Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del equipo de Cardiología del Hospital La Luz

  • 10 hábitos de vida cardiosaludable


    10 hábitos de vida cardiosaludable10 hábitos de vida cardiosaludableLa enfermedad cardiovascular representa la primera causa de muerte en los países occidentales, seguida de cerca por la patología oncológica. Sin duda gran parte de los avances que han influido decisivamente en la mejora de la supervivencia y la calidad a largo plazo, han sido la prevención y detección precoz de la enfermedad.

    Cuando nos preguntamos qué influye en la aparición de la enfermedad, siempre nos surgen las mismas respuestas: genética, colesterol, hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, sobrepeso, inactividad física, incluso el estrés; es decir sabemos que los factores que acabamos de enumerar influyen en la aparición y desarrollo de la enfermedad cardiovascular, por tanto deberemos hacer hincapié en la detección de dichos factores de riesgo y en el control de los mismos.

    Las medidas de prevenciónorientadas a que el paciente sea conocedor del riesgo que presenta de padecer un evento cardiovascular, son esenciales y van alineadas con una de las líneas estratégicas de la prevención, consistente en empoderar al paciente en el control de su salud...

    Hasta la fecha la forma de detectar la presencia de dichos factores de riesgo y por ende la valoración del riesgo cardiovascular, siempre ha sido a través de chequeos presenciales en los cuáles el paciente acudía a una consulta médica y era sometido a diferentes tomas de constantes como el peso, la frecuencia cardíaca o la tensión arterial.

    Actualmente y gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías y de la continua e imparable transformación digital en el que está inmerso el mundo sanitario, existe la posibilidad de poder remitir o enviar nuestras constantes, incluso nuestras variables analíticas de forma remota sin necesidad de que el paciente acuda presencialmente a un centro médico, y de ésta forma el médico tras la valoración de las mismas poder emitir un informe dónde se valore y establezca el riesgo cardiovascular de nuestros pacientes de forma continua en función de la información remitida.

    Pero sin duda la clave del éxito reside en el empoderamiento del paciente, es decir en el conocimiento de qué hábitos de vida son cardiosaludables, con el objeto de hacer especial hincapié en la recomendación y realización de los mismos.

    Todos en nuestra cabeza podríamos tener una "tabla de los 10 mandamientos", siendo difícil establecer un orden, porque posiblemente todos son de gran importancia:

    1. Alimentación:

    Moliére decía, "hay que comer para vivir, y no vivir para comer". Es recomendable una dieta equilibrada, cardiosaludable y variada, disminuyendo la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol, evitando los alimentos sometidos a procesos industriales y aumentando el consumo de todo tipo de pescados, carnes magras y alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, hortalizas, legumbres y cereales. Asimismo, es muy importante beber al menos 1,5 litros de agua al día.

    2. Ejercicio físico:

    Realizar ejercicio físico de forma regular reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Puedes caminar, pasear. Un ejercicio físico de moderada intensidad 150 minutos a la semana es muy sano y reduce el riesgo de padecer no solo enfermedades cardiovasculares, si no también oncológicas.

    3. Vigilar el peso:

    Para ello es necesario controlar y restringir la ingesta de calorías, ya que el sobrepeso-obesidad nos predispone a sufrir diabetes e hipertensión. La obesidad o sobrepeso se asocian al síndrome metabólico en el cual por medio de una resistencia a la insulina se produce un aumento significativo del riesgo cardiovascular, por la asociación a la presencia de otros factores de riesgo cardiovascular. Disponer de una báscula en casa es aconsejable.

    4. Dormir y descansar:

    Un sueño reparador de unas 7h y de calidad permite recuperarse de la fatiga física y psíquica acumulada durante el día y reestructura las funciones vitales. Para ello conviene cenar temprano, ligero, y evitar los excitantes. Si practicas ejercicio físico dormirás mucho mejor. Los pacientes que padecen apnea del sueño y descansan mal, se ha demostrado que tienen un riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular.

    5. Moderar el consumo de alcohol:

    En general el consumo de alcohol no debe ser recomendado. Sin embargo y en concreto en relación el consumo de vino tinto, se le han relacionado posibles beneficios cardiovasculares en base al contenido en Taninos y Resveratrol que podrían inhibir o atenuar la disfunción endotelial. Por ello, procura un consumo moderado de alcohol. Una o dos copas de vino tinto al día puede resultar beneficioso, pero hay que recordar que el abuso de bebidas alcohólicas puede aumentar la presión arterial y generar arritmias cardíacas.

    6. Evitar el tabaco:

    El tabaco es un hábito insano, y por ello hay que eliminar radicalmente el tabaco, que contiene 5.000 sustancias tóxicas, ya que su consumo está directamente relacionado con un aumento del riesgo de padecer infarto e ictus, cáncer, enfermedad pulmonar y vascular periférica. También hay que evitar ser un fumador pasivo.

    7. Evitar el estrés crónico y los conflictos emocionales:

    Vivimos en una sociedad de la inmediatez y del éxito imprescindible, por tanto se está creando una sociedad en la que no se admite o conoce la frustración, todo ello sin duda conlleva un estrés; laboral y familiar de enorme importancia. El estrés continuado y las situaciones de ansiedad influyen negativamente sobre el corazón y pueden desencadenar hipertensión y arritmias, y por ello es importante aprender a relajarse y tomarse la vida con una filosofía positiva. Por otra parte, puede ser de gran ayuda aprender técnicas que nos faciliten la canalización y gestión del estrés como por ejemplo; el yoga, pilates o el tai-chi son muy eficaces.

    8. Vida sexual satisfactoria:

    Una vida sexual óptima estimula la secreción de endorfinas, las llamadas "hormonas de la felicidad" que hacen que nos encontremos tranquilos, satisfechos y felices, lo cual es clave para una vida sana. También es importante en pacientes cardiópatas.

    9. Control de la presión arterial:

    Se trata de un gran enemigo silencioso; la hipertensión arterial, es en el 90-95% de los casos desconocida (idiopática) con una fuerte influencia hereditaria.

    La hipertensión arterial no se cura, se controla.

    Las cifras de presión arterial no deben sobrepasar de 140/90 mmHg (idealmente 130/80 mmHg). Los cambios en el estilo de vida que reducen la presión arterial son: reducción de peso, restricción del consumo de sal, moderación del consumo del alcohol, aumento de la actividad física, aumento del consumo de frutas y verduras.

    10. Realice una revisión cardiovascular anual:

    Como hemos venido comentando todas las medidas orientadas a la prevención y detección precoz de la enfermedad cardiovascular, van a redundar sin duda en un beneficio muy importante. Por todo ello es aconsejable que todos los pacientes, y fundamentalmente aquéllos que tienen factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes..) se sometan a una revisión anual.

    En definitiva el realizar una vida activa, con una alimentación equilibrada, descansando bien, sabiendo gestionar adecuadamente el estrés y controlando los factores de riesgo que nos predisponen a padecer enfermedad cardiovascular bien sea mediante chequeo presencial en consulta o por medio de las nuevas tecnologías, son sin duda la clave del éxito.

    Dr. Roberto Martin Reyes

    Jefe del Servicio Cardiologia

    Hospital La Luz

  • Mi reloj me dice que tengo una arritmia


    Mi reloj me dice que tengo una arritmiaMi reloj me dice que tengo una arritmiaLa fibrilación auricular es la arritmia cardiaca sostenida mas frecuente y se asocia a importantes complicaciones clínicas como son los accidentes cerebrovasculares (ictus) e insuficiencia cardiaca. Aunque esta arritmia puede manifestarse con clínica de palpitaciones o malestar en relación a un pulso acelerado e irregular, no es raro que está arritmia pueda cursar de una manera completamente asintomática o poco síntomática siendo la manifestación inicial una de sus complicaciones. Por otro lado, esta arritmia puede aparecer y desaparecer reiterada y silenciosamente, por lo que su diagnóstico puede ser un gran reto.

    Los avances tecnológicos de los últimos años aplicados al diagnóstico precoz y seguimiento, ya no solo en pacientes con patologías conocidas y tratadas, sino en grandes grupos poblacionales aparentemente sanos, están revolucionando nuestra capacidad de diagnóstico y prevención. Los nuevos dispositivos electrónicos ("teléfonos inteligentes", "relojes inteligentes"...) pueden realizar otras funciones como calcular nuestra distancia caminada, horas de sueño, calorías quemadas e incluso monitorizar nuestra frecuencia cardiaca. En este sentido, distintos dispositivos han demostrado su capacidad de detectar arritmias como la fibrilación auricular e incluso documentar dichos episodios con un electrocardiograma. Estos avances nos permiten no solamente conocer la prevalencia real de esta arritmia sino la capacidad de prevenir sus devastadoras complicaciones. Las grandes ventajas que ofrecen estos dispositivo sobre otros métodos diagnósticos tradicionales es que están completamente integrados en nuestra vida, son fáciles de usar, cómodos y fiables. Pero a pesar de estas grandes ventajas también existen limitaciones, especialmente en relación a la interpretación de la información que nos proporcionan que debe ser correctamente validada por un especialista. Estos dispositivos pueden notificar eventos arrítmicos que, sin una correcta confirmación médica, pueden generar alarmas, preocupación y ansiedad a los usuarios. No todos los dispositivos que nos reportan información sobre el ritmo cardiaco están correctamente validados, ni todos los reportes o avisos son siempre correctos. Por tanto, es necesaria una valoración cardiológica a la hora de interpretar correctamente estos episodios, confirmar o no su relevancia y actuar en consecuencia para su tratamiento o manejo. Sin duda estos dispositivos son un gran avance y una gran herramienta en el diagnóstico precoz de arritmias y prevención de eventos cardiovasculares. Sin embargo, no debemos olvidar que esa información debe ser validada e interpretada por cardiólogos que informen a los pacientes sobre la utilidad real de esa información en cada caso, confirmen la relevancia o no de esos datos evitando al paciente preocupaciones innecesarias y en caso de hallazgos relevantes orienten a los pacientes al mejor tratamiento.

    Dr. Juan Benezet-Mazuecos

    Responsable Unidad de Arritmias

    Hospital La Luz

  • Colesterol alto. ¿Qué riesgos tengo?


    Colesterol alto. ¿Qué riesgos tengo?Colesterol alto. ¿Qué riesgos tengo?Lo primero que tenemos que definir es qué es el colesterol, y no es más que uno de los diferentes tipos de grasa que tenemos en nuestro organismo y que es muy útil para muchas funciones básicas, como por ejemplo para la formación de hormonas sexuales, la manutención de las neuronas cerebrales, la digestión de las propias grasas y otras tantas funciones indispensables.

    Además, existen dos tipos de colesterol, el "bueno" y el "malo", y eso simplemente depende de su densidad (es decir, la relación entre peso y volumen). El HDL (de sus siglas en inglés high density lipoprotein, que quiere decir lipoproteína de alta densidad), es el bueno, y por tanto, cuanto más alto esté mayor protección cardiovascular. Para subir este tipo de colesterol, es importante la dieta (basada en la ingesta de pescado azul, frutos secos y el aceite de oliva) además del ejercicio físico. El LDL (de sus siglas en inglés low density lipoprotein, que quiere decir lipoproteína de baja densidad), es el malo de la película y el que tenemos que bajar cuando lo tenemos en cifras elevadas, ya que es el que se asocia a eventos fatales (infarto de miocardio, ictus o infartos cerebrales, así como infartos a nivel de la circulación de los miembros inferiores) por acumularse en las diferentes arterias o vasos sanguíneos de organismo. Para ello es también fundamental la dieta (evitando grasas saturadas, muy presentes en aquellas de origen animal y vegetal) y mantener un peso adecuado. No obstante, cuando con dieta y ejercicio no se consigue disminuir lo suficiente, es cuando hay que iniciar medicación para su control.

    No todo el mundo tiene que conseguir las mismas cifras de colesterol "malo" o LDL, sino que en función del perfil de riesgo de cada paciente (si ha tenido infartos previos o si tiene otros factores de riesgo cardiovascular como diabetes o hipertensión) nos marcamos unos objetivos u otros. Así, es fundamental destacar que cuando se ha tenido un infarto, necesitamos tenerlo "cuanto más bajo mejor", pues son muy pocos los efectos secundarios de tenerlo bajo y pueden ser fatales las consecuencias de tenerlo alto (aumenta mucho el riesgo de nuevos eventos cardiovasculares).

    Por tanto, el colesterol es como todo el resto de factores de riesgo cardiovascular (tensión alta, diabetes o azúcar, tabaquismo), es decir, enemigos silenciosos que no provocan ningún síntoma o malestar hasta que el paciente tiene un evento que puede ser muy grave y por ello hay que atacarlos lo antes posible y tomarse muy en serio las recomendaciones dietéticas y de tratamiento de los profesionales sanitarios.

    Dra. Irene Narvaez Mayorga

    Imágen Cardiaca

    Hospital La Luz

Buscador de CardioBlog
Sobre este blog

CardioBlog es el resultado del esfuerzo de un equipo de profesionales altamente motivados en resolver numerosas interrogantes y problemas de la vida diaria en pacientes cardiológicos; y facilitar consejos a aquella población sana interesada en mejorar sus hábitos de vida y controlar sus factores de riesgo cardiovascular. Nuestro objetivo es combinar la experiencia clínica con las últimas actualizaciones científicas en cardiología y prevención cardiovascular, para ayudar a resolver preocupaciones habituales de la población en riesgo.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.