Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Sº de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular. Hospital La Luz

Trombosis venosa profunda 2ª parte: Trombo-embolismo venoso, embarazo y anticoncepción

Seguimos con la saga "tromboembolismo venoso" en este caso, nos centraremos en la fase aguda en un periodo concreto como es el embarazo y la anticoncepción. Como dijimos en entradas anteriores: el tromboembolismo venoso es un término utilizado para describir los coágulos sanguíneos que se desarrollan en las venas principalmente de las piernas asociado a un coágulo que ha viajado a los pulmones: la conocida como embolia pulmonar. El embarazo aumenta las posibilidades de desarrollarlo entre cuatro y cinco veces más. Esta tendencia a formar coágulos de sangre probablemente ha evolucionado para proteger a las mujeres de hemorragias en el momento de un aborto espontáneo o del parto. Las posibilidades de trombo-embolismo son aún mayores en las primeras 6 semanas después del parto, en que aumentan de 20 a 80 veces, respecto a una mujer que no está embarazada y no ha dado a luz recientemente. Sin embargo, para las que los han que lo han tenido en el pasado, el embarazo generalmente requiere algún tipo de anticoagulante de forma preventiva. En estos casos un embarazo es de alto riesgo, por lo que la planificación familiar es especialmente importante. Una mujer y su pareja deben decidir si quieren tener hijos y si es así, cuándo, dado que su riesgo aumenta seriamente durante la gestación.

El uso de heparina y de heparinas de bajo peso molecular se considera de elección para tratar a mujeres embarazadas, con antecedentes o cuadros agudos de trombo-embolismo sin mayor riesgo de defectos de nacimiento o problemas de sangrado en sus bebés. Además su uso es seguro porque no cruza la placenta ni entra en la circulación del bebé en el útero. Debido a que la heparina puede aumentar el riesgo de complicaciones hemorrágicas si se encuentra en el sistema de la madre en el momento de un posible aborto espontáneo o del parto, se deben tomar precauciones para reducir riesgos.

Los anestesistas generalmente esperan para colocar un anestésico epidural hasta que la paciente haya estado sin heparina durante más de 6 horas y si se necesita alivio del dolor durante el trabajo de parto se pueden pautar analgésicos opioides (como fentanilo) en lugar de una epidural. Si se

requiere un parto por cesárea y existe heparina en el organismo, se puede aplicar anestesia general en lugar de anestesia espinal. Las mujeres que requieren anticoagulación a largo plazo y están amamantando pueden cambiarse a anticoagulantes orales tipo la warfarina 1 a 2 semanas después del parto, cuando el riesgo de hemorragia mayor ha disminuido y es seguro tomar anticoagulantes superpuestos. La warfarina no ofrece complicaciones durante la lactancia.

Existen múltiples opciones para la planificación familiar y la anticoncepción dependiendo de si una mujer y su pareja desean tener hijos o no. Si deciden no tener hijos, la esterilización es una opción. La esterilización femenina se logra mediante la interrupción de las trompas de Falopio (ligadura de trompas). La esterilización masculina, o vasectomía, se realiza bajo anestesia local; es más seguro, más efectivo y menos costoso que la ligadura de trompas laparoscópica femenina. Si la opción es la de tener hijos, la mujer debe elegir un método anticonceptivo reversible de acción prolongada, como un dispositivo intrauterino (DIU) o un implante subcutáneo.

Pero hablemos ahora de los riesgos con los métodos hormonales de control de la natalidad, o sea, las píldoras anticonceptivas que son el método anticonceptivo más popular en el mundo occidental. Contienen la hormona estrógeno y/o la hormona progesterona sintética. Desafortunadamente, las píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno y derivados de progesterona sintética aumentan el riesgo de trombosis venosa de dos a seis veces. Los parches y anillos hormonales, que también contienen estrógeno y derivados de progesterona aumentan aún más el riesgo, probablemente porque las hormonas se absorben continuamente. La mayoría de los anticonceptivos de solo derivados de progesterona no aumentan el riesgo de posibles trombos, con lo cual el facultativo debe valorar si es la mejor opción en pacientes con este tipo de problemas que hoy hemos tratado.

Dr. Enrique Puras, Jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular Hospital La Luz

Dra. Marta Ramírez, Jefa asociado del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular Hospital La Luz

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Circula, no te pares
Sobre este blog

La Angiología y Cirugía Vascular es una especialidad relativamente joven, comparada con otras como Cardiología, Cirugía General, Cirugía Cardiaca… y que ha reunido poco a poco todas esas características que la hacen diferente, única y peculiar dentro de las superespecialidades médicas y quirúrgicas, y por otro lado es una de las que más rápido ha ido transformándose en lo que hoy se llama "minimamente invasiva" y que no es más que hacer la menor agresión posible para tratar problemas muy graves.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.