Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de los Servicios de Oncología de los Hospitales Quironsalud de Murcia, Torrevieja y Valencia

Cómo afrontar el cáncer en la familia

Cáncer y familiaCáncer y familiaEn la mayoría de casos, la familia es el principal apoyo de un paciente de cáncer. El cariño, el esfuerzo y el tiempo invertidos en el paciente son vitales para el enfermo.

El diagnóstico de cáncer supone un gran impacto para toda la familia. A todos los miembros se les presentan numerosos cambios, decisiones y sentimientos que alteran la rutina. Cada persona puede atravesar este proceso de forma totalmente distinta.

Tanto para el paciente como para la familia resulta difícil hablar de cáncer. Nadie quiere hacer sufrir al resto de miembros de la familia, pero todos tienen sus preocupaciones. Es normal que los familiares se encuentren confusos acerca de cómo cuidar al enfermo, qué aconsejar o cómo hablar de sus miedos. Contar con la ayuda de un psicooncólogo puede ayudar al paciente a abordar esta situación de forma más fácil.

Para el paciente, es fundamental poder expresar sus sentimientos a sus familiares más cercanos. Del mismo modo, la familia debe respetar sus deseos si éste no se siente preparado para hablar. La comunicación con los familiares ayudará que entiendan cómo se siente el paciente y les permitirá ayudar y sentirse útiles durante la enfermedad.


Cómo contarle a mis hijos que tengo cáncer

Ante el diagnóstico de cánceres comprensible que el paciente quiera proteger a su familia de cualquier sufrimiento, especialmente a los niños. Sin embargo, ocultar el cáncer o intentar no hablar de ello puede conseguir que se sientan peor.

La forma en que los hijos afrontan la enfermedad depende en gran medida de cómo la afronta el paciente y otros familiares cercanos. Los niños pueden presentar reacciones muy dispares: algunos se encuentran muy preocupados y tristes, algunos pueden hacer como si no pasara nada. Incluso, en el caso de los más pequeños, pueden sentirse culpables. En este caso es muy importante hacerles saber que nada de lo que hayan hecho ha causado la enfermedad.

Si los hijos son pequeños es fundamental hablar con ellos. Los niños perciben que "pasa algo" y, especialmente en estas circunstancias, necesita que sus padres le tengan en cuenta. Muchas veces los niños se adaptan a las circunstancias mejor que los propios adultos.

Los padres deben estar preparados ante la posible pregunta "¿te vas a morir?", que los pequeños pueden expresar con naturalidad. A la hora de dar una respuesta, se debe considerar su madurez y el momento en que formulen esta pregunta (la inminencia o no de la muerte).

En el caso de los adolescentes es necesario que sepan qué está pasando, ya que viven en una etapa de cambios y confusión. Las reacciones pueden ser muy distintas: rebeldía, responsabilidad, miedo, aislamiento, vergüenza… Es aconsejable acercarse a ellos, pero también darles espacio para procesar sus emociones, pues necesitan su independencia. Seguramente buscarán información acerca del cáncer en Internet, por lo que es importante responder a sus dudas y recordarles que no todo lo que se lee en la red es cierto. Podemos sugerirles algunas fuentes fiables. Además, aunque sea complicado, conviene mantener las reglas en casa: de lo contrario, podrían buscar refugio en compañías o hábitos que no les convienen.


Afrontar el cáncer en pareja

El cáncer tiene un fuerte impacto en las relaciones de pareja. Para algunos, enfrentar juntos este momento fortalece la relación, pero en otros casos el cansancio, el vaivén de emociones y el estrés provocados por el cáncer puede suponer un empeoramiento de problemas existentes.

En la mayoría de los casos, cada miembro de la pareja se ocupa de determinadas tareas. Posiblemente, el paciente de cáncer tendrá que dejar de hacer algunas de estas tareas durante su enfermedad. Hablar de ello es importante para evitar que el paciente se sienta frustrado. A pesar de que puede ser complicado, también es aconsejable aceptar la ayuda que ofrecen amigos y familiares.

La pareja del paciente con cáncer debe mostrar empatía ante las necesidades emocionales cambiantes que acompañan al tratamiento del cáncer. No obstante, también es importante contar con alguien con quien poder expresar sus sentimientos sin sentirse culpable. Esta persona podría ser un amigo de confianza o, si es necesario, un psicooncólogoEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

A menudo, el cáncer cambia los planes en una familia. Cosas que parecían importantes antes del diagnóstico, pueden pasar a un segundo plano dando lugar a nuevas prioridades, como disfrutar de más tiempo en familia. Es recomendable "pausar" algunos planes de futuro, sin paralizarlos por completo, para mantener las expectativas de forma positiva.

Texto elaborado por Ana García-Conde, psicooncóloga del Servicio de Oncología del Hospital Quirónsalud Valencia

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Tengo cáncer, ¿Y ahora qué?
Sobre este blog

Este Blog pretende ser una guía para pacientes y familiares donde encontraran información acerca de esta enfermedad, últimos avances en su tratamiento así como consejos de estilo de vida saludables para prevenir la enfermedad

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.