Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Sº de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular. Hospital La Luz

¿Qué es y qué importancia tiene un aneurisma?

22

Un aneurisma se produce por el debilitamiento de las paredes de un vaso sanguíneo, lo que hace que se agrande o se dilate. Los aneurismas se pueden formar en cualquier vaso sanguíneo del cuerpo, pero se observan con mayor frecuencia en la arteria principal conocida como aorta, en el nivel debajo de las arterias renales Esto se conoce como aneurisma aórtico abdominal (AAA). El mayor riesgo asociado con un aneurisma es la ruptura, que causa hemorragia interna. Esto sucede porque la pared aórtica continúa dilatándose y debilitándose por la fuerza que ejerce el flujo de sangre a la pared. La ruptura de un aneurisma es una situación potencialmente mortal.

¿Quién está en riesgo de desarrollar un AAA?

Los aneurismas aórticos abdominales son más comunes en adultos mayores. Ocurren en hasta el 6% de los hombres y el 1% de las mujeres mayores de 65 años. Fumar es un factor de riesgo importante para los AAA, y el riesgo está directamente relacionado con la cantidad de cigarrillos fumados. Las personas están a un nivel más alto riesgo de desarrollar AAA si tienen antecedentes familiares de AAA u otros aneurismas. Los varones que tienen un pariente de primer grado varón(padre, hermano o hijo) con un AAA tienen un riesgo mucho mayor (aproximadamente del 15 al 29% ) de desarrollar un aneurisma y es probable que tengan aneurismas en más de una localización. También se sabe que la presión arterial alta se asocia con la enfermedad del aneurisma y debe controlarse.

¿Cuales son los signos y síntomas?

Los aneurismas aórticos abdominales se desarrollan lentamente y pueden pasar desapercibidos durante muchos años. Los AAA a menudo se presenta sin síntomas hasta la ruptura. La rotura del aneurisma ocurre cuando la pared de la aorta se debilita severamente por la expansión del saco aneurismático. Cuando el saco se rompe, el sangrado ocurre dentro del cuerpo. Los síntomas de la ruptura de un aneurisma aórtico incluyen dolor en el abdomen (palpitaciones, dolor agudo, a menudo repentino), dolor en la espalda, náuseas, vómitos, desmayos y shock sistémico. La ruptura de AAA es un evento potencialmente mortal con un alto riesgo de complicaciones graves y la muerte. El riesgo de muerte por rotura de AAA es de aproximadamente 60-80%, lo que significa que muchos pacientes colapsan antes de que puedan llegar al hospital en busca de ayuda. Los AAA rotos representan alrededor de 15,000 muertes por año en los Estados Unidos.

¿Cómo se diagnostica?

Muchas personas descubren sus aneurismas de manera incidental cuando reciben estudios de imágenes para otras enfermedades. Debido a que los aneurismas no causan síntomas, pero tienen consecuencias muy graves, es una buena idea buscarlos en grupos de alto riesgo. La detección y el tratamiento adecuado son cruciales para la identificación temprana y la prevención de las complicaciones del aneurisma aórtico. Si cree que podría estar en riesgo de tener un aneurisma, el primer paso es hablar con su médico de atención primaria. Después del examen físico, el médico puede sentir una masa pulsátil en la parte superior del abdomen. Las pruebas de imagen pueden ayudar en la detección y vigilancia de AAA. Una ecografía abdominal puede confirmar la presencia de un aneurisma y proporcionar información sobre la ubicación y las dimensiones de la aorta. Existen unidades de detección móviles que brindan este servicio en muchas comunidades y hospitales. La angiografía por tomografía computerizada se considera el "estándar de oro" para obtener imágenes de toda la aorta. Los médicos también estamos muy interesados ​​en qué ramas de la aorta, incluidas las arterias del riñón o del intestino, pueden estar involucradas. Se han realizado varios estudios para determinar cuándo operar con aneurismas. Porque la cirugía es relativamente de alto riesgo, la evidencia sugiere que esperar hasta que un AAA sea de un diámetros de 5-5,5 cm es el momento más apropiado para considerar la intervención. En aneurismas más complejos, como los que afectan a la aorta torácica (tórax) o toracoabdominal (tórax y abdomen), muchos médicos esperaran hasta que el aneurisma sea > 6 cm antes de considerar la intervención porque la cirugía plantea un riesgo aún mayor. El riesgo para el paciente supera el beneficio de la intervención quirúrgica en aneurismas pequeños. Los pacientes con AAA pequeños deben ser seguidos de cerca por un especialista vascular para controlar el crecimiento. Debido a que la enfermedad de aneurisma a menudo se produce en pacientes que también tienen enfermedad cardíaca o pulmonar, los riesgos de la cirugía incluyen complicaciones cardíacas y pulmonares.

¿Como es tratado?

La mayoría de los aneurismas están relacionados con la aterosclerosis, o placas en las arterias. De hecho, la causa más común de muerte en personas con AAA no es la ruptura de un aneurisma, sino más bien otros eventos cardiovasculares como un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Por lo tanto, el tratamiento médico para la enfermedad cardiovascular es un objetivo esencial en estos pacientes.

En caso de optar por un tratamiento de cirugía abierta, este consiste en coser un injerto sintético (o tubo), que permita reconducir el paso de sangre en su interior. La duración promedio de la estancia hospitalaria después de la reparación abierta es de 5 a 10 días, con un período de observación en la unidad de cuidados intensivos (UCI) inmediatamente después de la cirugía. Los posibles riesgos y complicaciones de la reparación abierta incluyen sangrado, infección del injerto, infección de la herida quirúrgica, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, complicaciones pulmonares, muerte y, raramente, daño a los nervios o la médula espinal (parálisis). Otro posible riesgo de cirugía abierta es la disfunción sexual después de la cirugía. Los pacientes deben discutir este problema con sus médicos antes de la cirugía. El pronóstico para la reparación abierta de un AAA depende de la salud general del paciente antes de la cirugía. En general, los pacientes volverán a su rutina diaria anterior entre 1 y 2 meses después de la cirugía.

En la otra versión de tratamiento, la reparación endovascular (EVAR): se introduce una endoprótesis en la aorta a través de punciones hechas en la ingle del paciente. Una endoprótesis es un Stent (esqueleto metálico de acero, nitinol,..) recubierto por una tela para excluir el aneurisma de la circulación. La cirugía se realiza bajo rayos X continuos (fluoroscopia) para ayudar al cirujano a colocar la endoprótesis en la ubicación correcta en la aorta. La duración promedio de la estancia en el hospital es de 2 a 3 días, y esto puede requerir un período de observación en la UCI de las primeras horas. Los posibles riesgos y complicaciones de la reparación endovascular incluyen fugas de sangre desde el injerto al saco del aneurisma, movimiento del injerto o separación de los componentes del injerto, insuficiencia renal secundaria al contraste, complicaciones en zonas de punción femoral, daño en el nervio o la médula espinal (parálisis). Debido a que este es un enfoque mínimamente invasivo para la reparación de aneurismas, presenta una recuperación mucho más corta que la cirugía abierta.

La reparación endovascular de los AAA permite el tratamiento de pacientes de alto riesgo que no serían buenos candidatos para la reparación abierta tradicional. Los pacientes de alto riesgo con problemas cardíacos, pulmonares o renales no suelen tener buenos resultados con la reparación abierta debido al alto riesgo de la cirugía. Durante la última década, los avances en las técnicas quirúrgicas y la construcción de injertos, además de tener una menor tasa de complicaciones perioperatorias y muerte, han convertido el EVAR en una opción preferida para la reparación electiva de aneurismas. Los ensayos clínicos actuales apuntan a que el EVAR esté disponible para pacientes con anatomía aórtica más compleja a través del desarrollo de endoprótesis a medida.

Resumen

El aneurisma aórtico abdominal es una enfermedad silenciosa pero a menudo mortal. El AAA es más común en personas mayores, con factores de riesgo modificables (como el tabaquismo) y hereditarios (antecedentes familiares de AAA) que influyen en el desarrollo de la enfermedad. La detección de AAA puede ayudar en el diagnóstico y tratamiento temprano de la enfermedad, reduciendo las complicaciones y la muerte entre los afectados. Los avances en las técnicas de detección, las innovaciones quirúrgicas y el desarrollo de injertos se esfuerzan por mejorar aún más los resultados de los pacientes y el manejo de la enfermedad.

Dr. Enrique Puras, Jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular Hospital La Luz

Dra. Marta Ramírez, Jefa asociado del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular Hospital La Luz

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Circula, no te pares
Sobre este blog

La Angiología y Cirugía Vascular es una especialidad relativamente joven, comparada con otras como Cardiología, Cirugía General, Cirugía Cardiaca… y que ha reunido poco a poco todas esas características que la hacen diferente, única y peculiar dentro de las superespecialidades médicas y quirúrgicas, y por otro lado es una de las que más rápido ha ido transformándose en lo que hoy se llama "minimamente invasiva" y que no es más que hacer la menor agresión posible para tratar problemas muy graves.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.