Quirónsalud

Saltar al contenido

Cinco mujeres en los Andes para demostrar que después del cáncer hay mucha vida

Las seis expedicionarias del Reto Pelayo Vida conquista el Acotango, la antesala del Nevado Sajama

IMG_6438IMG_6438El despertador de la expedición sonaba a las 2 de la madrugada, hora local, para las seis expedicionarias: Raquel, Vicky, Felisa, Rina, Estrella y Begoña, quienes desayunaban a las 2:30 para, media hora más tarde, ponerse en marcha.

El viento ya acechaba, helado, enviando un aviso desde el mismísimo Nevado Sajama, punto final de la expedición. El volcán Acotango de 6052 metros, medio kilómetro menos de altura que su hermano mayor, el Sajama, es la siguiente fase para poder afrontar, paso a paso, el enorme desafío que las seis supervivientes de cáncer han asumido conquistar.

Son 16 los montañeros que van a asumir esta tarea. Liderados por Hilario, Macario y Julio, los hermanos Choque, la hilera de valientes comienza a enfrentarse al duro examen que tienen en esta jornada.

Hilario Choque (33 años) el más joven de los hermanos, tenía 15 años cuando escaló el Huayna Potosí (6090 m). Con 18 se hizo guía, pero no es hasta 2016, cuando consigue el tan ansiado título de guía profesional que concede la prestigiosa UIAGM (Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña). Sus hermanos Julio (40 años) y Macario (38 años), también miembros de la cordada del Acotango, consiguieron ese mismo título cuatro años antes que él. Todos ellos, naturales de Bolivia, tienen en su ADN una aclimatación que, para las expedicionarias, ya constituye un exigente reto.

El volcán Acotango es una parte del entrenamiento sobre el terreno que deben cumplir las expedicionarias antes de enfrentarse al gigante. Ubicado entre Bolivia y Chile, su zona de influencia directa está protegida entre dos parques naturales, el Lauca por el lado chileno y el Sajama, por el lado boliviano.

Fue conquistado en 1965 por primera vez, cuando tres chilenos, Pedro Rosende, Sergio Kuntsmann y Claudio Meier alcanzaron su cota más alta. La creencia popular considera que la cumbre sirvió como altar de sacrificios durante el imperio inca.

En marcha ya están los cámaras que se encargan de grabar para el documental, los guías y las seis supervivientes de cáncer participantes en esta quinta edición del reto. Los vehículos se detienen a unos 5300 metros de altitud, exactamente hasta la llamada mina de azufre, para dejar que los expedicionarios puedan cumplir el resto. El frío es intenso, hay ventisca, y las cinco horas de trayecto a pie se hacen largas y difíciles.

El terreno es empinado, complicado, con una temperatura de entre 10 y 15 grados bajo cero, pero probablemente con una sensación térmica aún más baja. Los hermanos Choque afirman que lo difícil de este ascenso es como una barrera que la propia montaña se impone para evitar su conquista por montañistas. Quizá, esto sirva de ánimo para las expedicionarias, quienes sufren, y mucho, con el recorrido que lidera Rosa Fernández.

La marcha se complica debido también a que del suelo se desprenden lascas según llegan las pisadas. La marcha continúa hasta los 5850 metros de altitud, en donde la cresta es casi en su cuarta parte, ‘nieve penitente’. En este momento, la temperatura asciende a cinco grados bajo cero, coincidiendo con la salida del sol. Las expedicionarias, de dos en dos, intentando aplicar con soltura la técnica que tanto los crampones como el piolet requieren: "Esto es como la prueba de selectividad (el Acotango) que deben aprobar si quieren conseguir conquistar la ‘universidad’ (el Nevado Sajama)" nos cuenta Fernández.

El último y más peligroso tramo, desde los 5900 a los 6050 metros de altitud, exige que las expedicionarias vayan encordadas. La velocidad de viento en cumbre puede ser de 40 km/hora. La peligrosidad se inicia entre los 50 y 60 km/h.

Es en este momento cuando Rosa Fernández decide unir a las expedicionarias con un criterio adquirido observado su comportamiento en la larga marcha a las lagunas de altura el día anterior. Felisa con Begoña, Raquel con Victoria y Rina con Estrella. "Necesito ver cómo avanzan unidas y por eso he decidido encordarlas en base a fuerza y resistencia" nos explica la himalayista asturiana.

Unidas, cruzan un sendero de roca blanca muy fino que las adentra en una zona de placas de hielo. Toda la columna llega hasta un estrecho acceso a cumbre, que tiene una inclinación angular de unos 55 grados, lo que dificulta aún más los últimos metros de este volcán. "La última parte no ha sido tan técnica pero sí muy inclinada lo que ha dificultado el avance" explica Marco Capriles, jefe de cordada.

El peligro al que están sometidas se mezcla con el acecho, aún, de un mal de altura muy probable, un golpe de frío y un cansancio extremo. Las cinco españolas y la mexicana entienden que el acceso al Acotango ha supuesto una aclimatación muy buena antes de poder llegar a la cumbre del Nevado Sajama. "Sin duda, es buena preparación, no solo desde el punto de vista de altura, sino también sirve como entrenamiento para saber cómo deben colocarse los crampones, los arneses, cómo utilizar los bastones, cómo deben caminar, cómo deben ajustarse el casco, el uso del piolet, sistema de cramponajes, y formas de utilización de cuerdas y arneses" explica Macario Choque, otro de los hermanos de la famosa saga de guías de montaña bolivianos.

Esta nueva fase del reto aporta una muy merecida inyección de energía y positivismo ante el gigante Sajama, al que conocerán en menos de dos días. Juntas, las seis expedicionarias ya han conseguido alcanzar su primer ‘seismil’. Las seis supervivientes de cáncer, valientes y currantes, han sufrido por separado una dura enfermedad, pero han asumido juntas este grandísimo reto del que ya han cumplido una pequeña pero trascendental parte, llamada Acotango.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Cuaderno de bitácora del Reto Pelayo Vida
Sobre este blog

Quirónsalud repite, por tercer año consecutivo, como Proveedor Médico Oficial de esta iniciativa de Grupo Pelayo Vida que persigue divulgar los beneficios del trabajo en equipo, del afán de superación, de esperanza y, como no, de la práctica deportiva para superar el cáncer. Las seis expedicionarias de la edición Andes 2019 participan en una exigente expedición que incluye más de 100 kilómetros en bicicleta por el Salar de Uyuni, el desierto de sal más grande del mundo, y un ascenso al Nevado Sajama (6542 m) décimo volcán más alto del mundo y el punto más alto de Bolivia.

Perfil profesional
Archivo del blog

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.