Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. J. L. Carrasco, Dir. Científico Unidad de Personalidad y Comportamiento de Ruber Juan Bravo

  • Videojuegos…¿Qué efectos producen en nuestro hijo adolescente?

    Efectos de los videojuegos en adolescentes

    Los videojuegos tuvieron su punto álgido en el momento de su aparición con la primera generación de videoconsolas. Este hecho supuso un gran boom debido a la gran innovación que supuso para el mundo del ocio y del entretenimiento. El aumento y popularidad de este tipo de juegos se ha convertido en una parte cada vez más importante de la vida cotidiana de muchos jóvenes.

    Debido a este aumento, en los últimos años, numerosas investigaciones se han centrado en los posibles efectos psicosociales derivados de este tipo de juegos ya que estos aparatos electrónicos juegan un papel importante en el desarrollo del niño, quedando claro que pueden causar una serie de beneficios y perjuicios en el desarrollo cognitivo, social y conductual de los adolescentes (Ray and Jat, 2010).

    De ellas se puede concluir que cuando se aprende a jugar un videojuego se produce una mejora de la atención, tanto sostenida como dividida, ya que debido a dicha curva de aprendizaje, se produce un aumento de la activación cerebral prefrontal y frontal. Concretamente, un uso adecuado de este tipo de tecnologías se ha asociado a un menor tiempo de reacción en tareas de búsqueda visual y en discriminación forma/color así como en el seguimiento de múltiples objetos (Green y Bavelier, 2003; Trick, Jaspers-Fayer y Sethi, 2005).

    Sin embargo, el problema aparece cuando el uso de este modo de entretenimiento resulta excesivo, pudiendo llegar a ser adictivo (Griffiths, 2000; 2008a) y es aquí cuando empiezan a surgir problemas. Esto sucede especialmente cuando se trata de videojuegos online ya que el videojuego nunca se interrumpe ni termina y, además, tiene el potencial de convertirse en una actividad a tiempo completo, es decir, 24 horas los siete días de la semana (Chappell, Eatough, Davies y Griffiths, 2006; Grüsser, Thalemann y Griffiths, 2007; Ng y Weimer-Hastings, 2005).

    Es aquí cuando los videojuegos se asocian con la aparición de problemas atencionales, los cuales se extienden hasta la adultez temprana (Swing et al., 2010), debido a una mayor exposición a hormonas del estrés como son la norepinefrina y el cortisol (Skosnik et al., 2000). Es por esto que el uso de estas tecnologías podría estar relacionado, entre otras cosas, con el aumento de jóvenes con Trastorno de Atención e Hiperactividad (TDAH).

    Asimismo, este déficit de atención puede asociarse a un peor rendimiento académico, lo cual supone uno de los aspectos más preocupantes para los padres. Es bien conocido que el abuso de la tecnología puede perjudicar el rendimiento escolar (Mossle et al., 2010). Otros estudios como el de Cummings y Vandewater (2007) han demostrado que los usuarios de videojuegos leen un 30% menos que los niños que no lo son así como que los primeros dedican un 34% menos de tiempo a hacer sus deberes que los segundos.

    Dicho peor rendimiento escolar también se relaciona con una mayor conducta antisocial. Más del 85% de los videojuegos son de temática violenta, observándose cada vez una mayor tolerancia a los mismos, y por ende, una promoción de la violencia a edades tempranas. Esto también afecta al cerebro, observándose una mayor activación de la amígdala en aquellos sujetos que hacen uso de videojuegos violentos, así como una menor actividad en áreas orbitofrontales, encargadas de las funciones ejecutivas, y que se relaciona con una menor capacidad de autocontrol y una mayor impulsividad.

    Junto con esta mayor tolerancia a la violencia, también se produce una mayor probabilidad de consumo de alcohol y de drogas (hasta un 30% según algunos estudios).

    Además, este abuso de los videojuegos también tiene una serie de consecuencias sociales negativas como un mayor aislamiento social, no solo entre personas de su misma edad, sino también con sus padres, produciendo una relación afectiva débil. Socialmente también se han observado un reforzamiento de estereotipos sociales de tipo racial o sexual (Dickerman et al., 2008).

    Por lo tanto, es importante hacer hincapié en una buena psicoeducación como método de prevención de este tipo de adicciones. Sin embargo, si sois capaces de observar en vuestros hijos ya algunos de estos síntomas como la falta de atención, bajo rendimiento escolar, impulsividad o agresividad, en nuestra Unidad disponemos de un equipo profesional disponible para trabajar una serie de métodos muy eficaces con ellos, con el objetivo de disminuir los niveles de adicción a los videojuegos, así como los síntomas asociados ya mencionados.

  • El reto de hacer las cosas de otra forma en depresión

    Depresión

    Los especialistas que día a día tratamos trastornos de salud mental graves como la depresión sabemos del sufrimiento de los pacientes y de sus familiares. Conocemos, también, las consecuencias de no tratar de forma precoz y adecuada esta enfermedad porque es el factor de riesgo más importante de suicidio. De hecho detrás del 65% de las muertes por esta causa se esconde una depresión grave. Además, otras enfermedades mentales como los trastornos de personalidad, los de alimentación, de ansiedad, acoso escolar, etc suelen ‘acompañarse’ (comorbilidad) de depresión. Por este motivo me parecen muy interesantes las conclusiones del XVI Seminario Lundbeck: "Dale la vuelta a la depresión", recientemente celebrado.

    Los expertos reunidos en esta convocatoria coinciden en que ha llegado la hora de hacer cambios en el abordaje, prevención, tratamiento y comunicación a la población de esta enfermedad tan discapacitante y prevalente. De hecho, es el trastorno de salud mental más frecuente en España y Europa. Pero, sin embargo, aún cuenta con elevadas tasas de infradiagnóstico.

    Parte de la necesidad de este reclamo al ‘cambio’ llega de la mano de los resultados de la última encuesta encargada por la compañía Lundbeck: "Qué saben los españoles de la depresión". En ella han participado 1.700 personas residentes en España con más de 18 años.

    Los datos revelan que casi el 50% de los españoles piensa que la depresión se puede fingir. Así lo cree, incluso, hasta un 35% de los que sí han padecido la enfermedad. Un dato "preocupante" que constata una visión "frívola" que banaliza la depresión, ha destacado uno de los autores del trabajo, el doctor Miquel Roca, coordinador de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Juan March de Mallorca y profesor titular de la Universidad de las Islas Baleares.

    "Tenemos que trabajar para intentar diferenciar el cuadro depresivo de lo que no es una enfermedad. Hablamos de un cuadro grave, pero parte de la población no lo entiende como una patología sino como una respuesta no adaptativa", ha lamentado este psiquiatra. Se suma a este dato, el hecho de que el 39,6% de las personas que la han padecido creen que el profesional más adecuado para tratar la enfermedad es el psicólogo frente al 22,3% que opina que debe ser el psiquiatra. En el caso de los que ni la han sufrido ni la sufren, un 47,8% opta por el psicólogo y un 30%, por el psiquiatra. Se detecta, por tanto, aún "cierta predisposición social a que el psiquiatra o el médico de familia no sean mayoritariamente la primera opción en caso de que se sospeche la existencia de una depresión, sino que la mayoría prefiere acudir al psicólogo antes que consultar con el psiquiatra. Se suma a ello, "el hecho de que gran parte de la población entrevistada haya considerado que la depresión es siempre consecuencia de factores externos, cuando los genéticos y biológicos de cada individuo son mucho más predisponentes que los primeros".

    Sabemos que, en la gran mayoría de los casos, la depresión responde al tratamiento, y en muchos de ellos se consigue la desaparición de los síntomas. Pero la enfermedad sin tratar dura, como promedio, de 6 a 9 meses y puede llegar a cronificarse. El diagnóstico y tratamiento precoces resultan esenciales, por tanto, para el mejor pronóstico de la enfermedad, de ahí que los expertos insistamos de forma reiterada en acudir al médico de familia o al psiquiatra a la menor aparición de los síntomas. Pero como bien ha apuntado Guillermo Lahera, profesor de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), "la depresión bien tratada se puede curar, pero el tratamiento tiene que ser individualizado e integral". Además, un elemento esencial de dicha terapia individualizada es la implicación del paciente. "Una buena relación terapéutica y una alta adherencia al tratamiento aumentan las probabilidades de éxito", ha insistido este experto.

    Depresión

    ¿Y la población infanto-juvenil?

    La especialidad de psiquiatría infantil fue aprobada en España en 2014, de ahí que sea una especialidad más o menos ‘reciente’ dentro de nuestras fronteras en comparación con otros países europeos. Hay que tener en cuenta que uno de cada ocho menores padece algún trastorno mental dentro de nuestras fronteras y uno de cada cinco (1,6 millones) está en situación de riesgo de sufrirlo. Y la depresión es, sin duda, uno de ellos y de los más importantes. Para los menores afectados y sus familias supone un hándicap para su crecimiento, sus relaciones sociales, su formación educativa y su desarrollo personal. Pero, sobre todo, y como ha apuntado el Dr. Corteza, los expertos tienen que saber que "el cuadro depresivo infantil es diferente al del adulto: el niño deprimido no te dice que está triste. Es más, suelen enfocarlo más hacia el enfado. En ellos, también los tratamientos difieren, de ahí la importancia de especialistas en este campo".

    El tratamiento "debe ser integral y a largo plazo. Y en algunos casos no es necesario la administración de fármacos. En depresión leve, se recomienda psicoterapia y en depresiones moderadas y graves hay que combinar psicoterapia y fármacos", ha aseverado el experto.

    Los padres no deben asustarse ante la expresión tratamiento a largo plazo. Los especialistas creemos que no debemos ‘dejar signos residuales’ y sabemos que la depresión en etapas infantiles o adolescentes se relaciona con mayores probabilidades de sufrir trastornos depresivos durante la etapa adulta cuando no se trata de forma adecuada.

    El papel de atención primaria

    Como bien ha puesto de manifiesto Vicente Gasull, coordinador del grupo de salud mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), "Atención primaria es la puerta de entrada del sistema sanitario y los médicos de familia ocupan una posición privilegiada para la detección precoz de síntomas, ya que conocemos al paciente y a su familia a lo largo de muchos años", pero también "deben ser un filtro", ha precisado.

    Los trastornos mentales ocupan el 30 % de los problemas de salud atendidos en los centros de salud. Además, la prevalencia de la depresión como trastorno de salud mental atendido en los mismos se sitúa en torno al 19,5 %. En el caso de los jóvenes, por ejemplo, se sabe que acuden a su médico aquejados de dolores musculares, cansancio o malestar general, aunque la auténtica realidad pasa desapercibida. Porque muchos de los adolescentes que recurren a los centros de salud por sus síntomas físicos en verdad necesitan ayuda para su mente. De ahí, la relevancia de que los médicos de cabecera puedan interpretar ‘las señales’ de alerta para poder derivar a sus pacientes en los casos necesarios.

    Desde este blog quiero hacer una llamada de atención a los profesionales sanitarios, a los afectados y a sus familias para que entre todos dejemos de subestimar los ‘signos’ de la depresión. Debemos darle una pronta respuesta para lograr así la mejor recuperación del paciente y evitar síntomas residuales de una enfermedad que cuando no se trata de forma precoz y correctamente se cronifica y, en los peores casos, conduce al suicidio.


  • Vacaciones libres de discusiones

    No es fácil la convivencia familiar tras más de diez meses en los que cada uno de sus miembros atiende a sus responsabilidades y los momentos en común se reducen a las tardes entre diario y a los fines de semana, realmente compartidos en buena parte de las ocasiones con la familia, los amigos y los propios hobbies. No es fácil si, además, en el núcleo familiar los hijos están en plena adolescencia, un periodo que, como define la OMS, es de crecimiento y desarrollo humano tras la niñez y antes de la edad adulta. Una de las etapas de transición más importantes en la vida, ya que se caracteriza por un ritmo acelerado de cambios y experiencias en las que se ‘impone’ la distancia con los padres y los conflictos aumentan. Por este motivo, hablar y reflexionar sobre las vacaciones en familia puede servir de orientación previa a todos para tratar de lograr que transcurran de la mejor forma posible.

    Vacaciones sin discusiones

    Es importante, por tanto, establecer con tiempo cómo van a ser estas vacaciones, sus objetivos, las normas a seguir, los horarios y la necesidad de descanso y de compartir actividades en familia. Es más importante aún transmitir a los hijos que se trata de un periodo deseado por todos, en el que cada miembro puede descubrir además nuevos aspectos de sus familiares, compartir y dialogar. Si bien es cierto que, precisamente, en esta época los horarios se relajan y las salidas aumentan, es necesario seguir un orden, mostrar confianza hacia los hijos y tratar de aprovechar ese tiempo negado el resto del año para acercarnos más a ellos, para comprenderlos mejor y para que ellos, también, nos conozcan mejor.

    A veces, incluso, realizar a cabo ciertas actividades solo con el adolescente, sin que esté involucrada toda la familia o hermanos menores, como salir a pasear con la excusa de alguna novedad o hacerle partícipe de responsabilidades, es un buen camino.

    Vacaciones sin discusiones

    Un aspecto importante en esta época del año es interiorizar, precisamente, que la convivencia en las vacaciones, una rutina ‘nueva’ por imposición del día a día, puede acarrear conflictos. Por eso se debe recordar la importancia de minimizar los comportamientos y los enfrentamientos, tener más paciencia, no tomar decisiones drásticas y aprovechar estos momentos de relajo para dialogar sobre otros aspectos de la vida que no suelen ser la prioridad el resto del año, como notas, actividades, futuro…

    Es un buen momento para ‘ampliar miras’, detenerse en el detalle sin que detrás exista la necesidad de ‘educar’ o dar un ‘sermón’, simplemente disfrutar. Desde la Unidad de Personalidad y Comportamiento (Orientación familiar y Prevención) del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo deseamos a todas las familias unas felices vacaciones y les recordamos que todo nuestro equipo está disponible para ofrecer orientación en caso de dudas tanto antes de sus vacaciones, como a la vuelta en el caso, siempre reducido, de que la situación haya sido desbordante y la convivencia haya destapado aspectos de los hijos que pueden resultar preocupantes.

  • Guía para padres de adolescentes malhumorados

    Guía para padres de adolescentes malhumorados

    Estas líneas que os dedico son para presentar y daros a conocer una novedad interesante de nuestra Unidad de Personalidad y Comportamiento (Orientación familiar y Prevención): la nueva ‘Guía para padres de adolescentes malhumorados’.

    La adolescencia es una etapa complicada porque en ella se producen cambios físicos, hormonales y emocionales. A veces, los padres están confundidos con las nuevas conductas de sus hijos. ¿Por qué de repente hace esto cuando nunca lo ha hecho? Los porqués pueden ser infinitos y las respuestas pueden ser comunes o, en ciertos casos, requieren de la intervención de profesionales.

    Para orientar a los padres en el arduo camino de ‘lidiar’ con la adolescencia, nos decidimos a elaborar un documento de apoyo para muchas familias. Ya está disponible en nuestra Unidad y a través de la página webEste enlace se abrirá en una ventana nueva. Hemos distribuido 1.000 ejemplares, pero cualquiera que desee tener acceso a ella sólo tiene que ponerse en contacto con nosotros.

    Elaborada en colaboración la doctora Marina Díaz Marsá, jefa de la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid y miembro de la Unidad del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, así como la psicóloga Nerea Palomares, el documento persigue orientar a los padres en el conocimiento de los cambios de humor de sus hijos en la adolescencia. También forma en las causas que los originan, así como en la distinción entre tres términos fundamentales: personalidad, carácter y temperamento.

    El documento proporciona herramientas para el manejo del ‘malhumor’ presupuesto de los adolescentes. También da pistas sobre los casos en los que es necesario consultar con un especialista. Estamos acostumbrados a tachar todos los comportamientos como parte del crecimiento y del desarrollo personal de los adolescentes sin ni siquiera entenderlos. No todos los menores tienen problemas, pero sí hay excepciones y ante ellas hay que estar alerta a sus señales: problemas de autoestima, violencia, no respetar la autoridad, no sabemos qué hacer, conductas que implican pensamientos suicidas… Son solo algunas pautas.

    De hecho, se debe consultar con un profesional cuando:

    • El menor tiene problemas para respetar las normas del hogar.
    • Acumula castigos.
    • Saca malas notas y antes era buen estudiante.
    • Insulta o agrede verbalmente de manera repetida.
    • Miente.
    • Roba.
    • Consume alcohol o drogas.
    • También si no sabemos cómo tratarle.
    • Le tenemos miedo.
    • No confiamos en él o ella.
    • Estamos preocupados.
    • Nos sentimos impotentes…. Entre otros aspectos.

    Desde la Unidad de Personalidad y Comportamiento del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, creemos firmemente en que el asesoramiento familiar contribuye a la buena construcción de la personalidad de nuestros menores y a las relaciones familiares sanas, de ahí nuestro compromiso a la hora de elaborar esta guía. Y recordar también que tenemos una Escuela de Padres de la que muchas familias pueden beneficiarse.

  • La Unidad de Personalidad y Comportamiento, al lado del deporte infanto-juvenil

    Salud mental y deporteUn ‘barrido’ por la literatura científica no puede más que hacernos recordar el papel que juega el deporte, la actividad física, en la promoción de la salud física y mental de los niños y adolescentes, en su potencial terapéutico cuando existen problemas de salud mental en este sector de la población y, sobre todo, en el ‘deber’ de los adultos por instar y promocionar este hábito de vida saludable en las nuevas generaciones para contribuir así a una equilibrada construcción de la personalidad de los jóvenes en el futuro.

    Porque el deporte es una de las mejores herramientas contra la depresión, los trastornos de la ansiedad, los de personalidad e, incluso, de la alimentación. Por este motivo, nos sentimos muy orgullosos de aportar un ‘pequeño grano’ de arena a la promoción de la actividad física desde edades tempranas.

    Todo gran camino comienza con un pequeño paso…Como el Club Red Fútbol 7 de Las Rosas, que integra a 12 adolescentes de entre 16 y 19 años, cuyos partidos se jugarán en el colegio Newman del distrito de San Blas y su liga empezará este próximo marzo y se prolongará hasta el mes de junio. Concretamente y con gran ilusión disputan su primer encuentro el próximo día 3 a las 21:00 horas. Su formación nace de la ilusión y de nuestra pasión por el deporte. "Amamos lo que hacemos, nuestro club fue formado de la nada y, poco a poco, nos estamos haciendo grandes, Este es nuestro objetivo, mejorar en aquello que nos hace ser la mejor versión de nosotros mismos. Tenemos la fuerza para lograrlo y daremos lo mejor de nosotros para conseguirlo y disfrutar", así se expresa Ana, madre de uno de los miembros del equipo.

    La Unidad de Personalidad y Comportamiento (Orientación Familiar y Prevención), del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo ha decidido ser el patrocinador de este equipo y contribuir así a la promoción del deporte desde las más tempranas edades. Invitamos a otras entidades, instituciones, fundaciones y ONG's que velan por la salud a involucrarse en actividades de este tipo con el fin de que, entre todos, podamos dotar de herramientas sencillas, asequibles y tan útiles a la población infanto-juvenil para preservar su salud física, pero, también, su bienestar emocional y su salud mental. Desde nuestra Unidad, prometemos manteneros informados de los logros de nuestros ‘ahijados’.

19 resultados
Páginas: 1 2 3 4 Página siguiente
Buscador de La máscara de la alegría
Sobre este blog

Bienvenidos, este nuevo espacio en la red nace con el objetivo de extender los "lazos" entre padres e hijos, aumentar el conocimiento sobre la posible existencia de trastornos de comportamiento y personalidad, y aportar la mayor información necesaria que contribuya a preservar la salud mental de nuestros adolescentes y jóvenes.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.