Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Sº Endocrino. H.U. Quirónsalud Madrid, Ruber Juan Bravo, San José y Tres Cantos

  • ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Si eres de las que se organiza cocinando cantidades mayores para poder tener más tiempo, te vamos a ayudar para que esa "poca variedad" se pueda convertir en una ventaja.

    ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Muchas veces en el día a día preparamos una cantidad de comida mayor de la que vamos a consumir, a veces por planificación y para economizar el tiempo o porque queremos repetir algún plato que nos gusta mucho o que nos sale muy bien.

    Esta práctica nos plantea muchas veces la duda de si lo estamos haciendo bien o no deberíamos repetir, aunque el plato sea muy equilibrado y muy saludable.

    El organismo necesita nutrientes, tanto macronutrientes como las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas, como los micronutrientes, las vitaminas y los minerales. No existe un alimento que lo contenga todo y por ello las distintas combinaciones a la hora de elegir los platos, no aseguran que tengamos de todo.

    ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Si analizamos nuestra alimentación en la semana, si estamos repitiendo varias veces el mismo plato, podemos estar teniendo algunos nutrientes de más y otros de menos, y por ello cuanto más variada sea nuestra alimentación, más posibilidades de tener una buena combinación y más saludable será nuestra forma de comer.

    Por ello el repetir platos, puede presentar ventajas e inconvenientes:

    Ventajas:


    • Al cocinar de una vez te permite ahorrar tiempo y dinero.
    • Te permite ahorrar en recursos.
    • Utilizas más los alimentos de temporada.
    • Planificas tu plato y tu semana.
    • ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Inconvenientes:

    • Que no tengas espacio para guardar.
    • Que no conserves bien el plato, al ser una cantidad mayor.
    • Que te aburras y termines cogiendo algo rápido.
    • Que tengas exceso o defecto de algún nutriente.

    Pero si quieres repetir algún plato en la semana y evitar los inconvenientes, puedes:

    • Repite el plato no más de dos-tres veces en la semana.
    • Ten los recipientes adecuados para su almacenamiento y conservación.
    • Etiqueta el contenido, la fecha de preparación y la fecha estimada de conservación; algunas preparaciones me permiten algunos días más que otras.
    • Planifica bien las cantidades, para que puedas respetar los tiempos de enfriado, conservación e higiene, recuerda que si cuidas la conservación de tu plato, tendrás un plato rico saludable y sin riesgos.
    • ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?
    • Pon tu planificación respetando los días que lo vas a comer.
    • Coloca tu nevera de forma que te sea fácil empezar como lo tengas en tu menú.
    • Cambia la guarnición, añadiendo algún ingrediente distinto.
    • Enriquece el plato con fruta.
    • Incluye hojas o verdura fresca de temporada.

    ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Igualmente estos trucos te funcionarán si eres de los que aprovecha para cocinar el fin de semana y te permitirá cambiar y mejorar tus platos.

    Y si en vez de platos cocinas los ingredientes por separado, podrás hacer muchas combinaciones que te ayudarán con las variaciones.

    ¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?¿Puedo reutilizar los platos de mi menú?

    Recuerda siempre tener en cuenta los tiempos de conservación y las temperaturas, para que tengas tu plato el día de la semana que lo vayas a tomar garantizando su sabor y su salubridad.

    Recuerda que la alimentación debe ser saludable y puede ser muy sabrosa y divertida con estos consejos.

    En la Consulta de Nutrición te ayudamos con estas variaciones para hacerte más completa tu alimentación

  • Tengo Helicobacter Pylori…, y ahora, ¿qué como?

    Belén Fontán.

    Especialista en Nutrición y Dietética del complejo Hospitalario Ruber, Juan Bravo, Madrid.

    Helicobacter pylori es una bacteria que infecta el revestimiento del estómago, aunque también se puede encontrar en las heces, la saliva y la placa dental.

    La infección por Helicobacter pylori es una de las causas más frecuente de gastritis y de úlcera gastroduodenal. Las bacterias H. pylori crecen en la capa mucosa protectora del revestimiento gástrico, donde están menos expuestas a los jugos gástricos.

    Por ello, es una bacteria muy resistente, y los síntomas que puede manifestar son los siguientes:

    Helicobacter PyloriHelicobacter Pylori

    • Reflujo en la parte superior del abdomen
    • Hinchazón o inflamación estomacal
    • Saciedad muy temprana con poca cantidad de alimento ingerido
    • Nauseas o vómitos
    • Astenia y/o debilidad
    • Pérdida de peso
    • Heces oscuras

    Las infecciones por H. pylori se pueden transmitir de persona a persona, especialmente si las personas infectadas no se lavan las manos minuciosamente después de cada deposición.

    En su tratamiento, es muy importante asociar una correcta pauta farmacológica con inhibidores de la bomba de protones para disminuir la producción de ácido del estómago, así como antibióticos para eliminar la bacteria.

    Además, será de gran importancia para el bienestar del paciente el cuidado de sus mucosas.

    Por todo ello, la implicación que tiene la dieta en los pacientes con Helicobacter pylori tanto en la fase de tratamiento como tras el tratamiento farmacológico está directamente relacionada con el bienestar del paciente.

    Una dieta adecuada disminuye mucho la sintomatología causada por esta bacteria, es de vital importancia saber que NO debemos consumir si nos han diagnosticado la presencia de H. Pylori:

    • Té y café
    • Refrescos
    • Alcohol
    • Embutidos y quesos muy curados
    • Alimentos ultraprocesados
    • Alimentos muy fríos o muy calientes
    • Alimentos muy condimentados
    • Alimentos muy tostados
    • Especias irritantes como la pimienta.

    Estos productos favorecen la irritación de las mucosas, por lo que empeorarán los síntomas.

    Por otro lado, es importante favorecer la digestión de los pacientes diagnosticados con H. Pylori, para mejorar la hinchazón, el reflujo, así como el malestar digestivo general. Por este motivo, en la intervención nutricional, tendemos a eliminar o disminuir el consumo de alimentos, que, siendo saludables, no son convienen incorporar durante el tratamiento de la bacteria por su repercusión a nivel digestivo, si bien, estos alimentos deben ir reincorporándose a la dieta del paciente de manera progresiva y en función de la tolerancia de este.

    Se trata de:

    • Legumbres y cereales integrales
    • Frutos secos (por su alto contenido en grasas es de más difícil digestión)
    • Frutas y verduras crudas
    • Pescado azul

    Esta restricción debería hacerse bajo vigilancia de un nutricionista para evitar déficits nutricionales.

    Por otro lado, y teniendo en cuenta que se trata de un tratamiento temporal, se recomienda incluir en la dieta:

    • Frutas y verduras hervidas
    • Carnes blancas como pollo, conejo o pavo
    • Pescado blanco
    • Yogurt natural y queso fresco
    • Lenteja pelada
    • Aceite de oliva y aguacate en cantidades moderadas

    Helicobacter pylori se caracteriza por producir "amoniaco" como método de protección, por ello en la medida de lo posible recomendamos también, y en función de la sintomatología del paciente, "despurinizar" carnes y almidones (hervir carnes aproximadamente durante 10 min o tostar el pan, por ejemplo).

    No solo la alimentación y la farmacología ayudan a la erradicación de esta bacteria, es importante tener en cuenta nuestro estilo de vida, dentro de los factores que podemos cambiar para mejorar la sintomatología, encontramos:

    • Evitar comidas abundantes, repartir ingesta en 5-6 tomas.
    • Comer despacio y realizar cocinados sencillos
    • Reposar sentado media hora después de las comidas principales
    • Beber suficiente cantidad de agua, en pequeñas cantidades, fuera de las comidas, 30 o 60 minutos antes o después. Evite los zumos de naranja, tomate y las bebidas gaseosas.
    • Evitar temperaturas extremas, es decir que los alimentos y bebidas estén templados.

    Desde la consulta de nutrición no podemos erradicar la bacteria H. Pylori, pero si podemos hacer que la sintomatología causada por la infección mejore, y con ello, la calidad de vida de nuestros pacientes.


  • Factores que condicionan el valor nutritivo de los alimentos

    Factores_1Factores_1Para poder cuantificar la calidad de un alimento, debemos de hacer referencia en primer lugar a su contenido nutricional, después a sus propiedades sensoriales de color, sabor, olor, texturay, cómo no, a los factores que están vinculados a la seguridad sanitaria del propio alimento.

    En esta ocasión, nos centraremos en aquellos aspectos que condicionan el valor nutritivo de los alimentos.

    La calidad nutricional de un alimento, su valor nutritivo, hace referencia a la contribución de dicho alimento al aporte total de nutrientes de la dieta, es decir, los nutrientes que nos aporta y su biodisponibilidad, refiriéndose a la composición en términos de energía y nutrientes.

    Además, hay que tener en cuenta que estos nutrientes sean digeribles y que puedan ser utilizados por el propio organismo para desempeñar los procesos vitales, como he mencionado anteriormente, su biodisponibilidad.

    Por ejemplo, las espinacas tienen una elevada cantidad de calcio, por lo tanto, sería una verdura de gran calidad nutricional. Sin embargo, contiene unos compuestos denominados oxalatos, que forman un complejo con el calcio impidiendo su absorción, por lo tanto, el valor nutricional de las espinacas es mucho menor.

    Los factores que debemos de tener en cuenta para valorar la calidad nutricional de los alimentos son:

    1. Las necesidades nutricionales específicas de las personas a las que va dirigida.
    • No es lo mismo la cantidad de nutrientes que necesita un niño a una mujer embarazada, por lo que se debe de ajustar a cada persona en función del sexo, edad y si tiene alguna patología.
    2. La necesidad de consumir alimentos variados.
    • No todos los alimentos nos aportan los mismos nutrientes, por ello es la importancia de seguir una dieta variada. Factores_2Factores_2
    3. La alimentación que sigue la persona en concreto, y el lugar que va a ocupar el alimento en la comida.
    • El aporte de nutrientes varía en función de la ración que se va a consumir, es decir, si lo tomamos como plato principal o como guarnición.

    4. El consumo simultáneo de otros alimentos, para que la dieta sea equilibrada.

    5. La luz solar puede ser otro factor que pueda influir, ya que hay vitaminas que pierden efecto porque se oxidan ante diferentes factores ambientales y reducen o pierden su actividad.

    6. La existencia de procesos tecnológico o culinarios (cocción, hervido …) o métodos de conservación (ahumado, esterilización, fermentación, pasteurización … ) que pueden modificar la cantidad o actividad de los nutrientes:

    • La aplicación de calor provoca cambios nutritivos, por ejemplo, pérdida de vitaminas termolábiles.
    • A medida que se recalienta un plato aumentan las pérdidas de nutrientes, en especial de vitaminas y minerales.
    • La necesidad de consumir alimentos frescos, de alternar formas de preparación, para compensar esas pérdidas de nutrientes cuando se ha procesado un alimento y cuando el alimento está perdiendo su frescura.
    • Factores_3Factores_3La pérdida de agua en los procesos de preparación de los alimentos y, con ello, muchas veces pérdida de vitaminas hidrosolubles.
    • La textura de un plato también puede influir, si preparamos un puré, crema…. A medida que pasa el tiempo desde que se ha triturado, su valor nutricional disminuye y, es más susceptible de contaminarse.

  • Nutrición saludable en la infancia

    Nutrición saludable en la infanciaNutrición saludable en la infancia

    La infancia, es la etapa principal en la que aquellos hábitos que adquieran perdurarán en la estapa adulta. Si son buenos, la alimentación será correcta durante la madurez. Por ello, es de vital importancia que los niños adquieran unos hábitos saludables y un adecuado estilo de vida.

    Para fomentar en los niños hábitos saludables en la alimentación se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

    • Los niños no siempre están interesados en probar nuevos alimentos. Ofrecer los alimentos nuevos en pequeñas porciones puede ser de gran ayuda.
    • Los menús deben planearse con tiempo, tratando de involucrar al niño en su elaboración. Y, sobre todo, evitar la monotonía.
    • Es importante que el niño descanse unos minutos antes de sentarse a la mesa a comer. Acostumbrarle a lavarse las manos antes de cada comida.
    • Los alimentos no se deben ofrecer como recompensa o castigo.
    • Se ha de evitar comer viendo la televisión.
    • Es importante asegurar diariamente un buen desayuno, porque es la primera comida que recibe el niño después de varias horas de ayuno y le permite iniciar la jornada de estudio y de actividad.
    • El aporte de alimentos se debe distribuir en 4 o 5 comidas al día, evitando las ingestas entre horas.
    • Se debe asegurar diariamente el aporte de fibra a través de la dieta, junto con un consumo adecuado de líquidos, fundamentalmente agua.
    • Es admisible el consumo esporádico de golosinas, por ello es conveniente establecer unas pautas de moderación.
    • Presentar de forma atractiva los diferentes alimentos y enseñar a probar todos los alimentos en un ambiente relajado, sin presiones, malas caras o castigos.
    • Es muy importante la organización de los horarios en el seno de la familia, compartiendo, en la medida de lo posible, alguna de las comidas con los hijos.
    • Evitar el picoteo y el abuso de aperitivos (snacks).
    • Procurar que la dieta sea variada y que se consuma la mayor diversidad de alimentos posible, pues de esta forma es más fácil cubrir sus necesidades en nutrientes.
    • No se debe utilizar la comida como una forma de resolver problemas que nada tienen que ver con ella, como el aburrimiento, tensiones, crisis de ansiedad, etc.
    • Procurar que el comportamiento de los miembros de la familia sea coherente con las recomendaciones verbales, pues resulta difícil inculcar un hábito alimentario saludable, cuando quien lo aconseja no lo pone nunca en práctica.
    • La práctica del ejercicio físico, complementada con una alimentación saludable, es esencial para prevenir la enfermedad y promover la salud. El niño debe acostumbrarse a realizar actividades físicas y a reducir el ocio sedentario evitando el exceso de horas de televisión y videojuegos.
    • Hay que variar las formas de preparación de los alimentos utilizando distintos procedimientos culinarios: asados, hervidos, a la plancha, guisados, y no abusar de los fritos. Estimular el consumo de alimentos crudos (ensaladas, gazpacho, sopas frías…).
    • En el plan de comidas de un escolar debe haber una presencia de alimentos ricos en proteínas de origen animal: lácteos, carnes, huevos y pescados, en equilibrio con alimentos de origen vegetal: cereales, legumbres, verduras y frutas.
    • Los alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, legumbres) son imprescindibles por su aporte de energía y deben formar parte de las dietas habituales de los escolares. Introducen variedad gastronómica y son esenciales en una buena nutrición.
    • Las frutas y ensaladas deben ser habituales y abundantes en la alimentación de los escolares.
    • El agua es la mejor bebida. Las comidas deben acompañarse siempre de agua.

    La obesidad es una enfermedad de graves consecuencias en la edad adulta y que comienza en la infancia. En España un 16% de los escolares de 6 a 12 años tiene problemas de obesidad. Los hábitos alimentarios inadecuados y el sedentarismo son responsables de este problema de salud pública.

    La dieta mediterránea es el mejor ejemplo de alimentación saludable. En nuestro país su puesta en práctica es fácil porque se dispone de todos los alimentos que la componen y que son, además, de la máxima calidad: aceite de oliva, pescado, legumbres, cereales, pan, frutas, verduras, yogur, frutos secos.

  • Nutrición saludable en la adolescencia

    nutricion adolescencianutricion adolescencia

    La adolescencia es una etapa de la vida marcada por importantes cambios emocionales, sociales y fisiológicos. La alimentación cobra un papel importante debido a que los requerimientos nutricionales, para hacer frente a estos cambios, son muy elevados y es necesario asegurar un adecuado aporte de energía y nutrientes para evitar situaciones carenciales que puedan ocasionar alteraciones y trastornos de la salud.

    Se debe hacer frente a la alimentación del adolescente conociendo los requerimientos nutricionales, sabiendo elegir los alimentos que garantizan una dieta suficiente en energía y nutrientes, organizando y estructurando las comidas a lo largo del día.

    Cuanto más mayor es la edad de las personas a las que se quiere hacer llegar la información, más difícil resulta lograr el cambio.

    El ejercicio físico es un complemento esencial de la dieta saludable para promover la salud y proteger a la población infantil y adolescente de enfermedades que aparecen en la vida adulta. Se puede estimular la práctica de un deporte de acuerdo con las aficiones, habilidades y capacidades de cada niño, pero lo más importante es educar en una vida activa en la que se practiquen habitualmente una serie de movimientos cotidianos como andar, pasear, subir escaleras, etc. Hay que acostumbrarles a incorporar el ejercicio a las actividades de ocio y a evitar el sedentarismo (exceso de televisión, ordenador, etc.). La práctica del ejercicio físico es muy importante para luchar contra el exceso de peso y la obesidad.

    Algunas recomendaciones para tener una alimentación saludable en el adolescente son:

    • Se deben vigilar los excesos para no caer en el sobrepeso o la obesidad.
    • La familia debe supervisar el tipo de dietas que siguen los adolescentes, para evitar que hagan, por su cuenta, combinaciones de alimentos absurdas o muy monótonas con la finalidad de adelgazar. Pueden provocarse importantes deficiencias de nutrientes o caer en inapetencias peligrosas, hasta llegar a trastornos de la conducta alimentaria.
    • Hay que estimularles para que lleven una vida activa y dediquen parte de su ocio a la práctica de algún deporte.
    • Se debe evitar hacer de la comida una situación de conflicto que interfiera con las relaciones afectivas.
    • Los escolares tienen que comer de todo, pues cuanta mayor variedad de alimentos exista en su dieta, mayor es la posibilidad de que sea equilibrada y contenga los nutrientes que necesitan.
    • Comer sólo lo que nos gusta es una mala práctica nutricional.
    • Los alimentos deben distribuirse a lo largo del día para que el cuerpo tenga los nutrientes necesarios, en función de sus exigencias.
    • Hay que variar las formas de preparación de los alimentos utilizando distintos procedimientos culinarios: asados, hervidos, a la plancha, guisados, y no abusar de los fritos. Estimular el consumo de alimentos crudos (ensaladas, gazpacho, sopas frías…).
    • En el plan de comidas de un escolar debe haber una presencia de alimentos ricos en proteínas de origen animal: lácteos, carnes, huevos y pescados, en equilibrio con alimentos de origen vegetal: cereales, legumbres, verduras y frutas.
    • Los alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, legumbres) son imprescindibles por su aporte de energía y deben formar parte de las dietas habituales de los escolares. Introducen variedad gastronómica y son esenciales en una buena nutrición.
    • Las frutas y ensaladas deben ser habituales y abundantes en la alimentación de los escolares.
    • El agua es la mejor bebida. Las comidas deben acompañarse siempre de agua.
    • En la edad escolar las bebidas alcohólicas, incluso las de baja graduación, no deben consumirse nunca.
    • El consumo de dulces, refrescos y "snacks" debe ser moderado, pues, si bien no existen buenos ni malos alimentos, la moderación en la comida debe ser la norma.
    • Controlar el exceso de grasas, azúcar y sal.
    • Comer es una necesidad y un placer. La comida debe aportar las cantidades en energía y nutrientes que el organismo necesita, pero también el bienestar psicosocial que supone un plato gastronómicamente bien preparado, consumido en un lugar agradable y en buena compañía.
    • El abuso de la comida rápida nunca es aconsejable, pues contribuye a la formación de malos hábitos alimentarios y a la obesidad infantil.La dieta mediterránea es el mejor ejemplo de alimentación saludable. En nuestro país su puesta en práctica es fácil porque se dispone de todos los alimentos que la componen y que son, además, de la máxima calidad: aceite de oliva, pescado, legumbres, cereales, pan, frutas, verduras, yogur, frutos secos. Hay que enseñar a los escolares a disfrutar de las ventajas de la dieta mediterránea y a comprar y cocinar.

    El papel de los padres en la formación de los hábitos alimentarios de sus hijos y de un estilo de vida saludable es esencial. Deben estimularlos a comer de todo.


Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Hablemos de Nutrición
Sobre este blog

Blog de las Nutricionistas del Servicio de Endocrinología del Dr. Jodar que te descubrirán un mundo de contenidos sobre nutrición saludable, hábitos de vida sana y promoción de la dieta mediterránea.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.