Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Unidad multidisciplinar de cáncer de tiroides. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

Me acaban de realizar una cirugía por cáncer de tiroides, ¿qué tratamientos posteriores voy a precisar?

Dr. Roberto Domínguez Fernández.

Iodo radioactivo I-131Iodo radioactivo I-131

Después de la cirugía de un cáncer de tiroides varios son los tratamientos que se pueden precisar, algunos de manera transitoria y otros de manera permanente. Espero que las siguientes líneas sirvan de explicación sobre este tema.

El tratamiento médico que se precisa principalmente después de una cirugía por cáncer tiroideo es la hormona tiroidea debido a que en muchas ocasiones realiza una cirugía completa (tiroidectomía total). La principal hormona producida por el tiroides es la tiroxina, también conocida por la sigla T4. Ésta se administra en forma de levotiroxina sódica que es la forma sintética de la tiroxina. Este tratamiento constituye una sustitución de la función del órgano que ya no tenemos. Cuando el tratamiento quirúrgico ha sido una cirugía parcial (hemitiroidectomía) serán los médicos que traten al paciente los que decidan la necesidad de tratamiento hormonal sustitutivo, aunque en la mayoría de las ocasiones este tratamiento se hace también necesario para mantener unos niveles de TSH en el rango bajo de la normalidad (a diferencia del tratamiento de un hipotiroidismo primario o un hipotiroidismo postquirúrgico por patología benigna). Hay que tener en cuenta que precisamos normalmente dar una dosis mayor de hormona tiroidea que la que se precisaría después de una cirugía por patología benigna ya que ejerce una opción oncológica (frenar el estímulo de la TSH sobre los restos tumorales con intención de disminuir las recaídas). A esta terapia se la conoce como tratamiento supresor. El nivel al que se tiene que suprimir la TSH dependerá del riesgo de cada tipo de tumor y lo decidirá el equipo multidisciplinar que trata al paciente de manera individual y este tratamiento se irá monitorizando con analíticas seriadas, en las que también ser irán midiendo los valores de tiroglobulina que nos servirán como marcador tumoral.

Como se dijo en una anterior entrada del blog uno de los riesgos de la cirugía tiroidea es la aparición de hipoparatiroidismo postquirúrgico, el cuál conlleva unos niveles bajos de calcio en sangre (hipocalcemia). En estos casos se hace necesario el tratamiento con calcio y análogos de vitamina D que normalmente es transitorio y se puede abandonar en los primeros tres meses tras la cirugía. El objetivo de este tratamiento es la desaparición de los síntomas relacionados con la hipocalcemia (parestesias, calambres musculares, convulsiones…) mediante la normalización de los niveles de calcio sanguíneos. Existen muchos preparados de calcio oral y se utilizarán en dosis variables según la calcemia, siendo habitualmente necesarios unos 1500-2000 mg de calcio elemento. Estos preparados se distribuirán en 3-4 tomas diarias junto con las comidas para una más fácil absorción. Hay que tener en cuenta que en algunos pacientes la ingesta de calcio puede producir efectos secundarios, sobre todo gastrointestinales. Como hemos comentado todos los pacientes con hipoparatiroidismo postquirúrgico van a precisar tratamiento con análogos de vitamina D, fundamentalmente en nuestro medio calcitriol (Rocaltrol®) debido a una mayor potencia y brevedad en el inicio de su acción. Las dosis de éste serán variables y se decidirán en función de las analíticas periódicas que se vayan realizando en la consulta, siendo importante una monitorización frecuente para ir ajustando el tratamiento de manera ágil y valorando la posibilidad de retirada en cuanto mejoren los niveles de calcio y se vaya corrigiendo el hipoparatiroidismo (ya que como hemos comentado en la mayoría de los pacientes es transitorio). Se desaconseja en estos pacientes la utilización de otros preparados de vitamina D bien solos o en asociación con calcio debido a que no son suficientes para mantener unos niveles adecuados de calcio en sangre.

El tratamiento posterior con yodo radiactivo no siempre es necesario después de una cirugía por cáncer tiroideo. Cuando nos referimos a cáncer tiroideo normalmente hacemos alusión al más frecuente que es el carcinoma diferenciado tiroideo (de estirpe papilar y folicular). Este tipo de tumores son los que se pueden beneficiar del tratamiento con yodo radiactivo, mientras que los de otra estirpe (medular…) no serían subsidiarios de este tipo de terapia. Además, como hemos comentado, no todos los carcinomas diferenciados tiroideos precisan tratamiento con yodo radiactivo. Esto será decidido por el equipo multidisciplinar que trate al paciente en las consultas posteriores a la cirugía. Para más información ver la entrada del Blog acerca de tratamiento con yodo radiactivo en el cáncer tiroideo.

Otros tratamientos menos habituales en este tipo de tumores pero que se pueden necesitar si existe una mala evolución del cáncer tiroideo (hecho bastante infrecuente) son la radioterapia o algunos agentes quimioterápicos.

Por último, quiero recordar la importancia de acudir a las consultas y realizar las analíticas y pruebas necesarias para un correcto tratamiento posterior a la cirugía por cáncer tiroideo. ¡Confíe en su equipo!

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Una mariposa en mi cuello
Sobre este blog

Blog dedicado a las personas con cáncer de tiroides, para tratar de una forma cercana, comprensiva y amena todos los temas que puedan generar miedos e inquietudes a todos nuestros pacientes.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.