo aparecen las metástasis?

    Cuando un cáncer se desarrolla con metástasis esta puede aparecer en el seno del tumor originario, en alguna célula se altera un grupo de genes específicos que la habilitan para migrar implantarse en otro órgano.

    Que un cáncer se desarrolle con metástasis, puede ocurrir desde muy pronto en el desarrollo del cáncer o puede no ocurrir nunca.

    En el caso de que se desarrolle, el conocimiento más preciso de ese mecanismo molecular permitirá el desarrollo de fármacos capaces de bloquear esa capacidad metastásica.

    Cómo se detectan las metástasis.

    Desde el diagnóstico de cáncer se realizan una serie de estudios analíticos y radiológicos, como son: TAC, Resonancia Magnética, PET, o Gammagrafia ósea, encaminados a detectar la existencia de metástasis o descartarlas.

    En la mayoría de los casos los tumores son localizados (los estudios no han podido demostrar la existencia de metástasis al menos a un nivel detectable), aunque existe un porcentaje de casos (alrededor de un 20%) en el que el diagnóstico se produce con enfermedad metastásica o avanzada.

    Estos estudios pueden repetirse periódicamente en el tiempo ya que las metástasis pueden hacerse detectables cuando el cáncer está localizado, en caso de que antes fuera microscópicas y por tanto no se pudieran detectar.

    Qué síntomas tienen metástasis

    Las metástasis son tumores que siguen creciendo en un órgano distinto del que se originaron. Sólo cuando adquiere cierto número y tamaño acaban provocando insuficiencia en el órgano en el que se encuentra como dificultad para respirar, ictericia, ascitis, dolor por fracturas óseas, alteraciones neurológicas, etc.

    En una gran proporción de casos, las metástasis no producen síntomas sino que son hallazgos de los estudios rutinarios iniciales.

    En otro alto porcentaje de casos son los síntomas de las metástasis los que llevan al diagnóstico del cáncer en fase avanzada y los estudios se enfocan a la búsqueda del tumor originario.

    QuimioterpiaQuimioterpia¿Qué ocurre si hay metástasis en un órgano?

    Normalmente al paciente se le explica la situación de un pronóstico más incierto o irreversiblemente fatal.

    Se le explica que el tratamiento enfocado al tumor originario no es tan relevante, sino que el tratamiento debe de estar enfocado a tratar todas las localizaciones metastásicas además del tumor primario.

    Esto se suele conseguir generalmente con la quimioterapia.

    En algunos casos se utilizan otras técnicas terapéuticas como cirugías radioterapia o procedimientos paliativos para aliviar los síntomas específicos de una metástasis concreta.

    ¿Tienen cura las metástasis?

    El cáncer metastásico, en general, es una situación de mal pronóstico, de incurabilidad.

    No obstante, esta afirmación no es universal. Existen tumores como linfomas, leucemias, tumores germinales que, o bien son diseminados de inicio o lo son con mucha frecuencia, pero con el tratamiento apropiado son perfectamente curables.

    Desde hace unos años se ha identificado el cáncer "oligometastásico" que es un cáncer que por su comportamiento genera un número muy limitado de metástasis que, tratados con radicalidad, como Cirugía y Radioterapia con técnicas especiales, también ofrece la posibilidad de curación.

    Últimamente la inmunoterapia está demostrando en algunos cánceres (cáncer de riñón, cáncer de piel) una posibilidad de curación que no se conseguía con otras técnicas terapéuticas, lo que ha generado la expectación de poder curar otros tipos de tumores en fase metastásica.

    La combinación del conocimiento de los mecanismos moleculares de la metástasis y la correcta aplicación de los tratamientos innovadores incrementará sustancialmente la capacidad curativa de un cáncer metastásico.

    Texto elaborado por el doctor Joseba Rebollo, oncólogo del Hospital Quirónsalud Torrevieja y Alicante










  • Cáncer de colon, pon atención a estos síntomas

    cáncer_coloncáncer_colon

    El cáncer de colon es una enfermedad por la cual se forman células malignas, cancerígenas, en los tejidos del colon. Entre los signos del cáncer de colon está la presencia de sangre en las heces o cambios en los hábitos intestinales. El diagnóstico de este tipo de cáncer se hace mediante pruebas que examinan el colon y el recto. Los antecedentes médicos afectan el riesgo de cáncer de colon.

    ¿Qué es el colon?

    El colon es una parte del aparato digestivo del cuerpo. Este extrae y procesa los nutrientes (vitaminas, minerales, carbohidratos, grasas, proteínas y agua) de los alimentos y ayuda a eliminar materiales de desecho del cuerpo. El colon es la parte más larga del intestino grueso y mide alrededor de 5 pies de largo. El recto junto con el conducto anal forman la última parte del intestino grueso y miden alrededor de 6 a 8 pulgadas de largo.

    Síntomas cáncer de colon

    Entre los síntomas y signos de este tipo de cáncer se incluyen:

    • Cualquier cambio persistente en tu hábito intestinal
    • Sangrado por ano o sangre en las heces
    • Molestia abdominal persistente, como calambres, gases o dolor
    • Sensación de vaciamiento incompleto durante la defecación
    • Debilidad o cansancio
    • Pérdida de peso sin causa aparente

    En caso de detectar alguna de estas señales en tu cuerpo lo recomendable es acudir a tu médico. En los centros de Quirónsalud contamos con un equipo de profesionales oncológicos capaces de conseguir tres objetivos fundamentales en los pacientes: diagnóstico precoz, tratamiento integral multidisciplinar, y atención personalizada y humana.

    ¿Cuánto tiempo vive una persona con cáncer de colon?

    La esperanza de vida en este tipo de cáncer es muy variable ya que depende del estadio en el que se detecte la enfermedad.

    En España la supervivencia a los 5 años se sitúa en este momento por encima de la media de los países europeos, con un 64% (la media europea es de un 57%).

    En los tumores localizados, la supervivencia se encuentra por encima del 90% a los 5 años. Sin embargo, en aquellos tumores que infiltran más allá del colon o tienen afectación linfática la supervivencia baja hasta el 50-75%. Y, por desgracia, la supervivencia a los 5 años cuando el tumor tiene metástasis en otros órganos es tan sólo del 8-14%. De ahí la importancia del diagnóstico precoz.

    En el caso de los tumores avanzados se está consiguiendo prolongar la mediana de supervivencia a más de 2 años. Los resultados de supervivencia global a los 5 años para cada uno de los estadios clínicos, son similares a los del cáncer de recto aunque en general el pronóstico del cáncer de colon es mejor.

    Etapas del cáncer de colon

    Para comprender mejor la evolución de este tumor podemos hablar de diferentes fases.

    Estadio 0 o carcinoma in situ

    Las células tumorales se encuentran situadas en la parte más superficial de la mucosa y en ningún caso la traspasa. No afecta a ganglios linfáticos.

    Estadio I

    El tumor afecta a la pared del colon o recto sin traspasar la capa muscular. No existe afectación de ganglios linfáticos.

    Estadio II

    El tumor ha infiltrado todas las capas de la pared del colon o recto y, en ocasiones, puede invadir los órganos de alrededor. No se aprecia afectación ganglionar.

    Estadio III

    El cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos.

    Estadio IV

    El cáncer se ha diseminado afectando a órganos alejados del colon o recto como hígado, pulmón o huesos.

    Factores de riesgo del cáncer de colon

    Existen factores que pueden aumentar la probabilidad de tener una enfermedad, estos son los factores de riesgo.

    La presencia de estos no quiere decir que se enfermará de cáncer, a su vez la ausencia de estos tampoco significa que no se enfermará de cáncer.

    • Los factores de riesgo del cáncer colorrectal son los siguientes:
    • Tener antecedentes familiares de cáncer de colon o cáncer de recto en un pariente de primer grado (padre, hermano o hijo).
    • Tener antecedentes personales de cáncer de colon, de recto o de ovario.
    • Tener antecedentes personales de adenomas de riesgo alto (pólipos colorrectales de 1 cm o más de tamaño, o que tienen células que se ven anormales al microscopio).
    • Presentar cambios heredados en ciertos genes que aumentan el riesgo de poliposis adenomatosa familiar (PAF) o síndrome de Lynch (cáncer de colon sin poliposis hereditario).
    • Tener antecedentes personales de colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn durante 8 años o más.
    • Consumir tres o más bebidas con alcohol cada día.
    • Fumar cigarrillos.
    • Ser obeso.
    • La edad avanzada es un factor de riesgo importante para la mayoría de los cánceres. La posibilidad de presentar cáncer aumenta a medida que se envejece.

    ¿Dónde puede hacer metástasis el cáncer de colon?

    Las células de cáncer colorrectal pueden separarse del tumor original y trasladarse por el torrente sanguíneo o el sistema linfático a otras partes del organismo.

    Estas partes son: el hígado, los pulmones y el cerebro (como lugares habituales). Si bien es cierto que pueden diseminarse (y así está descrito) a cualquier órgano (como la piel, hueso,…).


    Tratamientos del cáncer de colon

    El tratamiento de este tipo de tumor depende de la fase en la que se encuentre.

    Los cánceres de colon en etapa 0, que no han crecido más allá de la mucosa del colon, a menudo una cirugía es todo lo que se requiere para eliminar el cáncer.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    En los cánceres de colon en etapa I, que han crecido más profundamente pero no se han propagado fuera de la pared del colon en sí (ni hacia los ganglios linfáticos adyacentes), el tratamiento convencional consiste en colectomía parcial (cirugía para extirpar la sección del colon que contiene cáncer y los ganglios linfáticos cercanos). Por lo general, no se necesitará tratamiento adicional.

    Muchos cánceres de colon en etapa II han crecido a través de la pared del colon y posiblemente a los tejidos circundantes, pero aún no se han extendido a los ganglios linfáticos y la cirugía para extirpar la sección del colon que contiene el cáncer (colectomía parcial) junto con los ganglios linfáticos cercanos puede que sea el único tratamiento que se necesite.

    Sin embargo, su médico puede recomendar quimioterapia (quimio después de la cirugía) si su cáncer tiene un mayor riesgo de recurrir debido a ciertos factores.

    Los cánceres de colon en etapa III se han propagado a los ganglios linfáticos cercanos, pero aún no se han extendido a otras partes del cuerpo.

    El tratamiento convencional para esta etapa consiste de cirugía para extirpar la sección del colon que contiene el cáncer (colectomía parcial) junto con los ganglios linfáticos cercanos, seguida de quimioterapia adyuvante.

    La radioterapia, la quimioterapia, o ambas en conjunto pueden ser opciones para las personas que no están lo suficientemente saludables como para someterse a cirugía.

    Los cánceres de colon en etapa IV se han propagado desde el colon hasta órganos y tejidos distantes. Si el cáncer se ha propagado demasiado como para tratar de curarlo con cirugía, la quimioterapia es el tratamiento principal.

    Sin embargo, si solo hay pocas y pequeñas áreas de propagación (metástasis) en el hígado o los pulmones y se puede extraer junto con el cáncer de colon, la cirugía puede incrementar su supervivencia e, incluso, curarse. Si las metástasis no se pueden extirpar debido a que son muy grandes o hay demasiadas, se puede administrar quimioterapia y, luego, si el tamaño de las metástasis se reduce, se puede tratar con una cirugía para eliminarlos...


    Texto elaborado por el doctor Blas Flor,Este enlace se abrirá en una ventana nueva jefe de oncología quirúrgica del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva







  • Cáncer de piel, causas y tipos

    Cáncer de pielCáncer de piel

    ¿Qué es el cáncer de piel?

    El cáncer de piel es un tipo de tumor frecuente que se produce por el crecimiento anormal y descontrolado de las células de la piel cutáneas alteradas por la radiación ultravioleta (UV) procedente o bien de la luz solar o de las camas de bronceado.

    Se suele manifestar por tanto con mayor frecuencia en la piel expuesta al sol, no obstante, también se puede localizar en otras áreas que no están tan expuestas a radiación.

    Tipos de cáncer de piel

    Existen dos tipos principales de cáncer de piel:

    Melanoma

    El melanoma, no es el cáncer de piel más frecuente, pero si es el tipo más grave, y principal causante de un elevado número de muertes.

    El melanoma es un tipo de cáncer que se origina en los melanocitos que se encuentran en la parte inferior de la epidermis y que contienen melanina, que es el pigmento que le da color a la piel y el cabello.

    El melanoma se puede desarrollar en cualquier parte de la piel, y aunque, es menos habitual, también debemos prestar atención a otras partes del cuerpo donde puede formarse como los ojos o, dentro del cuerpo, en la nariz o la garganta.

    La exposición a la radiación ultravioleta (UV), de la luz solar o de las lámparas y de las camas solares es la principal causa y aumenta el riesgo de tener melanoma.

    El diagnóstico precoz es vital ya que el melanoma se puede tratar con éxito si se detecta a tiempo.

    Cáncer de piel no melanoma

    El cáncer de piel no melanoma hace referencia a todos los tipos de cáncer que se producen en la piel y que no son melanoma.

    Los tipos de cáncer de piel no melanoma más habituales son el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas.

    Carcinoma basocelular

    Es el cáncer de piel más habitual, representa aproximadamente el 80% de los tumores malignos cutáneos no melanoma.

    Se origina en las células basales que se hallan en la epidermis que es la capa externa de la piel.

    Contempla una tasa de curación elevada, no obstante, existen casos en los que el carcinoma se extiende a otras partes del cuerpo causando metástasis.

    La sobreexposición solar es el principal factor que influye en su desarrollo sobre todo en: cara, cuello y tronco. Las personas de piel, ojos y cabellos claros tienen más riesgo de padecerlo.

    Carcinoma de células escamosas

    Es el cáncer de piel más habitual, representa aproximadamente el 80% de los tumores malignos cutáneos no melanoma.

    Se origina en las células basales que se hallan en la epidermis que es la capa externa de la piel.

    Contempla una tasa de curación elevada, no obstante, existen casos en los que el carcinoma se extiende a otras partes del cuerpo causando metástasis.

    La sobreexposición solar es el principal factor que influye en su desarrollo sobre todo en: cara, cuello y tronco. Las personas de piel, ojos y cabellos claros tienen más riesgo de padecerlo.

    ¿Cuáles son los principales síntomas del cáncer de piel?

    Ya hemos visto que el cáncer de piel se manifiesta sobre todo en las áreas de la piel que están más expuestas al sol, como el rostro, los labios, las orejas, cuero cabelludo, el cuello, y las manos, y también debajo de las uñas de las manos o de los pies, así como en el área genital y afecta por igual a todos los tipos de piel.

    Los signos más habituales que alertan sobre un posible carcinoma de células basales son:

    · La aparición de un bulto ceroso o perlado

    · Hallazgo de lesión plana, parecida a una cicatriz marrón o del color de la piel

    · Una úlcera con costras o sangrante que no termina de curarse.

    En el caso del carcinoma espinocelular se produce también en las zonas del cuerpo mayormente expuestas al sol, como el rostro, las orejas y las manos. En este caso si se hace una distinción entre los diferentes tipos de piel siendo la más oscura la más propensa a desarrollarlo en áreas que no están expuestas al sol. Se manifiesta como:

    · Un nódulo rojo y firme

    · Una lesión plana con una superficie escamosa y con costras.

    ¿Cómo puedo prevenir el cáncer de piel?

    Es fundamental que sepas que puedes reducir el riesgo de padecer cáncer de piel limitando y sobre todo evitando la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Resulta también primordial que revises de forma periódica tu piel para detectar cambios sospechosos en lunares o hallazgos de anomalías en tu piel para ayudar a detectar un posible cáncer de piel en sus estadios iniciales.

    La primera señal del melanoma suele ser un cambio en el tamaño, forma, color, o sensación de un lunar existente.

    Debemos prestar atención a estos 5 indicadores de riesgo de padecer lesiones cancerígenas siguiendo el ABCDE de los lunares o manchas atípicas en la piel:

    A : Asimetría. La mitad de un lunar se ve diferente de otra, no son simétricas.

    B :Bordes irregulares. Los bordes irregulares, mal definidos o borrosos pueden ser un signo de melanoma.

    C: Color. Los lunares particularmente oscuros o multicolores pueden conllevar riesgos. Los negros aumentan la sospecha.

    D:Diámetro. Una mancha mayor de más de 3 centímetros de diámetro es una señal para acudir al dermatólogo.

    E: Evolución. Un lunar que modifica su tamaño, forma o color y pica, se inflama o sangra.

    También debes concertar visita con el dermatólogo. Debes saber que es igual de obligatoria que al resto de citas con especialistas que forman parte del chequeo que necesariamente debemos realizarnos como mínimo una vez al año, sobre todo si tienes lunares. Nuestros especialistas hacen uso de la dermatoscopia digitalizada (Fotofinder), que no solo revela el estado de tus lunares, sino que además nos permite detectar a tiempo la existencia de nuevas lesiones.

    Tratamiento del cáncer de piel

    La detección precoz del cáncer de piel aumenta considerablemente la probabilidad de que el tratamiento de la patología sea exitoso.

    En Quironsalud Valencia somos pioneros en el abordaje del cáncer cutáneo mediante la cirugía micrográfica de Mohs,Este enlace se abrirá en una ventana nueva una técnica que nos permite extirpar este tipo de tumores cutáneos y analizar de forma inmediata el alcance de la lesión, evitando la destrucción del tejido sano, lo que nos permite conseguir un alto porcentaje de curación.

    El equipo de médico de dermatólogos de los centros está cualificado para detectar y tratar este tipo de tumores.


    Texto elaborado por el doctor José María RicartEste enlace se abrirá en una ventana nueva, jefe de dermatología del Hospital ¡Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Cáncer y su cura, te contamos

    ¿Es posible evitar el cáncer?

    El cáncer es una enfermedad vinculada al envejecimiento natural de las células. Por lo tanto, es inevitable que el cáncer conviva con el ser humano, especialmente en una sociedad donde la esperanza de vida es cada vez más elevada.

    Se trata de una enfermedad cuya incidencia se puede reducir tomando ciertas medidas y precauciones, cómo estar alerta ante la aparición de determinados síntomas. Un pequeño lunar que crece, una tos o dificultad respiratoria no habitual, un sangrado ginecológico, en la orina, o del tubo digestivo, una pérdida de peso continuada no pretendida, nódulo en la mama, o ganglios que no desaparecen…

    El cuerpo a veces nos da señales de que hay algo dentro de nosotros que no está del todo bien.

    ¿Qué estilo de vida hay que llevar para evitar el cáncer?

    Está reconocido que un estilo de vida determinado disminuye (no elimina) el riesgo de cáncer.

    Este debe consistir en una actividad física regular, como mínimo, 30 minutos de marcha ligera, no hablamos de paseo sino de darle un poco más de ritmo. Mantener un peso ideal (o aproximado), es decir, un IMC (Índice de Masa Corporal) alrededor de 25.

    Para ello, además del ejercicio, supone comer con moderación, con abundante fruta y verdura, y minimizando (no eliminando) la grasa y los hidratos de carbono. La carne y el pescado, aunque tomados con moderación, no están prohibidos. Internacionalmente se reconoce a la Dieta Mediterránea como la óptima para este objetivo.

    Por supuesto hay que suprimir el tabaco y minimizar el consumo de alcohol, así como la exposición a la radiación solar y lámparas UVA.

    Es importante vacunarse frente a ciertos virus que predisponen al cáncer, si se entiende que se puede exponer a un riesgo, como la hepatitis o el virus del papiloma humano, así como realizar revisiones, estudios y chequeos médicos periódicos.

    ¿Qué médico diagnostica el cáncer?

    El cáncer es un diagnóstico al microscopio que realiza el patólogo a partir de una muestra de tejido obtenida por el especialista que corresponda según el síntoma apreciado.

    Por lo tanto, es a este especialista al que hay que acudir cuando se detecten síntomas de sospechaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    El especialista, tras valorar los síntomas y tomar una muestra del tejido sospechoso, es informado días después de la existencia de cáncer.

    Hoy en día es necesaria más información, a nivel molecular, para poder mantener una conversación con el paciente acerca de los tratamientos más apropiados y del pronóstico. Pero, al menos, en unos días, ya nos confirmarán la sospecha de que tenemos cáncer.

    A día de hoy, ¿el cáncer es curable?

    De manera clara hay que decir que sí es curable. En general, hoy en día la tasa de curación del cáncer está en alrededor del 55%.

    Esta cifra varía, y mucho, en función del tipo tumoral que se trate y de la fase evolutiva en la que se ha diagnosticado.

    Cáncer de mama, de colon y de próstata en fases precoces de diagnóstico (cada vez más habituales) alcanzan una curación del 90% y más, pero otros cánceres como pulmón, páncreas, incluso en fases iniciales, rondan el 60% y el 25% respectivamente, y son difíciles de encontrarlos en fases iniciales.

    No obstante, la medicina molecular y personalizada, así como la inmunoterapia, del cáncer están generando un optimismo por la eficacia comparada con los tratamientos convencionales, con una mucho menor toxicidad, ya que se espera un salto significativo en la curabilidad del cáncer o, incluso, en su cronificación.

    Quironsalud Torrevieja cuenta con un gran equipo de oncólogos para detectar y tratar, así como una variedad de tratamientos para la cura de tumores.Este enlace se abrirá en una ventana nueva


    Texto elaborado por el doctor Joseba Rebollo, Este enlace se abrirá en una ventana nuevaespecialista del Servicio de Oncología de Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Qué es la braquiterapia y para qué sirve


    BraquiterpiaBraquiterpia

    La braquiterapia es una modalidad de tratamiento de radioterapia, Este enlace se abrirá en una ventana nuevaen el cual la fuente que emite la radiación, se encuentra en contacto o muy próxima a la zona a tratar.

    Con ello se consigue que la radiación afecte a una zona más cercana alrededor de la fuente, con mínima irradiación de los tejidos sanos alejados de ella.

    Se utiliza como tratamiento único en algunos pacientes con cáncer de próstata o de piel, o, más frecuentemente en combinación con cirugía, radioterapia externa y/o quimioterapia como en una amplia variedad de tumores: tumores ginecológicos: Cáncer de endometrio, cáncer de cérvix, Cáncer de vagina y vulva, Cáncer de canal anal, Sarcomas, Cáncer de mama, Cáncer de cabeza y cuello (cavidad oral, lengua), Carcinoma de esófago o Cáncer de pulmón.

    Cuántos tipos de braquiterpia hay

    Podemos clasificar la braquiterapia según la Dosis administrada en relación al tiempo (Tasa de Dosis) en:

    • Braquiterapia de alta tasa de dosis HDR: (High Rate Dose): en la que la fuente radiactiva (Iridio 192) libera una elevada dosis de radiación en un intervalo de tiempo corto (minutos). Al finalizar el tratamiento, el paciente no lleva ninguna fuente radiactiva, por lo que no puede irradiar a otras personas.
    • Braquiterapia de baja tasa de dosis LDR: (Low Rate Dose): En la que se utiliza material radiactivo (yodo radioactivo: I-125 o paladio: Pd-103) que emite dosis de radiación más bajas por un periodo de tiempo más prolongado.Algunos implantes se dejan colocados uno a varios días y luego se retiran. Durante el tratamiento, el paciente permanece en el hospital, en una habitación especial. Otro tipo de implantes Permanentes, más pequeños (semillas) se colocan y no se extraen posteriormente. En el transcurso de varias semanas dejarán de emitir radiación. Las semillas son aproximadamente del tamaño de un grano de arroz y en raras ocasiones pueden causar problemas. Normalmente el paciente vuelve a casa el mismo día en que fueron insertados.

    En función a la técnica se diferencian dos tipos de braquiterapia, la intersticial y braquiterapia intracavitaria.

    • Braquiterapia intersticial: es unprocedimiento invasivo, que consiste en colocar, bajo anestesia, una serie de catéteres o tubos en la zona a irradiar (el lecho tumoral, o el propio tumor), a través de los cuales la fuente radiactiva administra el tratamiento a esa zona y un margen próximo.
    • Este tipo de técnica se utiliza por ejemplo en cáncer de próstata, sarcomas, tumores de cabeza y cuello, mama.
    • Braquiterapia Intracavitaria: En la cual la fuente radiactiva se introduce en unos dispositivos especiales (aplicadores, catéteres), que se colocan en cavidades anatómicas. Esta técnica se usa en algunos tumores como son los del cáncer gineco-lógico, canal anal, cancer de esófago, de pulmón (tráquea - bronquio).

    La braquiterapia ginecológica

    La Braquiterapia forma parte de los protocolos de tratamiento de tumores ginecológicos.

    En función al tipo de tumor a tratar: carcinoma de endometrio, de cervix, de vulva o vagina, se emplea la técnica más adecuada (intersticial o más frecuente intracavitaria), y se indicará la dosis y número de días de tratamiento.

    En la mayoría de las pacientes se utiliza después de la cirugía ginecológica, con o sin radioterapia externa pélvica previa, en función al tipo y estado del tumor.

    Por ejemplo, en algunos tumores de endometrio con poco riesgo, se administran, al mes de la cirugía, 5 fracciones de braquiterapia endocavitaria exclusiva, mientras que, en otros casos con factores de riesgo de diseminación ganglionar o pélvica, se realiza primero radioterapia externa que se completa con 2 ó 3 sesiones de braquiterapia.

    Es fundamental la braquiterapia para el tratamiento del cáncer de cuello de útero (cérvix) en pacientes no candidatas de cirugía, donde en combinación con quimioterapia y radioterapia externa alcanza altos porcentajes de curación.

    La técnica en el caso de Braquiterapia Endocavitaria vaginal HDR, es un procedimiento sencillo, que se realiza de forma ambulatoria, sin anestesia ni sedación. El tratamiento se realiza en varias fracciones de pocos minutos de duración. Se administra con la vejiga vacía, utilizando un aplicador cilíndrico vaginal, cuya longitud y diámetro varía para la anatomía de cada paciente, y que se conecta a una máquina que contiene la fuente de radiación. Dicha fuente se desplazará desde la máquina hasta el aplicador para administrar el tratamiento, y al completarlo volverá a la máquina. El aplicador se desconectará y se retirará al paciente.


    Duración de la braquiterapia

    El tiempo del procedimiento depende de diferentes factores como es el tipo de tumor a tratar, su estadio (grado de extensión), y la dosis a administrar de la fuente de irradiación.

    Así mismo también dependerá de la fuente de radiación que se utilice:

    • Alta tasa: (Iridio 192), cuya irradiación dura entre los 10 y los 30 minutos.
    • Baja Tasa: (yodo radioactivo: I-125 o paladio: Pd-103), esta radiación puede ser durante hora en diferentes días (20 - 50 h) . Para esto, el paciente debe quedar ingresado en sala especial.

    Efectos secundarios de la braquiterapia

    En la mayoría de los casos, se sienten pocos y leves efectos secundarios que dependen de la zona irradiada.

    Es posible sentir algo de dolor, molestia o sensibilidad y sequedad en el área tratada, pero la mayoría de las personas pueden volver pronto a sus actividades habituales.

    En cuanto al tratamiento de Braquiterapia prostática fundamentalmente se producen molestias urinarias leves: obstructivos (dificultad al inicio de la micción o chorro débil), escozor que suelen ir mejorando en pocas semanas.

    Es importante señalar que, comparado con otros tratamientos para el cáncer de próstata, produce menos disfunción sexual que otros tratamientos.

    La Braquiterapia Ginecológica por su parte, puede causar sequedad vaginal, por ello se indica usar geles hidratantes y puede producirse estrechamiento vaginal que ocasiona dolor durante las relaciones sexuales, para lo que se indica el uso de dilatadores vaginales las primeras semanas tras la braquiterapia.

    Los especialistas de la unidad de Oncología Radioterápica de los centros de Quironsalud estudian cada caso de forma detallada con el equipo para elegir el mejor tratamiento para cada paciente.


    Texto elaborado por la doctora Rosa CañónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, especialista en medicina radioterápicaEste enlace se abrirá en una ventana nueva del Servicio de Oncología de Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva


25 resultados
Páginas: 1 2 3 4 5 Página siguiente
Buscador de Tengo cáncer, ¿Y ahora qué?
Sobre este blog

Este Blog pretende ser una guía para pacientes y familiares donde encontraran información acerca de esta enfermedad, últimos avances en su tratamiento así como consejos de estilo de vida saludables para prevenir la enfermedad

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.