Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Unidad de la Mujer del Hospital Quirónsalud Zaragoza

  • Vitrificar óvulos ¿cuándo debemos realizarlo?

    Artículo de la Dra. Jessica Marqués, médico especialista en Ginecología y Obstetricia de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirónsalud Zaragoza

    Las mujeres cada vez retrasan más el momento de ser madres, la edad media según el Instituto Nacional de Estadística supera los 32 años y esta decisión puede afectar de manera significativa a su capacidad reproductiva.

    El trabajo, los problemas económicos o simplemente el hecho de no encontrar la pareja adecuada, hace que cada vez más mujeres retrasen la edad en la que se comienza a buscar el primer hijo. El problema es que a partir de los 35 años la capacidad reproductiva de la mujer disminuye y la calidad de sus óvulos empeora, por lo que las probabilidades de quedarse embarazada se reducen.

    Gracias a los avances en la preservación de la fertilidad hoy es posible que todas aquellas mujeres que lo deseen o lo necesiten por problemas médicos puedan retrasar su maternidad mediante la vitrificación o congelación rápida de sus óvulos conservándolos jóvenes y con las mismas características de cuando fueron obtenidos garantizando una gestación futura.

    La mejor edad para hacerlo es antes de los 35 años, porque a partir de esta edad la fertilidad comienza a declinar siendo el descenso mucho más acusado a partir de los 40. Eso no quiere decir que con 38 años no se pueda hacer, lo que debemos saber es que a mayor edad obtenemos menor número de óvulos y de peor calidad, por ello la probabilidad de conseguir embarazo en un futuro es menor.

    No obstante hay que realizar pruebas para evaluar la capacidad reproductiva de cada mujer, que son tan sencillas como hacer un recuento de folículos antrales mediante ecografía ginecológica, una buena historia clínica y una analítica de sangre.

    El proceso consiste en realizar una estimulación ovárica mediante un tratamiento hormonal durante 10 o 12 días efectuando controles ecográficos para determinar el mejor momento de la extracción de los óvulos.

    La medicación utilizada no tiene efectos secundarios relevantes para la paciente, los más frecuentes son la sensación de retención de líquidos y molestias abdominales leves.

    Los óvulos se extraen en quirófano bajo sedación con una punción ovárica guiada por ecografía, se llevan al laboratorio donde se vitrifican y se conservan hasta el momento en el que la mujer desea buscar embarazo (la Sociedad Española de Fertilidad aconseja hasta los 50 años). Se recomienda vitrificar un número de 10 a 15 óvulos para asegurar una gestación futura.

    Cuando la mujer decida ser madre, habrá que preparar la cavidad uterina para recibir a los embriones. Los óvulos se desvitrifican, se fecundan con el semen de la pareja o de un donante y se forman embriones que después de tres días de evolución en el laboratorio son transferidos al útero de la mujer.

    La transferencia embrionaria es una técnica muy sencilla que se realiza en quirófano por la proximidad al laboratorio de embriología y que no precisa anestesia ya que el proceso dura aproximadamente 10 minutos y no es doloroso.

    La supervivencia de los óvulos tras la desvitrificación ronda el 90% y la técnica utilizada para su inseminación es la microinyección espermática, obteniéndose unos resultados gestacionales similares a los obtenidos cuando se trabaja con óvulos en fresco.

    Cada vez más mujeres se interesan por esta opción, sin embargo la mayoría no la conoce o reacciona tarde haciendo que los resultados del proceso no sean los deseados. Ahora gracias a esta técnica de vitrificación de óvulos podemos preservar la fertilidad sin que el paso del tiempo corra en nuestra contra.

Buscador de Ellas
Sobre este blog

Un blog del servicio de ginecología de Quirónsalud Zaragoza en el que se abordan las patologías más habituales de las diferentes etapas de la vida de una mujer.

Perfil profesional
EllasUnidad de la MujerHospital Quirónsalud Zaragoza
Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.