Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del servicio de Traumatología de los Hospitales Quirónsalud Alicante, Torrevieja, Murcia y Valencia

Todo lo que tienes que saber sobre la fractura de cadera

Intervención de caderaIntervención de cadera


La fractura de cadera puede considerarse es una lesión grave que afecta principalmente a adultos mayores.

La causa más frecuente en personas de más de 65 años es la aparición de una enfermedad osteoporótica. La Osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. De esta forma, los huesos se vuelven más porosos, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.

Es más frecuente la aparición de osteoporosis en las mujeres a partir de los 50 años que en los hombres. En las mujeres, los huesos son más frágiles por constitución genética y por la pérdida de minerales como el calcio por motivo de la menopausia.

El segundo factor de riesgo que influye en la alta incidencia de fracturas de cadera en personas mayores depende de la disminución de movilidad y agilidad asociada a la edad así como la pérdida de capacidad visual y auditiva. La combinación de estos factores intrínsecos a la edad avanzada aumenta la posibilidad de sufrir caídas y traumatismo y presentar por lo tanto una fractura de cadera de origen traumático.

Cuándo hay que operar la cadera

Tras sufrir una fractura, la persona afectada presenta una incapacidad completa para la movilización y la deambulación de forma independiente.

En la mayoría de casos resulta imposible incluso el simple gesto de sentarse en una silla o un sillón y por lo tanto el paciente queda obligado al estar en la cama.

La necesidad de disminuir el grave dolor y la incapacidad asociada a esta lesión hace que la Fractura de Cadera precise un tratamiento quirúrgico prácticamente en todos los casos.

Este tratamiento deberá realizarse de forma óptima durante las 48 h posteriores a la fractura. El tratamiento quirúrgico temprano posibilita la movilización del paciente, disminuye el dolor y el sangrado, evita los problemas secundarios y mejorará las posibilidades de recuperación funcional y recuperación de la actividad previa a la fractura.

Qué pasa si no me opero la cadera tras una fractura

Tras una fractura de cadera se producirá una alteración grave en la anatomía del miembro fracturado. El miembro inferior afecto por la fractura queda generalmente en una situación de rotación externa y acortamiento acusado de forma definitiva, no siendo posible su restauración a la normalidad sin una intervención quirúrgica.

A largo plazo las consecuencias de no intervenir la cadera fracturada serán el dolor y deformidad mantenidos en el tiempo y con frecuencia la no unión de la fractura conocida como pseudoartosis. Estas alteraciones tendrán como consecuencia la incapacidad para la deambulación y para la recuperación funcional del paciente.

Por ello, ante una fractura de cadera la mejor decisión será la intervención quirúrgica con reducción y estabilización de la fractura y la movilización temprana del paciente. Esta intervención deberá realizarse de la forma más temprana posible teniendo en cuenta una correcta estabilización del paciente previo a la cirugía.

Cómo es la cirugía de cadera

Hay varios tipos de fractura de cadera y cada uno de ellos requiere una solución quirúrgica diferente. Según el lugar anatómico en el que se produce la lesión se puede diferenciar dos tipos básicos de fracturas, fracturas de cuello femoral y fracturas trocantéreas.

Fracturas de cuello femoral

Se trata de roturas intracapsulares que se producen por debajo de la cabeza femoral en la zona del cuello del fémur.

Por el cuello del fémur transcurren las arterias que aportan sangre a la cabeza femoral y por ello estas fracturas pueden alterar el riego vascular de la cabeza del fémur.

Estas características hacen que la unión de estas fracturas pueda no producirse (pseudoartrosis) y que pueda producirse la necrosis y deformidad secundaria de la cabeza femoral.

Los problemas descritos son frecuentes por lo que la mejor opción para el tratamiento quirúrgico de estas lesiones en pacientes de edad avanzada será la retirada de la cabeza femoral fracturada y la sustitución de la cadera por una prótesis total o parcial de cadera

Fracturas trocantéreas

Este tipo de fractura es el más frecuente y se producen en el área extracapsular, por debajo del cuello femoral de la cadera (zona trocantérea).

Este tipo de fractura de cadera presentan problemas característicos como el mayor sangrado de la fractura (al tratarse de una zona anatómica muy vascularizada) y el dolor y la deformidad del miembro fracturado que será mayor que en las fracturas del cuello.

Al tratarse de una zona con presencia de hueso esponjoso abundante y vascularización correcta este tipo de fracturas de cadera se tratarán de forma usual mediante la reducción de la fractura (restituir la anatomía manteniendo la cadera natural del paciente) y la estabilización con un sistema de osteosíntesis que mantenga la fractura en su posición hasta que se produzca la unión completa.

Estas dos lesiones se intervienen habitualmente practicando una anestesia intradural y sin necesidad de anestesia general. Es decir, se anestesian únicamente los miembros inferiores y la cirugía requiere un tiempo medio entre 60 y 90 minutos.

La implantación de una prótesis de cadera precisa un abordaje quirúrgico que conlleva una herida en el área lateral de la cadera cuya extensión se individualiza para cada paciente aunque la tendencia actual será a los abordajes cortos o mínimamente invasivos. La colocación de sistemas de osteosíntesis precisa abordajes habitualmente de menor longitud.

Complicaciones de la cirugía de cadera

Entre los riesgos asociados con la cirugía de cadera tras una fractura pueden ser, desde coágulos de sangre, formándose en las venas de las piernas, infecciones en el lugar de la incisión o nuevas fracturas.

  • Coágulos sanguíneos.

Después de la cirugía, pueden formarse coágulos en las venas de la pierna. Esto puede resultar peligroso, ya que una parte del coágulo puede desprenderse y desplazarse hacia el pulmón, el corazón o, rara vez, el cerebro. Este problema se tratará desde el inicio con medicación anticoagulante.

  • Infección

Pueden producirse infecciones en el lugar de la incisión y en los tejidos más profundos próximos a la nueva cadera. La mayoría de las infecciones se tratan con antibióticos, pero una infección grave cercana a la prótesis podría requerir cirugía para retirar y reemplazar la prótesis.

  • Nueva fractura

Durante la cirugía, partes sanas de la articulación de la cadera podrían fracturarse. A veces las fracturas son lo suficientemente pequeñas como para curarse por sí solas, pero las fracturas más grandes podrían necesitar ser estabilizadas con alambres, tornillos y, posiblemente, una placa metálica o injertos de hueso.

  • Dislocación o Luxación

Ciertas posiciones pueden causar que la esfera de la nueva articulación se salga de la cavidad, especialmente en los primeros meses después de la cirugía.

Si la cadera se disloca obligará inicialmente a la reducción de la luxación (recolocar la cabeza femoral en su relación con el acetábulo) y se puede colocar posteriormente un aparato ortopédico para mantener la cadera en la posición correcta.

Si la cadera continúa dislocándose (luxación recidivante) puede traducir una posición incorrecta del implante protésico o una movilización inesperada y a menudo se requiere una cirugía para reemplazar o recambiar una parte o la totalidad de la prótesis y restituir así la estabilidad de la articulación.

  • Cambio en la longitud de la pierna

En ocasiones, una nueva cadera puede provocar que una pierna sea más larga o corta que la otra. Lo que puede producir una contractura de los músculos que rodean la cadera. En este caso, fortalecer y estirar esos músculos de forma progresiva podría resultar de ayuda.

  • Aflojamiento

Esta complicación es poco común con los implantes más nuevos, la nueva articulación podría no fijarse de forma sólida al hueso o podría aflojarse con el paso del tiempo, provocando dolor en la cadera. Puede ser necesaria una cirugía para solucionar este problema.

  • Lesión en los nervios

En raras ocasiones, los nervios en el área donde se coloca el implante pueden lesionarse. El daño en los nervios puede causar entumecimiento, debilidad y dolor siendo lesiones de resolución lenta y compleja.

Pueden surgir complicaciones tras la cirugía, no obstante, la situación más frecuente será que la cirugía tras una fractura de cadera evolucione correctamente y permita al paciente la movilización y la deambulación en los primeros días postoperatorios.

Rehabilitación tras la operación de cadera

Una vez que el paciente ha sido intervenido de su fractura de cadera se recomienda movilización precoz.

Si la evolución es favorable, se aconseja la sedestación (posición sentada) a las 24 horas, y a las 48 horas se recomienda la bipedestación (ponerse de pie) con ayuda, normalmente, de un caminador o andador. En los casos en que su cirujano se lo permita puede iniciar la deambulación 48-72 h tras la cirugía.

Como puede comprenderse el proceso inicial de rehabilitación dependerá de la edad del paciente, de su movilidad y de la cirugía a la que ha sido sometido. Habitualmente la prótesis total de cadera permitirá una movilización y deambulación de forma más temprana y asociando menos dolor que los sistemas de osteosíntesis, es decir aquellos en los que se implante dispositivos como placas, clavos, tornillos…

En general, entre los tres y los seis meses tras la intervención quirúrgica el paciente debe acercarse a la situación funcional previa a la fractura de cadera.

La rehabilitación precoz pretende potenciar el tono muscular de la extremidad operada para evitar la temida atrofia muscular y evitar la rigidez articular. La pérdida de tono muscular y la rigidez podría ocasionar posturas viciosas que afectarían a la marcha y estabilidad de forma definitiva.

Texto elaborado por el doctor Lorenzo HernándezEste enlace se abrirá en una ventana nueva, especialista de cadera y pelvis de la Unidad de Traumatología del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de No más lesiones, te cuidamos
Sobre este blog

Bienvenido al blog "No más lesiones, te cuidamos", espacio donde encontrarás todo lo que necesitas saber sobre lesiones y patologías musculoesqueléticas avaladas por los mejores médicos traumatólogos de los Hospitales Quirónsalud Alicante, Torrevieja, Murcia y Valencia

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.