Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del servicio de Traumatología de los Hospitales Quirónsalud Alicante, Torrevieja, Murcia y Valencia

Operación para el reemplazo de rodilla

Intervención de rodillaIntervención de rodilla

La artrosis es una enfermedad crónica que se caracteriza por el deterioro del cartílago de las articulaciones. Este deterioro conduce a la aparición de dolor con la actividad física, incapacidad variable para caminar y permanecer de pie, así como a deformidad progresiva de la rodilla.

Causas de la artrosis

Puede que aparezca artrosis sin conocerse la causa, a esta se le conoce como artrosis de rodilla primaria.

En ocasiones se produce como resultado de una lesión o anomalía previa de la articulación, lo que se conoce como artrosis de rodilla secundaria.

Este tipo de artrosis se observa tras lesiones de meniscos, lesiones del hueso articular, fracturas óseas intraarticulares, lesiones de ligamentos. También pueden darse en las articulaciones que están siendo sometidas a un sobreesfuerzo importante como es el caso de rodillas de deportistas, de obesos importantes o de personas con alteraciones en la longitud de los miembros inferiores o del alineamiento de la rodilla.

¿Cuándo se debe operar la rodilla?

La operación está recomendada cuando se presente una lesión de rodilla o una artrosis en la misma, teniendo en cuenta que esta intervención puede beneficiar la calidad de vida del paciente.

A día de hoy las lesiones que son candidatas a la cirugía son:

  • Lesiones de menisco
  • Lesiones de ligamentos de la rodilla
  • Fracturas de rodilla
  • Lesiones de los cartílagos de rodilla
  • Artrosis de rodilla

¿Qué es una artroplastia de rodilla?

La artroplastia de rodilla es el remplazo de las superficies dañadas de la rodilla por unos componentes artificiales hechos de metal y plástico (polietilenos de alta densidad) que son fijados al hueso.

Hay diferentes formas de hacer una artroplastia de rodilla:

Total: Se reemplaza la tibia, el fémur y habitualmente la rótula.

Unicompartimental: Se reemplaza solo una parte de la rodilla. Esta puede ser la articulación femorotibial interna o externa.

Femoropatelar: Se sustituye solo dicha articulación. La superficie del fémur se reemplaza con un componente metálico redondeado que asemeja mucho la curvatura natural del hueso. La superficie de la tibia se reemplaza con un componente metálico plano que contiene una fina parte de plástico hecha en polietileno de ultra alta densidad que hace de cartílago. La superficie interna de la rótula también se puede reemplazar con un implante hecho de plástico.

¿Cómo se realiza una artroplastia de rodilla?

Una vez el paciente se ha puesto en manos del traumatólogo, se ha tomado la decisión de someterse a la operación y se han hecho las pruebas médicas pertinentes llega el momento de la intervención.

El paciente es llevado al quirófano y allí se le anestesia. Cuando ha hecho efecto la anestesia, se lava a conciencia la piel alrededor de la rodilla con líquido antiséptico. Se doblará la rodilla a 90 grados y se colocará un torniquete alrededor del muslo para minimizar la hemorragia durante la cirugía. A continuación se realiza el primer corte en la piel.

Posteriormente, el cirujano corta y retira las superficies de hueso y cartílago dañadas. Se usan instrumentos y guías de precisión para asegurarse que los cortes se hacen con los ángulos correctos de modo que los huesos queden alineados de forma correcta después de que se introduzcan los implantes.

Se retiran pequeños trozos de hueso de la parte delantera, trasera y final del fémur. Así se da forma al hueso para que los implantes encajen adecuadamente. La cantidad de hueso que se retira depende de la cantidad de hueso dañado por la artrosis. También se corta hueso de la parte superior de la tibia, quedando esta parte plana. La superficie trasera de la rótula también se corta.

Un implante se encaja en cada uno de los tres huesos. Estos implantes han sido diseñados para que la articulación de la rodilla se mueva de forma similar a como se movía cuando estaba sana. Los implantes se encajan utilizando un tipo especial de cemento específico para huesos.

El implante que encaja al final del fémur está hecho de metal. Su superficie es redondeada y muy lisa, cubriendo desde delante hacia atrás toda la superficie cortada de hueso. El implante que encaja en lo alto de la tibia normalmente consta de dos partes. Un platillo metálico que ajusta sobre el corte plano del hueso tibial. A continuación, sobre el platillo metálico se acopla una superficie articular de plástico que actúa separando el platillo tibial metálico y el implante femoral. El implante que cubre la parte trasera de la rótula está fabricado también en plástico.

Si es necesario, el cirujano puede hacer ajustes en los ligamentos que envuelven la rodilla para conseguir una mejor función de la rodilla. Cuando los implantes están colocados y los ligamentos ajustados, el cirujano cose las distintas capas de tejido en su posición original. Se introduce un tubo de plástico en la herida que permite salir y drenar el líquido de la articulación durante las primeras horas después de la cirugía. Los bordes de la herida se suturan y la rodilla se envuelve con un vendaje estéril. El paciente se traslada finalmente a la sala de reanimación.

¿Qué técnicas son las empleadas en la intervención de la rodilla?

  • Se utiliza una incisión estándar anterior en la línea media.
  • Se pueden utilizar o incorporar las incisiones previas para reducir el riesgo de desprendimiento cutáneo.
  • Se entra en la cápsula articular a través de un abordaje pararrotuliano medial.

¿Quién debe someterse a una artroscopia de rodilla?

Las personas que se benefician de la cirugía de reemplazo total de rodilla a menudo tienen:

  • Dolor severo o rigidez de la rodilla con limitación de las actividades cotidianas, incluyendo caminar, subir escaleras, sentarse y levantarse de una silla.
  • Dificultad para caminar unas pocas calles sin dolor significativo y podría necesitar usar un bastón o andador.
  • Dolor de rodilla moderado o severo mientras descansa, tanto de día como de noche.
  • Inflamación e hinchazón crónicas de la rodilla que no mejoran con el reposo ni con medicamentos
  • Deformidad de la rodilla, es decir, presentan una curvatura de la rodilla hacia afuera o hacia adentro.
  • No experimentan una mejoría sustancial con otros tratamientos como medicamentos antiinflamatorios, inyecciones de ácido hialurónico, fisioterapia u otras cirugías.

¿Cómo es la recuperación de la cirugía de rodilla?

La recuperación depende del tipo de cirugía que se realice y cada caso.

En cirugía artroscópica por roturas de menisco simples que no estén acompañadas de lesiones de cartílago articular lo habitual es una recuperación entre 4 y 6 semanas.

En cirugía artroscópica de reconstrucción del ligamento cruzado anterior la recuperación para actividades deportivas de giro y contacto es de 6 a 9 meses.

En cirugía protésica para la realización de una actividad normal varía entre 1 y 3 meses.

Rehabilitación después de la operación de rodilla

Para mí la rehabilitación es lo más importante tras una cirugía y de ella depende el éxito de las intervenciones.

Nosotros iniciamos el tratamiento rehabilitador tras la salida de quirófano en contacto con el servicio de rehabilitación del hospital y le entregamos al paciente los ejercicios que tiene que realizar tras la cirugía.

El tiempo que dura la rehabilitación es muy variable dependiendo del tipo de cirugía realizada, de las características del paciente y de su colaboración en la recuperación.

Texto elaborado por el Fernando JordáEste enlace se abrirá en una ventana nueva, especialista de cirugía de rodilla de la Unidad de Traumatología del Hospital Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de No más lesiones, te cuidamos
Sobre este blog

Bienvenido al blog "No más lesiones, te cuidamos", espacio donde encontrarás todo lo que necesitas saber sobre lesiones y patologías musculoesqueléticas avaladas por los mejores médicos traumatólogos de los Hospitales Quirónsalud Alicante, Torrevieja, Murcia y Valencia

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.