Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Medicina Deportiva del Grupo Quirónsalud

  • 5 claves para practicar el baloncesto de forma segura

    Dr. David Sáez Martínez

    Jefe asociado de la Unidad Cadera y Rodilla del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

    En el baloncesto, como en cualquier otro deporte, las lesiones están a la orden del día. En este post te explicamos cuáles son las más frecuentes y algunas pautas para ayudarte a prevenirlas.42125087395_410c448170_k42125087395_410c448170_k

    Sabemos que, dependiendo del nivel, la mayoría de las lesiones en este deporte son esguinces, sobre todo en la parte inferior del cuerpo siendo los más frecuentes los de tobillo, seguidos de los de la rodilla y, con menor incidencia, los de cadera. Esto se debe principalmente a que tanto la articulación de la rodilla como la del tobillo son las que reciben mayor cantidad de impactos y las que están sometidas a mayor cantidad de estrés mecánico durante la actividad física realizada cuando jugamos al baloncesto: saltar, cambiar de dirección, acelerar o frenar. En cuanto a las extremidades superiores, lo más habitual son las lesiones en la muñeca o los dedos por traumatismos con el balón o con otros jugadores.

    Cabe destacar que en el caso de las jugadoras, las lesiones de rodilla y de tobillo son considerablemente más frecuentes que en los jugadores, probablemente debido a los distintos niveles de desarrollo muscular, a factores hormonales o a diferencias anatómicas como la alineación de los huesos de la rodilla o la forma de los mismos. Así las jugadoras tienen 25 veces mayor riesgo de esguince de tobillo que los jugadores masculinos.

    Este tipo de lesiones (sobre todo los esguinces de los dedos de la mano o el tobillo), generalmente se solucionan de manera positiva en cuestión de semanas, o pocos meses si son más fuertes, pero no suelen presentar mayores complicaciones o secuelas.

    Además, al ser un deporte de contacto, se dan muy frecuentemente contusiones y golpes en diversas partes del cuerpo. Por último, también son relevantes los que se podrían deber a un calzado inapropiado, un calentamiento y estiramiento inadecuados o por factores externos como el terreno donde se practica.

    ¿Cómo podemos prevenirlas?

    A grandes rasgos, la prevención pasa por una correcta preparación física y por un entrenamiento específico que nos permitan mejorar la técnica y no realizar movimientos que puedan comprometer las zonas más sensibles, anteriormente mencionadas. Algunos puntos básicos son:

    - Potenciación muscular de las zonas donde se encuentran las articulaciones que más trabajan cuando jugamos al baloncesto, sobre todo las rodillas.

    - Un buen calentamiento: es suficiente con realizar pequeños saltos, movimientos leves y suaves de las extremidades y carreras a ritmo ligero durante tres o cuatro minutos.

    - El partido no acaba hasta que no acaban los estiramientos. La clave está en mover de forma suave y continua los músculos, comenzando por el cuello y terminando por los tobillos. Hay que poner especial atención en los músculos que hayamos usado más: los de los hombros y los de las piernas.

    - Hidratarse bien. Muchos ignoran que algunas lesiones musculares y de los tendones vienen causadas por la deshidratación. Beber dos litros de agua al día y mientras dure la práctica deportiva son claves para evitarlas.

    - Utilizar una equipación adecuada: zapatillas que nos garanticen un agarre correcto a la superficie de juego, anatómicas, que protejan nuestro tobillo y, obviamente, de la talla adecuada, son fundamentales. Además, usar protecciones en rodillas, codos y tobillos nos evitarán abrasiones, heridas y otras lesiones.





  • Prevención lesiones en las zonas más expuestas en competición de Moto GP

    Dr. Ángel Charte

    Jefe del Departamento de Medicina del Hospital Universitari Dexeus - Grupo Quirónsalud

    Director médico del Mundial de Moto GP

    Profesor de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona

    Llevar una moto, como en cualquier otro deporte, nos expone a lesiones y percances que podemos evitar o, al menos paliar, con una correcta preparación previa y tomando las precauciones necesarias para protegernos.moto gpmoto gp

    En primer lugar, es importante destacar que no todas las lesiones moteras están asociadas con los accidentes. Muchos de los problemas que se sufren regularmente los motoristas tienen relación con la práctica continuada de esta modalidad deportiva, así como con posturas incorrectas o sobreesfuerzos.

    Empezaremos con la espalda. La posición encorvada que toman los pilotos para adaptarse a la moto, combatir el viento o cuando circulamos por una carretera con muchos baches provoca que forcemos la espalda y eso acaba pasando factura con el tiempo. Pueden aparecer diversos dolores y, en muchos, citalgia, un tipo de dolor de espalda que se concentra en la parte baja y afecta al nervio ciático. Esto se puede evitar acudiendo regularmente a un fisioterapeuta especializado y con una buena tabla de estiramientos y ejercicios que nos ayuden a fortalecer la parte lumbar y abdominal del cuerpo.

    Otra de las partes del cuerpo del motorista que requiere especial atención son los antebrazos, sobre todo por la sobrecarga tensional alta por el esfuerzo que afecta a la fascia muscular, lo que incluye músculo, nervios y vasos sanguíneos, provocando lo que se conoce como síndrome compartimental. Si esta lesión no se trata rigurosamente puede tener graves consecuencias que nos pueden llevar incluso a pasar por el quirófano.

    Las muñecas también merecen un espacio destacado entre estas lesiones ya que las vibraciones continuas a las que se ven sometidas o la repetición de movimientos pueden causar lo que conocemos como el síndrome de túnel carpiano. Se manifiesta con síntomas como el entumecimiento y hormigueo en los dedos de la mano (especialmente en el pulgar), dificultad para agarrar las cosas y, en algunos casos, puede aparecer un dolor que se extiende al codo. En este caso, la prevención es algo complicada ya que implica no hacer movimientos repetitivos. En el caso de los pilotos, es inevitable, así que la mejor prevención son ejercicios que mejoren la musculatura de la zona, tratar de descansar cada cierto tiempo, estirar las muñecas y el uso de muñequeras durante la competición.

    También, a pesar de que su nombre más común la asocia a otro deporte, el codo de tenista o epicondilitis es otra de las lesiones más comunes que sufren los pilotos. Los movimientos repetitivos al embragar y desembragar o al abrir y cerrar gas generan una tensión localizada en los puntos de inserción de los tendones en el hueso del codo. Es importante destacar la importancia de acudir a un especialista en el mismo momento en el que el dolor se manifiesta para evitar que se pueda cronificar y nos obligue a recurrir a la cirugía.

    Otro tipo de lesiones habituales en el motociclismo son las que vienen derivadas de una caída o impacto. En este caso, la prevención pasa inevitablemente por el uso del equipamiento necesario para reducir las consecuencias en el caso de que esto ocurra.

    En el caso de la cabeza, el uso del casco reduce cerca del 30% la mortalidad y multiplica por tres las posibilidades de supervivencia a un accidente grave lo que nos da una idea bastante clara acerca de la importancia de su uso. En cuanto a los traumatismos en el pecho, son una de las causas principales de mortalidad en un accidente de moto (no es habitual, pero puede suceder cuando no se cae bien de la moto) por ser una zona especialmente delicada y que no está demasiado protegida dado que comprometería la movilidad del piloto.

    Las extremidades también están expuestas a sufrir fracturas en caso de caída. Por eso es importante para los pilotos intentar controlar la posición cuando están subidos a la moto, tanto para evitar caídas como para minimizar los daños en el caso de que se produzcan. Las fracturas en brazos, por ejemplo, suelen producirse como consecuencia de un choque en el que se apoya todo el peso del cuerpo sobre ellos o se usan como escudo al salir lanzado. Cuando se ve que la caída en moto es inevitable, no hay que mantenerse aferrado a la máquina, así reducimos las posibilidades de sufrir quemaduras y también de sufrir una lesión de muñeca por caída. Además, intenta proteger siempre brazos y extremidades pegando los brazos al cuerpo y tratando de mantener las piernas en línea recta. El cómo se cae de la moto es también de vital importancia en el caso de las lesiones de médula espinal, cuello y espalda ya que son especialmente graves y llevar al piloto a una parálisis.

    Finalmente, las más habituales de todas las lesiones en moto: las abrasiones. EN el caso de los profesionales, las protecciones que llevan evitan casi totalmente que se produzcan, en el caso de los aficionados, muchas veces se ve el equipamiento como algo puramente estético olvidando que, sin él, es nuestra piel la que hace las veces de escudo en una caída.

    En definitiva, las lesiones en moto son muy variadas y de diversa índole y la mejor manera de prevenirlas es poniendo todas las precauciones exteriores a nuestro alcance y, en el caso de la profesionalización, siguiendo las pautas determinadas por el equipo técnico que se encarga de nuestra preparación física.



Buscador de La salud del deporte
Sobre este blog

La actividad deportiva se ha instalado de manera definitiva en nuestro día a día, tanto a nivel profesional como de aficionado. Y es que mantenernos activos gracias a la práctica de algún deporte se ha convertido en un elemento fundamental para disfrutar de una vida saludable gracias a sus múltiples beneficios físicos y psicológicos. Si quieres conocer todo lo que el deporte puede hacer por ti, y cómo practicarlo de forma segura, en este blog podrás encontrar los mejores consejos de nuestros expertos en medicina deportiva.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.