Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del equipo de Cardiología del Hospital La Luz

Me han puesto un stent en el corazón ¿Ahora qué?

StentsStents

Después del implante de un stent en una arteria del corazón los pacientes deben saber que ahora más que nunca hay que mejorar el estilo de vida, continuar con seguimientos rutinarios y cumplir con la medicación pautada. En los siguientes apartados, vamos a dar ciertas recomendaciones e intentar resolver dudas básicas que se nos puedan presentar.

¿Qué tratamiento tengo que seguir tras el implante de un stent y durante cuánto tiempo?

1- ANTIAGREGANTES:

El stent es una prótesis metálica implantada dentro de una arteria y para que no se formen trombos es necesario un tratamiento para evitar que el cuerpo lo rechace, especialmente los primeros meses. Los antiagregantes son fármacos que actúan a nivel de las plaquetas, reduciendo la capacidad de éstas de agregarse y formar trombos. En otras palabras, queremos que la sangre sea algo más "fluida".

El tiempo que hay que mantener la antiagregación puede ser variable, ya que depende de múltiples factores. Su cardiólogo individualizará cada caso, valorando la edad, el riesgo de sangrado, la diabetes, la necesidad de otros fármacos anticoagulantes, etc…

2- ESTATINAS:

Son fármacos que permiten un adecuado control del colesterol. Está ampliamente demostrado que el paciente con cardiopatía isquémica y stent necesita tener unos niveles de colesterol más bajos que la población sana, y conseguirlo aumenta la durabilidad de los stents y la esperanza de vida del paciente. Las contraindicaciones absolutas de las estatinas son escasas y los efectos secundarios infrecuentes. Pese a ello, es habitual encontrar pacientes que han dejado la estatina tras el implante del stent por miedo al leer el prospecto o por su mala publicidad en ocasiones en internet.

Los pilares del tratamiento de la cardiopatía isquémica tras el implante del stent son por tanto los antiagregantes y las estatinas. Las demás medicaciones dependerán de otros factores como la tensión arterial, la diabetes, la función ventricular o la presencia de arritmias, y se irán añadiendo al tratamiento según las necesidades de cada paciente.

¿Puedo reincorporarme al trabajo?

La tasa de reincorporación al trabajo ha mejorado claramente en la última década, y en parte esto se debe al implante precoz de los stents en situaciones agudas como los infartos de miocardio, permitiendo una reducción del daño cardiaco y por tanto de las posibles complicaciones a largo plazo (como arritmias e insuficiencia cardíaca). El implante de un stent por sí solo no es el determinante para estimar una baja laboral y son muy pocos los tipos de trabajos que llegan a estar contraindicados tras su colocación. Hay que tener en consideraciones otros parámetros, como la fuerza del corazón o el tipo de trabajo. La llegada de los stents ha contribuido a una mayor tasa de reincorporación laboral en pacientes con cardiopatía isquémica.

¿Puedo hacer deporte tras un stent?

Parte de las medidas tras en el implante de un stent incluyen cambio del estilo de vida y un control adecuado de los factores de riesgo cardiovasculares como el tabaco, la hipertensión arterial, la dislipemia, la diabetes o el sedentarismo.

Así, cuando un paciente nos pregunta si puede realizar actividad física tras el implante de un stent, nuestra respuesta como cardiólogos es que no solo no está contraindicado, sino que es aconsejable realizar una actividad física moderada y predominantemente aeróbica. Establecer el momento ideal para volver a hacer ejercicio o el nivel de intensidad aconsejable debe ser una decisión en conjunto tomada con su cardiólogo tomando en cuenta muchas variables clínicas.

¿Cuánto dura un stent? ¿Hay que cambiarlo?

Los stents no tienen fecha de caducidad, por lo que no hay que recambiarlos. La idea es que cuando se implanta un stent, sea de por vida, aunque existe siempre un riesgo de que el stent se vaya ocluyendo. Los stents de última generación y los fármacos que se utilizan hoy en día han permitido disminuir la tasa de nueva obstrucción del stent. Aún así, en el caso de que esto ocurriese tampoco se retiraría el stent obstruido, sino que se volvería a realizar un nuevo cateterismo para dilatar dicho stent, o si fuese necesario se podría implantar otro stent dentro del previo.

¿Puedo conducir con un stent?

La cardiopatía isquémica puede aumentar el riesgo relativo de accidente. Igual que cuando hablamos de la reincorporación al trabajo o de la actividad física, los posibles riesgos en la conducción tras el implante de un stent dependen más del contexto clínico en el que se ha implantado y de las posibles arritmias, que del stent en sí mismo, la decisión debe ser tomada en conjunto por su cardiólogo y tomando en cuenta además del motivo del implante del stent, el tipo de vehículo a conducir.

Conclusión…

El stent ha permitido mejorar la calidad de vida de los pacientes con cardiopatía isquémica, pero ya sabemos que el proceso no finaliza ahí. Es imprescindible en todos los pacientes un seguimiento cardiológico continuo posterior, cambios en el estilo de vida, y mantener la medicación pautada. Y por supuesto no hay que tener miedo a preguntar, estamos aquí para resolver.

Doctor Daniele Gemma

Especialista en Cardiología, departamento de hemodinámica

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de CardioBlog
Sobre este blog

CardioBlog es el resultado del esfuerzo de un equipo de profesionales altamente motivados en resolver numerosas interrogantes y problemas de la vida diaria en pacientes cardiológicos; y facilitar consejos a aquella población sana interesada en mejorar sus hábitos de vida y controlar sus factores de riesgo cardiovascular. Nuestro objetivo es combinar la experiencia clínica con las últimas actualizaciones científicas en cardiología y prevención cardiovascular, para ayudar a resolver preocupaciones habituales de la población en riesgo.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.