Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Medicina Deportiva del Grupo Quirónsalud

  • Corre con cabeza, y con corazón

    Por el Dr. Luis Serratosa, jefe del Servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    Aunque en cualquier deporte participan distintas partes del cuerpo, normalmente hay unas más castigadas que otras según la parte más implicada en la actividad. 25579278208_427dca8ac3_k25579278208_427dca8ac3_kAsí, mientras que en el balonmano o el tenis las que más sufren son las extremidades superiores, en el fútbol, el ciclismo o el running el desgaste es mayor de cintura para abajo. Pero para que todo funcione correctamente es necesario que también lo haga el motor: nuestro corazón. La práctica de ejercicio físico de forma regular, sobre todo en especialidades en las que predomina el componente aeróbico o de resistencia, como la carrera, produce una serie de adaptaciones beneficiosas en todo el sistema cardiovascular.

    Las principales son el enlentecimiento de la frecuencia cardiaca, un aumento de tamaño en las cavidades cardiacas, un ligero engrosamiento de las paredes del corazón, la mejora de la función cardiaca, así como la vascularización, tanto del músculo cardiaco como del esquelético en activo. Todas estas adaptaciones tienen una clara repercusión en la mejora de la capacidad física, no sólo para el rendimiento deportivo, sino también para las actividades de la vida diaria. Además también ayudan a disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular, sobre todo de cardiopatía isquémica.

    Frente a los múltiples beneficios del ejercicio físico regular para la salud en general y de forma específica para la salud cardiovascular, en los últimos años se han estudiado los posibles efectos perjudiciales a largo plazo para el corazón. Por el momento tan solo existe cierta evidencia de una mayor incidencia de fibrilación auricular en deportistas que han realizado deporte de resistencia a elevada intensidad durante muchos años.

    En cualquier caso, existe bastante consenso en recomendar que todos los deportistas y aquellos que quieran iniciarse en la práctica deportiva se sometan a una valoración cardiológica a partir de los 12 años. Esta debe incluir una historia clínica detallada buscando síntomas de sospecha, como palpitaciones, dolor torácico, mareo o síncope asociado al esfuerzo, y antecedentes de muerte súbita o cardiopatía hereditaria en familiares de primer grado. También debe realizarse una exploración física en la que se intente descartar la presencia de soplos anormales y otros signos relacionados con determinadas cardiopatías de riesgo. Por último, hoy en día la mayoría de expertos están de acuerdo en que el reconocimiento debe incluir un electrocardiograma en reposo y ser realizado por un médico con conocimiento y experiencia en cardiología del deporte.

    Existen otras pruebas, como la ecocardiografía, la prueba de esfuerzo, el holter, la cardioresonancia, el eco de estrés, el estudio genético o el estudio electro-fisiológico, que se realizarán dependiendo del hallazgo de las pruebas básicas, nivel del deportista y tipo de actividad. En definitiva, el corazón también corre y es necesario tener garantías de que funciona correctamente para evitar sustos.



  • No descuides tu corazón al hacer deporte

    Dr. Luis Serratosa

    Jefe del servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

    Cualquier práctica deportiva implica numerosos beneficios para nuestro sistema cardiovascular, que además se adapta en función de si predomina un componente aeróbico o de resistencia.

    No descuiNo descuiLas principales son el enlentecimiento de la frecuencia cardiaca, un aumento de las cavidades cardiacas, un ligero engrosamiento de los espesores de las pareces del corazón, mejora de la función sistólica y diastólica y mejora de la vascularización, tanto del miocardio como de la musculatura activa periférica.

    Todas estas adaptaciones tienen una clara repercusión en la mejora de la capacidad funcional, más allá del propio rendimiento deportivo, ya que también nos ayuda para el resto de actividades de nuestro día a día. Y por supuesto, nuestro riesgo de enfermedad cardiovascular, sobre todo cardiopatía isquémica, será menor.

    Por esto, siempre es conveniente someterse a una valoración cardiológica, aunque la actividad se lleve practicando desde hace años, si bien siempre es más recomendable cuando llevamos una vida más sedentaria pero vamos a incorporar nuevos hábitos. Dicho estudio debe incluir una historia clínica detallada, buscando síntomas de sospecha como palpitaciones, dolor torácico, mareo o síncope asociado al esfuerzo.

    También hay que buscar antecedentes de muerte súbita o cardiopatía hereditaria en familiares de primer grado, y una exploración física en la que se intenta descartar la presencia de soplos anormales. Y junto con estas pruebas se ha de realizar un electrocardiograma en reposo.

    Existen otras pruebas, como la ecocardiografía o la prueba de esfuerzo (holter, cardioresonancia, eco de estrés, estudio genético o estudio electro-fisiológico) que se deberán realizar dependiendo del nivel del deportista, de los hallazgos de las pruebas básicas y del tipo de actividad que se haya elegido realizar.


Buscador de La salud del deporte
Sobre este blog

La actividad deportiva se ha instalado de manera definitiva en nuestro día a día, tanto a nivel profesional como de aficionado. Y es que mantenernos activos gracias a la práctica de algún deporte se ha convertido en un elemento fundamental para disfrutar de una vida saludable gracias a sus múltiples beneficios físicos y psicológicos. Si quieres conocer todo lo que el deporte puede hacer por ti, y cómo practicarlo de forma segura, en este blog podrás encontrar los mejores consejos de nuestros expertos en medicina deportiva.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.