Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de cardiología de Hospital Quirónsalud Barcelona

  • La colchicina, fármaco empleado comúnmente en el tratamiento de las crisis de gota, mejora el pronóstico de los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio


    * Artículo del Dr. Josep Guindo Soldevila, cardiólogo del Hospital Quirónsalud Barcelona


    La colchicina es un medicamento usado desde muy antiguo para el tratamiento de las crisis de gota y, más recientemente en algunas enfermedades inflamatorias, entre las que se incluye la pericarditis o inflamación de la membrana que recubre el corazón. Su mecanismo de acción es múltiple y complejo, lo que hace que en la actualidad se esté investigando incluso como tratamiento para la prevención del cáncer.


    En un estudio presentado este mes de noviembre en el congreso de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association)Este enlace se abrirá en una ventana nueva y publicado esta semana en la prestigiosa revista New England Journal of Medicine Este enlace se abrirá en una ventana nuevase ha puesto de manifiesto que la administración de colchicina a dosis bajas (solo 0’5 miligramos al día) mejora el pronóstico de en los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. El tratamiento con colchicina se inició dentro del primer mes de haber sufrido el infarto y se prolongó durante una media cercana a los 2 años. En este tiempo, los enfermos que recibieron colchicina presentaron un 23% de reducción de las complicaciones cardiovasculares (muerte, reinfarto, ictus o reingreso urgente por angina de pecho). El principal beneficio de la colchicina se observó en la prevención del ictus (lo que comúnmente se conoce como "embolia cerebral"), que se redujo en un 74% y en la aparición de angina de pecho que precisó ingreso urgente para reintervención coronaria, que se redujo en un 50%. El estudio también demostró que colchicina a dosis bajas es muy bien tolerada. Sus efectos gastrointestinales (diarrea, nauseas) que aparecen frecuentemente cuando se administra a dosis altas para controlar las crisis de gota fueron poco frecuentes (<10%) y muy similares a los pacientes que recibieron placebo.


    Así pues, si los resultados de este interesantísimo trabajo se confirman en futuros estudios, el tratamiento con colchicina a dosis bajas puede convertirse en el nuevo paradigma de la prevención secundaria de los pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio.


    Referencia del artículo:

    Tardif, JC, Kouz S, Waters DD, et al. Efficacy an safety of low-dose colchicine after myocardial infarction. New England Journal of Medicine, November 16, 2019. DOI: 10.1056/NEJMoa1912388

  • Palpitaciones, ¿cuándo debemos preocuparnos?


    * Artículo del Dr. Ignasi Duran, cardiólogo del Hospital Quirónsalud Barcelona


    13533653_xxl13533653_xxl

    Las palpitaciones son la percepción del latido de nuestro corazón. Aunque habitualmente no lo notamos, en ocasiones podemos percibir que late muy fuente, muy rápido o de forma irregular.


    Nuestro corazón está preparado para aumentar la frecuencia cardíaca –taquicardia- ante determinadas situaciones estresantes. Es habitual que cuando estamos haciendo ejercicio o nos enfadamos el corazón se acelere. Sin embargo, en algunas personas, el corazón se acelera sin un motivo aparente. En algunos de estos casos las causas pueden ser múltiples: una alteración de la función de la glándula tiroidea, una infección, una anemia…


    La causa más frecuente con diferencia de las palpitaciones son las extrasístoles que es un latido que se anticipa al normal y puede dar esta sensación de palpitación o de "vuelco del corazón". Muchas personas tienen extrasístoles, pero no todo el mundo las nota. Suelen ser benignas y, si no hay alteraciones cardíacas de base, no suelen requerir un tratamiento específico.


    Suele llamar más la atención cuando una persona joven y sin enfermedades conocidas presenta una taquicardia de inicio brusco, sin un desencadenante claro, que puede durar algunos minutos y, en ocasiones, algunas horas, y que a veces desaparecen de golpe. Estas taquicardias no son tan infrecuentes y es importante consultar a un médico para que se ponga en marcha el estudio de las mismas. Si se hace un electrocardiograma (ECG) en el momento en que la persona tiene la taquicardia, muy probablemente podremos establecer cuál es la causa de la misma y que tratamiento necesita. El principal problema que solemos encontrarnos en estas situaciones es que cuando el paciente consulta –de forma ambulatoria o en urgencias- a menudo la taquicardia ya ha desaparecido. En algunos pacientes, el ECG sin la taquicardia nos puede permitir establecer el mecanismo que la provoca pero en muchos otros casos el ECG sin la taquicardia puede ser completamente normal. Se puede indicar un registro Holter que durante un tiempo determinado (habitualmente 24 horas, pero pueden ser incluso de semanas) para ver si aparece de nuevo la taquicardia.


    Muchas de estas taquicardias son debidas a la aparición de un bucle funcional dentro del corazón que hace que el latido se vaya repitiendo habitualmente a velocidades rápidas. Es lo que denominamos una taquicardia paroxística supraventricular. Este tipo de alteraciones tiene actualmente un tratamiento muy efectivo mediante cateterismo. Con una simple punción venosa se localiza donde está situado el bucle y se elimina.


    Cuando el paciente tiene ya una enfermedad cardíaca de base es más habitual que el tipo de arritmia que presente sea más compleja. En tales casos se tiene que estudiar también mediante ECG y en ocasiones con Holter. En tales casos se suele indicar un tratamiento farmacológico y, en ocasiones también se indica el cateterismo.


    En el Servicio de Cardiología del Hospital Quironsalud Barcelona Este enlace se abrirá en una ventana nuevacontamos con un equipo con amplia experiencia en el estudio de pacientes con arritmias y con los métodos diagnósticos necesarios para su valoración y eventual tratamiento.


    HQBExt2HQBExt2


    Ante cualquier consulta pueden realizar una consulta en nuestro centro.

  • ¿Cómo cuido mi corazón para prevenir enfermedades coronarias?


    Artículo elaborado por Catalina Garcia, enfermera del Servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Barcelona


    IMG_6989IMG_6989


    La enfermedad coronaria es una afección de las arterias del corazón (arterias coronarias) que debido a la acumulación de depósitos de grasas y otras sustancias en sus paredes pueden provocar un estrechamiento del calibre de la arteria.


    Esta enfermedad que conocemos como ateroesclerosis, es la principal causa de la disminución del aporte sanguíneo al músculo del corazón, que puede provocar una angina de pecho o un infarto agudo de miocardio.


    Para evitar la formación de estas placas en nuestras arterias coronarias debemos evitar los factores de riesgo que propician su formación, adoptando hábitos de vida cardiosaludables.



    A continuación, enumeramos algunos de estos hábitos:


    • Siga una dieta y mantenga un peso saludable. La dieta debe ser baja en grasas y reducida en sal, evitando además los alimentos procesados o precocinados.
    • Realice entre 30-45 minutos de actividad física al día (caminar, bicicleta, natación), siempre con permiso de su médico.
    • Si fuma, deje de fumar.
    • Intente reducir los niveles de estrés.
    • Limite el consumo de alcohol a 2 copas por día o menos si es hombre, y a 1 copa por día o menos si es mujer.
    • Controle y supervise otras enfermedades que puedan elevar el riesgo de la enfermedad cardiovascular, como la presión arterial alta, el colesterol alto o la diabetes.
    • Acuda al cardiólogo para realizarse revisiones en el caso de contar con enfermedades que se encuentran entre los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, colesterol alto, antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, sobrepeso/obesidad, diabetes).
  • Actualización Para Clínicos en Intervencionismo Percutáneo: Novedades 2019

    Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad y morbilidad en el mundo. La OMS calcula que cerca de 18 millones de personas fallecen anualmente por esta patología. Por ello no es de extrañar que se estén realizando enormes esfuerzo en su prevención y el tratamiento.

    Sin lugar a dudas, uno de los mayores avances en la medicina moderna es la aparición y desarrollo de la cardiología intervencionista. La fecha clave en la progresión de la especialidad fue el viernes 16 de septiembre de 1977 cuando Andreas Gruentzig realizó con éxito la primera angioplastia coronaria transluminal percutánea en un paciente con angina de pecho. Gracias a su osadia millones de personas en todo el mundo han podido beneficiarse del tratamiento de las enfermedades coronarias con a aplicación de angioplastia y posterior inserción de Stents coronarios.

    Pero los avances en cardiología intervencionista no se han limitado al tratamiento de la enfermedad coronaria. En los último 20 años hemos asistido al desarrollo de otras técnicas percutáneas mucho más complejas con las que podemos corregir, sin necesidad de cirugía, enfermedades estructurales del corazón congénitos o adquiridos, sobretodo de las válvulas cardiacas. De todas estas nuevas técnicas destaca, sobremanera, el reemplazo de la válvula aortica desde la arteria femoral que conocemos como TAVI (Transcatheter aortic valve implantation). Lo que inicialmente fue aceptado solo para pacientes en situación extrema que se consideraban inoperables, después de los trabajos publicados este mismo año, podrá ser considerada la técnica de elección incluso en pacientes de bajo riesgo operatorio.

    En el curso realizado el pasado 31 de mayo en el Hospital Quirón Barcelona se han expuesto los principales avances en distintos campos de la Cardiología Intervencionista como la enfermedad coronaria (Stents), TAVI y otras técnicas como la corrección de la insuficiencia de las válvulas mitral y tricuspidea, el cierre del foramen oval permeable o el cierre de la orejuela izquierda, importantes para reducir el riesgo de ictus. Programa del cursoEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Perder el conocimiento: un problema frecuente que causa alarma

    Artículo escrito por la Dra. Pilar Tornos, jefa del Servicio de Cardiología de Quirónsalud Barcelona


    CorCor

    Un motivo frecuente de consulta al cardiólogo es el haber presentado una posible pérdida de conocimiento. Muchas veces es difícil saber con exactitud si ha habido o no pérdida de conocimiento completo: un mareo intenso, lo que se conoce como lipotimia o desmayo es frecuente, y es algo que por lo general no reviste gravedad alguna. Cuando el interrogatorio médico confirma que ha habido una pérdida transitoria de la conciencia hablamos de síncope. Hay muchísimas causas de síncope, la mayoría de pronóstico benigno, pero a veces un síncope puede poner sobre aviso de algún problema cardiológico serio.


    El síncope más común es el que conocemos como neuromediado o vasovagal. Por lo general los pacientes, mayoritariamente jóvenes y sanos, suelen notar un mareo intenso antes de perder la conciencia.


    Muchas veces el problema se presenta en situaciones concretas, por ejemplo estar en un lugar cerrado y de pie durante un rato largo, tras sufrir alguna emoción como dolor, ver sangre o una intervención quirúrgica o situaciones similares. Otras veces guarda relación con accesos de tos o aparece después de la micción. En todos estos casos el diagnóstico se puede hacer con una buena historia clínica. El examen de los pacientes y el electrocardiograma (ECG) es normal y el pronóstico es totalmente benigno.


    Otras veces los síncopes aparecen bruscamente: el paciente pierde el conocimiento sin previo aviso y por lo tanto puede hacerse algún traumatismo al caer al suelo. En estos casos es importante acudir al cardiólogo para descartar causas potencialmente graves. En especial si en la familia hay otras personas que han padecido síncopes o si hay antecedentes de muerte súbita. También si los síncopes han aparecido haciendo ejercicio físico (durante el ejercicio, no en la fase de recuperación en la que pueden haber síncopes neuromediados benignos).


    También es obligada la revisión cardiológica cuando un paciente portador de una cardiopatía tiene una pérdida de conciencia. En estos casos la posibilidad de una arritmia potencialmente seria es alta.


    Ante un síncope brusco, además de hacer una historia clínica completa que analizará las circunstancias concretas en las que ha tenido lugar y la posible historia familiar, se deberá realizar una exploración cardiológica básica y un ECG. En el examen cardiológico podría auscultarse un soplo que alertara de la posibilidad de una valvulopatía o una miocardiopatía hipertrófica. En este caso el ecocardiograma confirmara el diagnóstico. El ECG permitirá diagnosticar algunas arritmias que pueden ser responsables de la pérdida de conciencia, tanto arritmias lentas como rápidas. También puede poner de manifiesto la presencia de unas alteraciones eléctricas concretas que ponen sobre la pista de posibles problemas arrítmicos graves, como es la detección del Sindrome de Brugada u otras alteraciones de la repolarización. Si nos encontramos ante casos de sincope brusco en los que el examen físico y el ECG son estrictamente normales contamos con técnicas de monitorización del ECG que pueden poner de manifiesto arritmias intermitentes. Sin embargo, en ocasiones y pese a la brusquedad del sincope, no se consigue llegar a un diagnóstico claro. En estos casos la práctica de un tilt test puede ser útil para descartar que la causa del mismo sea una alteración vasovagal.


    Como conclusión podemos afirmar que las pérdidas de conciencia transitorias o sincopes son frecuentes y en la inmensa mayoría de casos son benignos y no requieren tratamiento especifico. La consulta cardiológica es obligada en aquellos sincopes bruscos que pueden provocar traumatismo y sobre todo cuando hay historia familiar, cuando el paciente tiene una cardiopatía conocida o cuando el sincope aparece en relación a la práctica de ejercicio.

60 resultados
Buscador de De corazón
Sobre este blog

Bienvenido al blog del servicio de cardiología de Hospital Quirónsalud Barcelona. Este espacio está creado para aconsejarte e informarte sobre las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en todo el mundo. La mayoría de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo, y es por este motivo por el que te ofreceremos información periódica para que puedas actuar en consecuencia. Estamos abiertos a que nos plantees tu duda o cuestión. Será un placer atenderte.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.