Quirónsalud

Saltar al contenido

Cinco mujeres a través del valle del Annapurna para demostrar que después del cáncer hay mucha vida

  • ¡LOGRAMOS EL RETO!

    ORIGEN: TSARANG (3591 M DE ALTITUD)

    DESTINO: LO MANTANG (3840 M DE ALTITUD)

    DISTANCIA RECORRIDA: 19 km.

    ALTURA MÁXIMA: 4302 m. IMG-20181123-WA0026IMG-20181123-WA0026

    ALTURA MÍNIMA: 3557 m.

    ¡Hemos logrado nuestro desafío contra el cáncer de mama! Ha sido a las 13:00 horas (hora local en Nepal). 8:15 horas (hora local en España) y habiendo dejado a nuestras espaldas casi 400 durísimos kilómetros de ascenso y con el recuerdo de cada uno de ellos en nuestra memoria y en nuestros cuerpos.

    El trayecto total ha sido entre las ciudades de Pokhara y Lo Mantang, capital del reino prohibido de Mustang, y habiendo superado 10 puertos del Himalaya en tan solo 7 días a través del valle del Annapurna.

    Hemos llorado, sufrido y rabiado de agotamiento pero luchado hasta el último aliento.

    Desde que llegamos a Tsarang, sabíamos que estábamos rozando conseguir el Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018, pero aún nos quedaba traspasar un puerto en el corazón de la nevadas cumbres de la cordillera Himalaya y ¡nunca se sabe! Nos quedaba el Chogo La Pass situado a 4300 metros de altitud, casi el cincuenta por ciento del tamaño del famoso y cercano Everest, la montaña más alta del planeta. Por suerte, ya hemos superado los problemas de altura debido a que llevamos más de 4 días por encima de los 3000 metros y pedaleando.

    El ascenso ha sido muy difícil debido a la inestabilidad del terreno, plagado de piedras redondas que complicaban mantenerse sobre las bicicletas. Dificultad acrecentada por el frío que mostraba porciones de hielo navegando río abajo y que acababan formando peligrosas placas de hielo. Además, Miguel Silvestre, jefe de expedición, nos ha obligado a mantener unido el pelotón: "No quiero que ninguna quede atrás", ha repetido insistentemente. Cuando hemos subido hasta el paso de Chogo La, han explotado en nuestro interior multitud de sensaciones: emoción, orgullo, felicidad, extenuación e, incluso, nostalgia al pensar en que esta gran aventura finalice.

    Begoña, Cecilia, Silvia y yo estamos a 19 kilómetros de Tsarang, punto inicial de esta séptima y última etapa del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018.

    La llegada a la parte más alta del paso, nos da una visión en 360º. Ante nosotras tenemos la cordillera del Himalaya, pero también el cercano Tíbet, una interminable tierra atormentada por los agresivos vientos que llegan desde las altas cumbres. Hacia el oeste se divisa el valle de Trenkar. Al Nordeste, un valle salpicado por seis pequeñas aldeas construidas junto a un pequeño arroyo y que resulta ser una lengua desaparecida del sagrado rio Kale Gandaki. Hacia el Sur se puede ver Lo Mantang, con los puntos rojos de sus monasterios dentro de un gran tablero blanco y negro, que forman los tejados de sus casas. En sus esquinas se levantan altos chortens contra los demonios, a los que se supone al acecho en cada esquina.

    Seguimos descendiendo por una ladera seca y yerma, hacia una pequeña cuesta coronada por un gran arco de color rojo en cuya parte alta puede leerse: "Bienvenidos a Lo Mantang, capital del Reino de Mustang". Estamos a pocos metros de alcanzar nuestro objetivo.

    Toda la ciudad de Lo Mantang es una masa compacta de edificios cortados por estrechos pasillos que corren alrededor de las casas y a veces, por debajo de ellas. La ciudad parece una colmena bien construida con sus callejas y sus casas cuadradas. La ciudad está rodeada por una muralla alta de adobe y piedra maciza en forma de rectángulo de 300 metros de largo y 115 de ancho de norte a sur. Dentro de sus murallas subsisten cuatro barrios: Potoli, Kutang, Kymaling y Chantang. Este último es el más elegante debido a que alberga el Palacio Real. Por la década de los 60, vivían en esta ciudad cerca de un millar de personas. Hoy, en 2018, no se puede saber debido a que muchos de sus ciudadanos son nómadas y no se registran en la capital.

    Sobre lo alto de Lo Mantang se divisa el castillo real de Zangla Dzong, construido entre los siglos X y XI y que hoy es casi un esqueleto testigo mudo de la historia de las grandes caravanas de comerciantes que han pasado por este reino desde la época de Marco Polo. Aunque Nepal es una república parlamentaria, esta zona, el reino de Mustang continúa con un estatuto especial de soberanía. El primer rey de esta pequeña monarquía y que aún hoy perdura, se llamaba Ame Pal y reinó estas tierras entre 1380 y 1450.

    Entramos en la ciudad-reino y nos dirigimos hacia la plaza principal, Durban donde nos espera un grupo de música folclórica. Sentimos la música, los colores, los olores. Los ciudadanos de Lo Mantang nos observan con gran asombro al ver a cuatro mujeres vestidas de maillot, casco y subidas a bicis; y nos reciben en la plaza principal con un cántico.

    IMG-20181123-WA0021IMG-20181123-WA0021

    Ha finalizado el día, el esfuerzo realizado nos ha compensado con una gran satisfacción de saber que ¡hemos conseguido el Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018! Nos fundimos en un largo abrazo y las lágrimas ruedan por nuestras mejillas, pura felicidad.

    A Lo Mantang hemos llegado cinco mujeres diferentes de aquellas que salieron hace días de Pokhara. Tal vez, ahora somos mejores o al menos, muy distintas de aquellas: Lorena, Cecilia, Noelia, Silvia y Begoña que aterrizamos en Nepal hace unos días.

    Siempre nos acompañará el sonido de los monjes budistas que nos deseaban suerte.


    IMG-20181124-WA0002IMG-20181124-WA0002

  • Lorena abandona su bicicleta

    ORIGEN: MUKTINAH ( 3710 M. DE ALTITUD)

    DESTINO: SAMAR ( 3600 M. DE ALTITUD

    DISTANCIA RECORRIDA: km.

    ALTURA MÁXIMA: 4200 m.IMG-20181121-WA0009IMG-20181121-WA0009

    ALTURA MÍNIMA: 3600 m.

    Ha finalizado la quinta etapa del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018. Cuando el equipo ha entrado en Samar ya era noche cerrada. Un día más, han llegado extenuadas por el cansancio extremo acentuado por los efectos secundarios que produce el mal de altura.


    Hoy ha resultado el día más complicado dado que se ha alcanzado la altura de 4200 metros sobre el nivel del mar. Han sido 30 kilómetros por un terreno muy hostil, a menos 10 grados.

    Muy temprano han salido de Muktinah en dirección a Samar donde han dormido.

    El tramo de ayer resultó ser un escrupuloso medidor de capacidades personales que sirvió a cada expedicionaria para conocer sus límites físicos y psicológicos. Y como cualquier prueba, ha tenido sus resultados.

    Lorena, cartagenera de 32 años y enfermera de profesión, se ha bajado definitivamente de su bicicleta por problemas musculares y mal de altura.

    La joven participante, que sufrió y superó un cáncer de mama, igual que el resto de sus compañeras, continuará en Nepal con el resto del equipo y con el apoyo y cariño de todos sus compañeros de viaje y de la organización del Reto Pelayo Vida.

    Desde esta mañana Silvia, Cecilia, Begoña y Noelia han pedaleando con todas sus fuerzas y han alcanzado el punto más alto del Annapurna Bike 2018

    Una baja en un equipo siempre causa conmoción en los miembros que lo integran y eso es lo que ha sucedido cuando Lorena ha entregado su bicicleta para que los sherpas la cargasen en un 4x4.

    Las expedicionarias llevan meses entrenando y han viajado hasta Nepal con la fortaleza y la unión de un gran equipo. Cecilia, Noelia, Begoña y Silvia continúan dando lo mejor de sí mismas pero su alma está tocada, y no precisamente, por los dioses budistas.

    La etapa de hoy debía ser el culmen de su afán y espíritu de superación y, a pesar de haber pedaleado hasta el punto más alto, se han visto muy afectadas por la renuncia de Lorena.

    La Real Academia de la Lengua define reto en su quinta acepción como: "objetivo empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta".

    ¡Mucho ánimo a todas!


    IMG-20181121-WA0011IMG-20181121-WA0011

  • Superando el mal de altura

    Begoña Valderrama, expedicionaria del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018


    ORIGEN: KAGBENI (2844 m. de altitud)

    DESTINO: PHALYAK-MUKTINAHIMG-20181120-WA0021IMG-20181120-WA0021

    DISTANCIA RECORRIDA: 19 km.

    ALTURA MÁXIMA: 3716 m.

    ALTURA MÍNIMA: 2799 m.

    Amanece en Kagbeni y comenzamos fuerte: 2.844 metros de altitud. Aunque hoy apenas recorreremos 19 kilómetros, un fuerte viento nos dificulta el viaje, además de que pasaremos por dos puertos que nos situarán en 3.700 metros. El jefe deportivo del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018, Miguel Silvestre, nos anima a que demos lo mejor de nosotras y nos pongamos en posición de ascenso para determinar cuán preparadas estamos para la próxima etapa, ya que poco nos faltará para alcanzar los 3.800 metros. Miguel quiere que hoy lo demos todo y nos pongamos en velocidad de ascenso para analizar nuestra preparación de cara a la acometida de mañana y en la que nos acercaremos a los 3800. Por otra parte, nuestro fisioterapeuta Luis Pablo García Coronado nos ha ayudado con los dolores musculares. Cada vez son más los kilómetros de ascenso que llevamos encima, y con ellos, fatiga y diferentes emociones.

    Hemos continuado hasta Nirvana, donde el maravilloso té nepalí nos ha dado la fuerza necesaria y ha hecho que nuestros pulmones recuperasen el agua que habían perdido, ya que en la hiperventilación se produce una ventilación forzada en la pierdes mucha agua. Por eso tratamos de hidratarnos constantemente bebiendo líquidos con sales minerales.

    Al levantar la cabeza tras los eternos puertos, en los que cuando parece que ya estás en el punto más alto divisas otro que lo supera, nos encontramos con el reino prohibido de Mustang. Una carretera une Kagbeni con Muktinah y un mundo nuevo nace a nuestros pies, cuando observamos las bellas y gigantes montañas del Himalaya. En frente de nosotras yacía un paisaje completamente diferente al que estamos acostumbradas: desde océanos constituidos por altos picos hasta desiertos con la arena color amanecer. También cantidad de monumentos religiosos. Todo lo que pudiéramos imaginar, excepto verde.


    Nos encontramos a 3.000 kilómetros que son notados por la baja concentración de O2 que baja a un 70% y que nos obliga a aumentar la ventilación y con ello, que nuestro corazón lata a mayor velocidad. Eso produce sensación de fatiga física y mental, y se soluciona descendiendo a cotas más bajas o tomando previamente fármacos para compensar el desequilibrio ácido base. La primera afectada ha sido Cecilia, que esta mañana amanecía con el estómago revuelto.

    Tras 19 kilómetros y cinco largas horas, nos encontramos con Muktinah, también llamada la Ciudad de Bon Po o de los Hombres Libres.

    Debemos descansar mucho esta noche ya que Miguel nos cuenta que mañana comenzará lo realmente duro del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018. Orgullosas, una vez más gritamos "¡conseguido!".

    IMG-20181121-WA0000IMG-20181121-WA0000

  • Namasté y una sonrisa

    Noelia Galán, expedicionaria del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018

    ORIGEN: KALOPANI (2542 M. DE ALTITUD)

    DESTINO: KAGBENI (2844 M. DE ALTITUD

    DISTANCIA RECORRIDA: 35,50 km.

    IMG-20181119-WA0003IMG-20181119-WA0003

    ALTURA MÁXIMA: 2854 m.

    ALTURA MÍNIMA: 2519 m.

    Sale la luz en Kalopani. Nos acostamos cuando la noche apretaba los dientes con fuerza. La ciudad nos recibió en silencio y entramos de puntillas. Nuestros cuerpos estaban tan agotados que apenas nos quedaba aliento para murmullar.

    Al levantarnos esta mañana, nuestros ojos han descubierto gigantes montañas nevadas que coronan la cordillera del Himalaya como si se tratasen de picos de una gran corona real. El Dhaulagiri, por el oeste con sus imponentes 8167 metros de altitud y la nevada cumbre del Annapurna por el este, con sus 8091 metros son los mudos testigos de la salida de esta tercera etapa. Era la gran partida hacia el norte.

    No marchábamos solas. Cuatro vehículos de apoyo, dos por delante y dos por detrás nos abren camino y a la vez nos protegen en las estrechas carreteras por las que pedaleamos. A nuestro paso se nos cruzan pequeñas aldeas, cuyos pobladores nos sonríen y algunos juntan sus dos manos y pronuncian la palabra de saludo tradicional: "Namasté". Esta es la única palabra que sabemos decir en nepalí junto a una frase: "Ghaon nam ke jo?" y que significa "¿Qué pueblo es este?" Podría estar recitando esta frase y aunque me respondiese cualquier nepalí seguiría sin saber en qué pueblo o lugar del mundo estamos.

    ¡Qué cansadas y qué dura fue la etapa de ayer! ¡Y qué reconfortante resultó una cena caliente y un mullido colchón! El agotamiento robó el sueño a alguna de mis compañeras que tuvo que recurrir a medicación para el sueño. Creo que también, la emoción por descubrir y retarnos a nosotras mismas ha influido esta pasada noche.

    Hoy hemos avanzado sin contratiempo durante varios kilómetros hasta que en una bajada nos hemos topado con un caudaloso y bello río pero su fondo estaba plagado de matrículas de vehículos que han intentado cruzarlo en algún momento y la fuerza de las aguas las han arrancado de camiones y todoterrenos. Miguel Silvestre, jefe de la expedición, inspecciona el rio para asegurarse de si es posible cruzarlo. Si te caes puede ser un problema debido a las bajas temperaturas de las aguas que llegan directamente desde la parte alta del Himalaya y que se convierten en pequeños y helados hilos de agua que desembocan en el sagrado Kale Gandaki. Miguel pasa el primero con la bici Scott al hombro, seguido de Begoña, Silvia, luego yo, y detrás de mí, Cecilia y Lorena. ¡Todas lo hemos logrado pasar sin dificultad! Silvia, que es la más fuerte del grupo, sube la bicicleta sobre su hombro, mientras que el resto decidimos pasar empujándola con mucho cuidado para que un canto rodado del fondo no nos haga perder el equilibrio y acabemos alguna sentadas en estas frías aguas. Cuando todas lo hemos atravesado, una inmensa alegría nos ha invadido. IMG-20181119-WA0005IMG-20181119-WA0005

    Ya en la orilla opuesta, nos secamos los pies, nos colocamos los calcetines y las zapatillas y continuamos rumbo norte hacia Marpha, a unos 16 kilómetros de aquí. Nuevamente las nubes de polvo fino nos acompañan durante todo el trayecto como ha ocurrido en las anteriores etapas. Aún estamos muy lejos de los grandes puertos y gargantas que debemos cruzar, pero alguien dijo que "se hace camino al andar."

    El recorrido hasta Marpha nos impresiona mucho, es maravilloso. Las aldeas, los monasterios, los ox pastando plácidamente, los monjes con sus cabezas rapadas rezando al caminar…Nuestros ojos no cesan de sorprenderse un segundo. Los pequeños baches del camino me obligan también a fijar la vista en el sendero que recorremos, una accidentada cinta de barro seco y polvo, que de vez en cuando mostraban las huellas de algún vehículo.

    La carretera que seguimos nos lleva por pueblos rocosos, rodeados de ríos caudalosos. Hoy el sol brilla de forma deslumbrante, a pesar del frio que llega desde lo alto del Himalaya. Este es un sol traicionero, debido a que sus rayos no traspasan ningún filtro, debido a la nula polución, y finalmente repercute en tu propia piel, por lo que debes protegerte a pesar de llevar casco.

    Desde Kalopani, atravesamos los poblados de Gasa, Lete, Tukutcha y nos dirigimos siempre en dirección norte, siempre en paralelo al Kale Gandaki y siempre vigilados por los ‘ochomiles’ Dhaulagiri y Annapurna. El corazón nos late fuertemente a las cinco. Sentimos una gran alegría de poder estar aquí y vivir esta cuarta edición del Reto Pelayo Vida. Aunque solo somos cinco, espiritualmente nos acompañan las otras 241 mujeres supervivientes de cáncer que se han presentado candidatas este año; el medio millar que se ha presentado a las cuatro ediciones del reto; las miles de mujeres que actualmente están luchando contra esta cruel enfermedad; las más de 25.000 mujeres que este año sufrirán cáncer de mama en nuestro país el próximo año; y también todas aquellas que no lo han superado. Este reto va por todas ellas. Va por todas nosotras.

    Lorena, Begoña, Cecilia, Silvia y yo sabemos que ese camino que tanto nos cuesta recorrer liga nuestro destino a un reino desconocido, a un reino de la tierra en que las distancias se miden por pasos y las costumbres están tan arraigadas en su remotísimo pasado que es todavía presente. Un mundo familiar a los viajeros del siglo XI y al que se accedía por rutas como las que había recorrido Marco Polo en tiempos de Gengis Khan. "Kypo re? (¿Bonito?") preguntó Mingma, nuestro sherpa. "Mucho" respondí.

    El pelotón sigue estirado con Silvia y Begoña en cabeza, seguido por Cecilia y por mí, y Lorena va rezagada, pedaleada a pedaleada. Al fin divisamos el puente colgante y al fondo, la ciudad de Kagbeni, destino final de esta tercera etapa.

    IMG-20181119-WA0008IMG-20181119-WA0008


  • LA EMOCIÓN DE LA PRIMERA ETAPA

    Silvia Ruiz, expedicionaria del Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018IMG-20181118-WA0012IMG-20181118-WA0012

    ORIGEN: Pokhara (784 metros de altura)

    DESTINO: Beni (840 metros de altura)

    DISTANCIA RECORRIDA: 87 kilómetros.

    ALTURA MÁXIMA: 1665 metros.

    ALTURA MÍNIMA: 742 metros.

    17 de noviembre de 2018, 5:00 de la mañana. Comienza el Reto Pelayo Vida Annapurna Bike 2018. Con los sentimientos a flor de piel, salimos de Pokhara, lugar de nacimiento de la 4ª edición del Reto Pelayo Vida. Arrancamos prontamente de Mulberry, hotel donde nos encontrábamos alojados, cruzamos una calle llena de tiendas y barecillos pueblerinos y, dirección oeste, salimos de la ciudad rodeando uno de los tres lagos de la misma. Encabezando el grupo va Miguel Silvestre, jefe deportivo de la expedición, nosotras cinco le seguimos con gran emoción.IMG-20181118-WA0015IMG-20181118-WA0015

    Nos incorporamos a una carretera secundaria, y, dejando atrás un blanco edificio en el que años atrás había sido alojada la familia real de Nepal y que ahora pertenece a una familia acomodada, continuamos con nuestro soñado viaje. Transitamos una vía abarrotada de baches, agujeros, hundimientos y badenes, por no hablar de la cantidad de autobuses, camiones y motos con los que compartimos carretera. No está siendo fácil, ya que Miguel teme que atardezca en breve. Si ya siento respeto al pedalear por estas desconocidas tierras con luz, no quiero imaginar cómo sería sin ella, ya que no hay iluminación ninguna. Nos cuesta respirar al atravesar tales velos de polvo, añadiendo que no podemos beber agua debido a los socavones anteriormente nombrados, porque si soltamos el manillar y nos encontramos con uno, podríamos enfrentarnos a nuestra primera caída.

    Y así ha sido, debido a un problema muscular en la pierna izquierda justo en el momento antes de frenar, Lorena cae. Pese a que no se lesiona, unos minutos después paramos debido a la distensión muscular que ha sido provocada. Es tratada por el fisioterapeuta, y vuelve a la carrera. Descansamos en Dimuwa, a unos 30 kilómetros de nuestro destino final de etapa, cansadas de ascender y descender en más de un puerto. Volvemos al ataque, y tras unos cuantos pedaleos podemos divisar, tras 87 duros kilómetros, Beni.

    Al llegar, los tres estamos cubiertos por una sábana de polvo, y con los tres me refiero a mi casco, mi bici, y yo.

    Aunque eso se me olvidó en cuanto gritamos "¡prueba superada!".


36 resultados
Páginas: 1 2 3 4 5 Página siguiente >>
Buscador de Cuaderno de bitácora del Reto Pelayo Vida
Sobre este blog

Quirónsalud repite, por tercer año consecutivo, como Proveedor Médico Oficial de esta iniciativa de Grupo Pelayo Vida que persigue divulgar los beneficios del trabajo en equipo, del afán de superación, de esperanza y, como no, de la práctica deportiva para superar el cáncer. Este año, cinco valientes mujeres que han luchado y vencido al cáncer, se embarcan en una aventura que las llevará desde sus lugares de origen a Nepal, donde les esperan más de 300 kilómetros en bicicleta a 4.000 metros de altura.

Perfil profesional
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.